sábado, 9 de septiembre de 2017

Enrique IV, "el Buen Amigo de los Rocheleses"

Enrique IV de Francia

Enrique de Navarra nunca dejaba de perseguir mujeres, ni siquiera cuando se ocupaba de los asuntos más importantes. Entre sus numerosas amantes, encontramos a varias en La Rochelle. Cosa curiosa, porque la villa, centro comercial y financiero de primer orden, era abiertamente hugonote y predicaba un rigor moral que no se correspondía con las estadísticas amatorias de Enrique. Su comportamiento era sumamente escandaloso a ojos de aquellos protestantes que tanto velaban por la práctica de la virtud, pero ni eso ni los bruscos giros religiosos del soberano, que tanto les desagradaban, fueron obstáculo para que ganara el título de “El Buen Amigo de los Rocheleses”. 

La relación entre él y la villa fue tornadiza: a veces amistosa, a veces apasionada y con frecuencia difícil. No le perdonaban que hubiera participado en el sitio de La Rochelle tras la masacre de San Bartolomé, y veían como una traición el edicto de Nantes de 1598, que instauraba la libertad de culto y conllevaba, por tanto, que se volviera a oficiar la misa católica en las ciudades protestantes. 

Tras una primera estancia en 1558, a los 15 años se instala en La Rochelle, pues su madre, la reina Juana de Navarra, fijó allí su corte durante unos cuatro años. Sus habitantes se sentían muy honrados de acoger a Juana, protestante como ellos y cuyo padre, Enrique de Albret, había sido gobernador de la villa en 1528, dos años antes de alcanzar la corona.

Enrique de Albret

Entre las numerosas conquistas que hizo allí el por entonces príncipe de Navarra, tres nombres han quedado registrados en las viejas crónicas. El primero es el de Suzanne des Moulins, esposa de Pierre des Martines, profesor de filosofía. De esta unión nació un hijo que no sobrevivió.

Si con la primera amante había guardado discreción, en adelante dejó de ocultarse, para gran escándalo de los rocheleses. Ningún recato había ya cuando conoció a Madame de Sponde, y menos aún con Esther de Boyslambert, llamada “la Bella Rochelesa”, que el 7 de agosto de 1587 daba a luz un hijo del rey. El niño, Gédéon, sólo vivió poco más de un año. Para entonces los ánimos estaban tan enconados que Enrique, la víspera de la batalla de Coutras, tuvo que aceptar la exigencia de confesar públicamente sus faltas delante de las tropas. Y es que tenía que hacerse perdonar, pues La Rochelle, rica y capitalista, era un punto de apoyo indispensable para alcanzar el poder. A sus habitantes tuvo que recurrir con frecuencia para financiar el Estado y las guerras.

Esther era la mayor de los diez hijos de Catherine Rousseau y de Jacques Imbert, Señor de Boyslambert, un abogado al que Michelet describe como “un honorable magistrado protestante de La Rochelle”. Pero el honorable magistrado se mostró tan complaciente a la hora de entregar a su joven hija al rey que su docilidad fue recompensada largamente con títulos y honores. Tampoco olvidó Enrique recompensar a Esther con una pensión poco después del nacimiento del niño, para cuyo bienestar hizo provisiones. 

Durante su escaso tiempo de vida Gédéon recibió el título de Monsieur, que era el que llevaba habitualmente el hermano mayor del rey de Francia —el mismo título daría a César, duque de Vendôme, el bastardo nacido de su relación con Gabriela d’Estrées—. Enrique designó para él un aya, una nodriza, una camarera, un valet y un boticario.

Diane d'Andoins

Cuando residía en La Rochelle, el rey tenía la costumbre de alquilar a un precio muy elevado un palacio que recibía el nombre de Hôtel d’Huré. En él convivía abiertamente con Esther y con su hijo. No es que la bella rochelesa tuviera en exclusiva los afectos del monarca, pues en aquel tiempo Enrique también tenía por amante a Diane d’Andoins, la Bella Corisande, a la cual escribía lo siguiente mientras tanto:

“Creedme que mi fidelidad es total e inmaculada, como nunca hubo otra igual. Si eso os contenta, yo viviré feliz.”

Curiosamente, a finales de 1588 le dirige otra carta que casa muy mal con las anteriores y que debió de desconcertar mucho a Diane, pues procrear bastardos con otras mujeres no era, seguramente, lo que ella entendía por “fidelidad total e inmaculada”:

“Estoy muy afligido por la muerte de mi pequeño, que falleció ayer. Estaba empezando a hablar.”

No es de extrañar que la dama se dedicara a escribir notas sarcásticas en las cartas que recibía de él, como el ejemplo que se encontrará en este enlace:


En abril de 1589, tras la muerte de Catalina de Médicis, hubo una reconciliación entre el rey de Navarra y su cuñado, Enrique III de Francia en Plessis-les-Tours. Parece que Esther y su padre abandonaron La Rochelle para seguirlo, pues se conserva una nota en la que consta un pago de 200 coronas hecho a Esther Imbert, por expresa orden del rey, para sus gastos y los de su séquito, y para la compra de todo lo necesario para el viaje.


Poco después el asesinato de Enrique III elevaba al de Navarra al trono de Francia. Pero en 1592 aún no había logrado ser coronado o hacer su entrada en París, que permanecía en manos de la Liga a pesar del largo asedio. Enrique IV había establecido su cuartel general de Saint-Denis cuando, según Michelet, la desdichada Esther, que no había podido casarse y estaba arruinada por la guerra, acudió a pedir sustento. Pero para entonces el rey había comenzado su relación con Gabriela y cuenta la leyenda que, por temor a incurrir en su desagrado, le negó el socorro a su antigua amante.

Esther murió poco después, hacia 1593, aunque las versiones acerca de su muerte difieren. Dos cronistas afirman que Gabriela d’Estrées la hizo envenenar cuando la bella rochelesa, hacia la que Enrique habría vuelto de nuevo sus ojos, estaba a punto de seguirlo hasta Borgoña. Ambos sitúan la fecha en el 14 de julio de 1592, pero no resulta un relato verosímil. Otros afirman que murió en la miseria, olvidada del rey, y que su cuerpo fue arrojado a una fosa común. Tampoco es cierto, pues se sabe que recibía anualmente una pensión.

Su epitafio dice así:

Aquí yace una Esther que era de La Rochelle
Que quiso arriesgar su reputación
Por complacer a un gran rey de nuestra nación
Permitiéndole disfrutar de su belleza carnal
Ella fue su concubina fiel.


viernes, 1 de septiembre de 2017

Carta de Victoria Eugenia a Alfonso XIII

Victoria Eugenia con sus hijos

Corría el año 1905 cuando el rey Alfonso XIII, con tan solo 19 años, asistía a una fiesta que organizaba Eduardo VII de Inglaterra en su honor. Alfonso acudía animado por las perspectivas de encontrar entre las damas asistentes a la mujer que convertirla en su esposa. La elegida fue finalmente Victoria Eugenia de Battenberg, que debía su nombre a su abuela, la reina Victoria, y a su madrina, Eugenia de Montijo. A pesar de que la reina María Cristina, madre de Alfonso, no era partidaria de ese matrimonio, pues consideraba a la novia de rango inferior y se mostraba preocupada por los casos de hemofilia presentes en la familia, el 9 de marzo de 1906 se hacía oficial el compromiso.

La petición de mano tuvo lugar el 25 de enero de 1906 en la Villa Mourriscot de Biarritz. Dos días después hubo un segundo acto en el palacio de Miramar, residencia de verano de la reina madre en San Sebastián. 

En el palacio real de Madrid se conserva la primera carta que ella le escribió, ya prometida al monarca español:

Alfonso XIII

Kensington Palace, Londres, 11 de marzo de 1906

Mi querido y viejo amigo Alfonso:

Se me hace muy raro escribirte en la misma mesa de mi habitación en la que solo te escribía tarjetas postales y que tantos recuerdos me trae. Gracias a Dios, ahora todas mis inquietudes son cosa del pasado y solamente me queda soportar la tristeza de estar separada de ti.

Te echo terriblemente de menos, querido, y mis pensamientos regresan sin cesar a las deliciosas horas en las que estaba sentada en tus rodillas y apretada contra tu corazón, y cuando sentíamos lo mucho que nos adorábamos. Pues bien, la próxima vez en Miramar todavía será mejor, ¿no es así, querido mío? ¡Ya no tendremos que preocuparnos por las interrupciones de nuestras madres!

El marqués de Muni [1] y los San Román estaban en la estación de París y el bueno de Caliban[2] aquí en Londres. La travesía fue muy buena y no me mareé, tuvimos suerte porque hoy hace un viento terrible.

Después de todas las emociones y fatigas de la última semana, estoy medio muerta de cansancio y siento un extraño trastorno en mi interior, así que me he quedado en la cama hasta muy tarde. Espero encontrarme mejor mañana.

Tras haber recibido tu recado esta mañana, mamá ha dispuesto todo para que Caliban y los señores de la embajada vengan a verme aquí.

En París pude ver un momento al médico, me ha parecido muy bien. Mamá te va a escribir a ese respecto. El tío[3] ha telegrafiado a mamá encantado de su visita a Miramar[4]. Aguardo con impaciencia las noticias que me cuentes.

Cuando recibas nuestras fotografías, me gustaría que firmases una docena de ellas y me las enviaras para repartir a la familia.

Adiós, mi bienamado, te estrecho contra mi corazón y te doy los más dulces besos en los labios.

Tu novia que te adora,

Ena



[1] Embajador de España en París 

[2] Apodo que daba al embajador de España en Londres 

[3] Eduardo VII 

[4] Palacio de la reina María Cristina en San Sebastián