jueves, 13 de julio de 2017

BIG BEN


Big Ben era el nombre de la primera campana que tuvo el reloj de la torre del Parlamento de Londres, fundida en 1856 y encargada de contar las horas. El motivo de la elección del nombre no está clara. Lo más probable es que se deba a su constructor, Benjamin Hall, aunque también se sugiere que podría referirse a Ben Caunt, un famoso boxeador que ayudó a subirla al campanario.

El Big Ben, que se ajusta mediante la adición y eliminación de las monedas de su péndulo, se ha ganado la reputación de ser el reloj más preciso del mundo. A pesar de resultar dañado por un bombardeo alemán en 1941, resistió heroicamente y fue capaz de seguir marcando la hora con absoluta puntualidad. Durante la Primera Guerra Mundial, en 1916, la esfera del reloj dejó de iluminarse y las campanas guardaron silencio durante dos años, pero fue un silencio intencionado para impedir que el enemigo se guiara por el Big Ben durante sus ataques. Esas mismas campanas volverían a enmudecer el 30 de enero de 1965, durante el funeral de Winston Churchill, y el 17 de abril de 2013 durante el de Margaret Thatcher.


Sin embargo, el famoso reloj no siempre fue tan puntual: por ejemplo, una bandada de estorninos logró en 1949 lo que no habían conseguido los bombardeos, y al posarse sobre el minutero causó un ligero retraso. También acusó los estragos de la acumulación de nieve durante algunos años especialmente fríos, y la ola de calor que Londres padeció en 2005. Más recientemente, en agosto de 2015, el relojero del Parlamento admitió que el Big Ben llevaba dos semanas dando las campanadas con unos segundos de desfase, problema que logró ser resuelto.

Leyenda o realidad, cuentan que el Big Ben fue atrasado por la mano del hombre en dos ocasiones a lo largo de su historia. La primera vez para disimular que la reina llegaba tarde a un acto oficial, y la segunda por la juerga del capitán John Stubbs, que una noche celebró su desembarco con tal desenfreno que acabó trepando a la torre y agarrándose a una de las manecillas del reloj.


Imágenes: https://es.pinterest.com/dianademeridor/tic-tac/


28 comentarios:

  1. ¡Qué alegría volver a leerla, Madame!
    El Big Ben ha vuelto a ponerse en marcha.

    Bisous y buenas tardes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, madame. No sé si me quedaré mucho tiempo, pero por el momento aquí estoy.

      Bisous

      Eliminar
  2. No hace falta que le diga, usted lo sabe, cuán feliz hace a este "fiel" seguidor suyo su retorno al blog.
    Y hacía tanto tiempo que no besaba su mano..., virtualmente digo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, monsieur, muy "amable".
      Saludos desde la preciosa localidad de Comillas, Cantabria.

      Bisous

      Eliminar
  3. Bonita curiosidad histórica.

    Saludos afectuosos-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entrañable Big Ben. Aunque sea británico, es un poco de todos.

      Feliz verano.

      Bisous

      Eliminar
  4. Bella reseña y leyendas sobre un reloj tan famoso y conocido. Bisous

    ResponderEliminar
  5. Todo un símbolo de una gran ciudad, casi siempre tan puntual como corresponde a la seriedad británica. Como la Torre Eiffel, imposible desligar el monumento de su entorno.
    Bienvenida al mundo bloguero después de tu voluntaria ausencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que, según mis propias experiencias, la puntualidad británica es mejorable. Ya no es lo que era.

      Gracias, Cayetano.

      Bisous

      Eliminar
  6. Antes que nada un abrazo de bienvenida estimada Montserrat.

    Comparto con vos, que el mito de su puntualidad y su buen hacer; ya esta un poco desfasado,pero si en algo hay que admirarlos es que están muy orgullosos de sus señas de identidad.

    Bisous y feliz verano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tal vez demasiado. Rozando el problema, digamos.

      Gracias, Bertha. Intento ir recuperando la normalidad, aunque mis circunstancias me lo complican. Empezamos con algo ligerito, y luego ya veremos.

      Feliz verano.

      Bisous

      Eliminar
  7. Primero, una calurosa bienvenida.

    En cuanto a las anécdotas del reloj, la última la encuentro tan verídica que, sin más, ya la doy por buena, Madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece ser que Spiderman es más viejo de lo que pensábamos!

      Feliz tarde.

      Bisous

      Eliminar
  8. Muy interesante y curioso, sobre todo los dos retrasos intencionados. Besetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ve que la puntualidad británica no lo es tanto!

      Gracias y feliz tarde.

      Bisous

      Eliminar
  9. qué alegría volver a leerla.
    y qué gentuza, que admiten que el reloj se retrasó adrede y no dimite nadie. dónde vamos a parar, my goodness.

    mil bisous, madame!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, bueno, si dimitió alguien o no, ya no lo sé. A lo mejor sí. Tenga en cuenta que donde no dimiten nunca es en España.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  10. Hola Madame:
    Que alegría volver a este blog. Seguro que vendrá para quedarse.
    El Big Ben es el ícono de Londres. Siempre que le veo, en foto o en directo, me regresa a mi días en la ciudad. Es el símbolo que la preside, que es imposible desligarle.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Manuel. Intento quedarme, aunque me cuesta. Pero yo también los echaba de menos a ustedes.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  11. ¡Qué alegría volver a encontrarla por su espacio, madame! La echábamos de menos... Usted vuelve y yo me encuentro un poco apartada con el bebé, así que intentaré estar pos aquí cuando me deje tiempo para ello.
    No imagino a los ingleses siendo impuntuales a causa de su adorado Big Ben. ¿se imagina a Phileas Fogg llegando un minuto tarde a su Club?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen. Yo también intento no abandonar por completo.

      Feliz domingo.

      Bisous

      Eliminar
  12. Aunque rara vez comento, suelo leer este blog que es todo un placer! Especialmente para alguien tan perezoso como yo para la lectura histórica.

    Mis cordiales saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jora. Muchas gracias por tu visita. Espero que sigamos en contacto!

      Disculpa la demora en responderte, pero blogger había enviado a la carpeta de spam tu comentario, quién sabe por qué, y acabo de verlo ahora de casualidad.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  13. Thank you for "comeback" - me gusta mucho esta bitagora.
    (It is very nice to see here on picture one man from my country too, famous Paul Keres. :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thnak you, Linda!
      Nice to meet you all again!

      Bisous

      Eliminar
  14. Madame.

    Que alegría encuentro al leer nuevamente algo de su blog, e estado orando por usted y su trabajo.

    Me alegra

    Arnaud d'Aleman

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, César. Disculpa la demora en responder, pero es que blogger envió a spam estos tres últimos comentarios, y no había podido verlos hasta ahora que revisé la carpeta.

      Buenas noches.

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)