domingo, 9 de octubre de 2016

Mujeres pintoras

Mujer pintando una estatua de Príapo. Fresco de Pompeya

Conocemos desde la más remota antigüedad los nombres de grandes artistas masculinos que ya figuraban en vasijas griegas o etruscas, pero fueron necesarios milenios para encontrar un nombre femenino. Eso no significa, sin embargo, que no hubiera mujeres artistas, como demuestra uno de los frescos de Pompeya en el que aparece una artista sentada, con el pincel en la mano, dedicada a la tarea de pintar. Y según Plinio el Viejo, fue una mujer, hija de un alfarero, quien primero tuvo la idea de pintar sobre un muro.

En la Edad Media comienzan a aparecer los nombres de mujeres que desarrollaron alguna actividad artística, como Jeanne de Montbaston, esposa de Richard de Montbaston, un copista parisino del siglo XIV. Jeanne hizo ilustraciones para un gran número de manuscritos, incluyendo docenas de copias del Roman de la Rose. A ella debemos estas imágenes hechas en los márgenes, escenas que muestran a monjas y frailes en curiosas actitudes, o recogiendo penes de los árboles.

Jeanne de Montbaston

Luego, durante el Renacimiento, hubo artistas que enseñaron la técnica a sus hijas, por lo que, aunque las academias estaban prohibidas a las mujeres, algunas pudieron aprender y lograron destacar en su oficio a lo largo de los siglos. Hubo, entre ellas, quienes perduran en el recuerdo y otras, en cambio, que han sido olvidadas. Es de justicia rescatar aquí algunos nombres de pintoras de diversas épocas, hoy casi desconocidas. Estos son algunos ejemplos:

Mary Winifred Freeman nació el 26 de abril de 1866 en Falmouth, Cornualles. Sus temas fueron principalmente interiores, retratos, paisajes y escenas costeras, pero también exhibió sus bordados. Católica devota y excéntrica, solía escandalizar a sus contemporáneos fumando en público o montando en bicicleta con sus bombachos, con el caballete y las pinturas a la espalda. Pasó algún tiempo en Canadá, pero también en Bretaña, Venecia, París y Lourdes. Su vida fue larga: falleció con 95 años, el 8 de agosto de 1961. Fue cuñada de Charles Napier Hemy.

Mary Winifred Freeman

Marie Garay fue una pintora costumbrista y retratista francesa nacida en Saint-Pierre-d’Irube el 11 de abril de 1861. Estudió en la Escuela de Dibujo y Pintura de Bayona y posteriormente en París, como alumna de Pierre Auguste Cot y Carolus-Duran. Perdió a su padre cuando contaba 20 años, momento en el que se instala en Bayona como profesora de dibujo. En 1894 publicó su Curso de perspectiva para sus alumnas. En 1921 abandonó su puesto de docente y se trasladó con sus hermanas a Biarritz., donde falleció en 1953.

Marie Garay

Julia Alcayde Montoya fue una pintora española nacida en Gijón el 22 de mayo de 1855. Se especializó en frutas, floreros y bodegones, aunque también pintó retratos, entre ellos su propio autorretrato, aquí mostrado. Discípula de Manuel Ramírez en Madrid, obtuvo varios premios en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes y participó en las Exposiciones Internacionales de Chicago, Bruselas, Buenos Aires, Roma y Munich. Julia falleció en Madrid el 18 de febrero de 1939. Su obra se conserva en el Prado, entre otros museos.

Julia Alcayde. Autorretrato

Lilly Martin Spencer. Su verdadero nombre era Angelique Marie Martin. Nació en Exeter, Inglaterra, el 26 de noviembre de 1822, de padres franceses. Tenía ocho años cuando se mudó a Nueva York, y posteriormente a Ohio. Sus padres, defensores de los derechos de la mujer, la animaron a emprender una formación artística. Lilly se casó con un sastre inglés que supo comprender sus inquietudes y la apoyó siempre en su carrera. Además la ayudaba con las tareas domésticas para que pudiera trabajar en su taller, una actividad que ella compaginó perfectamente con dar a luz trece hijos.

Lilly Martin Spencer - "We both must fade"

Elisabetta Sirani, nacida en Bolonia en 1638, solo vivió 27 años, pero en su corta vida alcanzó a dejar una amplia producción de 200 pinturas. Fue hija de un pintor ayudante de Guido Reni, y en su taller tuvo que aprender la técnica, pues su condición de mujer le impedía el acceso a una academia. Cuando el padre quedó inválido a consecuencia de la gota, fue ella quien tomó el relevo y mantuvo a la familia con sus obras. Su prematura muerte no impidió que alcanzara en vida el reconocimiento de sus contemporáneos, y entre sus clientes se encontraba Cosme III de Médici.

Elisabetta Sirani - "Porcia hiriéndose en el muslo"

Mina Fonda Ochtman, nacida en New Hampshire en 1862 fue una pintora impresionista americana que destacó por sus acuarelas de paisajes y escenas costeras. Fundó una escuela de arte en Cos Cob junto a su esposo, el artista Leonard Ochtman, y fue y miembro de la Asociación Nacional de Mujeres artistas. Su hija, Dorothy Ochtman del Mar, también fue pintora.

Mina Fonda Ochtman

Anna Rosina de Gasc nació en Berlín en 1713, miembro de una familia de pintores polacos. Recibió las primeras lecciones de su padre y perfeccionó la técnica con Antoine Pesne. Fue miembro honorario de la Academia de Dresde y pintora de la corte de Federico de Anhalt-Zerbst, hermano de Catalina la Grande. Anna Rosina realizó una serie cuarenta retratos para la Galería de bellezas de Zerbst. Después residió en la corte ducal de Brunswick, ya dueña de una pensión vitalicia. Su apellido era Lisiewska, pero a raíz de su segundo matrimonio comenzó a firmar con el de su esposo.

Anna Rosina de Gasc


15 comentarios:

  1. La mujer de talento siempre postergada en las sombras. La sociedad machista tradicional no podía tolerar esa competencia hacia sus incuestionables personas.
    Un saludo, Madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sin embargo, hasta en el arte rupestre tuvo gran protagonismo, según revela el estudio de las manos impresas en los muros. La mujer siempre ha sido artista, se la intente silenciar o no.

      Feliz tarde, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  2. ¡Oh, lo verdaderamente curioso, que también, no son las escenas de las que habla sino la recolección en la que se afanan. He tenido que leerlo dos veces y ampliar el cuadro para asegurarme no había equivocado usted la vocal al escribir.
    Verdaderas artistas que la sociedad no ha sabido valorar. Sin saber mucho de estas cosas, noto que en este ramo aún las mujeres no son valoradas. De los artistas de la pintura recientes vivos o muertos, sin estar nada puesto me vienen algunos nombres, y pocos son de mujer, muy pocos, y sin duda los hay.
    A Julia Alcayde no la conocía hasta hace bien poco cuando pude contemplar ese delicado autorretrato y alguna otra obra suya al natural, en su ciudad natal.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me consta que es usted admirador de la obra de Julia Alcayde, como no podía ser menos. Lo que no me consta es qué vocal pensaba usted que yo había tenido intención de poner. Claro, supongo que no me lo dirá, qué lástima.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
    2. Pues efectivamente, no se lo diré, es una pena.
      Beso su mano, de nuevo.

      Eliminar
  3. Una buena selección de lo mucho que han creado las mujeres pintoras -podemos ampliar a la música, otras artes y ciencias-.
    Estoy de acuerdo de que es probable la autoría mayoritaria de las mujeres en las pinturas rupestres. Si los hombres se dedicaban a la caza y expediciones en busca de alimento, las mujeres debieron de permanecer muchas horas al cuidado de la prole entre las paredes de las cuevas; el tiempo pasado en el interior era una buena oportunidad para que las talentosas animaran un poco las desnudas paredes. Y, de paso, entretenían a los niños mientras representaban con precisión y elegancia el mundo en el que vivían.

    Bisous y buenas tardes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, parece lógico. Pero al parecer incluso eso tuvieron que intentar quitarnos. Menos mal que no nos hemos dejado.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  4. Hola madame:
    La mujer ha sido la columna vertebral de la humanidad, hasta el punto de por dónde nacería la humanidad si no existiese. Me ha gustado mucho la selección. Desde el punto de vista científio también son muchas las mujeres que destacaron como Marie Curie y su hija Irene. Hipatia de Alejandria, tristemente asesinada. Y otras que han sido olvidadas por la historia como Lisa Meitner (participó en el descubrimiento de la fisión nuclear)o Rosalind Franklin, cuya aportación para el descubrimiento del DNA, hizo que muchos colegas envidiosos la apartaran del proyecto...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Por eso una de mis editoriales ha dedicado tres volúmenes a rescatar los nombres de esas mujeres olvidadas en todos los ámbitos. Harían falta muchos libros más para hacerles justicia.

      Feliz día.

      Bisous

      Eliminar
  5. La mayoría de las que nombra han tenido a su progenitor como impulsor de esas inquietudes y alguna con más suerte su compañero es que aun hoy en día es bastante peliagudo ser independiente en un oficio tan inseguro.El gran problema de la mujer siempre ha sido el tener que escoger entre formar una familia y poderlo combinar con el oficio y sin situación económica no hay forma de poder sobrellevar esta carga sin grandes agobios...-Me encanta Julia Alcayde una pintora con una disciplina impresionante y para la época que nació fue bastante bien acogida su obra.

    Feliz día bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenían más remedio que aprender de sus padres, ya que les estaba prohibido el acceso a academias por ser mujeres. Cuántos talentos se perderían entre aquellas que no tenían un pintor en la familia, que serían la mayoría.

      Feliz comienzo de semana.

      Bisous

      Eliminar
  6. Mujeres artistas y con talento que si hubieran sido hombres se les recordaría como grandes pintoras.
    Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, igual que ocurría con las escritoras, tenían que firmar con nombre masculino, para que su obra no se devaluara y se tomara en serio.

      Feliz comienzo de semana.

      Bisous

      Eliminar
  7. Interesante entrada, Madame; he de confesar que, de las mencionadas, sólo conocía a Alcayde y Montoya, aunque indagaré un poco más en Martin Spencer, ya que me ha resultado atractivo el cuadro que ha eegido de ella.

    Un saludo y buena tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que es usted otro admirador de la obra de Julia Alcayde, por la que confieso también mi debilidad. Muestro apenas un puñado de mujeres pintoras, pero la lista es extensísima. Tal vez dedique algún repaso más de vez en cuando.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)