domingo, 13 de marzo de 2016

La Cloaca Máxima y la diosa Cloacina


Al estar Roma situada sobre varias colinas con un río que fluye por ella, era probable la formación de ciénagas insalubres en las partes más bajas de la ciudad. Para evitarlo se construyó un sistema de canales subterráneos que después de dos mil quinientos años aún sirven perfectamente al propósito para el que fueron diseñados. Se trataba de recoger el agua por medio de un sistema de canales que iban a dar a uno grande cuya misión era llevarla hasta el río junto con las inmundicias de la ciudad, procedentes de baños y retretes públicos. Las residencias privadas, en cambio, contaban con un pozo ciego que recogía las descargas de sus habitantes. Las de los patricios más afortunados tenían canalizaciones que conectaban con el sistema de alcantarillado, pero esto no era lo ideal, porque con las crecidas del río las aguas fecales regresaban, salían por las letrinas —situadas en lugar próximo a la cocina para aprovechar el agua con el que lavaban los utensilios— e inundaban el hogar.

Este canal principal, conocido como la Cloaca Máxima, todavía se conserva. Con una longitud de 600 metros, conducía el agua desde las colinas y atravesaba el foro para desaguar en el Tíber. El canal estaba parcialmente descubierto, mientras que otra parte era abovedada.

El origen de la construcción de cloacas en general se suele atribuir a los tres últimos reyes. En particular la de la Cloaca Máxima se dice que data de los tiempos de Tarquinio el Viejo, hacia el 600 a. C., una obra realizada bajo la dirección de ingenieros etruscos y terminada durante el reinado de Tarquinio el Soberbio. Pero tuvo que ser aumentada en varias ocasiones a medida que crecía la ciudad. Una de las ampliaciones se atribuye a Marco Agripa. Parece ser que él construyó un sistema nuevo de canales debajo del Campo de Marte, uno de los cuales aún pasa bajo el suelo del Panteón.


La construcción requirió una ingente cantidad de mano de obra extraída de entre las clases más bajas de Roma, obreros que se veían forzados a realizar jornadas inhumanas en penosas condiciones. Muchos fueron los que optaron por la huida, e incluso por el suicidio. El asunto fue causa de sublevaciones que Tarquinio el Soberbio reprimió con severidad

Debido a la acumulación de lodo, se requerían limpiezas frecuentes. Algunas de ellas supusieron un gran gasto para Roma, y aparecen mencionadas por los escritores de la época. 

La cloaca máxima tenía su propia divinidad: Cloacina, a veces llamada Colatina, la Purificadora, diosa de las heces y las letrinas que tenía el dudoso honor de presidir el sistema de alcantarillado de Roma. Su culto se remontaba a los etruscos, siendo también protectora del coito en el matrimonio. Tenía su santuario en la Vía Sacra, en el foro, sobre la cloaca. Se desconoce el origen del templo. Sabemos que existía ya a comienzos del siglo II a. C., pero se pretende que es tan antiguo que la leyenda lo hace remontarse a los tiempos de Tito Tacio, el rey sabino que compartió con Rómulo el trono de Roma. Un relato igualmente legendario dice que fue en ese lugar donde en el 449 a. C. la virtuosa Virginia fue apuñalada por su padre para impedir que fuera víctima de las atenciones deshonestas de Apio Claudio.

Camillo Miola - Il fatto di Virginia

Con el tiempo la diosa llegó a ser identificada con Venus. Existen monedas del siglo I a. C. con la imagen de la diosa en su santuario de Venus Cloacina, circular y descubierto, provisto de una balaustrada de metal y con una puerta que daba a la cloaca. En él había dos estatuas de diosas, tal vez ambas de Cloacina o probablemente una de ellas fuera Venus. Cada una apoyaba la mano derecha sobre lo que podría ser un quemador de incienso con aspecto de pequeña columna. En la izquierda, una de ellas sujeta una flor, seguramente un ramo de mirto, puesto que sabemos por Plinio que antes de construirse el santuario crecía allí dicha planta.




18 comentarios:

  1. Pues mire que ya conocía la existencia de las cloacas, pues son bien famosas, e iba a mostrar mi admiración por Roma, siempre tan adelantada en muchos aspectos, que luego se perdieron durante siglos; pero es que que lo de que los propios sumideros tuvieran una diosa, esto ya huele…, pobrecilla, que mal quería Júpiter a Cloacina; y menos mal que con el incienso aun podría deambular por sus dominios que si no…
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay honores que merecen palos. Vaya regalito envenenado para la pobre diosa. Y qué me dice de Venus? Imagine usted su cara cuando se enteró de que le daban parte de la tarta.

      Buenas noches.

      Bisous

      Eliminar
  2. Oh, creo que mandaré construir una de estas canalizaciones en Palazzo, el garçon del pis me sale carísimo.
    Enhorabuena, Madame, un post interesantísimo.
    Bisous!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo del garçon del pis es el precio, sí. Pero no me negará que resulta muchísimo más glamouroso. No hay comparación. Hay cosas que no son cuestión de precio. Resista, monsieur. Aférrese a los usos de nuestra corte. Quedamos tan pocos ya...

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  3. Hola Madame:

    Mire que eso de la diosa de las cloacas me ha llamado la atención...Aunque como dice nuestro amigo marques, eso ya huele :D

    Los romanos han demostrado una y mil veces lo adelantados que estaban. Tenían conciencia de sociedad. Esto del alcantarillado lo demuestra.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y hasta bendecían la porquería para desinfectarla. No se puede pedir más. Estaban en todo.

      Feliz tarde, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  4. Eso de que la diosa de las heces fecales sea la protectora de las relaciones sexuales de los matrimonios da que pensar. ¿Se consideraba el sexo algo sucio? Woody Allen tiene sobre esto una conocida frase que no viene ahora al caso.
    A pesar de que el sistema de evacuación de inmundicias urbanas tenía sus puntos débiles, todo un logro para su tiempo. En la época que vino después, la llamada Edad Media, se retrocedió mucho en este sentido y las porquerías volvieron a inundar las calles, favoreciendo la proliferación de insectos y epidemias.
    No hace mucho tuve la oportunidad de ver en el foro romano de Caesaraugusta el sistema que tenían de evacuación de inmundicias. Asombra al visitante, aunque el Ebro no estaba demasiado conforme con el método.
    Un saludo, madame, y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues igual tenían en mente lo de protegerse contra enfermedades venéreas, vaya usted a saber. El retroceso medieval fue lamentable. Cuántos siglos perdidos en tantos aspectos. Claro que viendo ahora cómo está Madrid, no hay gran cosa de la que asustarse al mirar atrás.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  5. tener una divinidad para las cloacas... están locos esos romanos. y que coincida con la diosa del coito... pues ya para qué.
    en fin.
    que tenga buen lunes, madame.

    bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tener divinidades para todo, por si acaso. Una que nos libre de las inmundicias no está mal, aunque no resulte halagador para la diosa.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  6. Madame, no estaría mal invocar a la diosa Cloacina ante toda esa mugre que nuestra civilización reparte sin miramientos por aquí y acullá.
    Siento una gran admiración por los Romanos, y ahora más, pues solo una cultura muy desarrollada se le ocurriría dignificar los desechos con diosa de por medio.
    Era el consuelo de los limpiadores de la cloaca: que santa Cloacina te lo pague. Y ya se iban más contentos a casa.

    Bisous y buenas tardes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cuestión es si la tal Cloacina era buena pagadora. Con tanta fuga y suicidio, a lo mejor es que no.

      Feliz tarde, madame

      Bisous

      Eliminar
  7. Les dejaba más tranquilos invocar a sus dioses y eso es comprensible en cuanto a que en salud lo ganaban y alguien tenía que recibir las bendiciones...Siempre digo lo mismo los romanos aunque copiando pero siempre a mejor.
    La verdad que Roma esta encima de una gran obra de ingeniería un problema que no deja de serlo aun en nuestros días sobre todo en las grandes metrópolis y hoy con las depuradoras se consigue por los menos que los olores no sean molestos.Se fija que el ser humano por mucho que le quiera dar brillo a las cosas no dejamos de tener siempre los mismos miedos.

    Feliz tarde bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho hay que mejorar aún, porque en ocasiones los olores siguen siendo más que molestos. Y ahora, además, se suma la contaminación.

      Feliz tarde, madame

      Bisous

      Eliminar
  8. Los romanos tenían dioses para todo, pero eran bastante eficaces y muy pragmáticos, la prueba está en lo que nos cuentas sobre las cloacas.
    Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se puede decir que no estuvieran bien protegidos. Hasta para ir al baño se procuraban sus divinidades protectoras.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  9. Lo mas probable se veneraba a cocina porta evitar los olores fétidose y las enfermedades producto de las evacuaciones fecales de las ciudades romanas saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cómo de eficaz sería la diosa, pero convenía tenerla contenta, en efecto.

      Buenas noches.

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)