jueves, 25 de junio de 2015

Los símbolos jacobitas

Retrato de una dama jacobita, 1740 – 1750 – Cosmo Alexander

La dama del retrato no ha sido identificada con toda certeza, pero se cree que podría tratarse de Jenny Cameron, amante de Bonnie Prince Charlie. Se aprecia que es jacobita porque sujeta en su mano derecha la rosa blanca de York. Los Estuardo descendían de Isabel de York a través de su hija Margarita Tudor, y en ello fundaban su derecho al trono de Inglaterra. 

Otro de los símbolos es la rosa y los capullos que exhibe en su tocado. Esa rosa representa al exiliado rey Jacobo, y los capullos son sus herederos, Carlos y Enrique.

También llevaban una escarapela blanca en el sombrero azul, como la que aparece en el relato de Bonnie Prince Charlie. Estos símbolos solían ir prendidos a una ramita de la planta que identificara la pertenencia a un determinado clan. De ese modo los escoceses distinguían a los amigos de los enemigos.

Bonnie Prince Charlie, el Joven Pretendiente

Los jacobitas también elegían como símbolo una mariposa: la vanesa de los cardos, puesto que el cardo es la flor nacional de Escocia y emblema de los Estuardo desde Jacobo III. Una leyenda dice que cuando los daneses invadieron escocia, uno de los soldados invasores pisó un cardo en la oscuridad con su pie descalzo, y los escoceses, alertados por su grito de dolor, pudieron así defenderse. Por eso en adelante llamaron a esta planta “El Cardo Guardián”.

O a veces preferían la polilla que es atraída por la luz, y que significaba el modo en que seguían a su líder. Por la misma razón aparece a veces el girasol, que siempre sigue al astro rey y era para ellos símbolo de lealtad, igual que la brújula. 

Si el cardo representaba a Escocia, el narciso es un emblema galés, y para los jacobitas se identificaba, por tanto, con el titulo de Príncipe de Gales. Y los haces de leña significaban la importancia de permanecer todos unidos. 

Igualmente eligieron las hojas de roble y las bellotas. Con la hoja de roble recordaban cuando Carlos II se ocultó en uno de estos árboles tras la batalla de Worcester contra las fuerzas de Cromwell. Carlos, que contaba principalmente con tropas escocesas, trataba de recuperar el trono tras la ejecución de su padre. El roble salvó así la vida del rey tras una derrota en la que se habían perdido muchos hombres. 

El Príncipe Carlos Eduardo Estuardo (Bonnie Prince Charlie) en Edimburgo, por William Brassey Hole

En ocasiones los jacobitas representaban con una estrella el nacimiento de Bonnie Prince Charlie, y con el sol las esperanzas del regreso de su monarca. Otras veces expresaban este anhelo con la palabra latina Redeat (que regrese), o con el número 8, por un futuro rey Jacobo VIII. Y, por último, recurrían a la cabeza de Medusa, identificando a Bonnie Prince Charlie con la figura de Perseo.

Un ritual que solían practicar era el de pasar el vaso sobre un recipiente con agua antes de beber. Así recordaban al rey “sobre el agua” (over the water), es decir, exiliado en el extranjero, al otro lado del mar (overseas).

Para brindar por la causa, utilizaban los llamados Amen glass, por ser Amen la última palabra de su himno The Origin of Our Own. Estaban grabados con dibujos y lemas alusivos y que llevaban frecuentemente una burbuja en forma de lágrima en el tallo, simbolizando el dolor por la ausencia de los Estuardo. 

Hoy terminamos con Bonnie Charlie, también conocida como Will ye no come back again?, un poema de Carolina Oliphant (Lady Nairne) convertido en canción tradicional escocesa. Después de la derrota de Bonnie Prince Charlie en Culloden en 1746 y su huida a Francia, muchos jacobitas esperaban que un día regresara. Lady Nairne escribió sobre este sentimiento a comienzos del siglo XIX.


Bonnie Chairlie's noo awa', 
Safely ower the friendly main; 
Mony a heart will break in twa', 
Should he ne'er come back again. 

Will ye no come back again? 
Will ye no come back again? 
Better lo'ed ye canna be, 
Will ye no come back again? 

Ye trusted in your Hielan' men, 
They trusted you dear Chairlie. 
They kent your hidin' in the glen, 
Death or exile bravin'. 

We watched thee in the gloamin' hour, 
We watched thee in the mornin' grey. 
Tho' thirty thousand pounds they gie, 
O there is nane that wad betray. 

Sweet the laverock' s note and lang, 
Liltin' wildly up the glen. 
But aye tae me he sings ae sang, 
Will ye no' come back again? 


16 comentarios:

  1. Narciso, polilla, escarapela, rosa blanca, brindis, canciones... no hay nada como los símbolos para distinguirnos de los demás y que no nos confundan. Luego decimos de los himnos y de las banderas identitarias de hoy.
    Lo que me ha dejado sorprendido es que Carlos y Enrique fueran unos capullos.
    Un saludo, madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, a veces las comparaciones son curiosas .)

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  2. Simbolismo para entenderse. Como hemos hecho los humanos desde tiempo inmemorable. Ya los hombres de neolítico los usaron. No es de estrañar que aun los sigamos usando.

    Está canción, más que la letra, me gusta la música

    Besos Madame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como hablarse por señas, verdad, monsieur? Lo que pasa que tanto secreto al final se hace también conocido por el enemigo y ya no sirve de mucho.

      Feliz fin de semana

      Bisous

      Eliminar
  3. Es que son señas de identidad y más ellos que son tan fieles a sus tradiciones.-Pasa un poco como los gallegos y asturianos que aunque se vayan al quinto pino :siempre llevan esa seña de identidad.-Preciosa melodia y sobre todo ese sonido de la gaita que es otra seña de su identidad...

    Mu curiosas esos simbolos jacobitas.

    Bisous feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevo unos días inmersa en este ambientillo escocés. Me daría para un ciclo, aunque procuraremos variar un poco :)

      Feliz fin de semana, madame

      Bisous

      Eliminar
  4. Cardo y polilla contra narciso y haz de leña, No sé si estuvieron muy acertados los jacobitas. Tal vez una luciérnaga a la que seguir por su luz hubiera sido algo más adecuado, aunque, al fin y al cabo, eso no tuviera mayor efecto sobre el resultado de la disputa.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso es que los símbolos elegidos no les trajeron muy buena suerte, diría yo. Igual les hubiera ido mejor con la luciérnaga que usted propone.

      Feliz fin de semana

      Bisous

      Eliminar
  5. Bonjour, madame!
    Muy interesante esta entrada sobre los símbolos jacobitas. Muchos otros como coronas y cetros de Escocia fueron llevados a Londres cuando ambos reinos se fusionaron con Jacobo I. Tengo una duda acerca de la famosa Piedra de Scone que fue llevada como trofeo de guerra por Eduardo I y alrededor de ella construyó el trono. ¿Será que ahora sea devuelta a los escoceses por la independencia de su nación?

    Feliz fin de semana, madame
    Fred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monsieur, la piedra hace décadas que está en Escocia, en el castillo de Edimburgo. Por otra parte, me temo que Escocia no será independiente, ya que recientemente se hizo un referendum al respecto y ganó el "No". La cuestión es que consiguieron la devolución de su famosa piedra del Destino, sobre la que en su momento escribí un artículo:

      http://themaskedlady.blogspot.com.es/2010/04/la-piedra-del-destino.html

      Feliz fin de semana, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  6. madame, qué interesante. qué breguezina traen los escoceses desde siempre y, para ser primos hermanos de los ingleses, qué mal se lo han montado siempre. bueno, como dice la película, sólo puede quedar uno.
    buen viernes, madame.
    bisous!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo espero que quede más de uno :)

      Feliz fin de semana también para usted, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  7. Cardos, polillas, bellotas, hojas de roble. Si se da cuenta, madame, son símbolos humildes de la naturaleza que pasan desapercibidos. En todo caso eran útiles para distinguirse.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Creo que lo que importa es tener un símbolo, ahora todas las marcas comerciales lo tienen
    Buen fin de semana. saludos

    ResponderEliminar
  9. ¿Y por qué será, Madame, que siempre anhelamos una patria, pretérita, futura o ensoñada?
    Los símbolos son imprescindibles para crear fraternidad entre quienes los comparten, con ellos nos identificamos: este es de los nuestros.En fin, que esa épica ha creado grandes obras y muchos conflictos. En cambio, la música, aunque sea de gaita y no me guste -y eso que soy medio celta- me parece que invoca un espíritu universal más pacífico en el que todos seremos hermanos y etecé.

    Bisous y buen fin de semana

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)