miércoles, 4 de junio de 2014

Los matrimonios de León VI


El emperador bizantino León VI era, al menos en teoría, hijo de Basilio I, aunque parece más probable que su verdadero padre fuera el anterior emperador, Miguel III. Basilio, un macedonio de origen muy humilde, había comenzado su carrera como paje, pero ascendió tanto en el favor real que finalmente fue asociado al trono. Desatada su ambición, asesinó a Miguel en el año 867, después de un banquete.

La madre de León, Eudoxia Ingerina, era la amante de Miguel, y el niño acababa de cumplir un año cuando el emperador fue asesinado. Se cree que éste la había entregado como esposa a Basilio estando ya embarazada.

El nuevo emperador odiaba a León desde su infancia, lo que parece reforzar la teoría de que no era suyo. Las relaciones entre ambos eran tan nefastas que Basilio estuvo a punto de cegar a León durante su adolescencia. Cuando el emperador murió a consecuencia de unas fiebres contraídas tras un accidente de caza, en su lecho de muerte se mostró convencido de que todo había sido en realidad un complot urdido por su propio hijo.

Basilio I tenía otro hijo de su anterior matrimonio, Constantino, que murió antes que él. Y después de León nacieron otros dos varones de su unión con Eudoxia.


Cuando León cumplió 16 años, y al haber fallecido ya su hermano mayor, su padre le buscó una esposa que resultara adecuada para el heredero del trono de Constantinopla. Se buscó por todo el Imperio hasta dar con las doce candidatas a ocupar tan alto puesto. Había entre ellas una jovencita sumamente virtuosa, digna de figurar un día en el santoral. La propia emperatriz Eudoxia la seleccionó junto con otras dos. Presentada a Basilio, éste la eligió sin vacilar.

Se llamaba Teófano, y era hija de un importante dignatario de la corte, pero sus muchas virtudes iban acompañadas de una notable falta de atractivos físicos, y el novio se mostraba reacio a abandonar a su amante para desposarla. De nada sirvió su negativa, porque el emperador lo obligó a casarse.

León prefería con mucho los encantos de Zoe, la hija de su principal consejero, un macedonio de origen armenio. Esto provocó las protestas de la esposa, que poco después de haberse celebrado su matrimonio ya estaba presentando su queja ante Basilio. El asunto motivó nuevamente una violenta escena entre padre e hijo. Este fue castigado con azotes, y el emperador zanjó la situación casando a Zoe y alejándola de Constantinopla.

La emperatriz Eudoxia moría por entonces, y Teófano tomaba el relevo en las ceremonias, participando en las procesiones o siendo transportada hasta iglesias y palacios en una litera dorada tirada por caballos blancos.

La corte pronto se vería inmersa en un nuevo problema. Otro de los principales consejeros del emperador era el abad Teodoro, un monje un tanto peculiar, entregado a prácticas mágicas. León no se privó de manifestarle a Basilio su convicción de que se trataba de un impostor, algo que provocó en Teodoro el deseo de venganza.


No se permitía que nadie portara armas en presencia del emperador, pero el abad persuadió a León de que si guardaba un cuchillo en la bota mientras cazaba en compañía de Basilio, podría resultarle útil en una situación de emergencia. El incauto así lo hizo, y Teodoro aconsejó entonces al emperador que lo hiciera registrar, alegando su temor de que hubiera una conspiración contra él.

León pasó así del palacio a la prisión. Allí acudió Teófano con la hija que había nacido de su matrimonio, y a la que llamaron Eudoxia.

La duración del cautiverio es una cuestión que permanece sin resolver. Mientras unas fuentes, seguramente más fiables, hablan de tres meses, otras la hacen ascender a tres años. El padre de Zoe y los senadores intervinieron con éxito para que Basilio reconsiderara su veredicto, y cuenta uno de los cronistas que incluso adiestraron a un loro de palacio para que exclamara sin cesar: “¡Pobre León! ¡Pobre León!”

En el año 886 moría Basilio y León se convertía en el nuevo emperador de Bizancio. Lo primero que hizo fue ocuparse de Teodoro, que se había retirado prudentemente a un obispado remoto. El emperador lo hizo conducir a Constantinopla, lo depuso y lo desterró a Atenas, donde después fue cegado. Era el castigo que el propio Teodoro había propuesto para él a Basilio durante su cautiverio.

Después se ocupó de su hermano. De sus cuatro hermanas ya se había ocupado Basilio, haciéndolas profesar como religiosas. En cuanto a los varones, Esteban, se convertía ahora en arzobispo, y sólo quedaba Alejandro en la corte.


En cuanto obtuvo el poder, León reanudó su relación con Zoe. Teófano ya no tenía a quien quejarse, y hubo de padecer la situación mientras se limitaba a bordar para los altares y a pasar sus horas en oración. 

En el año 891 tuvo lugar un complot contra la vida de León. Él y Zoe, junto con algunos miembros de la familia, se trasladaron a otro de sus palacios en las afueras, seguramente con la intención de disfrutar de una cacería. Teófano no se encontraba presente, sino que por entonces se había retirado al palacio de Blachernae, lejos de las costumbres licenciosas de la corte. Por oscuras razones, fue el hermano de Zoe quien tramó con sus amigos el plan para asesinar al emperador. Según las crónicas, la favorita se enteró de la conspiración, puso sobre aviso a su amante y ambos abandonaron sigilosamente el palacio para regresar a Constantinopla.

Poco después moría la hija del emperador sin haber superado la infancia. Teófano, abrumada por la pena, rogó a su esposo que le permitiera retirarse a un convento, dejándole así la posibilidad de anular su matrimonio y poder casarse de nuevo. La emperatriz fallecía al cabo de cuatro años, y la iglesia ortodoxa griega la considera santa y le atribuye innumerables milagros.


Continuará


29 comentarios:

  1. Disculpen mi prolongada ausencia, esta vez debida a un problema con el equipo. Resuelto está ya. A ver si ahora podemos continuar con normalidad.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué vida más enrevesada! La realidad supera con creces a la fantasía.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había que ser bizantino para nadar en esas aguas.

      Feliz día, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  3. ¡Nos agrada tenerla de nuevo Madame! yo también espero poder volver a publicar pronto en unos días cuando disponga de tiempo otra vez...
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Todo por el poder siempre se repiten la mismas conductas y sobre todo estos caballeros tan ambiciosos.

    Nos alegra saber que podemos pasar por su rinconcito.

    Un abrazo hasta la próxima. entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, madame. Esperemos que no haya más interrupciones.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
  5. Las grandes tragedias tiene su mejor escenario dentro de la vida familiar, en este caso, Bizancio en la época que relata tenía una buena cuota de odios e intrigas.

    Pase usted una buena tarde noche y Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me hubiera gustado nada vivir en una de esas cortes en las que tanto proliferaba la intriga.

      Feliz día, madame

      Bisous

      Eliminar
  6. Hola Madame:

    Las Cortes se caracterizan por ser intrigantes, incluso con tramas que ni siquiera mentes imaginativas se puede pensar...El poder subyuga a muchos...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente las intrigas bizantinas dan para más de una novela, desde luego.

      Feliz día, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  7. Mi querida Madame

    Si eso pasa muchas veces que los,equipos nos traicionan.

    Pero si muy interesante la vida y traiciones de la corte de Constantinopla, donde cualquiera podría ocupar el trono y crear nueva dinastía o ser asesinado como nada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que mi PC parece bizantino, con tanta traición que me hace :)

      Feliz día, monsieur

      Bisous

      Eliminar
    2. Jajajaja

      Ya le creo Madame

      Será echo por León o Basilio, pero sin duda le dará una gran traición muriendo, aunque espero que no.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  8. El león si se enoja saca las garras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si su nombre será suficiente amuleto para protegerlo en una corte como ésta.

      Feliz día, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  9. No tenéis por qué justificaros, Madame. Quizás los que debieran justificarse son los medradores de la historia y sus intrigas.
    Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O los cronistas que nos las narran, y que a veces tienen una fantasía que es difícil separar de los hechos.

      Feliz día, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  10. tan sólo la azarosa existencia de su pc es equiparable a la de la corte bizantina. pobre teófano, que ya estaba sentenciada casi desde el comienzo. a ver lo que le dura zoé. que ahí todo es tan voluble... y peligroso!
    feliz regreso, madame!!
    bisous!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la gente se moría con asombrosa facilidad. No resultaba un lugar muy seguro.

      Feliz día, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  11. Bonsoir Madame!
    Las Cortes siempre se caracterizaron por las intrigas para alcanzar el poder. En el Imperio Bizantino la vida no valía nada. Como lo afirma Monsieur Philippe, podía usurpar el trono el más humilde varón como fue el caso de Basilio, pero eso sí, demostrando ser el más listo de todos.

    Me complace la lealtad de Zoe hacia León, lo cual demuestra que había sincero afecto entre ambos.

    Y ya que mencionamos tronos e intrigas de palacio, España se prepara para un transición histórica, algo muy novedoso para muchos que veremos por primera vez la proclamación de un nuevo Rey.
    Estaba documentandome que va ser algo muy sencillo, sin corona ni capas de armiño (todo los símbolos reales se los llevaron Pepe Botella y sus secuaces en 1808).
    Aún así este mes de junio 2014 será inolvidable :-)

    Frederick

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, monsieur. En España los reyes no se coronan, sino que se proclaman. Y la verdad que no están los tiempos ni las circunstancias para cambiar de costumbre y organizar una ceremonia ostentosa.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
    2. Mi estimado Fred H

      No se si José Bonaparte se lo llevó o es porque las joyas fueron vendidas por los republicanos

      Lo que si es verdad, que la Constitución no nos permite ver una coronación porque solo contempla como afirma Madame una proclamación y un acto sencillo.

      A diferencia de la monarquía inglesa o británica es la corona la superior al parlamento por tanto existe la coronación, en España la corona esta supeditada a las cortes.

      Feliz tarde

      Eliminar
  12. Que cuento más entretenido Madame, pero temo que haya personajes que eclipsaron al azotado León, como el monje-brujo Teodoro, el loro compasivo, y Santa Teofano. ¿Como es que nadie escribe o hace películas sobre estas cortes bizantinas tan entretenidas?
    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez resultarían demasiado enrevesadas para el gusto del público actual. No olvide que la palabra "bizantino" ha pasado a ser sinónimo precisamente de "enrevesado". Demasiado sutil para muchos paladares.

      Feliz día, madame

      Bisous

      Eliminar
  13. Enmtramos en terrenos históricos ignotos para mí, madame. ¿Se puede creer que no me dieron en la carrera un solo tema sobre Bizancio? Así que ahora estoy in albis, qué se le va a hacer. Las cortes palaciegas, por lo que veo, no cambian sea en la época que sea.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El refinamiento de la intriga alcanzó en Bizancio las más altas cotas, aunque, eso sí, sin renunciar a los baños de sangre.

      Feliz fin de semana, madame

      Bisous

      Eliminar
  14. Pues la venganza puede ser terrible; sino que se lo pregunten a Teodoro.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Bizancio las venganzas podían ser especialmente terribles, desde luego. Un lugar muy peligroso.

      Feliz fin de semana, monsieur

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)