domingo, 11 de mayo de 2014

Curiosidades de la Historia


Dicen las malas lenguas que Sir William Paterson, fundador del Banco de Inglaterra, fue un pirata en sus años mozos. ¿A alguien le sorprende?

Hablando de lenguas, Allan Pinkerton, el fundador de la famosa agencia de detectives, murió por morderse la suya, al sobrevenirle una gangrena a consecuencia de ello.

En la Italia medieval, si un hombre era sorprendido besando a una mujer, se le obligaba a casarse con ella.

En el año 74 el emperador romano Vespasiano gravó los urinarios públicos con un impuesto sobre la orina. Cuando su hijo Tito criticó lo desagradable de esta medida, Vespasiano replicó: “pecunia non olet”, es decir que el dinero no huele.

La orina no solo sirvió a Vespasiano para obtener una fuente de ingresos. Los romanos también la utilizaban para blanquear los dientes, y debía de dar resultado, porque muchos siglos después la reina Isabel de Inglaterra aún recurría a ese remedio. 

Carlos II, durante la noche de bodas de su sobrino y futuro rey de Inglaterra, Guillermo de Orange, asistió a la consumación del matrimonio y se ocupaba de animar al novio a voces. Eso sí: al menos había cerrado las cortinas del lecho.


Uno de los libros de más éxito durante el siglo XV fue Historia de dos amantes, de carácter erótico. El autor es Eneas Silvio Piccolomini, es decir, el Papa Pío II. Lo había escrito catorce años antes de alcanzar el pontificado, inspirándose, al parecer, en una joven de la que se había enamorado durante su época de estudiante en la Universidad de Siena. Eneas no entró en religión hasta después de cumplir 40 años, y había tenido una juventud bastante agitada. Su obra fue un auténtico best seller de su tiempo: antes del año 1500 se habían hecho más de 35 ediciones y más de 100 copias manuscritas.

Para los lectores más curiosos y los cazadores de rarezas, aquí les dejo el link en el que podrán leer la historia en inglés.


Muchas gracias a monsieur Xibeliuss, que acaba de proporcionarme el enlace para leerlo en español:

http://goo.gl/nZsGfM 




29 comentarios:

  1. Realmente curiosidades raras pero sorprendentes. Lo de Carlos II es muy gracioso,madame,pobrecita la novia ante semejante panorama.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y encima la novia era la propia hija de Carlos. Menudo bochorno debió de pasar la pobrecilla. Eso además de haberse pasado toda la ceremonia llorando, a sus quince añitos. Para colmo nunca lograron hijos.

      Feliz tarde, madame

      Bisous

      Eliminar
  2. Eso de animar a los amantes la noche de bodas no tiene precio.
    Las curiosidades de la historia siempre son recibidas de buen agrado, por lo menos le alegran a uno el día.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Ya eran ganas de ponérselo difícil al chaval. No sé si realmente podía caber en cabeza humana alguna que eso serviría de algo.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo haber leído la "Historia de dos amantes"... y no tenía ni idea que la había escrito un Papa. En castellano puede encontarse en este enlace: http://goo.gl/nZsGfM (donde, por otra parte, puede encontrarse casi de todo y de forma legal)
    Feliz fin de semana, Madame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, muchas gracias, monsieur. Ahora mismo añado el enlace. Ya ve, sorpresas que se lleva uno.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  5. Qué buenas perlitas. Gracias por el enlace. Ni bien pueda voy a leerlo. Me gustó lo de Carlos dando ánimos. Y si era una pareja muy triste la de Guillermo y María y que mejor que el alegre monarca para dar ánimos. Besitos. Claudia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, solo que tenía unas ideas un tanto peregrinas acerca de cómo animar a los novios. Con lo que ellos hubieran agradecido un poco de soledad! Pero así eran las cosas, qué le vamos a hacer.

      Feliz tarde, madame

      Bisous

      Eliminar
  6. Como hubiese tenido un animador en la noche de bodas... ;D Con está me he reído mucho Madame.

    Lo de la orina, lo escuché hace tiempo de un paciente. No sé si lo usaba.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, monsieur, espero que no lo usara! Lo que me pregunto es cómo a alguien se le ocurriría probar qué pasaba si echaba orina en sus dientes. Hay gente para todo, monsieur.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  7. Curiosas anedoctas y, en cuanto al blanqueador natural no me extraña con el amoniaco que suele contener...

    Feliz domingo madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madame, yo creo que casi era mejor no tener los dientes tan blancos, si es que el remedio era ese.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  8. Sánches Ferlosio escribio un ensayo, "Non olet", sobre lo poco que importa la procedencia del dinero.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es evidente que no importa mucho, no, dadas las atrocidades que se cometen con tal de conseguir más.

      Feliz día, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  9. Que mejor manera para pasar al gremio de los honorables que fundar un banco con el dinero expoliado. Dicen que ninguna de las grandes fortunas se ha logrado honradamente. Yo no lo creo, alguna habrá que sí.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible. Seguramente alguna se habrá conseguido de modo "legal". La honra, para mí, es otra cosa. Cuando se amasa una cantidad indecente de millones pagando salarios de miseria y recurriendo a mano de obra del tercer mundo, tal vez la fortuna se haya conseguido de modo legal, pero no es honrado.

      Feliz día, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  10. mire qué miscelánea tan agradable nos ha entregado, madame.
    el dinero no huele, ya lo puede decir bien, ya...
    que tenga una feliz semana, madame!
    bisous!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y aunque oliera, monsieur, seguro que no tiraba para atrás a unos cuantos buitres.

      Feliz semana también para usted.

      Bisous

      Eliminar
  11. Se me ha complicado la vida estos meses que apenas tendré tiempo de publicar ni pasarme a leer como me gusta a fondo los artículos y post.
    He disfrutado mucho del blanqueador de dientes. Sale muy ba'rato:-)
    Bisous y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que a veces merece la pena pagar un poco más, jiji.

      No se preocupe, yo también ando más que liada. Apenas saco tiempo para actualizar el blog.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  12. Gravar con impuesto la orina, no está tan lejos de los impuestos municipales por basura. Hasta de las piedras sacan fondos para el erario.
    Y lo del blanqueo de dientes, pues me gustaría ver cómo tenían la dentadura, quizás sí era efectivo o servía para evitar la piorrea, vaya usted a saber.
    Bisous y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene razón, supongo que es algo equiparable a los impuestos por basura, sí. La cuestión es exprimir al ciudadano como si fuera un limón.
      Lo del blanqueo de dientes, prefiero no comprobarlo.

      Buenas noches, madame

      Bisous

      Eliminar
  13. Buena dosis de curiosidades históricas. Lo he pasado bien.
    Bisous, Madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué especie tan loca la nuestra, no cree, monsieur?

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  14. Las rarezas de los hombres y sus creencias

    Mi querida Madame pobre del sobrino de Carlos II, lo peor pagar por hacer una,necesidad fisiológica también resulta muy descabellado, solo espero que Rajoy no lo lea sino ya tenemos nuevo tributo Jajajaja

    Me despido de usted
    Con afecto

    Muy interesante y muy ingenioso cada entrada con lo cual nos deleita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, monsieur. Esperemos que Rajoy esté demasiado ocupado con su campaña electoral :)

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
    2. Los políticos... Como sobrevivir con ellos o sin ellos

      Eso espero por el bien de todos mi querida Madame.

      Besos

      Eliminar
  15. Animando a los novios en su lecho de bodas... ¡es lo último que me faltaba por oir! A falta de un buen partido de fútbol...
    Y lo de la orina no me extraña nada. En Béjar, hasta hace medio siglo o un poco más, se recogía la orina de los vecinos todas las mañanas por su aplicación en el textil. Parece ser que sus ácidos limpian de impurezas la lana de las ovejas. Yo, por suerte, no lo he llegado a ver...
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, madame, no sabía yo que tuviera tantas aplicaciones la orina. Pero vamos, que una cosa es en la lana y otra en los dientes.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)