miércoles, 5 de marzo de 2014

La conspiración de Ridolfi

Isabel I de Inglaterra

María Estuardo, recluida en Inglaterra, no abandonó nunca sus esperanzas de recuperar el trono de Escocia y conquistar el inglés. En torno a su persona se urdían numerosos complots que tenían por objetivo su liberación. Uno de ellos fue el instigado por Roberto Ridolfi contra la reina Isabel en 1571. Ridolfi era un banquero florentino y agente secreto de la Santa Sede. Moviéndose entre Bruselas, Roma y Madrid, mantenía contacto con el embajador de España, el duque de Alba y el duque de Norfolk, y de ese entendimiento surgió un plan que preveía un desembarco de tropas españolas en Harwich o en Portsmouth, con una insurrección simultánea de los amigos de Norfolk. Éste se convertiría al catolicismo y se casaría con María Estuardo, que sería proclamada reina de Inglaterra.

Norfolk aprobaba el plan, al menos en términos generales. Tras una fracasada rebelión había sido encarcelado en la Torre por sus planes de desposar a María, pero fue liberado al cabo de nueve meses, después de hacer una confesión y solicitar clemencia. Desde entonces permanecía bajo arresto domiciliario en su propiedad de Howard House.

El Papa Pío V prestó su apoyo anulando el matrimonio de María Estuardo con Bothwell, quien por entonces languidecía en una prisión danesa. Además emitió una bula excomulgando a Isabel, y alentaba a los católicos ingleses a destronarla.

María, segura del éxito del complot, mandó decir al embajador de España:

—Si vuestro señor quiere ayudarme, seré reina de Inglaterra dentro de tres meses y se dirá misa en todo el país.

María Estuardo

Pero el rey de España tenía sus dudas acerca de la conveniencia del plan de Ridolfi. A Felipe II no le gustaba la idea de asesinar a Isabel, porque necesitaba una Inglaterra que ofreciera un equilibrio de poder con Francia, la eterna enemiga de los Austrias. María Estuardo tenía fuertes lazos con Francia: su madre había sido una Guisa, y ella se había criado en aquellas tierras, donde permaneció hasta enviudar de Francisco II. Si alcanzaba el trono, Francia e Inglaterra serían aliadas, y por tanto un rival formidable. El rey de España tampoco estaba seguro de contar dentro de aquel reino con suficiente población católica dispuesta a secundar la revuelta.

Cuando se encontró que había navíos españoles que transportaban grandes sumas de dinero destinadas a sus ejércitos en los Países Bajos, las relaciones entre España e Inglaterra se tensaron. Fue el detonante para que Felipe II, alentado por las peticiones de los católicos ingleses para liberar a María, se decidiera a continuar.

Pero los espías de Isabel hacían bien su trabajo y lograron averiguar suficiente para poder actuar deteniendo a uno de los mensajeros en Dover. Era el 12 de abril de 1571.

Ridolfi era demasiado amigo de escribir, y cometió una imprudencia. Al mensajero, al ser registrado, se le incautaron comprometedores documentos que fueron a parar a manos del poderoso William Cecil, a quien la reina Isabel acababa de distinguir con su favor nombrándolo barón de Burghley y Lord Tesorero de Inglaterra. El detenido confesó bajo tortura.

Thomas Howard, Duque de Norfolk

Isabel reacciona con todo su vigor. Ridolfi ha logrado escapar, pero la reina ordena al embajador de España que abandone su reino, dispone que se redoble la vigilancia en torno a María Estuardo y encarcela a Norfolk. La escocesa reconocía haber mantenido tratos con Ridolfi, aunque negaba formar parte de la conspiración.

En enero de 1572 el duque comparece ante el tribunal de los Pares. Tras un debate que comenzó a las ocho de la mañana y terminó a las ocho de la noche, Norfolk fue declarado culpable de alta traición y condenado a ser decapitado.

Isabel debía firmar la orden para que se ejecutara la sentencia, pero vacila. Norfolk es su pariente. Durante varios días se resiste a estampar su firma, hasta que, apremiada por sus consejeros, resuelve hacerlo. Horas más tarde anula la orden. Dos veces vuelve a firmarla y dos a revocarla. La reina está tan alterada que los nervios la hacen enfermar. Pero, dadas las circunstancias y el ambiente enrarecido que dominaba la corte tras descubrirse una conspiración contra su vida, comenzó a rumorearse que aquellos dolores que padecía Isabel podrían deberse a un intento de envenenamiento.

Norfolk conserva aún la cabeza sobre los hombros cuando en el mes de mayo entra en acción un nuevo Parlamento con una fuerte mayoría de fervientes protestantes a quienes la intriga y las recientes rebeliones han puesto fuera de sí. No solo exigen con vehemencia la muerte de Norfolk, “ese león rugidor”, sino que piden que se acuse de crimen capital a la reina de Escocia, “el monstruoso dragón”.

Isabel I

Isabel veta la ley que condenaba a María y trata de aplacar los ánimos pronunciando ante una diputación de las dos Cámaras un discurso lleno de indulgencia y suavidad, pero nada logra con ello. La insistencia adquiere más virulencia.

Finalmente accede a ejecutar a Norfolk, pero no a María. Por esta vez la reina de Escocia se había salvado.

Puesto que desde que Isabel había ascendido al trono no se había ejecutado en Tower Hill ninguna sentencia, se hizo levantar un cadalso nuevo. Allí rodaba el 2 de junio la cabeza del primer señor de Inglaterra, no sin que previamente se mostrara arrepentido de sus errores exclamando:

—¡Dios guarde a la reina!



Bibliografía:
Isabel I - Jacques Chastenet

37 comentarios:

  1. Bonsoir Madame
    Simultaneamente vemos a María Estuardo y su descendiente Monmouth al borde del cadalso. Creo que la reina de Escocia es una de las figuras que más ríos de tinta ha generado junto con los Tudor y Marie Antoinette.

    Sus detractores le hicieron mala fama como una sirena destructora, ya que sus tres maridos murieron de forma trágica.

    Muy interesante esta teoría acerca de la vacilación de Felipe II para ayudarle, quizás realmente fue la razón por la que se retrasó tanto la invasión de la Armada "Invencible". Pero también debemos tener en cuenta la sagacidad de Isabel y los notables ministros y servidores que tenía en su entorno.

    Frederick

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y el carácter de Felipe II. Él siempre dudaba, sopesaba todo mucho tiempo, le daba mil vueltas. No era experto en tomar decisiones rápidas.
      Isabel contaba con un gran equipo, desde luego. Y además jugaba en casa. Su rival, prisionera suya, lo tenía más difícil.

      Feliz tarde, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  2. En efecto Madame,
    Sinceramente Felipe II nunca ha sido santo de mi devoción, pero admito plenamente que bien ganado tenía el mote de Rey Prudente; en efecto María Estuardo era más francesa que escocesa, y sentía un amor especial por el reino donde se había criado, opino que ese fue uno de los principales factores por lo que no supo gobernar Escocia, que le resultaba extraña y
    nunca comprendió la idiosincracia de los escoceses.

    También Isabel estaba en una terrible encrucijada, presionada por sus ministros para ejecutar a uno de sus más allegados parientes, un poderoso Norfolk, ¡Terrible! ......cuánto le habrá remordido la conciencia.

    Quiero agradecerle por la entrada de hoy que está ¡interesantísima! y es uno de mis episodios preferidos. Aquí me detengo, sino voy a ocupar todo el blog... :-)

    Feliz tarde para Ud. también Madame

    Frederick

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ocupe, ocupe usted cuanto guste con sus enriquecedores comentarios. Se trata de una época fascinante.

      Eliminar
  3. A mí también me ha gustado la teoría sobre las reticencias de Felipe II - y no sólo es muy lógica, sino que encaja con la personalidad del Rey. Una época fascinante, sin duda.
    Feliz tarde, Madame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, monsieur. Por toda Europa se cocían suculentas intrigas.

      Feliz fin de semana

      Bisous

      Eliminar
  4. Felipe II "el prudente" no le convenía inmiscuirse porqué una Inglaterra unida a Francia eso era una bomba de relojería para España. en caso de haber seguido el complot.

    El poder es una pesada losa para quien lo desea.

    Feliz jueves madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sin embargo, muchos parecen ansiosos por soportar ese peso. Demasiado ansiosos.

      Feliz fin de semana, madame

      Bisous

      Eliminar
  5. María Estuardo es una de mis reinas favoritas, pero cuantas torpezas políticas cometió dejó que se cometieran por ella. No culpo a Felipe por no apoya a un caballo perdedor. El que me da lástima es Norfolk. Pensar que los Norfolk siguen siendo los aristócratas católicos más importantes de Inglaterra.
    Bisous, Madame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El reinado y la época de María Estuardo es una de mis favoritas también. Su persona no precisamente. Cometió muchas torpezas, sí, y no solo políticas.
      Es curioso lo de los Norfolk, porque en aquel momento aún no eran católicos. El duque se había comprometido a convertirse al catolicismo para casarse con María, precisamente.

      Feliz fin de semana, madame

      Bisous

      Eliminar
  6. Muy cauto era Felipe II para meterse en empresas que nada le iban a reportar.
    Un saludo, madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sin embargo se metió de lleno, y al final así le lució el pelo.

      Feliz fin de semana, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  7. en la biografía de Zweig se cuenta esta conspiración y tiene uno la impresión de que Isabel siempre, pero siempre siempre, lo tenía todo bajo control. el tal Cecil era también listo como el hambre. y nuestro Felipe II... pues eso, que de esos polvos de grandeza... vienen estos lodos.
    muy buena entrada, madame!

    bisous!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel y Felipe mantuvieron un duelo de titanes. Ambos lo tenían todo bajo control siempre. Y, desde luego, se respetaban mucho.

      Feliz fin de semana

      Bisous

      Eliminar
  8. No salimos de conspiraciones:-) La Torre, la famosa Torre nuevamente.Muy bien contada la historia madame. Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, madame. Ay, si esas piedras pudieran hablar, la de historias que nos contarían.

      Feliz fin de semana

      Bisous

      Eliminar
  9. No es extraño que Isabel sufriera por el conflicto de intereses: razón de Estado frente a lazos familiares y sentimentales.
    La atmósfera de intrigas, traiciones y sospechas debió de ser asfixiante, y no solo para Isabel, también para Maria.¡Qué época más tremebunda!
    El lado positivo es que ha sido fuente literaria inagotable. Es lo que tienen los tiempos interesantes

    Bisous y buenas tardes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel no solo sufría por esos lazos de sangre, no demasiado estrechos. Lo que más preocupaciones le daba era que condenar a muerte a una reina a la larga podría debilitar su propio poder. Nunca se había hecho algo así, si exceptuamos la tragedia de la pobre Lady Jane. Un rey había sido intocable hasta entonces. Si se sentaba un precedente tan peligroso, la próxima podría ser ella.

      Feliz fin de semana, madame

      Bisous

      Eliminar
  10. Gracias por esta nueva entrada Madame, ¡vaya mundo de conspiraciones e intrigas!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a usted, monsieur

      Feliz fin de semana

      Bisous

      Eliminar
  11. La Europa del momento basculaba entre el dominio del todopodesoro imperio hispánicos, las luchas de religión en su centro con Alemania como avispero y Francia como enemigo númeor uno, y la principal amenaza del imperio otomano por el oriente. Inglaterra aún no era demasiado relevante en el concierto internacional, se encontraba aisalada y las luchas siempre eran de carácter interno. Todavía no era tiempo de que Isabel y Felipe se convirtieran en enemigos acérrimos. Por cierto, la tensa relación entre ambos parece que viene de lejos porque se conocieron cuando Felipe casó con la hermanastra de Isabel, María, quien la retenía en un castillo sin querer que pisara la corte jamás de los jamases. Su marido la convención para que Isabel fuese puesta en libertad. Algunos ven en esta actitud una cierta atracción, pero creo que él era consciente de que María nunca tendría hijos y que Isabel llegaría al trono.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me río yo de la supuesta atracción. Isabel no era el tipo de Felipe, pero sabía lo que convenía. En efecto, si María no lograba hijos, y ya no le quedaba mucho tiempo, Isabel era la heredera. Había que curarse en salud.

      Feliz fin de semana, madame

      Bisous

      Eliminar
  12. Tiempos tremendos aquéllos donde nadie te garantizaba tu integridad ni la permanencia de tu cabeza sobre los hombros por muy rey o reina que fueras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en este caso, por muy primer señor de Inglaterra que fuera.

      Eliminar
    2. Es que hasta entonces ningún rey había sido condenado a muerte. Sí habían sido depuestos y encerrados en prisión, pero luego morían misteriosamente, sin que nadie firmara una orden de ejecución. Un rey era, en ese sentido, intocable. Y por eso vacilaba Isabel a la hora de hacer ejecutar a María. No quería socavar su propio poder, la autoridad real; no quería hacer más vulnerable su propia posición.

      Feliz fin de semana, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  13. Hola Madame:

    Yo también tengo la idea de que Isabel lo tenía controlado todo. Una dama muy astuta, rodeada de un buen equipo de espías que la mantenían informada en todo momento.
    En cuanto a Felipe, quizás imaginó que la alianza anglo francesa hubiese sido un duro rival para el imperio español. Aunque es posible, solo posible que Maria Estuardo no se hubiese aliado a Francia.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Estuardo nació aliada a Francia, y así se mantuvo toda la vida. Además reinaba entonces Carlos IX, que bebía los vientos por ella.

      Feliz fin de semana, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  14. Tengo que ordenar mi cabecita. Felipe II era el hijo de Carlos V,¿ el mismo que se había casado con Bloody Mary? Isabel era hija de Enrique VIII y Ana Bolena, por qué era prima de la Estuardo, ahi me perdí. Besitos. ( ahhh ya aparece en el 1500 un duque de Alba dando vueltas con el tema Escocés, que coincidencia).- Claudia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo averigue En realidad Isabel "tecnicamente " era tía segunda de Maria, es decir era prima del padre de ésta última Jacobo por parte de su madre Margarita, hermana de Enrique VIII. Besos. Claudia.

      Eliminar
    2. Ay, madame, siento haber tardado tanto, jiji. Vaya, ha hecho usted un estudio completo del árbol genealógico Tudor, por lo que veo :)

      Feliz fin de semana

      Bisous

      Eliminar
  15. Bonsoir à tous!

    Sólo quiero agregar que en efecto Isabel de Inglaterra y María eran "tecnicamente" -Tía y Sobrina-, pero en todos los libros de Historia, de todos los tiempos publican que eran "Primas"...
    ¡¿por qué?!

    Es que la vanidad de Ia Tudor ¿llegaba al extremo de influenciar a los historiadores?
    pues bien sabemos que sentía un odio obsesivo por su sobrina, quien tampoco fue ninguna santa y cometió cosas terribles, que los historiadores se empeñan en ocultar.

    En fin, es un argumento para entradas venideras...
    ufff los Tudor liados con los Estuardos, habeis flechado en la fibra de mi fascinación, no puedo evitar comentar y seguir comentando de esta época que como bien habeis dicho ¡es Fascinante!

    ¡Feliz fin de semana para todos!

    Frederick



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monsieur, con respecto a tía y prima, es que la tendencia es considerar tía únicamente a la hermana del padre o de la madre, lo cual no era el caso. Cuando dos personas son hijas de hermanos, son primos. El hijo de uno de ellos es primo segundo del otro. Después va primo tercero, primo en cuarto grado, etc. Isabel y María eran primas segundas, puesto que el padre de María era primo hermano de Isabel.

      Feliz fin de semana también para usted, monsieur.

      Bisous

      Eliminar
  16. Me ha llamado la atención la posible prudencia de Felipe II y como pueden rodar cabezas a pesar de ser parientes. Las razones de estado pesan más.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto. Ahí no había sangre que valiera. Frecuentemente se derramaba mucha en luchas intestinas.

      Bisous

      Eliminar
  17. Hola, estoy publicando una serie de artículos en mi página de Facebook llamada Curiosidades de la Historia sobre el cisma religioso en Inglaterra y quería hablar sobre la conspiración Ridolfi. Me gusta mucho tu entrada. ¿Tienes inconveniente en que la enlace en mi página? Citándote, por supuesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo ningún inconveniente, monsieur. Muchas gracias por su atención.

      Feliz fin de semana

      Bisous

      Eliminar
    2. Muchas gracias. Hoy saldrá publicada. Saludos.

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)