sábado, 1 de febrero de 2014

Los caldeos


Los caldeos eran una tribu semítica que puede reclamar al menos tanta antigüedad como el pueblo egipcio. Durante los milenios en los que la gente del valle del Nilo se convertía en una nación poderosa que construía templos y grandes ciudades y pirámides, de igual modo los caldeos evolucionaban hasta llegar a ser una sociedad altamente civilizada. Su tierra, situada en la baja Mesopotamia, ya se llenaba de pueblos y ciudades, un territorio sobre el que hoy se asienta parte del moderno Irak.

Este pueblo no llamaba Caldea a su país. El primero de sus reyes se titulaba a sí mismo “Señor de Kengi”, una palabra que significaba “tierra de canales y juncos”. 

Los habitantes de la antigua Kengi erigían enormes templos a sus dioses, enriquecidos con los botines que capturaban en la guerra, y los rodeaban con gigantescas murallas de ladrillo que les conferían un aspecto de grandes fortalezas. Pero apenas sabemos nada acerca de la gente que vivía en Kengi.

Una de las ciudades de la antigua Caldea se llamaba Nippur. Sus ruinas se encuentran cerca de las de Babilonia, y una vieja leyenda habla de ella como de la más antigua del mundo. Allí había un templo dedicado al dios Mul-lil o Enlil, señor del mundo de los espíritus, del viento y las tempestades, aquel que guardaba las tablillas del destino. El templo se llamaba Casa de la Montaña, porque creían que los dioses vivían en una gran montaña. El edificio llegó a tener 130 habitaciones.


Todos los pueblos asentados en Caldea profesaban gran veneración a esta divinidad. Cuando uno de sus templos se destruía, lo reparaban o lo reconstruían sobre las viejas ruinas. Como en su tierra no había piedra, se veían obligados a construir con ladrillo. A veces importaban la piedra, pero resultaba demasiado cara para emplearla en la construcción, de modo que quedaba reservada a estatuas y otros objetos.

Desde el norte llegaron pueblos semitas que conquistaron Kengi. Todas las ciudades quedaron pronto bajo el férreo control de los invasores. Los primitivos caldeos lucharon por liberar sus tierras del dominio extranjero. Algunas veces tuvieron éxito, y por un tiempo el país volvió a ser gobernado por reyes nativos, pero los invasores siempre regresaban, y finalmente lograron establecerse para siempre en Caldea.

Nabu-na-id, que vivió 500 años antes de Cristo, fue el último rey que gobernó Babilonia de modo independiente. Ciro la conquistaba para los persas, finalizando así el Imperio neobabilónico.

La forma de gobierno de asirios y caldeos era la monarquía. El rey ejercía un poder absoluto, era dueño de la vida de sus súbditos y, aunque no era considerado un dios en sí mismo, sí representaba a la divinidad.


Este pueblo se regía por el código de Hammurabi, por lo que el modo de impartir justicia era aplicar al culpable un castigo equivalente al daño cometido. Además protegían a sus viudas, pobres y huérfanos. 

Dividían a su sociedad en tres estamentos: la nobleza, los hombres libres y los esclavos. Estos últimos eran los más numerosos, y comprendía tanto los esclavos que lo eran por nacimiento como los prisioneros de guerra o los delincuentes castigados a la esclavitud.

Los caldeos eran gente supersticiosa que creían en un gran número de dioses y demonios. Enterraban imágenes de sus divinidades en los cimientos de sus hogares o en el umbral. Los colocaban, además, por toda la casa. La idea era que si venía un espíritu maligno y se veía a sí mismo reflejado, huiría aterrado. La gente vivía atemorizada por estos espíritus que “las puertas no pueden encerrarlos, ni los cerrojos impedirles la entrada; se deslizan como serpientes bajo la puerta y entran por las bisagras como ráfagas de aire”. Creían que un hombre incluso comía espíritus diminutos con los alimentos que ingería, o los bebía con el agua. Se suponía que eran más malignos durante las horas nocturnas, cuando visitaban a las personas en sus sueños y los atormentaban con terribles pesadillas. Un modo de evitarlos era recurrir a los hechiceros y obtener conjuros para escapar a su influjo. En las casas ofrecían comida y bebida a las estatuas de los dioses, para invocar su protección: “Oh vosotros, los Sublimes, hijos de Ea, comed y bebed bien. Vigilad para que no entre ningún mal.”


Cuando un hombre moría en Babilonia, se lo colocaba en una tumba de ladrillo o en un ataúd de arcilla redondeado. Se lo enterraba junto con sus armas y su sello. A las mujeres se las vestía con sus mejores galas y sus utensilios para tejer. Junto a ellas había botes de perfume, y la pasta negra que usaban para maquillar cejas y pestañas.

Las construcciones más características de los caldeos, aparte de las tumbas, son las torres llamadas zigurats, que servían de templos y observatorios astronómicos. Se trata de edificios de dimensiones colosales en forma de pirámide escalonada de entre cinco y siete pisos, unidos mediante una escalera exterior que comunicaba una terraza con otra. Los pisos, dedicados cada uno a una divinidad, estaban pintados cada uno de distintos colores. En el superior estaba el templete en el que se colocaba el ídolo o el observador.

Además de grandes matemáticos, los caldeos destacaron en el estudio de la astronomía, que relacionaban con la astrología. No solo distinguieron los planetas de las estrellas, sino que determinaron las constelaciones. 


El término “caldeo”, que comenzó designando a los habitantes de la baja Mesopotamia, quedó posteriormente restringido a los sacerdotes babilonios. Quinto Curcio cuenta que durante la dinastía aqueménida, los magos o sacerdotes persas iban por delante, y tras ellos desfilaban los caldeos o sacerdotes locales. La palabra designó también a aquellos griegos que habían estudiado astronomía en Babilonia, y a veces servía para denominar a los charlatanes que hacían pronósticos astrológicos.


38 comentarios:

  1. Nos llenamos la boca hoy en día con civilizaciones que apenas han durado dos siglos y estos pueblos que duraron un milenio o mas y alcanzaron un auge cultural tan diverso y diferente a la dirección que ha seguido nuestra civilización occidental. Es fácil hoy tildarlos de “atrasados” porque creían en espíritus y tenía esclavos, pero si nos vieran se horrorizarían de nuestra barbarie.
    Bisous, Madame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que nadie ose tildar de atrasada a ninguna civilización mesopotámica, no. Un pueblo atrasado significa que vive como se hacía en tiempos anteriores a los suyos, y en Mesopotamia las diversas civilizaciones que se sucedieron (el Imperio caldeo o neobabilónico solo duró un siglo, en realidad) iban por delante.

      Feliz fin de semana, madame

      Bisous

      Eliminar
  2. Menos conocidos efectivamente que los egipcios y con una cultura y unos rituales también interesantes. Ello se debe, a mi manera de ver,a dos razones principalmente. La civilización egipcia se estudió y se engrandeció mucho más debido quizás a la labor de británicos y franceses vinculados a este lugar por el tema colonial (No hay más que darse una vuelta por los principales museos de estos dos países). En segundo lugar por algo tan tonto como puede ser el material de construcción empleado en sus monumentos. Al usar los pueblos de Mesopotamia el ladrillo por no tener piedra suficiente para sus construcciones, la humanidad se ha privado de importantes obras que de haberse mantenido incólumes al paso del tiempo habrían alimentado la imaginación de la gente con leyendas e historias misteriosas, como ocurre con las pirámides y su aureola mítica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una lástima lo de la piedra, que nos impide estudiar mejor a los caldeos. Pero hay que tener en cuenta que Egipto fue un Imperio milenario, mientras que los caldeos apenas se mantuvieron un siglo como Imperio, aunque su civilización fuera también muy antigua. No ejercieron la misma influencia, ni reunieron tanto poder.

      Feliz tarde, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  3. En algunas cosas no hemos progresado tanto.
    Saludos, madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que no las arregla el tiempo, en efecto.

      Feliz tarde, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  4. Hola Madame:

    Muy interesante entrada, con está descripción de los Caldeos. Me doy cuenta, cada vez que leo sobre civilizaciones pasada, el nivel que llegaron a alcanzar en conocimientos...Tendemos a pensar que todo lo descubrimos en está época, cuando realmente las observaciones de los antiguos, son la base de la nuestra.

    Lástima lo del ladrillo...A lo mejor tendríamos una visión más exacta de está cultura.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, monsieur. Tendemos a olvidar que cuanto tenemos ha llevado milenios conseguirlo. Tratamos de renovar lo antiguo, pero el germen de todo ya estaba en aquellas viejas civilizaciones.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  5. laatima que no haiga mas datos de ellos, de todos mpdos mu has cosas que tenemos y sabemps hoy vienn en de aquellas tierras que se preocuparon de investigar y estudiar y de darle mas importarcia a lo intelectual y a la ciencia entre otras cosas.procuraron no descuidar mada de la vida cotidiana
    ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, madame. Somos producto de cuanto hemos ido recogiendo y aprovechando a lo largo de los siglos.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  6. Muy importante aquella región mesopotámica, de la que hasta se supone pudo estar el Edén. De estos tiempos de los que nos habla fue de gran importancia Nabucodonosor, que conquistaría Jerusalén, provocando la primera diaspora de los judíos. Por cierto lo de los zigurats, me encanta, siempre me recuerda a la torre de Babel y el cuadro de Brueghel el viejo.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los zigurats alientan nuestra imaginación. Quién sabe si el conjunto se parecería en realidad a lo soñado por Brueghel, pero es inevitable que sea lo que aparece representado en nuestra mente al pensar en los zigurats.

      Feliz día, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  7. Hoy en día estamos recogiendo los trocitos de estas civilaciones antigüas, aun existe un gran desconocimiento de los origenes de muchísimas cosas.

    Les debemos la matemática,algebra,e incluso algo tan rutinario como saber construir con adobe.




    Feliz domingo madame.





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a lo mejor les debemos una calle o un parque, no cree? Qué poco nos acordamos de ellos.

      Feliz día, madame

      Bisous

      Eliminar
  8. Por supuesto que menos conocidos que los egipcios y con menor número de testimonios llegados a la actualidad, seguramente por esas fabricaciones de ladrillos en lugar de piedra. Siempre me llamó mucho la atención los zigurats, pero no sospechaba que los utilizaran como observatorios astronómicos. ¡Cuantas cosas se aprende en vuestra mansión, Madame! Entre otras, lo nefasto de las monarquías absolutas como de todo tipo de totalitarismo.
    Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve que los zigurats eran multiuso, como la Torre de Londres.

      Muchas gracias, monsieur.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  9. Me quedé enganchada con lo de los astrólogos charlatanes. Era un pueblo supersticioso, en efecto. No quiero ofender a nadie pero me sigue llamando la atención cuantas prácticas supersticiosas del mundo antiguo, tanto occidental como oriental , siguen firmes y lucrativas hoy en día.Besitos .Claudia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, madame, la superstición parece formar parte de la naturaleza humana, y es muy difícil de combatir. En el fondo los milenios no cambian los terrores que subyacen en el fondo de la mente humana. Y, por supuesto, no deja de haber quien se aproveche de ello.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  10. Desde luego la cultura caldea no es muy conocida prque apenas han quedado vestigios. Me ha llamado la atención que ya se regían por el código de Hammurabi que regía sus vidas de acuerdo al daño causado. También son conocidos por los zigurats. Interesente la entrada sobre este pueblo que quedo casi en el olvido, aunque se dice que aquí aparecieron los primeros textos escritos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar de no quedar apenas vestigios, una civilización como la suya no podía pasar desapercibida. Resulta complicado seguir todas las que se fueron sucediendo en Mesopotamia.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  11. Acabo de dar su historia en la clase de arte. Un pueblo muy culto sin duda aunque quedan muy pocos vestigios de ella. Los menciona la biblia . Parce ser que la torre de babel fue un zigurat. Siempre que hablamos de los caldeos nos viene a la cabeza los jardines colgantes de Babilonia. Todo este valle fértil tiene una gran influencia en la humanidad
    Bisous y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, madame, precisamente se supone que los jardines colgantes son una obra caldea, realizada durante el reinado de Nabuconodosor, aunque algunos historiadores duden de la existencia de tales jardines.

      Feliz comienzo de semana

      Bisous

      Eliminar
  12. Hay que reconocer que la idea de ahuyentar a los espíritus malignos a base de enfrentarlos con su propia imagen es bastante... no sé si efectiva, pero sí ingeniosa.
    Feliz semana, Madame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa que yo me imagino a los espíritus malignos curados de espanto, o con un ideal de belleza un tanto diferente al nuestro. Pero bueno, no sé, habría que probar.

      Feliz lunes, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  13. madame, qué entrada tan interesante. cuando se habla de las civilizaciones de mesopotamia siempre me viene a la mente el libro de Karen Armstrong sobre jerusalén y cómo nuestra religión cristiana no deja de ser un destilado de las religiones de antiguos caldeos, por ejemplo, entre otros.
    una gran entrada, si.
    buena semana, madame!
    bisous!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, monsieur. No hay nada nuevo bajo el sol en realidad. Casi todo había sido inventado ya en la antigüedad.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  14. Una entrada realmente interesante sobre una de las civilizaciones más adelantadas de su tiempo, a la vez que más desconocidas y complejas. Entre los ríos Tigris y Eúfrates se sucedieron culturas surgidas en el Neolítico al calor de las primeras ciudades, la escritura, la ganderia y la agricultura. Unas y otras convivieron durante siglos a la vez que se enfrentaban entre sí, caían en graves crisis y volvían a resurgir en forma de grandes imperios que podían enfrentarse de tú a tú al poderoso Egipto.
    Me ha hecho recordar mis años de estudiante en la facultad, con aquel coco de Historia Antigua con tantos datos difíciles de memorizar sobre civilizaciones perdidas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay madame, es que resulta endemoniada la colección de pueblos que se sucedieron en Mesopotamia. Pero resulta precioso a pesar de la dificultad.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  15. Veo que nadie lo comentó, por lo que agrego que Abraham o Ibrahim era caldeo de Ur, la principal ciudad. Es decir, no era ni árabe ni judío, sino caldeo. Es importante esta acotación porque puede ser un punto de encuentro y paz entre los tres grandes monoteísmos, el judaísmo, el islam y el cristianismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, monsieur. Era caldeo. Falta hace encontrar un punto de encuentro, que cada día se percibe más lejano.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  16. Madame, amo al pueblo caldeo, o babílonico, sus cuidades, sus templos, sus estructuras...eran la envidia del mundo antiguo. me encanta los posts que subes sobre ellos...¡muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me había dado cuenta de hacia dónde se manifestaban sus preferencias, a juzgar por sus propios estupendos posts.

      Gracias a usted, monsieur.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  17. No sé cuales son tus fuentes, pero según wikipedia y mi enciclopedia Salvat de historia, los caldeos no llegaron a Caldea hasta el mileni I adC , por tanto no son tan antiguos como los egipcios. Antes Caldea era llamada Sumer, se dice que los sumerios fueron la primera civilización. Tras los sumerios vinieron acadios, amorreos y kassitas, antes de que llegaran los caldeos. Nippur era ciudad sumeria, Hammurabi era amorreo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie discute que Hammurabi fuera amorreo, madame. Me parece que en el artículo solo se le menciona para decir que los caldeos se regían por su código, lo cual creo que tampoco se discute. Nippur, en efecto, fue fundada por los sumerios en el quinto milenio a. C. Y después fue caldea, en tiempos de Nabopolasar. Y después incluso sasánida. Los caldeos ocuparon desde Nippur hasta el golfo pérsico. Y una cosa es cuándo llegaron a Babilonia y otra a qué época remontan su existencia.

      Mis fuentes son varias, aunque confieso que ninguna de ellas es la Wikipedia. La principal es Bajo el palio del Gran Rey, del historiador y arqueólogo Javier Arce, profesor emérito de arqueología romana de la Universidad de Lille.

      Muchas gracias y buenas noches.

      Bisous

      Eliminar
    2. Yo solo quisiera decir que me encanta leer todo lo que ponen y no dejan de sorprenderme en algunos puntos estoy de acuerdo en otros no pero al fin y al cabo es cultura y me encanta. Yo desciendo de Caldeos soy segunda generacion fuera de lo que hoy es Irak, mis abuelos tanto maternos como paternos nacieron en Telkepe y Mosul respectivamente y gracias a ellos con orgullo digo que en mis venas corre sangre Caldea, y mas aun todos los dias escucho como hablan en Caldeo entre ellos.

      Saludos

      Eliminar
    3. Muchas gracias. Nunca imaginé que un auténtico caldeo leería este artículo!

      Feliz tarde.

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)