domingo, 23 de febrero de 2014

El mundo no es bastante grande para mí y Picasso

John William Godward

Los grandes pintores han sido en ocasiones espíritus torturados con vidas de tragedia. Seguramente el ejemplo más conocido es van Gogh, un hombre azotado por las depresiones, por un trastorno bipolar y por crisis epilépticas debidas tal vez al abuso de absenta. Según cuenta Gauguin en sus memorias, en uno de sus arrebatados impulsos van Gogh se cortó una oreja a raíz de una discusión que había mantenido con él. Cuatro semanas después tuvo que ser ingresado, atacado por una paranoia que le hacía creer que pretendían envenenarlo. Sus últimos años fueron un largo peregrinaje por sanatorios psiquiátricos. En el de Saint-Rémy llegó a tener dos habitaciones, una de las cuales le servía de taller. Solo tenía 37 años cuando ponía fin a su vida disparándose en el pecho con un revólver mientras paseaba por el campo. No murió de modo inmediato, sino que fue capaz de regresar a la pensión, donde fallecía al cabo de dos días. 

Van Gogh

Hace un par de años se expuso la teoría de que su muerte tal vez no fue un suicidio, sino que se debió a un disparo accidental efectuado por dos adolescentes mientras jugaban con el arma. La hipótesis propone que van Gogh no quiso delatarlos porque los conocía y los apreciaba, de modo que optó por la autoinculpación.

Gauguin

El propio Gauguin tampoco disfrutaba de una envidiable estabilidad mental. Padecía frecuentes depresiones que lo llevaron a un intento de suicidio. Una fría mañana de diciembre buscó un sendero apartado y comenzó a ingerir arsénico, pero los vómitos que le produjo impidieron que pudiera tomar más de dos o tres tragos, salvando así la vida a su pesar.

Simeon Solomon

Simeon Solomon fue otro de los artistas que conoció la desgracia. Nacido en Londres el 9 de octubre de 1840, fue el menor de los ocho hijos de un matrimonio judío de clase media con inclinaciones artísticas. Sus primeras obras de juventud revelan la influencia de los entonces tan populares pre-rafaelitas, en especial de Dante Gabriel Rossetti. Algunas de sus pinturas parecen un intento de explorar su propia homosexualidad, un tema considerado tabú en la época victoriana que le tocó vivir. Dentro de aquella sociedad, una pasión homosexual era un delito y no podía ser expresada.

Solomon

En febrero de 1873 Solomon fue arrestado en un servicio público londinense cuando se encontraba en actitud comprometida en compañía de otro hombre. Fue procesado por ello, acusado de conducta inmoral e intento de sodomía. Hallado culpable, se le impuso una condena de 18 meses a trabajos forzados. Al cabo de dos meses quedó en libertad bajo fianza, y un mes después se le conmutó la pena, que quedó reducida a libertad vigilada y al pago de una multa.

Pero el daño estaba hecho. El escándalo era de tales proporciones que todo el mundo le dio la espalda, salvo algunas honrosas excepciones que incluían, además de a miembros de su familia, al fotógrafo Frederick Hoyller. Solomon comenzó a distanciarse de los que habían sido sus amigos. Viajó a Francia, pero rn 1874 volvía a ser arrestado y condenado a tres meses de prisión. 

Solomon

Once años más tarde tuvo que ser acogido en un hogar para pobres. Allí pudo continuar trabajando, pero para entonces su talento se veía opacado por el alcohol en el que se refugiaba. El alcoholismo, junto con una bronquitis, determinaron su muerte el 14 de agosto de 1905, provocándole un fallo cardiaco. El gran pintor moría en la miseria y era enterrado en el cementerio judío de Willesden.

Godward

John William Godward también terminó su vida de un modo trágico. Nacido el 9 de agosto de 1861, fue el protegido de Sir Lawrence Alma-Tadema, pero sus comienzos no fueron fáciles: su vocación artística le costó romper con su familia, que no aprobaba su decisión de dedicarse a la pintura. El disgusto de sus parientes fue tan patente que llegaron al extremo de retirar todas sus fotografías de los álbumes familiares. En aquellas en las que no aparecía solo, recortaban la parte correspondiente a su imagen, simbolizando con ello el más absoluto destierro al que le condenaban.

Godward

Su obra pertenece al final de las eras pre-rafaelista y neoclasicista, un estilo al que llegaba demasiado tarde, pues decaía ya, y en su madurez se veía sustituido por nuevos estilos que traían talentos como el de Picasso. Godward, atormentado, se sentía ante él como el Salieri de Mozart. Incapaz de soportar la idea de que su tiempo había acabado, se suicidó. Tenía 61 años, y dicen que dejó escrita una nota de su puño y letra en la que decía:

“El mundo no es lo bastante grande para Picasso y para mí”.

Su suicidio aumentó la desaprobación de su familia, cuyos miembros, avergonzados por ello, quemaron algunos de sus papeles en su particular cruzada por borrar todo rastro de su existencia.


32 comentarios:

  1. Pintores, pero también escritores atormentados como Poe o Leopoldo María Panero. No se trata de gente corriente, sino de gente especial, genial, excéntrica. Vida y obra van de la mano.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo que una vez oí decir a un psiquiatra que una persona podía estar loca y pintar maravillosamente sin revelar su enfermedad en el lienzo. En cambio decía que un loco no podía escribir una novela. El novelista puede tener sus problemillas, sus cambios de humor, depresiones, extravagancias, etc., pero no está lo que se dice "loco" si aún es capaz de desarrollar un argumento. El loco haría algo así como Jack Nicholson en El resplandor: "No por mucho madrugar amanece más temprano... "

      Feliz fin de semana, monsieur

      Bisous

      Eliminar
    2. Por eso el señor Panero escribe poesía, que es como un destello de originalidad, como el lienzo, pero no novela, que exige una estructura más compleja.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Bonsoir Madame!

    Había visto de reojo algunas de las magníficas pinturas de Godward (no recuerdo donde) pero ignoraba su biografía. Bueno, la vida de los artistas nunca ha sido fácil, salvo contadas excepciones, siempre han sufrido ya sea por prejuicios de la época y en otros casos tuvieron que depender de la generosidad de los Mecenas.
    Gracias por traernos esta entrada, he aprendido mucho este día.

    Des saluts à tous!
    Frederick

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, monsieur. Al menos nos quedan sus obras. Lo cierto es que la desgracia no consiguió que dejaran de pintar, y algunos, como Godward, son muy prolíficos.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  3. Los prerrafaelista y más en la época Victoriana que era tan rígida : de hecho tanto ellos como sus esposas eran todos pintores y de los buenos ademas...No fue el caso de Alma Tadema que siendo neorlandes tuvo una buena acogida en Inglaterra.

    Van Gogh su situación es distinta es que en vida no vendió ni un solo cuadro(eso acaba de desquiciar a cualquiera y casualmente no era de procedencia aristócrata como el caso del círculo de prerrafaelistas).

    El mundo del arte es complejo y sobre todo muy sacrificado.

    Bisous feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo que es bien triste es no ver reconocido el talento en vida, y no llegar a saber nunca la consideración que su obra llegaría a tener, como en el caso de van Gogh.

      Feliz tarde, madame

      Bisous

      Eliminar
  4. No creo que el genio y las manías suicidas estén relacionadas. Lo que pasa es que la vida bohemia traía tantos sinsabores que empujaba a las almas sensibles a buscar una salida fácil. No creo que un intento de suicidio sea manifestación de locura, pero si de desesperación. En el caso de Simeon Salomon era esa horrible sociedad puritana la que lo llevó a escaparse. Un caso parecido que fue el de Oscar Wilde no llegó al suicidio,pero después de purgar cárcel y sufrir ignominia pública murió aun joven.
    Bisous, Madame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, también, que fueron muchos más los artistas que tuvieron una vida bastante normal, lo que pasa que siempre llaman más la atención las otras vidas, aquellas que tienen algo que contar.

      Feliz tarde, madame

      Bisous

      Eliminar
  5. Estas son las grandezas de los genios y las miserias de los humanos de las que ellos tampoco se escapan. Hoy sería todo diferente.
    A veces las emocione y tanta sensibilidad desestabilizan a las personas. Parece que no pueden soportar la presión de la fama a unos y la falta de de reconocimiento a otros.
    Bisous y buenas tardes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, madame, yo casi diría que se trata de un mito. Son incontables los artistas que no sufrieron semejantes desequilibrios, y, por otra parte, seguramente entre el gremio de farmacéuticos, de profesores, químicos o fontaneros, también encontraremos personalidades un tanto desestabilizadas, y, desde luego, unos cuantos alcohólicos cuya enfermedad contribuya mucho a ello.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  6. Hola Madame:

    Ejemplos de que a veces la grandeza no significa que seamos "sanos"...aunque ese es un concepto (sano) es muy discutible.

    En Venezuela hay un ejemplo de estas mentes atormentadas: Armando Reverón llamado el pintor de la luz. El alcoholismo acabó con un estupendo artista.

    Besos Madame. siempre interesante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquello que a veces sirvió de inspiración, también destruyó muchos cerebros. Mejor hubiera sido recurrir tan solo al propio talento.

      Buenas noches, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  7. Parece, Madame, como si la mente humana fuera lo suficientemente limitada como para no poder ser un genio y al mismo tiempo pasar por la normalidad de sus congéneres; de otra parte, verse superados por los que aspiran al estrellato y relegados a un lugar intrascendente... ¡Ay, los celos, Madame, cuánto daño los celos!
    Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Godward no supo conformarse, y se hizo a sí mismo más daño del que podría hacerle Picasso.

      Buenas noches, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  8. Muchas vidas, aquí se ve, de estos genios resultaron vidas atormentadas. El alcoholismo (la absenta aún estaba permitida) fue causa de muchos de los desequilibrios sufridos por todo tipo de artistas. No pocos fueron los que se suicidaron.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa absenta pasaba después su factura, en efecto. El abuso estaba a la orden del día, y así acabaron muchos. Una lástima.

      Buenas noches, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  9. mi padre, gran admirador de Van Gogh, siempre que ve un cuadro del loco del pelo rojo dice lo mismo: y pensar que este hombre murió más pobre que una rata...
    una magnífica entrada. no conocía la historia de Solomon.
    buena semana, madame.
    Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si van Gogh levantara la cabeza y viera lo que vale hoy un cuadro suyo! Volvía a morirse del susto, seguro.

      Feliz fin de semana, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  10. Desde luego, hay en la vida de casi todos los artistas geniales muchos sinsabores, enfermedades y penurias económicas. Pocas veces, el genio tiene una vida cómoda y pacífica. Así que nacer con un don artístico, salirse del rango de la normalidad, suele venir acompañado de dificultades de todo tipo.
    Felicidades por el premio, Madame

    Un abrazo y bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no creo en esa estadística. Hay sinsabores, enfermedades y penurias económicas en cualquier profesión. Algunas son para terminar loco mucho antes. A veces el artista ha utilizado una forzada excentricidad como arma de propaganda, para hacerse notar. Eso sí.

      Feliz fin de semana, madame

      Bisous

      Eliminar
  11. Godward llegaba tarde. Décadas antes la revolución impresionista le había dejado atrás y los pompiers habían iniciado su fracaso en pleno auge. La sociedad se estaba aclimatando a aquellos artistas locos que pintaban a brochazos la realidad que nacía de sus atormentados cerebros. A Godward, por ello, el tren le había pasado por encima casi en sus primeros pasos como artista.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mala suerte nacer unos años con retraso. Una década o dos antes y no hubiera temido a Picasso.

      Feliz fin de semana, madame

      Bisous

      Eliminar
  12. Decía Lombrosso que el genio no era más que otra perturbación mental...
    Afortunadamente para podemos disfrutar de ambos estilos, en el mundo si hay sitio para la obra de Godward y la de Picasso.
    Feliz semana, Madame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. perdón: "afortunadamente para los que..."

      Eliminar
    2. Sí, afortunadamente nosotros no tenemos por qué renunciar a ninguno. En la pintura son muchísimos los que tienen cabida (aunque no tantos como los que lo pretenden).

      Feliz fin de semana, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  13. Grandes genios, dominados por grandes emociones y con finales atormentados y trágicos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final supongo que un final de tragedia se acaba convirtiendo en un plus, en un llamativo foco dirigido hacia la obra. Pero ellos ya no viven para disfrutarlo.

      Feliz fin de semana

      Bisous

      Eliminar
  14. Hay multitud de artistas torturados por las emociones. Hay quien dice que para ser artista y si es bueno mas no hay que tener la cabeza del todo bien.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente son numerosos los ejemplos que lo desmienten. Pero, efectivamente, para comenzar el artista está dotado de sensibilidad, lo cual le hace vulnerable.

      Feliz fin de semana, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  15. Debo reconocer que no conocía a Godward. Lo estuve googleando. Qué imágenes tan exquisitas, entre la fantasía y la realidad, muy bellas. Tendría un cuadro asi en mi living, je, je. Coincido, es un poco leyenda el caso del pintor "loco". Muchos artistas se ven inmersos en un mundo de pobreza y alcohol, en el caso de los clásicos.Otros tuvieron unas vidas de superación y aun de ejemplo ( nosotros tenemos a un Berni por ejemplo) Ahora pasa mucho con la música y las drogas o los excesos que justamente no causa la pobreza sino la increible cantidad de dinero facil y rapido que viene envuelta en el proceso. Besos. Claudia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, en realidad no se trata de un problema decimonónico. Cambiamos la absenta por alguna que otra droga y el problema sigue igual. Pero ni entonces ni ahora todos los artistas son locos entregados a excesos, como usted señala.

      Feliz fin de semana, madame

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)