viernes, 10 de enero de 2014

El dios celta de la elocuencia

Ogmios por Durero

Según Luciano, los galos representaban al dios de la elocuencia como un anciano al que él identifica con Hércules. Durante el tiempo que residió en la Galia Narbonense vio una imagen del dios que describe del modo siguiente:

« Los celtas llaman Ogmios a Heracles en su lengua materna, y lo representan de una forma muy peculiar. Para ellos es un anciano de edad muy avanzada, calvo por delante y blancos los cabellos que le restan y caen sobre su espalda; la piel es rugosa, quemada al punto de parecer bronceada como la de los viejos marineros; se le tomaría por un Caronte o un Jápeto de las moradas subterráneas del Tártaro, por cualquier cosa antes que por Heracles; y sin embargo, va equipado como Heracles: se cubre con una piel de león y sujeta la maza en su mano derecha; el carcaj a un costado, la mano izquierda presenta un arco, y es Heracles de pies a cabeza. Por tanto pensé que los celtas habían cometido esta ofensa contra la belleza de Heracles para injuriar a los dioses griegos… Pero aún no he mencionado lo más sorprendente de la imagen: aquel Heracles anciano suyo arrastra tras de sí a un gran número de hombres atados por las orejas mediante finas cadenas de oro y ámbar semejantes a hermosos collares. A pesar de lo débiles que son sus ataduras, no intentan escapar, aunque les hubiera resultado fácil; lejos de resistir… todos siguen a su guía alegres y contentos, cubriéndolo de alabanzas… Pero dejad que os cuente sin más dilación lo que me pareció más extraño de todo: puesto que el pintor no había dejado ningún lugar al que pudiera atar los extremos de las cadenas, ya que la mano derecha del dios sujetaba la maza y la izquierda el arco, perforó la punta de su lengua y lo representó arrastrando así a los hombres. Es más: tiene el rostro vuelto hacia sus cautivos y está sonriendo.

»Llevaba allí mucho tiempo mirando desconcertado y dando vueltas a la cabeza cuando un celta a mi lado, conocedor de la cultura griega, como demostró con el excelente uso de nuestra lengua, y que parecía haber estudiado las tradiciones locales, dijo:

»Te revelaré el enigma de la imagen, extranjero, pues parece que te inquieta mucho. Nosotros los celtas no estamos de acuerdo con vosotros los griegos en la idea de que Hermes es Elocuencia. Identificamos con ella a Heracles, porque es mucho más poderoso que Hermes. Y no te sorprenda que lo representemos como un anciano, pues la elocuencia y solo la elocuencia suele mostrar todo su vigor en la vejez. Vuestros poetas tienen razón al decir que el juicio de los jóvenes es errático, y que la vejez tiene palabras más sabias que decir que la juventud… Por tanto, si este viejo Heracles, el poder de la palabra, arrastra a los hombres que están atados a su lengua por las orejas, no te sorprendas tampoco, pues debes conocer la estrecha relación entre orejas y lengua. En una palabra, nosotros los celtas somos de la opinión de que el propio Heracles llevó a cabo todo mediante el poder de la elocuencia, pues era sabio, y que la mayor parte de su fuerza procedía de la persuasión. Su discurso es su arma, afilada y certera, ligera para penetrar la mente. Y también vosotros decís que las palabras tienen alas.»

Esas cadenas que atan a los cautivos por las orejas salen de la boca del dios para simbolizar la elocuencia, a la que los celtas consideraban más poderosa que la fuerza. Ellos admiraban especialmente la proverbial elocuencia de los bardos. 

Ogmios atrae a sus fieles sirviéndose de la magia de las palabras, por lo que es en su nombre en el que se profieren tanto las bendiciones como las maldiciones contra los enemigos. Estas aparecen a veces escritas en las llamadas defixiones o tablillas de la maldición, dos de las cuales se han hallado en Bregenz, Austria (Brigantia en tiempos de los romanos). 


La descripción que Luciano hace de los cabellos del dios sugiere una tonsura druídica, pero no se han encontrado demasiadas representaciones de Ogmios, por lo que no es posible discernir hasta que punto es veraz el retrato que de él hace Luciano. Contamos con unas monedas galas que parecen mostrar una figura central cuyos labios se unen con tres cabezas más pequeñas, lo que podría ser igualmente una imagen del dios, pero también puede estar relacionado con el rito de las cabezas cortadas y representar a un guerrero con sus trofeos. Existe una inscripción donde se le invoca como Hércules Ogmios, y otra en la que aparece con el nombre latinizado como Ogmius.

Derrotaba mediante la palabra, pero no es este su único atributo: junto con otras divinidades, aparece al mismo tiempo como dios de la fecundidad, de la riqueza y de la vida de ultratumba. Aunque puede ser solemne, la mayoría de las veces Ogmios es risueño y sonriente. Según la concepción celta, la fiesta y la alegría están estrechamente unidas a la idea de la muerte, y algunos autores han creído encontrar en los ritos asociados a Ogmios los orígenes de la danza macabra, en la que los bailarines, felices, siguen a la Muerte que dirige la danza. El dios utilizaba sus poderes de persuasión para atraer a los hombres y conducirlos al más allá.

Los irlandeses cuentan con un equivalente llamado Oghma, dios de la poesía y el conocimiento. A él se atribuye la invención del alfabeto ogham, utilizado fundamentalmente para inscripciones y cuya aparición se sitúa en torno al siglo V. Oghma no solo sería el dios de la elocuencia y la escritura, sino también del arte en general. Relaciona la palabra con el impulso creativo y con la acción. En la mitología celta la magia, la artesanía y la elocuencia siempre van unidas. Además Oghma aparece como el campeón de los dioses, algo que podría derivar de la primitiva costumbre de arengar a los guerreros con discursos elocuentes antes de una batalla. 

Ambas divinidades tienen tanto en común que no se sabe a ciencia cierta si en realidad son uno solo. Los estudios apuntan a que Ogmios era más antiguo que su equivalente irlandés, pero a medida que fue desapareciendo en la Galia, Oghma tomó su lugar.

28 comentarios:

  1. A veces la gente se molesta por mi admiración por lo celta, pero Madame ¿cómo no admirar un pueblo que privilegia la palabra por sobre la fuerza? Me recordó su post a la famosa Piedra de Blarney que todavia en Irlanda besan quienes quieren poseer el don de la palabra. Muy sabios de los celtas el asociar la magia con la elocuencia y eso todavía lo encontramos en la literatura de cualquier escritor con ascendencia celta que suele ser mágica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, madame, cuesta entender los motivos de la gente para molestarse. Supongo que considerarán al profesor Rodríguez Almeida una persona sumamente irritante, entonces. Qué cosas.

      Feliz día, madame

      Bisous

      Eliminar
  2. Curioso mito celta con el que se rinde culto no sólo a una divinidad sino a esa capacidad que tiene la palabra para obrar prodigios, para bien o para mal, como pasa con esos elocuentes discursos de algunos políticos que, como las sirenas de la obra de Homero, conducen con su oratoria a las personas al desastre.
    Un saludo y feliz 2014.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, monsieur. Muchas más veces conducen al desastre que al paraíso, por desgracia.

      Feliz fin de semana

      Bisous

      Eliminar
  3. muy bueno. las cosas que se consiguen de manera perdurable, se consiguen mediante la persuasión, la palabra, antes que por la fuerza. de eso se supone que debemos vivir los comunicadores.
    pero no vea lo que asusta el tío de la porra...
    una vuelta al tablero muy agradable, madame.

    bisous!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los celtas lo tenían claro, a pesar de ser un pueblo guerrero. Es curioso.

      Feliz fin de semana, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  4. Hola Dama! me encanta la mitología celta y me ha gustado mucha esta publicación, ya que había diversos elementos que ignoraba.
    Un saludo y a seguir alimentando nuestro conocimiento histórico! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, monsieur. Celtas y vikingos tienen su encanto, un lado romántico que es más difícil de encontrar en otras grandes civilizaciones.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  5. Hola Madame:

    Un dios para una forma de nuestra comunicación que a veces, hace bien o hace mal.

    Me contenta que haya vuelto!!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y realmente poderoso. De hecho la prensa es una buena muestra del poder de la palabra.

      Feliz fin de semana, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  6. Estoy de acuerdo, la elocuencia seguramente sea más poderosa que la fuerza, aunque en nuestra cultura no se asocie con Hércules.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "The pen is mightier than the sword", decía Bulwer-Lytton, y se convirtió en un proverbio por la sabiduría que entraña.

      Feliz día, monsieur.

      Bisous

      Eliminar
  7. Según leía lo de las orejas y la lengua me ha venido a la cabeza el dicho de Zenón de Citión “tenemos dos orejas y una sola boca para que escuchemos el doble de lo que hablamos”. Y la sabiduría representada por un anciano es la voz de la experiencia que antes no se cuestionaba. Hoy vale muy poco.
    Me alegro de de su vuelta y de la mía :-) Bisous y buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que no es lo nuestro eso de escuchar el doble de lo que hablamos, no. Pero los celtas ya tenían claro eso de que la veteranía es un grado, y por eso representaban a su dios de la elocuencia como un anciano.

      Feliz día, madame

      Bisous

      Eliminar
  8. Decía el príncipe Carlos de Ligne que a los hombres se le podía clasificar en dos categorías: los que hablan para decir algo y los que dicen algo por hablar. Parece que esa idea ya era conocida desde bien antiguo.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, monsieur, lo que de todos modos no ha servido para corregir el problema. Sigue habiendo mucho charlatán suelto.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
  9. Educado en el Dios único, me cuesta entrar en las disquisiciones de unos u otros; pero una cosa sí estoy dispuesto a afirmar: la elocuencia, además de un don, es un arte que se adquiere con los años.
    Mi muy excelsa Madame, quiero manifestarle que la eché mucho de menos todos estos días y que es motivo de regocijo tenerla de nuevo entre nosotros.
    Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, monsieur. Tratamos de continuar aunque sea de modo más esporádico. Sería una pena irse del todo.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
  10. Pues en estas tierras hispanas no nos hubiera venido mal que este dios se hubiese fijado un poco más en nuestras gentes, pues los dones de los idiomas y de la elocuencia son dos de nuestros caballos de batalla ahora y siempre. ¿Se ha fijado que ninguno de nuestros políticos posee elocuencia? Y, ¿en el pasado? ¿Cánovas, quizá Sagasta, Castelar, Azaña?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjese que no es precisamente la elocuencia lo que yo aprecio en un político. Prefiero exigirles hechos. Ya sabe: res non verba. Porque de lo contrario nos arriesgaríamos a caer en manos de populistas sin escrúpulos, y ya tenemos bastante con lo que tenemos.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
  11. Un blog super bello es interesante Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, madame, muy amable.

      Bienvenida al tablero.

      Bisous

      Eliminar
  12. El poder de la palabra no cabe duda que bien aplicada es un arma de doble filo.No me extraña que el que posee este don: porque aunque tambien tiene sus reglas; no todos estas capacitados para saber manejarlas.

    Un cita :(somos victimas de nuestras palabras).

    Feliz finde madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, madame, es muy peligroso. Hay mucho encantador de serpientes por ahí suelto; mucho flautista de Hamelin.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
  13. Coincido con Cayetano en que el mito parece honrar más que nada al poder de la palabra, lo que encaja prefectamente con la cultura celta de los bardos, las canciones, etc.
    Claro que ellos también podían ser tan salvajes como el que sea, como bien demuestra la maza, jejeje.
    Me alegra el regreso del blog, Madame
    Feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no desdeñaban tampoco la fuerza física. Resulta reconfortante saber que no olvidaran la fuerza que podían adquirir las palabras.

      Feliz tarde, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  14. Hola madame, quiero aprovechar esta ocasión para comunicarte que te he concedido el Premio Dardos para reconocer el impresionante trabajo que desarrollas en este blog impregnado de cultura y conocimiento por todos lados (en mi blog puedes ver la publicación del premio)
    ¡¡Un abrazo y enhorabuena!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monsieur, muy amable, muchas gracias. En cuanto me ponga de nuevo con el blog, su premio lucirá en mi vitrina.

      feliz tarde

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)