sábado, 1 de junio de 2013

El humor en la antigua Grecia


“Digo que las cosas humanas no son dignas de ser tomadas en serio, y sin embargo es preciso ejercerlas con seriedad”. (Platón)


Se sabe que en Grecia el humor era parte importante de la vida social, a menudo mezclado con la ironía, el sarcasmo y la burla. Había grupos de personas cuyo oficio era contar chistes, como por ejemplo el grupo de 60 que se reunía en el templo de Heracles en Atenas en el siglo IV a. C., y a los que el propio Filipo de Macedonia había pedido que le enviaran una colección.

Los romanos heredaron muchos chistes de los griegos. De hecho, el Philogelos era una recopilación de chistes de Hierocles y Filagrio en la que se incluían algunos griegos más antiguos. Muchos se basan en el típico personaje del idiota, como por ejemplo:

Un hombre quería dormir, pero no tenía almohada, de modo que le dijo a su esclavo que le pusiera una vasija de barro bajo la cabeza.

—Pero la vasija es muy dura —observó el esclavo.

—Pues rellénala con plumas.

***

Un abderita (de Abdera, Tracia, un Lepe griego) vio a un eunuco hablando con una mujer y le preguntó si era su esposa.

—Los eunucos no podemos tener esposas.

—¿Entonces es tu hija?


Para ahorrarse unos dracmas, un hombre enseñaba a su burro a no comer. Cuando el animal murió de hambre, el hombre se lamentaba diciendo:

—¡Qué mala suerte! Justo cuando había aprendido a no comer, va y se me muere.

***

Un hombre, abrasado por las pulgas, creyó encontrar la solución a sus males. Apagó la lámpara y exclamó triunfal:

—¡Ahora ya no me veis!

***

—¿Puedes prestarme un cuchillo hasta Esmirna?

—Lo siento, pero no tengo ninguno tan largo.

***

Un hombre quería saber qué aspecto tenía cuando estaba dormido, así que se puso delante de un espejo con los ojos cerrados.

***

A un hombre que quería vender un caballo le preguntaron si el animal se asustaba fácilmente.

—Oh, no, por la salud de mi padre que no. En la cuadra está él solo y no tiene miedo.

***

Un hombre encargó a su amigo, que iba de viaje, que le trajera dos esclavas de quince años cada una.

—Claro. Y si no puedo encontrarte dos de quince, te traeré una de treinta.


Un hombre soñó que había pisado un clavo, y al despertar se puso una venda. Cuando un amigo le preguntó por qué la llevaba y conoció el motivo, dijo:

—Qué razón tiene la gente al llamarnos idiotas. ¿Por qué te acuestas sin zapatos, hombre?

***

Un hombre escribió una carta a su amigo, que se hallaba lejos, pidiéndole que le comprara unos libros. El amigo lo olvidó, y cuando se encontró con él a su regreso, le dijo:

—Nunca recibí la carta que me enviaste sobre los libros.

***

Un hombre murió y un amigo se presenta en la casa y pregunta a su hermano gemelo:

—¿Quién murió, tú o tu hermano?

***

Un estudiante poco brillante navega en medio de una tormenta que le hace naufragar. Ve cómo todos los pasajeros se apresuran a aferrarse a diversos objetos a bordo y él decide imitarlos y se agarra al ancla.

***

Un hombre va a comprar ventanas y pregunta si tienen alguna que dé al sur.

***

Un joven le dice a su esposa:

—¿Qué hacemos, querida? ¿Comemos o tenemos sexo?

La esposa sumisa responde:

—Lo que tú quieras. No queda ni una miguita en la casa.


Después de hacer el horóscopo de un niño, un astrólogo predijo que primero sería abogado, luego prefecto y finalmente gobernador. Pero el niño murió. Su madre acudió furiosa a quejarse al astrólogo.

—Mi hijo ha muerto, pero tú me dijiste que sería abogado, y prefecto, y gobernador.

—Juro por todos los dioses que habría sido todo eso de haber vivido.

***

Un adivino dijo a un cliente al hacer su horóscopo que nunca tendría hijos.

—¡Pero si ya tengo siete!

— Pues ya puedes cuidarlos bien.

***

Existen también muestras del sentido del humor griego en algunas anécdotas sobre personajes históricos:

Un orador de Atenas le dijo a Demóstenes:

—Los atenienses se volverán locos y te matarán.

—Y si están cuerdos, te matarán a ti.

***

Justo antes de la batalla de las Termópilas, un enviado persa se presentó ante el rey Leónidas y solicitó la rendición de los espartanos, porque los persas eran tan numerosos que las nubes de flechas oscurecerían el sol.

—Tanto mejor —repuso Leónidas—. Así lucharemos a la sombra.

Alejandro Magno, al ver a un campesino que se parecía mucho a él, bromeó preguntándole si su madre había trabajado alguna vez en palacio.

—No —respondió el campesino—, pero mi padre sí.

Afortunadamente para el hombre, Alejandro decidió tomarse su osadía con sentido del humor.

***

Cuando un barbero muy charlatán le preguntó al rey Aquelao de Macedonia cómo le cortaba el cabello, Aquelao respondió:

—En silencio.


Aisquines y Filócrates elogiaban a Filipo de Macedonia como el mejor orador, el hombre más hermoso y el mejor bebedor. Demóstenes, que se encontraba allí, dijo irónicamente:

—Esos títulos no le hacen tanto honor: el primero describe a un sofista, el segundo a una mujer y el tercero a una esponja.

***

Una de las anécdotas más conocidas es la del filósofo Arístipo, quien tenía un puesto importante en la corte de Dionisio, tirano de Siracusa. Un día Arístipo vio a Diógenes preparando unas lentejas, alimento que los griegos consideraban destinado a los pobres.

—Si aprendieras a agradar a Dionisio, no tendrías que comer lentejas.

—Y si tú aprendieras a comer lentejas, no tendrías que adular a Dionisio.

***

Cásate. Si por casualidad das con una buena mujer, serás feliz. Y si no, serás filósofo. (Sócrates)

***

Diofanto de Alejandría era un matemático considerado el padre del álgebra. Llevó su pasión por las matemáticas hasta tal punto que nos dejó el siguiente epitafio:

Transeúnte, ésta es la tumba de Diofanto: es él quien con esta sorprendente distribución te dice el número de años que vivió. Su niñez ocupó la sexta parte de su vida; después, durante la doceava parte su mejilla se cubrió con el primer bozo. Pasó aún una séptima parte de su vida antes de tomar esposa y, cinco años después, tuvo un precioso niño que, una vez alcanzada la mitad de la edad de su padre, pereció de una muerte desgraciada. Su padre tuvo que sobrevivirle, llorándole, durante cuatro años. De todo esto se deduce su edad.

¿Alguien se anima al cálculo?

oOo

Nota:
Las obras de arte mostradas en las imágenes están en dominio público. Las fotografías que se limitan a reproducir obras de arte en dominio público, se consideran también dominio público.

20 comentarios:

  1. Nadie diría que se trata de un humor de hace tantos siglos. Muchos chistes parecen de ahora, sólo que en vez de eunucos, esclavos y gentes de Atenas o de Esparta, ahora serían albañiles de Bollullos.
    Y sobre el problema, como soy de letras me he armado un barullo tremendo con las "x". Otra vez será.
    Un saludo y buen resto de fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Todavía estoy tratando de resolver el cálculo de Diofanto. Mejor no leer epitafios.
    Bisous Madame y gracias por el humor.

    ResponderEliminar
  3. Algunos los conocía pero no con el sello griego. Me he reído un montón, son buenísimos el del eunuco, el de la batalla a la sombra, la del astrólogo... Muy buena recopilación.
    Lo del epitafio me rindo, nunca he sido buen en mates. Me pasaré a ver si alguien lo hace:-)
    Bisous

    ResponderEliminar
  4. ¿Podría ser éste el planteamiento matemático del problema?

    X= (X/6 + X/12 + X/7 + X/2)+5+4

    Las matemáticas son una materia que no he vuelto a tocar desde hace 40 años, salvo para hacer sencillos cálculos domésticos, la declaración del IRPF y poco más.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Premio!
      Para que luego digan de nosotros, los de letras. Enhorabuena, monsieur.

      Bs

      Eliminar
  5. Muy festivo y divertido, Madame, como la festividad del día. La sonrisa es uno de los gestos vitales del hombre. ¡Venga alegría!

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Siempre me había imaginado a los griegos, o muy belicistas como los espartano, o muy imbuidos de política, matemáticas y filosofía como los atenientes, pero no como grandes humoristas. Esta faceta nos sirve para hacerlos más nuestros, más cercanos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Buenos días, Madame:

    Hemos heredado de los griegos el disfrute y el sufrimiento por la vida a través del arte, el teatro, la literatura y la filosofía, por lo que es normal que su humor fuera notable.

    Me alegra mucho saber identificar los chistes compilados en estos Philogelos, porque vivifica mucho la memoria que tenemos de ellos.

    Para que luego digan que hemos cambiado mucho. De apariencia será, pero las personas seguimos siendo personas, por muchos Ipad y Whatsapp que haya...

    Que disfrute del domingo, querida Dame.

    ResponderEliminar
  8. El humor no tiene fecha de caducidad. Muy buena entrada, madame.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Segun los expertos en comportamiento; el humor es muy necesario: se sobre entiende que no sea cínico pero sí ,esa ironía que se suele poner en los momentos mas tensos es parte de un buen equilibrio psíquico.Pués entonces los españoles somos la pera pocha y por eso no nos escuchan porqué le ponemos aceite a todo...para que no escuchen nuestros chirridos:)

    Madame, no cabe duda que algunos mas que otros tenemos un poco de estos antepasados bien por una vía bien por otra(romanos-griegos)

    Feliz domingo besos.

    ResponderEliminar
  10. yo voy a arriesgar por 70 años. Besitos. claudia.

    ResponderEliminar
  11. Vaya, pues no son solamente los romanos los que tenían sentido del humor. Ya les venía de herencia griega.
    Algunos son muy ingeniosos y otros lo que llamaríamos ahora "de lo absurdo", pero muy graciosos.
    Y el epitafio de Diofanto, todo un reto. Muy original.
    Yo no lo sacaría jamás. Tengo ya muy olvidadas esos planteamientos con las "x".
    Pero me metí en internet y por supuesto que estaba ya solucionado. Y hasta en PowerPoint. Jeje.
    No pongo la solución por si alguien la resuelve por sus propios medios.

    Feliz domingo, madame.
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  12. Ni idea de como esta planteada la ecuacion, ni la edad del tipo. pero la verdad es que es un material impagable para un curso que estoy haciendo precisamente de humor. Supongo que hoy se nos vendria encima el INADI ,el inst. contra la discriminacion por reirnos del personaje tipico de la epoca.
    Lo cual demuestra que el Premio Nobel se lo dan a cualquier idiota, como a Luigi Pirandello que decia, sostenia y remachaba que en la Antiguedad no se hacia humor, contra la pila de comedia de Aristofanes que ademas como era poco invento el gesto de fuck you que ya en esa epoca gustaba muchisimo y hacia reir.

    ResponderEliminar
  13. Hola Madame:

    Esto demuestra que el humor es impedecedero. Con algunos cambios, serían los mismos de nuestra época. Se nota en definitiva que nuestra cultura nació en Grecia.

    Que todo vaya bien Madame.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Interesantísimo y muy simpática tu entrada.
    Un abrazo fuerte amiga, desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
  15. No sabía que los griegos eran tan divertidos, con esa aureola que han tenido siemrpe de filósofos y pensadores, pero veo que tenían un humor muy fino, bastante sarcástico, como ese hombre que se lamentaba de su burro que había aprendido a no comer y va y se muere, jejeje, o luchar a la sombra de las flechas de los persas, sin el sol de cara. En fin, que tenga buena semana, madame. Bisous.

    ResponderEliminar
  16. vaya madame, qué colección de chistes tan buena. no sé si me quedo con estos o con los de los romanos. el que contestó a Alejandro tenía poco aprecio por la vida terrenal, qué arrestos!
    que tenga buena semana, madame!

    bisous!

    ResponderEliminar
  17. Si que tenían humor los griegos. A mí, por suerte, me gustan ñlas lentejas, y me tomo la vida con filosofía ;)

    Besitos, madame.

    ResponderEliminar
  18. Listo, la solución es (1/6)x+(1/12)x+(1/7)x+5+((x-4)/2)+4=x

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)