sábado, 15 de junio de 2013

El humor en el antiguo Egipto

Imagen: universalbuilders.ning.com/photo/wallpaper-ancient-egypt-photo

Tal vez el aspecto más conocido de la antigua civilización egipcia sean los ritos funerarios. Sin embargo, la importancia que concedían al más allá no debe llevarnos a pensar que se trataba de un pueblo triste y fúnebre; por el contrario, los antiguos egipcios eran alegres y sentían gran pasión por la vida. Podemos atisbar, incluso, un sentido del humor que se manifiesta de diversas formas, aunque no dispongamos de un material demasiado abundante. 

Los egipcios tenían un dios del humor llamado Bes, un enano gordo y con barba, sacando la lengua y feo hasta el extremo de resultar cómico. Se asociaba con la risa, la felicidad, la buena suerte y la alegría de vivir. A pesar de su apariencia demoniaca, representaba el bien. Además de proteger al faraón, Bes protegía también a mujeres y niños, era patrón de los nacimientos, de la sexualidad, el humor, la música y la danza. Por esa razón algunas bailarinas llevaban su efigie tatuada en las nalgas.

Bes tenía su oráculo en Abydos, y se sabe que fue una divinidad principal en Khemenu durante el Imperio Medio. Solo se conoce un templo a él dedicado, a pesar de lo cual era uno de los dioses más populares, y aparecía a menudo en artículos domésticos, en muebles, espejos, cuchillos o amuletos. Cuando un bebé sonreía o reía sin razón aparente, los padres suponían que Bes le estaba haciendo muecas.

Por cierto que uno de los nombres más antiguos de Ibiza fue Ibosim, que traducido del púnico significa Isla de Bes. Este dios llegó a la isla en el 1500 a. C., y su imagen como guardián del sueño aparece allí en cabeceros de las camas, además de mostrarse en las monedas luchando con una serpiente como “Bes, temor de todas las criaturas malvadas”. Y es que, además de proteger contra las pesadillas, también velaba para alejar a las serpientes y animales peligrosos. Originalmente fue conocido como Aha (luchador), porque podía estrangular a osos, leones y serpientes solo con sus manos.

Imagen: ibicasa.com/es/art/ed_13/Articulo-ibosim.html

Una muestra del sentido del humor de los antiguos egipcios la encontramos en el templo de Hatshepsut en Deir el-Bahri, donde aparece representada la voluminosa figura de la reina de Punt seguida por un pequeño asno. La inscripción dice: “el burro que tuvo que transportar a la reina”. Prueba de que los egipcios encontraban graciosa la escena es que la copiaron muchas veces.

En un buen número de textos los escribas bromean acerca de los demás oficios, que contemplan con superioridad. Incluso en tumbas privadas aparecen burlas sobre algunos de los trabajadores.

Imagen: www.touregypt.net/featurestories/humor.htm


Una característica que se repite es la de representar animales como ratones o gatos realizando tareas humanas. Aparecen azotando a cautivos o conduciendo carros. Hay un papiro en el que un león y un antílope juegan ante un tablero mientras un gato cuida de los gansos. Se ha sugerido que podría tratarse de ilustraciones para fábulas de animales, pero, si es así, no ha sobrevivido ningún texto. Hay también una ratoncita sentada ante un tocador mientras es atendida por sus servidoras gatas, mientras otra de ellas lleva a su bebé ratón. Un rey ratón, montado en un carro, ataca una fortaleza defendida por gatos. En Tell el Amarna un grupo de monos va en un carro, y el conductor guarda un asombroso parecido con Akhenaton, por lo que cabe imaginar una intención satírica. 

En la mitología egipcia también pueden encontrarse ejemplos de su sentido del humor. Muchas de las confrontaciones entre Horus y Seth rozan lo burlesco, como la vez en la que ambos acuerdan un combate naval y Seth es engañado para que construya su barco de piedra, con lo cual se hunde.

Los antiguos egipcios encontraban graciosa, la embriaguez, las bufonadas y la sátira política. También ellos contaban chistes. Se ha querido ver uno de ellos en un relato que aparece recogido en el papiro de Westcar, que data de 1600 a. C., en tiempos de los hicsos. Sería el segundo más antiguo, después de uno sumerio sobre flatulencias y que se remonta al 1900 a. C.

Imagen: www.touregypt.net/featurestories/humor.htm

El supuesto chiste egipcio, que circula por ahí hasta la saciedad, dice que para entretener a un faraón que está aburrido se le hace navegar en una barca repleta de muchachas vestidas solo con redes de pescar y se anima al faraón a salir de pesca. Ignoro por qué se ha tomado eso por un chiste, pero no parece que en realidad se trate de tal cosa, si uno se toma la molestia de leer el relato del que está extraído. El papiro narra unos cuentos ambientados en la corte del faraón Keops. Cada uno de los hijos del faraón cuenta uno de ellos. El que nos ocupa es el tercero, y a él pertenece este fragmento:

“Entonces Baufra se levantó para hablar y dijo:

—Contaré a Vuestra Majestad una maravilla que ocurrió en tiempos de vuestro antepasado Seneferu, y es algo que hizo el sumo sacerdote.

Entonces contó la historia de la joya verde.

…[Senefru recorría] cada habitación del palacio en busca de distracciones, pero no encontraba ninguna. Entonces dijo:

—Ve en busca del sumo sacerdote y escriba Djadjamankh.

Y de inmediato fue llevado ante él. Entonces el rey le dijo:

—He recorrido cada habitación de palacio en busca de diversiones, pero no encuentro ninguna.

Entonces Djadjamankh le dijo:

—Oh, podéis ir al lago de palacio, y cargar una barca con todas las mujeres hermosas de vuestro palacio. Vuestro corazón se alegrará al verlas remar, y al ver los hermosos juncos del lado y los hermosos prados a la orilla del agua. Vuestro corazón se animará con esto, así que prepararé una barca…”

Seneferu reúne veinte jóvenes vírgenes y les da las redes para que se las pongan. Cuando salen en la barca, una de ellas pierde un amuleto muy querido, un pez de turquesa que es insustituible para ella, y no quiere seguir adelante, de modo que el sumo sacerdote hace que las aguas se separen para recuperarlo. Creo que, contrariamente a lo que se afirma, no hay ninguna intención de chiste en todo el relato.


En otro papiro, del año 1200 a. C., aparece el siguiente:

Tres hombres de Adab tenían sed por el camino. Uno poseía el buey, otro la vaca y el tercero el cargamento del carro. El dueño del buey se negaba a ir a por agua porque temía que mientras tanto un león le comiera al animal; el dueño de la vaca tampoco quería porque pensaba que la vaca podría escapársele y perderse en el desierto; el dueño del cargamento no se decidía porque pensaba que, si iba, le robarían el cargamento. Así que fueron los tres juntos.

En su ausencia el buey copuló con la vaca, que parió un ternero que se comió el cargamento. Pregunta: ¿A quién pertenece el ternero?

En el 1114 a. C. un personaje de nombre Tjaroy allude en una carta a su reputación contando chistes. Uno de ellos ha ofendido a su amigo, y Tjaroy no comprende que de pronto reaccione así, si lo conoce desde hace tiempo y sabe cómo es: 

“He oído que estás enfadado y que me has vilipendiado por culpa del chiste de aquella carta, aunque fue Henuttawy [su esposa] quien me hizo poner algunos chistes. Eres como la mujer que es ciega de un ojo y lleva veinte años casada. Cuando el marido decide abandonarla por otra, le dice: “me divorciaré de ti porque dicen que no ves de un ojo”, y ella le responde: “¿Y has necesitado veinte años para descubrirlo?”. Igual ocurre conmigo y con mis chistes."

Y esta máxima data de entre el 304 a. C. y el 30 a. C:

“El hombre está aún más ansioso que el burro por tener sexo. Lo único que lo detiene es la billetera.”


Bibliografía:
Red Land, Black Land: Daily Life in Ancient Egypt - Barbara Mertz
Cracking Codes: The Rosetta Stone and Decipherment - Richard B. Parkinson
www.touregypt.net/featurestories/humor.htm

www.ancientegyptonline.co.uk/westcar-turquoise-pendant.html

28 comentarios:

  1. Bien, yo primera por una vez. Madame, me saco el sombrero ante su investigacion, que me viene de perlas para un curso que estoy haciendo y hasta la 'teacher' que deben conocerla por alla, la Lic. Cristina Wargon, está mas que sorprendida con sus hallazgos y ha encontrado interesantes coincidencias en su material. Ni bien lo haga publico, envio el informe correspondiente y los creditos para su distinguida pagina!!!!
    Esta entrada tambien es oro en polvo. solo nos faltan los asirios y estamos hechos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, madame. Me alegra que le sea de utilidad.

      Feliz domingo.

      Bisous

      Eliminar
  2. Está claro que ni el tiempo ni la distancia son serios obstáculos para el humor, más eterno que los dioses y que no entiende ni de lenguas, ni de culturas ni de fronteras.
    Por cierto, ese apéndice que sobresale -sobresaliente es la mejor nota- de Bes (¿Lo "ves"?)confiere a la estatuilla un valor añadido, además del del humor. ¿Tendrá algún sentido?
    Un saludo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, lo tiene: recuerde que Bes es también el dios de la sexualidad.

      Feliz domingo.

      Bisous

      Eliminar
  3. Buenos días, madame:

    Lo cierto es que es complicado hacerse a la idea del humor que pudieran tener los egipcios, a quienes imaginamos siempre con un carácter severo. Es normal que tuvieran espacio para el humor, si no, no hubieran sido personas.

    Me ha sorprendido mucho el dato de Ibiza, jamás lo hubiese relacionado con los egipcios.

    Que pase un buen día. Un saludo de sus amigos anónimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bes llegó a Ibiza no con los egipcios, sino con los fenicios.
      Pero el sentido del humor egipcio se percibe como mucho más distante de nosotros que el de los romanos, por el que parece que no han pasado los años.

      Feliz domingo

      Bisous

      Eliminar
  4. ¿Una especie de mezcla entre Nana Bunilda, el bufón de la corte y Faemino y Cansado con algunos elementos del Club de la Comedia y Tip y Coll? Jo, es que no hemos inventado nada. Lo único que fue haciendo la Historia fue transformar lo que los neandertales fueron inventando, usando y sufriendo. Qué lástima que siempre nos enseñen la Historia como algo falto de humor y vivencias personales. Pero bueno, con tus artículos nos conformeremos. Son estupendos. Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Madame:

    Me ha sorprendido lo de Ibiza, que mantiene la alegría de vivir.

    Coincido en que muchas veces no relacionamos a los egipcios con humor, y las imágenes que nos muestran cine y TV tampoco la mejoran.

    Sin embargo, como todo pueblo, tiene su forma de ver la vida con humor y suspicacia.

    Besos Madame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dios Bes sigue rigiendo a Ibiza, por lo que se ve.

      Feliz domingo, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  6. Como se ve, el humor no tiene límites terrenales ni temporales.
    Buen domingo, madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no los tiene. A veces se adentra francamente en el mal gusto.

      Feliz domingo, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  7. Me gusta el dios Bes, sumamente útil, pero no tatuaría su imagen en mis nalgas.
    Bisous, Madame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, madame, yo tampoco.

      Feliz domingo

      Bisous

      Eliminar
  8. "después de uno sumerio sobre flatulencias y que se remonta al 1900 a. C" Humor básico en estado puro. Si es que el humor no entiende de barreras temporales...

    Este año hice un curso de lengua clásica egipcia y supongo que lo continuaré el año que viene, así que le enseñaré este artículo a mis profesores.

    Bisous!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madame, qué hallazgo. Dentro de nada podrá usted contarnos chistes en jeroglífico y todo.

      Feliz tarde de domingo.

      Bisous

      Eliminar
    2. Solo sé... hacer frases con verbos nominales (ser/estar). Me apunté al curso porque, después de estudiar tipología lingüística, me entraron ganas de estudiar las estructuras de una lengua no indoeuropea y vi los carteles del curso por la facultad. Fue una señal, tal vez de Bes...

      Bisous!

      Eliminar
  9. Interesante una visión desconocida de los egipcios como es el humor, aunque a algunos no les veo la gracia, quizás por no ser un egipcio de aquella época. Me ha llamado la atención el origen del nombre de Ibiza, creo que fue fundada como colonia por los cartagineses, aunque coincide en su raíz lingüística con el dios Bes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, fueron ellos, los cargagineses, los fenicios, los que le dieron ese nombre e introdujeron a Bes. Los fenicios y cartagineses también veneraban a Bes.

      Feliz tarde, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  10. Toda civilización que se precie, además de rigor en las leyes, normas sociales que faciliten la vida, en las ciencias que preserven a estas, etc. necesita de una buena porción de humor para soportar los contratiempos que vienen aparejados con el ejercicio de vivir: sólo quien sabe reírse de sus propios contratiempos sabe encontrar los recursos para superarlos.
    Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora lo necesitamos más que nunca, monsieur, pero lo cierto es que se nos acaban los chistes.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  11. Con sentido del humor, irónicos, socarrones y sarcásticos, desde luego.

    Me hizo mucha gracia la imagen de la ratoncita servida por gatas o el rey ratón que ataca un castillo plagado de gatos. Ya entonces se percataban de que a menudo el enemigo más peligroso es el que tenemos al lado disfrazado con piel de cordeo (o de gato, ene ste caso).
    Seguro que si alguno por aquel entonces se dio por aludido no le haría la misma gracia (sobretodo a las gatas del tocador jajajajaja)

    Bisous Madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El inconveniente de civilizaciones tan antiguas y misteriosas es que podríamos estar interpretando mal sus intenciones, y lo que tomamos por satírico tal vez tuviera para ellos otro significado. Quién sabe.

      Feliz tarde, madame.

      Bisous

      Eliminar
  12. pues será que tengo yo el día torcido o algo, pero no le veo mucho qué al humor egipcio.
    y lo que les faltaba a los de ibiza, que les hicieran palmas con lo de 'la isla de la diversión'. quiera dios que nadie descubra que el origen de la palabra hispania no es tierra de conejos, y sea tierra de casinos. estamos listos.
    ay madame. asco de lunes.

    bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, yo tampoco se lo veo al humor egipcio. Así como el de los romanos nos resulta tan próximo, este está a años luz.
      Ibiza, desde luego, sigue siendo la isla del dios Bes. El resto es más bien la tierra de los pringaos, en más de un sentido.

      Feliz tarde, monsieur.

      Bisous

      Eliminar
    2. Estando totalmente de acuerdo con "El Gélido Tolya" y la subsiguiente repuesta de la autora de este magnífico blog - La Dame Masquée -, tan sólo me que añadir, siendo más prosaico, que a mi este tipo de humor "algo" arcaico no me hace ni puta gracia. Lo cual me lleva inexorablemente, a la siguiente reflexión: 1) ¿Es que yo no entiendo este humor de los antiguos egipcio?, y, de ser así 2) ¿Hay alguien en este foro - o la propia autora de este blog - que, por favor, me lo pueda explicar? Ojalá fuera así; de tl coma que, por adelantado, OS estaría muy agradecido. Un amable saludo. 👏

      Eliminar
    3. Me gustaría saber quién y por qué se ha cancelado - o censurado, no sé - el hacer comentarios libres en este blog.

      Eliminar
    4. No se sulfure, monsieur. No está usted censurado. Activo la moderación para poder ver en mi escritorio cuándo me han dejado un nuevo comentario en entradas antiguas. En las entradas nuevas no está activado. Podría recibirlas por correo, pero es que últimamente ya recibo demasiadas cosas así, y no quiero saturarlo más.

      No, yo no puedo explicarle el humor egipcio. Me queda muy lejos, y tampoco es mi época. Yo soy más bien barroca y tal.

      Muchas gracias, monsieur.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)