domingo, 9 de junio de 2013

20 curiosidades sobre la antigüedad


1- El faraón Pepi II, para evitar que las moscas se posaran sobre él, siempre tenía a su alrededor varios esclavos desnudos con el cuerpo untado de miel.

2- Los antiguos egipcios adiestraban a los mandriles para que sirvieran las mesas.

3- El anticonceptivo más antiguo del mundo, según el papiro de Petri, fueron los excrementos de cocodrilo, que la mujer egipcia se untaba mezclados con miel. Al parecer la mezcla no generaba las condiciones ideales para que sobrevivieran los espermatozoides.

4- Afortunadamente llegaron los griegos, y con ellos grandes avances. Ya no fue necesario que la mujer se sometiera a semejante tormento, porque aquellos sabios varones llegaron a la conclusión de que, para evitar concebir, bastaba con que la mujer se agachara y estornudara tras el acto sexual. Eso debió de simplificar mucho las cosas.

5- El papiro de Berlín, en torno al 1800 a. C., contiene instrucciones para hacer un test de embarazo en el que los antiguos egipcios empleaban cereales humedecidos con orina. Si la cebada crecía, significaba que la mujer esperaba un hijo varón; si crecía el trigo, esperaba una niña. Y si no crecía nada, no estaba embarazada.


6- Según Herodoto, las mujeres egipcias orinaban de pie, mientras que los hombres lo hacían sentados. 

7- Para mantener la forma curvada de la nariz de Ramsés II, los embalsamadores la rellenaron con pimienta en grano.

8- Algunas tumbas del antiguo Egipto incluían retretes. Incluso se encontró junto a uno de ellos una caja de adobe que se supone que contenía arena para echarla por encima de las deposiciones de los muertos.

9- Los antiguos egipcios se afeitaban las cejas en señal de luto cuando fallecía su gato. Amaban tanto a estos animales sagrados que matar a uno estaba castigado con la muerte.

10- Los sumerios hacían publicidad de la cerveza. El primer cartel publicitario conocido data del año 4000 a. C. Consiste en una tablilla hallada en la actual Siria y que muestra a una mujer con dos copas. La inscripción dice “Bebe cerveza con corazón de león”

11- Según Plinio el Viejo, Esquilo murió cuando un águila que sujetaba una tortuga entre sus garras voló sobre su cabeza calva y, tomándola por una roca contra la que romper el caparazón de su presa, arrojó la tortuga contra el cráneo pelado del pobre Esquilo y lo mató en el acto. Se decía que un oráculo había pronosticado su muerte ese día por el derrumbe de un edificio, debido a lo cual tomó la precaución de pasear al aire libre. Aunque Esquilo nunca hubiera escrito nada, se habría ganado a pulso igualmente su sobrenombre de “padre de la tragedia”.

12- Las prostitutas de la antigua Grecia llevaban unas sandalias con suelas claveteadas para que al caminar dejaran marcada en el suelo la palabra AKOLOUTHEI (sígueme).


13- Para los antiguos griegos, arrojarle una manzana a una mujer equivalía a una propuesta de matrimonio. Dicha tradición encuentra sus raíces en la mitología: la diosa de la discordia estaba enojada por no haber sido invitada a la boda de Peleo y Tetis, de modo que, como venganza, deslizó en la fiesta una manzana de oro con la inscripción “para la más hermosa”. Hera, Atenea y Afrodita se disputaban el trofeo, y Paris era el encargado de emitir el veredicto. Eligió a Afrodita, que le prometió a cambio la más hermosa mujer de la tierra. Desde entonces la manzana se consideraba consagrada a la diosa, y arrojar una era un modo simbólico de declararse. Por tanto, recogerla significaba que la propuesta era aceptada.

14- En Esparta, las mujeres que morían al dar a luz eran tratadas como guerreros caídos en combate.

15- Como los griegos no tenían servilletas, para limpiarse los dedos usaban bolitas de miga de pan que luego arrojaban a los perros.

16- Los pitagóricos no solo se abstenían de comer carne, sino que también evitaban las alubias. Parece ser que esto se debía a sus creencias de que si se enterraba una alubia durante 40 días y se la cubría con estiércol, adoptaría forma humana. Por tanto, comerlas era prácticamente canibalismo, porque eran aptas para alojar un alma entre encarnación y encarnación. Claro que Cicerón opinaba que los pitagóricos no comían alubias simplemente porque producían molestos gases.

En cualquier caso, Pitágoras llevó hasta tal extremo su convicción que, según la leyenda, cuando sus enemigos prendieron fuego a su casa y lo obligaron a huir, se detuvo al llegar ante un campo de judías y declaró que prefería morir antes que tocarlas. Aquel fue su fin.

Pitagóricos celebrando el amanecer - Bronnikov

17- Aparte de abstenerse de las alubias, los pitagóricos tenían algunas extrañas normas, como por ejemplo:

No recoger lo que se ha caído 
No tocar un gallo blanco 
No partir el pan 
No pasar sobre un travesaño 
No remover la lumbre con hierro 
No comer de una hogaza de pan entera 
No coger una guirnalda 
No comer corazón 
No dejar que las golondrinas aniden en el tejado de la propia casa 
Cuando el puchero se quita de la lumbre, no dejar su marca en la ceniza. 
No mirar un espejo al lado de una luz 
Al levantarse de la cama, enrollar las sábanas y hacer desaparecer la huella del cuerpo.

Pero la más sorprendente de todas (estamos en la antigua Grecia) era la que establecía la igualdad entre hombres y mujeres dentro de la orden pitagórica.

18- El cartaginés Aníbal guardaba serpientes venenosas en recipientes de arcilla e instruyó a sus soldados para catapultarlas sobre el enemigo y repeler el ataque de los barcos romanos. 

19- En la antigua Roma los plebeyos utilizaban todos los dedos de la mano para comer, de modo que para saber a qué clase social pertenecía a un individuo solo había que observar cómo tomaban el alimento. Si usaban tres dedos, procedían de una buena familia.


20- En Pompeya se hallaron numerosos graffiti recogidos en el Corpus Inscriptionum Latinarum. Estos, que aparecen en el volumen IV con los números 8442 y 7716 respectivamente, son algunos de los más curiosos:

Inscripción a la derecha de la puerta del bar de Athictus: “Me zumbé a la camarera”.

Casa de Pascius Hermes, a la izquierda de la puerta: “Al que cague aquí, cuidado con la maldición. Si la desdeñas, puedes tener a un furioso Júpiter por enemigo”.


22 comentarios:

  1. Bellas curiosidades, Madame. Lo de los esclavos untados de miel me parece macabro; la mujer orinando de pie la he visto, evidentemente no egipcia sino de esta tierra. Algunas muy divertidas, Madame.
    Bisous

    ResponderEliminar
  2. ¡Ah, ma chere dame, ojalá fuera todo tan sencillo como lo pintaban en el punto 4, la de sustos que ahorraría!

    Bonsoir!

    ResponderEliminar
  3. no salgo de mi asombro. Los metodos anticonceptivos son tan inocentes que me imagino cuantos niños habran nacido si la mujer no pudo estornudar a tiempo y lo del estiercol.... me estremece de sólo pensarlo.
    Esclavos untados con miel, da risa, imagino que a ellos no les pasaría igual.
    Muy interesante Madame.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  4. Sabía de los anticonceptivos griegos y egipcios, pero eso de tener mandiles como camareros está genial.
    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Interesantes curiosidades. Al historiador que nos informó de las costumbres de los pitagóricos, se le olvidó decirnos, qué clase de drogas tomaban. Lo de las serpientes de Aníbal, leí que lo hizo no contra Roma, sino en su última batalla, al servicio del rey de Bitinia contra Pérgamo. De los métodos anticonceptivos...Vaya por Dios, qué mancha de brutos.

    Buen catálogo de curiosidades de la edad antigua, madame.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El rey Prusias de Bitinia estaba en guerra con Pérgamo, que a su vez era aliada de Roma. Según Cornelio Nepote, las fuerzas de Pérgamo eran muy superiores precisamente porque contaba con las naves romanas, y de ahí que Aníbal tuviera que recurrir a dicha estratagema.

      Y pensar que dentro de unos siglos alguien pensará que nuestras costumbres y creencias son igual de peculiares!

      Bisous

      Eliminar
  6. Lo del faraón Pepi es una muestra más del poder absoluto del soberano, pero lo de estornudar la mujer para no quedarse embarazada es curioso, sobre todo viniendo de los griegos, tan racionales y filosóficos. Que tenga muy buena semana, madame. Bisous.

    ResponderEliminar
  7. Queridos amigos, disculpen que no les responda individualmente, pero ando bastante escasa de tiempo hoy lunes. Les pido mil disculpas.

    Gracias a todos.

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Hola Madame:

    El punto 4 tiene su aquel...si estornuda y se sale todo ;D.

    Lo de Anibal fue al menos ingenioso.

    Los pitagóricos eran algo así como supersticiosos.

    Siempre hay curiosidades como estas.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. me zumbé a la camarera. mira que ha hablado usted de cosas curiosas y costumbres que hoy nos pueden parecer absolutamente descabelladas, pero ha sido poner el 'me zumbé a la camarera' y pensar que, naturalmente, los antiguos para según qué cosas, eran igual de modernos que los demás. de la pintada al facebook.
    veo que ha escrito sobre Catalina y me lo he saltado. me dispongo a leérmelo.

    buen lunes, madame.

    bisous!

    ResponderEliminar
  10. El punto 11...tiene tela:de una forma o de otra ese día era fatídico para Esquilo...posiblemente si hubiera pasado por debajo de un edificio igual no le pasa nada...

    Que bien sienta esta entradita por lo menos te arranca una sonrisa lunera:)

    Feliz lunes madame.

    ResponderEliminar
  11. ¡Madame, cuánto me he reído! Confieso haber permanecido con la boca abierta desde la primera curiosidad hasta la última. Y admito no haber tenido idea previa de ninguna de ellas.

    Las que me causan mayor curiosidad, si cabe, son las que se refieren a los asuntos de los anticonceptivos. ¡Madre mía, excrementos de cocodrilo! Y estornudar después... ¡qué ingenuas eran algunas almas!

    También me sorprendió el asunto de las suelas e las prostitutas dejando su mensaje subliminal sobre la arena. Realmente muy curioso.

    Bisous, chère.

    ResponderEliminar
  12. Me he reído un buen rato con esta entrada.
    A veces pienso que la humanidad está totalmente majareta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Algunas son muy divertidas; otras, sorprendentes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. ¡Pero qué poco hemos cambiado en algunas cosas, Madame! Seguro que el que escribió que se había "zumbado a la camarera" tenía el ego bastante hinchado.

    Ahora, menos mal que hemos avanzado mucho en relación a los anticonceptivos. A estos egipcios y griegos les tendrían que haber regalado el aparatito ese que anuncian por la tele que mide el grado de ovulación de la mujer.

    Muy divertida su entrada. Me ha sacado unas cuantas carcajadas. Que pase un buen día, querida Dame.

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado madame. Paso a dejarle mi cariño y mis deseos de una feliz semana. Bisous

    ResponderEliminar
  16. Qué genial, poder enterarnos de cosas tan curiosas. Las que tienen que ver con la anticoncepción, todo un hallazgo. Todo me resulta curioso e interesante. Tu blog,es mi hallazgo!

    un fuerte abrazo, Madame. (hoy veré si alguien me tira una manzana, aparte del frutero si no se las pago, e intentaré no dejar huellas que confundan a mi paso.)

    ResponderEliminar
  17. Todas las cosas de rarito que tenía Pitágoras se las perdonamos con la aclaración que hizo de los pitagóricos al final.Aunque menudo problema tendría la mujer del filósofo matemático si el tipo iba por la vida arrojando cosas por el piso. Respecto a los anticonceptivos gracias a Dios que apareció Galileo y se le dió por comprobar si las cosas resultaban antes de ponerlas en práctica.Besitos. Claudia.

    ResponderEliminar
  18. Algunas de estas curiosidades creo haberlas leído en alguna parte. Por cierto, no conozco a nadie que se depile las cejas en señal de luto por su gato, aunque, quién sabe, quizá un día se ponga de moda. Y el colmo de la mala suerte fue Esquilo: estaba en el lugar equivocado en el momento más inoportuno.
    Un besito

    ResponderEliminar
  19. Buenísimo, como siempre. Los esclavos untados en miel como repelente de moscas, el anticonceptivo a base de heces de cocodrilo y el manzanazo romántico me han encantado...

    Bisous!

    ResponderEliminar
  20. Hay que ver los pitagóricos. Tan catetos como los lados del triángulo en el famoso teorema. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  21. Me parece un blog interesante. Me han recordado las curiosidades de Pompeya a otras que vi por allí. Lo de los anticonceptivos tiene su puntito....

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)