lunes, 13 de mayo de 2013

Los trabucaires, bandoleros catalanes

Trabucaires - Imagen por Jorge Lizana

En el siglo XVIII la pobreza era muy acusada. Había en España poco trabajo y mucha miseria. Se calcula que solo en Castilla existían más de 150.000 vagabundos y desempleados en general entre una población que entonces era tan solo de 12 millones en todo el país. Madrid y también las zonas del litoral, tradicionalmente fuente de riqueza, eran los puntos a los que acudían los desposeídos en busca de oportunidades, de modo que la pequeña industria que se había creado en Cataluña se veía impotente para absorber tanta mano de obra. 

Cataluña, pues, fue arrastrada al desastre y también hubo de padecer el desempleo. Los mossos d’escuadra detenían a los parados y los enrolaban en el ejército como un modo de aliviar el grave problema que se estaba generando. Esto, junto con la miseria, fue otra de las causas del bandolerismo: muchos hombres preferían echarse al monte antes que ser alistados a la fuerza como soldados. Hecha su elección, la necesidad los impulsaba a cometer algún pequeño delito como por ejemplo el robo de gallinas en masías alejadas de las aldeas, pero en ocasiones se terminaba en un asesinato. 

Las medidas que tomaba el gobierno central eran insuficientes; la gente abandonaba los pueblos y apenas quedaban agricultores. La insuficiencia agrícola era una catástrofe que daba al traste con todo. Eran los tiempos del motín de Esquilache, a quien la gente culpaba de todas las calamidades. 

Yo, el ministro primero, 
Marqués de Esquilache Augusto, 
Rijo la España a mi gusto 
Y mando a Carlos III. 

Por si la situación no estaba lo bastante mal, en 1766 se produce una pésima cosecha en toda España, especialmente en Castilla, Aragón y Andalucía. Eran tiempos de injusticia en los que los ricos robaban impunemente a los pobres. El bandolero andaluz Diego Corrientes hacía justamente lo contrario: al igual que Robin Hood, robaba a los ricos para dárselo a los pobres. Dicen que él pronunció estas palabras: 

“Pregonan mi cabeza porque salgo al camino y le quito al rico lo que entrego al pobre; y dejan sueltos por el mundo a más de cuatro bribones que roban sin conciencia ni exposición y hasta asesinan o hacen asesinar a fin de enriquecerse.” 

Diego fue arrestado, ahorcado y descuartizado. 


La miseria afecta en realidad a toda Europa en mayor o menor medida. En Francia, donde el problema era enorme, estalla la Revolución, y la primera influenciada por las ideas revolucionarias, dada la proximidad geográfica, es Cataluña. Además las materias primas dejan de llegar a las industrias textiles, y el malestar se acentúa. 

Para entonces la situación era tan penosa como refleja este informe que un capitán de mossos d’escuadra escribe a sus superiores: 

“El desorden es muy grande. Las calles son lugares peligrosos para cualquiera, y es por causa, principalmente, de que las fábricas están sin algodón y con esto quedan muchos en las calles y suceden insultos a todos los instantes”. 

En Barcelona los días en los que había una ejecución los maestros llevaban a sus alumnos y los padres a sus hijos. En el momento en que moría el condenado, los niños recibían un bofetón que pretendía ser aleccionador, para que no siguieran nunca aquel peligroso camino que tal parecía ser el único que se abría para ellos. 

La justicia de la época distaba de ser ideal. Un ladrón podía ser castigado a pasear desnudo con el cuerpo impregnado en alquitrán y los objetos robados colgando de su cuello. Y los que robaban en una iglesia no eran considerados sacrílegos, sino herejes, por lo que eran directamente conducidos a la hoguera. Por otra parte, la situación de las cárceles ante tan elevado número de delincuentes era alarmante, y había fugas constantes. 

En el siglo XVIII la palabra trabucaire designaba en Cataluña, simplemente, a un combatiente armado de trabuco. En esa época el más famoso fue Carrasclet, una especie de guerrillero que luchaba contra las tropas de Felipe V. Posteriormente se designó con ese término a los guerrilleros que combatían en la guerra de la Independencia; pero pronto las actividades de los trabucaires fueron degenerando hacia la delincuencia común, un mundo en el que se alcanzaron elevadas cotas. 

Los desórdenes provocados por la guerra de la Independencia aumentaron el caos. Fue el momento de Josep Pujol Barraca, conocido como el Boquica, natural de Barcelona y nacido el 26 de septiembre de 1778. Cuando la invasión napoleónica, el Boquica ya tenía una cuadrilla de bandoleros con la que se había hecho célebre. Comenzó luchando contra los franceses, pero más tarde se puso al servicio de Napoleón, lo que probablemente justifica la leyenda negra que lo convirtió en el más sanguinario de cuantos bandidos habían habitado la sierra. Su grupo, que ascendía a unos 250 hombres, era conocido como los miquelets del Pujol. 

Eren dos-cents miquelets 
Els que en Pujol comanava 
Ni servien a n’el rei 
Ni servien a la patria. 

De todos modos, eran muchos los bandoleros que se habían enrolado como confidentes entre los soldados de Napoleón, a cambio de obtener su recompensa cuando los franceses obtuvieran la victoria. Cuando los oficiales del emperador supieron que había uno con una banda tan numerosa y que al parecer deseaba unirse a ellos, la orden de ganarlo para la causa llegó de inmediato. El Boquica se vio convertido en comandante de sus propias fuerzas. 

Cuentan que el Boquica fue convocado un día para comunicarle su nuevo nombramiento en una gruta muy escondida que desde entonces se conoce como la Cova del Lladre (la cueva del ladrón). 

Companys, ja som francesos —exclamó entonces cuando un oficial francés le entregó una bolsa llena de monedas de oro. 

Pero los franceses perdieron la guerra, y su retirada de la península hace insostenible la posición del bandolero, que cruza con ellos la frontera como exiliado. 

No se libraría durante mucho tiempo: el gobierno español pidió la extradición, y Francia la concedió de inmediato. Cruzó la frontera atado de pies y manos, tumbado en una carreta, y el 1 de agosto de 1815 era ahorcado tras haber sufrido tormento. 

El Boquica se considera el antecedente más próximo de las partidas de trabucaires, es decir, de los bandoleros que surgieron a la sombra de las perturbaciones políticas de la época, como el famoso en Felip. Con el regreso de Fernando VII, el terreno quedaba abonado para que los bandoleros proliferaran como hongos. 


Bibliografía:
El bandolerismo catalán: los trabucaires - Jeronimo Fontes


39 comentarios:

  1. Yo sabía de los bandoleros andaluces, pero no de los catalanes. Como siempre, gracias, Madame, por informarme.

    ResponderEliminar
  2. Interesante historia. Ante tanta miseria y sin trabajo es natural que muchos se dedicaran a robar. Tristes tiempos ya pasados.

    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. seguro que son tiempos pasados, madame?

      Muchas gracias por la visita.

      Feliz comienzo de semana.

      Bisous

      Eliminar
  3. Fueron tiempos difíciles, madame; era una España nueva, con una dinastía diferente y con nuevos hábitos y costumbres y la gente no se acababa de habituar. Si a ello añadimos que la carestía, el hambre y la necesidad no terminaban nunca, tenemos esta mendicidad, estos robos por necesidad y la la aparición del bandolerismo moderno en España. Estupenda entrada, como la de la Venatio en Roma, que acabo de leer, al no poder hacerlo antes por estar unos días de vacaciones.
    Que tenga muy buena semana. Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesantísima entrada, Madame.

      Está claro que en tiempos de miseria surgen los bandoleros por todas partes, es un síntoma de degradación en toda sociedad.

      Me ha llamado la atención la segunda imagen. He podido leer algo de "Muñoz, París, 75", pero no acabo de identificar al autor.

      Gracias por hacernos ver que no siempre el pasado fue mejor.

      Que tenga un buen día, querida Dame. Un saludo.

      Eliminar
    2. Monsieur Paco, parece que los tiempos son siempre difíciles, en unos casos porque la dinastía es nueva y en otro porque es demasiado vieja. La carestía, el hambre y la necesidad parecen no cesar nunca, pero me alegra constatar que ustedes lo perciben como algo del pasado.

      Feliz semana también para usted, monsieur.

      Bisous

      Eliminar
    3. Si en tiempos de miseria surgen los bandoleros, entonces habrá que estar alerta.

      Lo malo, querido equipo, es que el presente tampoco es mucho mejor.

      Feliz comienzo de semana

      Bisous

      Eliminar
  4. como no hubo miscelánea este viernes, le aconsejo esta canción de lluis llach, 'el bandoler':
    https://www.youtube.com/watch?v=jHz1QruQgZI
    o la 'cançó del lladre' de sisa.
    https://www.youtube.com/watch?v=v0FrZJTScJo
    como diría rajoy, los catalanes hacemos cosas. no siempre las que se esperan, por eso.

    que tenga buen lunes madame!
    bisous!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco la canción, monsieur. Quién sabe la de veces que la habré escuchado hace mil años. Me gustaba mucho.

      El bandolerismo es fácilmente esperable, y común a todas partes. Los bandoleros andaluces fueron aún más famosos. No hace mucho conocíamos también a Cartouche y toda esa corte de los milagros en el corazón del mismísimo París. E incluso podríamos remontarnos a algún Dick Turpin inglés. Etc., etc. A veces es lo que queda.

      Feliz comienzo de semana, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  5. La miseria y el hambre parece ser de los motivos que obligan a los hombres a delinquir y la muy maldita está siempre viva en la historia de la humanidad.

    Recuerdo un cuento que comenzaba con estás palabras; "era tal el hambre que en la ciudad no quedaban ratas ni bichos..." No recuerdo el autor, sólo que la frase me impacto y sí recuerdo que transcurría en el 1700.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Terrible. Algo así ocurría en los largos asedios. Hasta las ratas eran un buen plato cuando no había otra cosa.

      Feliz día, madame.

      Bisous

      Eliminar
  6. En esto del bandolerismo no había nacionalidades. En todas partes había gente dispuesta a "echarse al monte". Daba igual que fueran catalanes o castellanos. Igual que ahora: los chorizos actuales no entienden de patrias. Sólo en aquellos tiempos difíciles, la miseria y el hambre eran las que empujaban a muchos a jugarse el pellejo en estas lides.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de hecho hace poco dedicábamos varios capítulos al francés Cartouche, contemporáneo del Carrasclet, y anteriormente también había aparecido el madrileño Luis Candelas por aquí. Y en esta misma entrada mencionábamos al andaluz Diego Corrientes. Daba igual la nacionalidad, españoles, franceses, ingleses... Si había hambre y había paro, las opciones eran pocas.

      Feliz día, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  7. Madame, una entrada muy aleccionadora.
    El bandolerismo en Cataluña ha dejado huella en algunas zonas de interior, como Vic o Ripoll.
    En tiempos de inestabilidad política, guerras y miseria económica, aparece una delincuencia, más o menos organizada, que campa por sus respetos en sustitución del Estado,cuando este desaparece o es incapaz de ordenar la vida social. Algo parecido está en las bases del nacimiento de la mafia en Sicília.
    Buenas tardes y bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, madame. Las mafias son las nuevas organizaciones de los delincuentes, mucho más eficaces. Resultan unas perspectivas temibles, porque luego, superado el problema inicial, es muy difícil deshacerse de ese nuevo que se ha generado.

      Feliz comienzo de semana

      Bisous

      Eliminar
  8. Muchas gracias Madame. Qué estudiosa está ud, qué blog tan divino tiene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias,madame. Procuramos mantenerlo limpito y eso.

      Espero que haya tenido un feliz cumpleaños.

      Bisous

      Eliminar
  9. Situación endémica, Madame: "eran tiempos de injusticia en los que los ricos robaban impunemente a los pobres". ¿Y cuándo no?

    Y ahora nos quejamos del deplorable espectáculo de la televisión: "en Barcelona los días en los que había una ejecución los maestros llevaban a sus alumnos y los padres a sus hijos".

    Y en ese revuelto de la situación económica y política, con la invasión francesa de por medio, los trabucaires en Cataluña, los armados de trabuco, jugando al patriotismo, al mercenario o al bandolerismo. También los hubo en las altas esferas personas que vieron la ocasión de arrimarse al poder del instante y sacar tajada. Los trabucaires fueron ajusticiados, pero los españoles tuvimos (tuvieron) que padecer no haber pasado por la revolución francesa.

    ¡Qué tiempos, Madame, qué tiempos!

    Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre, siempre los ricos han robado impunemente a los pobres, pero unas veces más que otras. Eso se mide por la cantidad de pobres que van quedando en el camino. Y temo, monsieur, que la segunda mitad del XVIII acabe por ser un triste espejo nuestro.

      Lo malo de los deplorables espectáculos actuales es que ni siquiera pueden alegar en su defensa que lleven como motivo educar, aunque sea de forma equivocada.

      Feliz tarde, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  10. Hola Madame:

    Una triste historia que parece que se repite de tiempo en tiempo. Solo difieren las personas. Y supuestamente en estos tiempos estamos mejor preparados para afrontar problemas como estos (eso que llaman estado del bienestar...)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, monsieur, ya se ve lo bien preparados que estamos. Así nos luce el pelo.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  11. En estos tiempos el tal Boquica no se habría" echado al monte",más bien tendría una casa de lujo en Marbella y conduciría un Ferrari acompañado de una hermosa mujer que le ayudaría a pasar el "botín" por la frontera.
    Como siempre una interesante entrada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son mejores tiempos estos para los ladrones, en efecto. Parece haber muchas más facilidades.

      gracias, madame.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
  12. Cuando el ser humano llega a estos extremos es porqué la desesperación es muy grande:el hambre no tiene modales, la injusticia siempre se ceba con el mas desfavorecido y hasta se puede justificar estos actos.

    Esta entrada hace reflexionar que la gente sin trabajo y los pocos ricos azuzando esto es de recibo...

    Madame crucemos los dedos

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay cosas que solo pueden acabar de una manera si se tensa tanto la cuerda, madame.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
  13. Muy buenas las rimas. No conocía nada de estos trabucaires.
    Ya he aprendido algo nuevo, estos eran como los Robin Hood, pero a la catalana.
    Bisous , buenas noches y mejor semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, de todo había. No se crea usted que todos los bandoleros eran generosos, o que sentían algún reparo en robarle a un pobre.

      Feliz día, madame

      Bisous

      Eliminar
  14. Qué entrada más curiosa, madame.
    Por lo visto habían bandoleros por toda España.
    Y el apodo de Josep Pujol (este apellido unido al robo suena muy actual) parece más maño que catalán.

    Por otra parte, con Fernando VII todo fue a peor. Lamentablemente.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había bandoleros por toda Europa, monsieur. No sé por qué la gente piensa que es un fenómeno español, o andaluz. Ya verá el día que comencemos con los ingleses.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
  15. Una vez me quisieron alistar en un grupo de trabucaires para las fiestas y eso... Y este a punto de decir que sí, para darme el gusto de disparar....
    Creo que por esas fechas algunas masías se fortificaron. Llegaron a ser omnipresentes. Fíjese ahora: los mossos de esquadra son incapaces de proteger las masías, de nuevo, y los payeses montan patrullas (sin armas, en principio), porque les han robado 7, 8, 12 veces. Una entrada actual.
    Saludos, madame. Dicen que hoy es martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monsieur, hay gustos que no se puede uno permitir, porque luego se empieza y ya no se para.

      La situación vuelve a ser muy peligrosa, monsieur. Nunca aprendemos, al parecer.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
  16. Creo que el bandolerismo en Cataluña se puede rastrear desde un mayor tiempo atrás (incluso aparecen en El Quijote), pero precisamente en los siglos XVIII y XIX se concentran quizá los más famosos. Hace poco tiempo he leído la novela de Sánchez Piñol "Victus" sobre la Guerra de Sucesión en Cataluña y aparecen muy bien reflejados estos bandoleros que en muchos casos se ponían a los órdenes de uno u otro bando por dinero, como mercenarios.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, madame, es que el trabuco es del siglo XVIII, y no hay trabucaire sin trabuco :)

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  17. Desconocía estas situaciones, pero veo que ha habido crisis muy profundas en la historia de España que nunca hemos oído hablar de ellas. Interesantes los bandoleros, que por cierto los hay para todos los gustos, pero que al menor descuido caen en manos de la justicia y mueren precisamente ajusticiados.
    UN saludo, Madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dentro de los bandoleros, en efecto, los hay para todos los gustos. Unos nos resultan más simpáticos, mientras que con otros resulta imposible empatizar.

      Feliz día, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  18. Creo que es el artículo más detallado sobre los trabucaires de Barcelona que he leído, te felicito por ello. Hace unos días tuve la oportunidad de asistir a las galejades de los trabucaires de Barcelona durante la Mercè y fue genial!

    Me encantaría compartir con vosotros el artículo que he preparado sobre ese día http://irbarcelona.com/galejades-con-los-trabucaires-de-barcelona-por-la-merce/

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, monsieur. Disfrutaremos de su artículo con mucho gusto.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
  19. 11 DIAS Y 10 HORAS DE ESTAT CATALÀ
    Y LA MOSCA TSÉ TSÉ TSECESIONISTA,
    PARA EL SEÑOR PUIGDEMONT.
    (en cómodas dosis)

    1641: Cataluña, asustada por el asesinato del Virrey, busca protección en Francia
    y Richelieu (sí sí, el de los tres mosqueteros) promete reconocer una República Catalana. El botarate e inseguro Pau Claris la declara el 17 de enero de 1641. Seis días después, el 23, Cataluña es invadida por Francia y sometida a las instituciones francesas. Cagalera colectiva y posterior petición de ayuda al gobierno español.
    Duración de la "República Catalana": 6 DIAS
    (No está mal para ir haciendo boca)

    1873: (se les ha olvidado ésta, a los insignes "pantumaca"):
    Un grupo de políticos declara la independencia de Cataluña enmedio de la convulsión de la I República Española.
    Duración de esa Segunda República Catalana: 2 DIAS.
    (Hemos retrocedido)

    1931, Francesc Macià (jubilado y ex Militar de Ejército Español) da un golpe de Estado y proclama el Estat Català dentro de la República Española (ya llevamos tres)
    y lo hace en plena II República. Le pica la mosca tsé tsé tsecesionista pero le paran los pies en Prats de Molló, con un par de conversaciones.
    Duración del evento: 3 DIAS.
    (Leve progreso)

    1934, Lluis Companys (ex Ministro de Marina, muy español, algo desnortado, torpe e inseguro, aficionado a los toros) otro golpista al que también le pica la mosca tsé tsé tsecesionista y declara muy forzado el Estat Català dentro de la República Española, el 6 de octubre de 1934, instigado por su Caganer en Cap, Josep Dencás
    (el de las alcantarillas)
    Duración de este Estat Catalá: 10 HORAS.
    (Grave retroceso)

    Duración total de la Cataluña autodeclarada independiente:
    11 DIAS Y 10 HORAS.
    con alcantarillas incluidas.

    No hay más comentarios, señoría.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)