jueves, 4 de octubre de 2012

Inglaterra feudal

Castillo de Bodiam, Inglaterra

Inglaterra, como era común a los reinos europeos, era una sociedad feudal. En el año 1066 Guillermo el Conquistador había alcanzado el trono, estableciendo una monarquía de origen extranjero en los dominios anglosajones. También reformó la Iglesia introduciendo una mayor disciplina y rigidez, según los cánones normandos, y administró la justicia con mano de hierro. Fue tal su éxito en este sentido que se afirmaba que, a su muerte en 1087, “un hombre podía viajar cubierto de oro por todo el país sin ser estorbado”. 

La Inglaterra normanda era una sociedad rural. La mayoría de la gente trabajaba la tierra, y solo una pequeña parte vivía en las ciudades La tierra era fértil, y prosperaba la población, estimada en dos millones y medio hacia 1200. Pero la esperanza de vida era corta debido a la peste, el hambre y las condiciones de vida. 

Los reyes normandos distribuían las tierras entre sus condes, barones y obispos, que se convertían en sus vasallos. Esto conllevaba la obligación de prestar servicios militares a su soberano. A su vez los vasallos del rey tenían sus propios barones y caballeros que les prestaban juramento de fidelidad. En la base de la pirámide se encontraban los más humildes: los villanos y los siervos. Estos últimos estaban sujetos a la tierra, que trabajaban para sí mismos y para su señor, y no podían abandonar sin su permiso. El señor feudal tenía la obligación de proteger a sus vasallos, y todos los súbditos debían fidelidad al rey además de a su señor más inmediato. 

A mediados del siglo XII la población sajona había acabado por aceptar el yugo normando. Enrique I había intentado suavizar las relaciones con los conquistados casándose con una princesa de linaje sajón, sufriendo por ello las burlas y el desprecio de sus barones. Eran los normandos quienes poseían la mayor parte de las tierras; se imponían las leyes normandas y el francés normando fue el idioma oficial de la corte y de los tribunales de justicia hasta finales del siglo XIV. En cuanto a la lengua oficial del gobierno, era el latín a partir de 1066. Pero en tiempos de Enrique II normandos y sajones habían comenzado a mezclarse. 


El rey era el poder supremo en la Inglaterra feudal. Solo respondía ante Dios. No había Parlamento antes de Enrique III, y el gobierno corría a cargo de la persona del rey y de su Gran Consejo. Por tanto, la personalidad y habilidades del rey eran de crucial importancia para el bienestar de su reino. 

Se daba por sentado que la corona debía transmitirse de un miembro a otro de la familia reinante, pero a pesar de los esfuerzos de Enrique II, la ley de primogenitura no quedó firmemente establecida hasta el siglo XIII. Antes de eso el candidato designado por su predecesor era el que sucedía normalmente, siendo confirmado, al menos en teoría, por elección popular, una parte esencial del rito de coronación. 

Se suponía que el rey gobernaba “por la gracia de Dios”, de quien era representante en cuanto al poder temporal. La ceremonia de coronación databa del reinado de Edgar, en el siglo X, basada en el ritual utilizado por el papa para coronar a Carlomagno, y confería al rey un carácter sagrado. Una vez coronado y ungido, el monarca quedaba investido con autoridad divina para gobernar, y podía comenzar a reinar propiamente. Hasta los tiempos de Eduardo I, los años de reinado se contaban a partir del día de la coronación del rey. Esta especie de santidad del monarca se aceptaba en toda la Cristiandad. Desde Enrique I en adelante, a todos los reyes se les atribuía el poder de curar las escrófulas mediante la imposición de manos. 

A pesar de este carácter semidivino, los reyes también tenían obligaciones para con sus súbditos. Debían mantener la paz dentro de la Iglesia y del Estado, prohibir el crimen y la violencia y mostrar equidad y piedad en todos sus juicios. El modo de llevar a cabo estas tareas, sin embargo, era cuestión de interpretación personal. Como comentaba Juan de Salisbury, “el príncipe solo está controlado por el juicio de su propia mente”. Juan también pensaba que un rey debería saber leer y escribir, para poder leer la ley de Dios y “pensar en ella todos los días”


El rey era la fuente de toda justicia; promulgaba y mantenía la ley y el orden, y presidía la curia regis o corte suprema, bien personalmente o en espíritu. Los señores que administraban justicia recibían su autoridad de él. Era también responsabilidad del monarca nombrar a los jefes de la Iglesia y del Estado, determinar la política exterior, declarar la guerra o firmar la paz, así como actuar como comandante supremo de los ejércitos, que a menudo dirigía en persona. Para financiar todo esto recurría a las rentas de las tierras de la corona y gravaba con impuestos lo que consideraba necesario. 

Londres no fue reconocida como la capital del reino hasta finales del siglo XII. En realidad Inglaterra no tenía una sede central del gobierno. La corte era itinerante; se movía de castillo en castillo. En tiempos de Enrique II Westminster se convirtió en el centro de la burocracia y la justicia real. La abadía de Westminster, construida por Eduardo el Confesor en el año 1065, y el palacio de Westminster, que databa de la época sajona, se convirtieron en centro de rituales y ceremonias que aún se celebran en la actualidad. 

El rey gobernaba en consulta con sus principales nobles, que formaban el núcleo de lo que era en realidad una aristocracia militar cuyo poder se asentaba sobre los castillos que construían para someter y dominar la tierra. Introducidos tras la conquista Normanda, estas construcciones eran al principio estructuras simples consistentes en una torre de madera conocida como torre del homenaje, y que albergaba el gran salón y los aposentos en los que dormía la familia. La privacidad era un privilegio de las personas de alto rango, mientras que el resto se acostaba sobre jergones de paja en el salón. La torre se erigía sobre un montículo de tierra rodeado por una empalizada de madera y un foso. Dentro de la empalizada había una zona abierta para los talleres, establos y una cocina. Esta se construía separadamente para evitar el riesgo de incendio. En tiempos de peligro, los campesinos que buscaban protección en su señor feudal contra los invasores podían refugiarse allí con su ganado. Cada castillo estaba a cargo de un alguacil a quien se le confiaba la misión de mantener la paz en la región durante la ausencia de su señor. 

Saetera

Durante el siglo XII muchas fortalezas de madera fueron reconstruidas en piedra, con torres cuadradas que las hacían más apropiadas para resistir un asedio. Las murallas de estos nuevos castillos eran muy gruesas, y por ventanas tenían tan solo saeteras. A menudo húmedos, con corrientes de aire y suelos de tierra cubierta de juncos, se calentaban mediante un hogar central encendido en el gran salón. El humo salía a través de un conducto abierto en el techo. También se utilizaban braseros en las habitaciones más pequeñas, pero las chimeneas integradas eran raras aún en la Inglaterra de la época, pues no podían adaptarse fácilmente al diseño de las torres. Sin embargo sabemos que Leonor de Aquitania tenía una instalada en Winchester. 

Los caballeros pertenecían a la clase inferior de la élite militar, y con frecuencia encontraban un negocio lucrativo en la guerra. Además de su paga, que iba subiendo constantemente, podían esperar beneficios del rescate de prisioneros enemigos o del botín de guerra. Los ritos mediante los cuales se armaba caballero variaron y se hicieron cada vez más elaborados. 

Una de las actividades favoritas de los caballeros eran los torneos, que se hicieron populares en Francia durante el siglo XI, pero que en Inglaterra no se legalizaron hasta 1194, en tiempos de Ricardo Corazón de León. Los primeros torneos eran simples ocasiones para que los guerreros se entrenaran para la batalla; comenzaban con combates singulares llamados justas, y terminaban con una violenta mêlée. Era cosa común que hubiera muertos y heridos durante su transcurso. De hecho Enrique II y Leonor de Aquitania perdieron a uno de sus hijos en un torneo. 

Los caballeros podían ganar buenos premios y mucho dinero con este tipo de competiciones, y hacerse muy populares y socialmente reconocidos. En el siglo XIII, con el desarrollo del concepto de caballerosidad y cortesía, los torneos comenzaron a regularse mejor y a regirse por un código más estricto. 

Fue para identificar a los participantes por lo que surgió el código heráldico a finales del siglo XII, pues los heraldos anunciaban al caballero mencionando primero su blasón. 


50 comentarios:

  1. Es lo que tiene ser visto por los demás como un delegado de Dios: Leí algo sobre sobre aquello de "El rey te toca, Dios te cura" así que el rey siempre estaba a salvo del fracaso.
    Celebro verla publicar de nuevo.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, monsieur. “Le roi te touche, Dieu te guérit”. Eran reyes taumaturgos, algo que se mantuvo con singular anacronismo y perduraba en la Francia de Luis XVI.

      Gracias, monsieur. Feliz tarde.

      Bisous

      Eliminar
  2. Cuando los poderosos están controlados únicamente por el juicio de su propia mente, llegamos al sinsentido, al salvaje imperio de todos al servicio del semidiós.
    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuántos juicios se pierden al someterse únicamente a su propio control. No es de extrañar que hubiera tantos reyes y emperadores locos.

      Feliz tarde, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  3. Que paseo tan agradable por el feudal inglés. Y es curioso, creo que es común pensar en que los castillos de piedra, de los que todavía podemos disfrutar de alguno, surgieron como setas, pero no. Primero fueron poco más que pequeños fortines de madera, como bien dice usted.
    Por fin es viernes, madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegaron a proliferar como setas, en efecto, pero partieron de algo más modesto y que nunca imaginamos así :)

      Feliz fin de semana, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  4. El feudalismo inglés si lo estudiamos en los libros de historia durante el bachillerato, se trataba de una estructura férrea y lo que llama mucho mi atención el que el Rey gozase de un carácter semi divino más acorde con los países orientales politeistas como Egipto por citar uno.
    Madame, hay una película sobre Leonor de Aquitanía donde se recrean sus últimos años, la protagonizó Katherine Herpburn que hace una interpretación magistral, se la recomiendo.
    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. The Lion in Winter :)

      La he visto tres o cuatro veces, y cada una de ellas la he disfrutado enormemente. Qué diálogos tan sólidos y qué interpretaciones! Además la Hepburn es una de mis grandes debilidades.

      Muchas gracias, madame.

      Feliz fin de semana

      Bisous

      Eliminar
  5. Buenos días

    Un artículo muy interesante, como todos los demás que he leído en esta bitácora. Te felicito por este rincón de Internet tan lleno de historia y de ajedrez.

    Por cierto, me he dado cuenta de que en el lateral hay poemas ajedrecísticos con imágenes. Despistado que soy, que llevo ya un tiempo leyendo.

    Un saludo.

    Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, monsieur, por su amable visita y por hacerme saber que tiene la amabilidad de dedicar su tiempo a este tablero.
      Los poemas están un poco camuflados, así que seguramente no es usted el único que no se ha dado cuenta :)

      Feliz fin de semana

      Bisous

      Eliminar
  6. melé! está bien eso de que el rey tiene que tener la capacidad de leer y escribir para pensar en Dios todos los días. no por otra cosa. magnífico.
    como magnífico ha sido el artículo de hoy.
    ya se la echaba de menos madame.

    que tenga un fin de semana apacible.

    muchos bisous!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es. Así el pueblo ya no hace falta que aprenda, porque ya se ocupan de esas cosas la Iglesia y el rey. Y mientras unos rezan, a otros les toca trabajar.

      Muchas gracias, monsieur

      Feliz fin de semana

      Bisous

      Eliminar
  7. Me alegra leerla nuevamente y me encanta que sea para aprender nuevas cosillas sobre mi querida Inglaterra, un reino que admiro y al que me une un particular afecto.

    Bisous y buen finde, querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su espíritu, madame, siempre se encuentra allí :)
      Es usted la reencarnación de una de aquellas damas de la Regencia.

      Feliz fin de semana

      Bisous

      Eliminar
  8. Interesante y completo recorrido por la Inglaterra feudal, con sus castillos, su rey semidivino todopoderoso y autócrata y su nobleza belicosa hasta en tiempos de paz. En lo más bajo de la pirámide los siervos de todos y los señores de nadie. Así era la sociedad en aquellos tiempos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en cierto modo no ha cambiado tanto. Cambiamos la aristocracia por la plutocracia y todo sigue más o menos igual.

      Feliz fin de semana, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  9. Hola Madame:

    Quizás la Inglaterra medieval es mi parte favorita de la historia británica. Gran parte de ella las escribieron los plantagenet.

    También me gusta mucho la cinematografía que nos ha dado más idea sobre la época. Ivanhoe, Camelot o the lion in winter...

    Besos Madame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, monsieur, Ivanhoe es otra de mis favoritas! Tanto la novela como la película. Mire, ya me ha apetecido volver a verla :)

      Feliz fin de semana

      Bisous

      Eliminar
  10. Guillermo el conquistador que falta que haces en este mundo de hoy tan desacatado de las buenas costumbres y de la vida...
    el cine de esta época es romántico, me vi todas las pelim "el leon en invierno" me encanto, saludos Madame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero no creo que a mí me gustase mano tan dura, madame. Aun con sus inconvenientes, suele ser más sano un soplo de libertad.
      El cine, desde luego, siempre trata este periodo con un delicioso romanticismo. Tiene algo hermoso esa época.

      Feliz fin de semana

      Bisous

      Eliminar
  11. Es algo que pienso cada vez que visito un castillo antiguo: no debían ser sitios cómodos para vivir. Lo que es natural, por otra parte, ya que, además de las "penurias" propias de la época, los más antiguos eran más cuarteles que palacios.
    Buen fin de semana, Madame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no eran cómodos, desde luego. Yo me hubiera matado por aquellas escaleras, además, seguro.

      feliz fin de semana también para usted, monsieur.

      Bisous

      Eliminar
  12. Hace tiempo que me encontré con el notable Borges al costado del texto principal. Es un poema magnífico, yo no lo conocía. Ilustrado hermosamente con imágenes de distintas épocas, es muy placentero detenerse en él. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Va como anillo al dedo en este tablero :)
      Qué mejor ornamento que un poema de Borges que además representa tan bien nuestra intención.

      Buenas noches, madame

      Bisous

      Eliminar
  13. El rey era el poder supremo solo respondía ante Dios. Gobernaba “por la gracia de Dios”, representaba Dios, por si fuera poco quedaba investido con autoridad divina para gobernar. Ahora comprendo porque hay tanto incrédulo, menudo desprestigio del pobre Dios que seguro nada tenía ver en todo este asunto.Me ha gustado la lectura del post.
    Bisous y buen domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que las interpretaciones de cada rey eran de lo más libres, madame.

      Muchas gracias y feliz domingo también para usted.

      Bisous

      Eliminar
  14. El código heráldico se creó para identificar a los caballeros en las batallas, eso creo. Y sino, ve y mira el tapiz de la Reina Matilde, allí, un caballero señala con la mano a otro y dice - él es el duque - para evitar confusiones. Me refiero al tapiz de Bayeux.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, madame. Ya he tenido ocasión de visitar un par de veces el tapiz de Bayeux en el Centre Guillaume le Conquérant, donde se exhibe en Normandía.

      En aquel tiempo no existía aún la heráldica en su sentido más propio. Los caballeros del tapiz que usted menciona portan escudos, pero no hay aún un sistema de blasón hereditario, y la heráldica, como usted sabe, alude a un sistema hereditario. Los blasones comenzaron a heredarse a mediados del siglo XII.

      En cualquier caso, nos referimos al código, al lenguaje, y no al blasón en sí. Es obvio que los caballeros llevaban sus blasones a la batalla desde mucho antes, pero en los torneos los heraldos anunciaban a cada caballero describiendo las figuras de su escudo, creando así un lenguaje propio que a finales del siglo XIII sería recopilado en los armoriales. La heráldica es esencialmente la ciencia de los heraldos :)

      Feliz domingo

      Bisous

      Eliminar
  15. Habia leido por ahi el famoso "Toque del rey" para curar las deformaciones .Muy buen post madame sobre una parte fundamental de la historia inglesa .Nada como un buen rey normando para tomar las riendas de dos millones de habitantes .
    Un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, creo que la mayoría de sus súbditos hubieran preferido un rey sajón, aunque no pudieran viajar cubiertos de oro por todo el país :)

      Feliz domingo, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  16. Desde luego, lo más llamativo es cómo se desarrolló la lengua inglesa,su expansión y poderío. En tres siglos -more or less-un Shakespeare escribió verdaderos prodigios en una lengia casi recién nacida. Y en cuanto a la seguridad, ahí tenemos la vieja discusión entre seguridad y libertad. El país era la mar de tranquilo pero quizás la población estaba acoquinada con el normando.

    Bisous y muy buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, seguramente ellos hubieran elegido otra cosa. Bueno, de hecho habían elegido otra cosa.

      Buenas noches, madame

      Bisous

      Eliminar
  17. Un placer volver a leer de nuevo sus entradas.
    saludos, madame

    ResponderEliminar
  18. El que quiera vivir en un castillo, despues de leer este articulo cambio raudamente de opinion. Vivir en una torre de madera con un monton de gente o entre piedras humedas, muertos de frio en invierno y a oscuras no era nada lindo ni mucho menos. Preferible la choza del campesino, mas aireada, y mas facil de caldear.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no sé, madame, a mí me los sorteen sin papeleta :)

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  19. He leído sobre la época de Leonor de Aquitania y esta entrada me ha recordado las relaciones que había en aquella sociedad en la que Dios y el rey eran lo sagrado. Una exposición muy interesante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad lo siguen siendo, monsieur. Si lo piensa, no hemos cambiado tanto.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  20. Muy buen artículo, justo ahora estoy empezando a leer más acerca de la Inglaterra normanda ( recomendadísimo el libro de Marjorie Chibnall, "Anglo-Norman England,1066-1166" que desgraciadamente no sé si ha sido traducido al castellano) por lo que esto me viene de perlas. Una única duda, ¿no se supone que la ley de primogenitura se impone en el S.XVIII? Al menos tal y como la conoces hoy en día... Tenía entendido que era así, pero ahora mismo tampoco lo tengo muy claro.

    ¡Un saludo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monsieur, usted se refiere al Bill of Rights, que data de tiempos de Guillermo de Orange y donde estableció la ley de sucesión tal como fue concebida en adelante, con algunos particulares como por ejemplo estipular que el rey no podía ser de madre católica. El hombre tenía que justificar sus derechos, y con el anterior sistema lo tenía mal.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  21. Muy interesante el desenlance de esta reseña

    Fueron tiempos duros y tipos duros pués su máxima siempre eran las batallas.

    El pueblo llano era bueno de someter debido a su extrema ignorancia .

    Poder,clero.Los dos pilares en que se sostenía la sociedad medieval...y que aun funcionan.Por eso un pueblo para ser gobernable tiene que ser inculto y pobre.

    -LO QUE INTENTAN HACERNOS AHORA ESTOS GOBERNANTES...

    Es un placer pasar por vuestro rinconcito madame.

    Por eso nos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mire que lo están consiguiendo, madame. Ojala hicieran todo igual de bien que fabricar pobres.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  22. Acercandome a ti a traves de estas lineas, deseandote una muy buena semana y compartiendo algo leido:

    "Si exagerásemos nuestras alegrías, como hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia"

    Cariños

    ResponderEliminar
  23. Y pensar que las cortes castellana y catalana fueron siempre itinerantes y que la capital de los Reinos Hispánicos no se estableció hasta el siglo XVI... Londres lo era ya de Inglaterra desde el siglo XIII. Spain is different, desde luego. Los castillos debían de ser todo menos cómodos. Así no me extraña que uno muriera de pulmonía a las primeras de cambio a pesar de tener una gran chimenea en cada habitación (en muchas cabían hasta 10 hombres).
    Un besito.
    P.D. Ya estoy de vuelta, madame, como ve

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno se moría pronto entonces, sí. Cómodos no eran los castillos, pero aun así resultan encantadores :)

      Buenas noches, madame

      Bisous

      Eliminar
  24. Interesantísimo. Lo de las cortes ambulantes en España creo que duró, por lo menos, hasta finales del siglo XV o inicios del XVI, pues los reyes católicos deambulaban también de un lado para otro. En cuanto al gobierno por la gracia de Dios...Ay, eso sí que ha durado mucho más. Enriquecedor como siempre, madame. Beso su mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, madame. Todavía suceden muchas cosas por la gracia de Dios y para desgracia nuestra.

      Muchas gracias, madame.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  25. Muy interesante como siempre. Y me sorprende el inicio de los castillos, una siempre piensa en grandes edificios de piedra y ya veo que no.

    Bisous, Madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran algo bastante más modesto de lo que después llegaron a ser :)

      Buenas noches, madame

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)