lunes, 2 de julio de 2012

La Rebelión de Wyatt

María Tudor

En enero de 1554 estalla en Kent una sublevación dirigida por Sir Thomas Wyatt, hijo del famoso poeta de su mismo nombre al que se le había atribuido una relación con Ana Bolena. El joven tenía un carácter ciertamente conflictivo, y diez años antes había sido arrestado junto con el conde de Surrey por dedicarse a romper cristales en plena borrachera. Poco después se unía a las tropas inglesas que luchaban en Francia. 

Fue capaz de vivir en paz unos pocos años, hasta la muerte de Eduardo VI en 1553, cuando tomó parte en la conspiración del duque de Northumberland para sentar en el trono a Lady Jane Grey en lugar de María Tudor. Pero María lo perdonó esa vez. 

Wyatt tan solo tardó unos meses en volver a lanzarse de lleno a una nueva conspiración. El principal motivo era en esta ocasión el gran descontento que se había extendido entre el pueblo ante la decisión de la reina, María Tudor, de casarse con Felipe II, y el objetivo de los rebeldes era destronarla. 

La llama de la rebelión pronto se iba extendiendo a Gales y a los condados del sur. Wyatt, a la cabeza de un pequeño ejército, marcha sobre Londres. El embajador del emperador se había enterado de los planes y puso sobre alerta al Lord Canciller. En torno a la reina todo es desconcierto, pero ella permanece impávida; reúne a las milicias leales y se enfrenta a los insurgentes. Tras derrotarlos, Wyatt es capturado. María, victoriosa, hace elevar por todas partes horcas y cadalsos. Los prisioneros eran tantos que no había suficientes prisiones para contenerlos, y fue preciso utilizar las iglesias. La mayoría de ellos, gente del pueblo que se había unido a la sublevación, fueron perdonados, pero 90 de los rebeldes serían ejecutados. 


Después la reina se vuelve hacia su hermanastra Isabel, la más beneficiada en caso de haber triunfado la sublevación. 

Ella no ha intervenido, al menos de un modo ostensible. Pero evidentemente la intención de los conjurados era sentarla en el trono. Wyatt le escribió varias veces, pero ella, prudente, se guardó de confiar sus respuestas al papel. De ese modo, aunque las sospechas acerca de su complicidad fueran muy fuertes, faltaban las pruebas. 

No obstante, la reina le ordena abandonar su residencia de Hatfield y unirse a ella en Westminster. Una vez allí la hace entrar en la Torre por la “poterna de los traidores” y la encierra en un calabozo. Wyatt está encadenado en una mazmorra vecina. 

El 15 de marzo el rebelde comparecía ante el tribunal. No tenía defensa posible, de modo que fue condenado a muerte. Sin embargo, la ejecución fue retrasada por algún tiempo, seguramente esperando arrancarle alguna declaración que comprometiera a la princesa Isabel. Se cree que fue torturado a tal fin, mas todo en vano. Ante el cadalso, a punto de ser ejecutado, insistió en la inocencia de Isabel, algo que pesó mucho en la opinión de la gente, que confiaba en la palabra de un hombre que estaba a punto de morir. Pensaban que nadie querría dejar este mundo con un pecado sobre su conciencia. 

Pronto rueda en el tajo la cabeza de Wyatt, y se temía que siguiera la de Isabel. Pero no es tan sencillo en su caso: la princesa es hermana de María, y además serían indispensables ciertas fórmulas judiciales. La princesa cautiva se atrinchera en sus negativas de un modo que toda la astucia de los inquisidores no logra forzar. Además tiene a una buena parte del pueblo de su parte. 

Thomas Wyatt el Joven

Al cabo de dos meses de terrible angustia en los que cada día se levantaba pensando si sería el último para ella, por fin se abrieron las puertas de la Torre. Más tarde contaría al embajador de Francia que, si la hubieran hecho subir al cadalso, la única gracia que hubiera solicitado de la reina habría sido que le cortaran la cabeza no con hacha a la inglesa, sino con espada a la francesa. 

Su vida está a salvo, pero eso no significa que vaya a quedar en libertad. María ordena que sea confinada en el condado de Oxford, en la mansión de Woodstock, cuyo gobernador, Sir Henry Bedingfield, será para ella un carcelero estricto y antipático. 

La princesa tenía prohibido recibir todo tipo de visitas, leer un libro o enviar una carta que previamente no hubiera pasado la censura del Sir Henry. Las doncellas eran simplemente espías en las que no podía confiar, y había guardias día y noche en todas las puertas de la casa. 

A pesar de tantas vejaciones, Isabel no pierde su buen humor. Prueba de ello es el dístico que se entretiene en grabar con un diamante sobre un vidrio de la ventana: 

Mucho se me ha sospechado 
Y nada ha sido probado.

32 comentarios:

  1. Siempre se dice que el odio o los celos de un hermano y razón de más al ser hermanastra: son terribles y en este caso por el poder.

    Muchas gracias por este relato tan interesante.-Ya se le echaba en falta madame!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, madame. Disponemos de menos tiempo del que pensábamos, pero bueno.


      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
  2. Al parecer María Tudor tenía buen corazón, es muy difícil perdonar a alguien que ha estado a punto de asesinarte; porque imagino que ése era finalmente el objetivo al tratar de destronarla. Habría falta saber qué lazos unían a Isabel con Wyatt, por las cartas y la muerte exculpándola dejan a la vista un cabo: que la relación existía. El otro cabo lo deja entrever Isabel en el cristal de la ventana. No proclama su inocencia, ni pide justicia; sino se parapeta en el enroque inexpugnable de que "nada se ha probado"

    Un gran abrazo, como siempre muy interesante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo, monsieur, que esa inscripción es tal vez lo más acusador contra ella. Es como un canto de alabanza a su astucia, como queriendo decir "yo he sido más lista".

      Feliz día, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  3. Muchas veces la familia se ve comprometida en las actuaciones de los hermanos. No queda pues claro si era culpable o no. De todas maneras perdonarle la vida no creo que la llenara de felicidad, pasándose el resto privada de libertad y de todo contacto con el exterior.
    Como siempre muy bien contado.
    Bisous y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le pido disculpas, madame: creo que tenía que haber explicado que la princesa Isabel fue después la reina Isabel. No, no pasó el resto de su vida privada de libertad, sino que alcanzó el trono y reinó largos años.

      Muchas gracias, madame, aunque he tenido el gran fallo de no mencionar ese dato importante.

      Feliz día.

      Bisous

      Eliminar
  4. Eran años críticos aquellos. Abundaban las conspiraciones, las traiciones, y, cómo no, las ejecuciones. El año pasado estuve visitando el castillo de María Estuardo en Edimburgo, y recibí una buena clase de historia durante el recorrido de parte de un amigo escocés.
    Las idas y venidas de la monarquía británica son material interminable para varias novelas!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un lugar encantador y sobrecogedor al mismo tiempo. Impresiona lo pequeños que eran los aposentos de la reina, pero de ese modo eran más fáciles de calentar en invierno.

      Feliz día, madame

      Bisous

      Eliminar
  5. qué hermanas con tan buen rollo. Hay nobles de estos, que se meten en jardines y rebeliones y tal, que parece que es que se aburren de vivir y desean fervientemente que les den matarile.
    ¡yo he estado en ese woodstock! qué lugar tan encantador, pero que gente tan secuna.

    me alegra verla por aquí, madame!

    bisous!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero imagino que usted estaría escuchando música, y eso espanta a todos los fantasmas :)

      Muchas gracias, monsieur.
      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
  6. Las rebeliones que no triunfaron son casi olvidadas y seguro que en número más numerosas que las victoriosas.
    No conocía, madame, a Wyatt.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue más famoso su padre, desde luego.

      Feliz día, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  7. Es lamentable que María e Isabel aún siendo hermanas se tuviesen como enemigos de por vida, no considero que la responsabilidad fuese de ellas, más bien se la achaco a su padre, considero que era María quien tenía derecho a heredar el trono por ser la mayor pero sin embargo no simpatizo con ella por lo que conozco de su reinado, me pregunto si no tuvieron otro camino más que el del enfrentamiento.
    Bisous, Madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su padre la lió parda, sí. Al final quedaban todas por bastardas.

      Feliz día, madame

      Bisous

      Eliminar
  8. Parece increíble la constancia de algunos personajes a la hora de intrigar, quizá confiando en la fortuna. Y olvidando el perdón que se les ha otorgado. No puede extrañarnos que, tras haber sido perdonado una vez, María no quisiera repetir. Beso su mano, madame, y me alegro de la entereza de Isabel que obtendrá, también, su recompensa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con su hermana, sin embargo, parece que no estaba dispuesta a darle tantas oportunidades. Suerte para Isabel que fue lo bastante astuta.

      Feliz día, madame

      Bisous

      Eliminar
  9. Y naturalmente supongo que Wyatt sería protestante.
    Ya se que llego tardísimo hoy, pero es que he tenido un día horroroso, y no crea que ha sido por ninguna resaca por la victoria de ayer.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo era, monsieur.
      Espero que el día horroroso haya terminado y no de paso a otro. Le aseguro que los míos también lo están siendo.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
  10. El hijo de un poeta metido a conspirador... desde luego su propia existencia daría pie a una buena novela de intriga y su final a una esmerada elegía. ¿Hasta donde llegaba el trato real con Isabel?

    No sé qué hubiera sido preferible para la princesa pues vivir eternamente vigilada y confinada no es un fin deseable para nadie.

    Bisous

    E.B.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, pero no fue su caso. Como le explicaba a Katy, les pido disculpas por no aclararles que se trataba de la futura reina Isabel. Como ve, su final fue bastante bueno :)

      Feliz día, madame

      Bisous

      Eliminar
  11. AAAaaaaaaah mi "querida" reina Isabel, santo honorario de mi predilección (véase mi rictus torcido). Sí, me temo que fue bastante mejor que el de María.

    Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje, nada que ver con la reina Victoria, me temo. Y sin embargo, yo admiro a esta mujer.

      Feliz semana, madame

      Bisous

      Eliminar
  12. Maria resulta antipatica si vemos su retrato de vieja, con sus rasgos prietos; y un tanto ridicula enamoraa de un hombre mas joven que como guinda de postre no la queria. Pero recien ahora se han puesto a estudiarla, y ha resultado que ha sido -junto con otros defenestrados soberanos con o sin razones- una reina bastante buena, y no solo de corazon. Considerando que no les temblaba el pulso a muchos para condenar a mansalva, las famosas 'matanzas' de Maria son un puñado, le puso bastante freno al marido por enamorada que estuviese. Lastima que se dejo influenciar en demasia por la Iglesia; de ponerles coto a estos hubiera pasado directamente a la historia como una de las grandes y el cancer que le hacia creer que estaba embarazada una y otra vez que no la hacia quedar bien. Isabel era astuta tambien, no le iba en zaga en caracter, no pensaba pedir perdon ni clemencia, y corre con la ventaja de la edad. Si no se hubieran enfrentado por materia de religion, juntas hubieran sido dinamita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pienso que el personaje de María Tudor fue excesivamente maltratado y denostado. No me salían las cuentas de lo de Bloody Mary después de haber intentado yo misma contar los cadáveres que su padre había ido sembrando a su paso.

      Feliz día, madame

      Bisous

      Eliminar
  13. Pocas hermanas hay en la Historia que se llevasen tan sumamente mal y que tan poco se pareciesen en todos los sentidos como María e Isabel. Y hasta la muerte de la primera, la segunda iría visitando las cárceles, torres y castillos ingleses hasta que la corona ciñese su cabeza. Lo más gracioso de todo es que ambas hermanas están enterradas juntas... ¡quién lo iba a decir!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es extraño que se llevasen tan mal en este caso. Su padre se encargó bien de sembrar la discordia y liarla parda.

      Feliz día, madame

      Bisous

      Eliminar
  14. Excelente muestra de estilo: la tensión de las vicisitudes en las que rodaron tantas cabezas, persiguiendo una confesión imposible, la tensión, decía, se rompe en las olas que llegan diamantinas a su consecución lógica:

    Mucho se me ha sospechado
    Y nada ha sido probado.


    La vida tiene sentido para aquel que tiene alma de poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. E incluso para los que no la tenemos, monsieur. Pero siempre resulta bonito dejar una confesión en verso y grabada con un diamante.

      Feliz semana

      Bisous

      Eliminar
  15. Aun despues de tanto tiempo, puede sentirse el odio que le tuvo Maria a su hermanastra Isabel, encerrarla en la torre en aquel entonces, no fue lo mas acertado para Maria, ya que asi, el pueblo amaria mas a la joven Isabel, y terminarian aborreciendo a la reina...

    Muy interesante madame, cualquier contenido Tudor es muy preciado para mi... Beso su mano, hasta pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si Isabel conspiraba contra ella, era bastante normal que su hermana se enfadara. Y a juzgar por esos versos que dejó Isabel, yo creo que María la conocía bastante bien.

      Muchas gracias, monsieur.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
  16. Ese: y nada ha sido probado, la verdad es que dice mucho de Isabel, es como si se estuviera jactando de su astucia. Igualmente al final fue reina y durante mucho tiempo además.

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, madame. Igualmente fue reina, y además reinó muchísimos años. Dio lugar a toda una era.

      Feliz semana

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)