domingo, 20 de mayo de 2012

Las tabernas de Mesopotamia


Haré que estén cerca coperos, mozos de taller y cerveceros, mientras mezclo abundante cerveza, mientras me siento magníficamente bebiendo cerveza en un clima gozoso, escanciando bebidas, sintiéndome alegre con gozo en el corazón e hígado feliz. (Canción sumeria) 


En la antigua Mesopotamia las tabernas eran casas de placer donde los hombres bebían cerveza, escuchaban música y se relacionaban con prostitutas. Los muros estaban decorados con imágenes de mujeres desnudas y escenas eróticas, y la patrona de estos locales era Ishtar (Inanna para los sumerios), la diosa del amor, a la que las taberneras —pues habitualmente eran mujeres— dirigían sus plegarias. En aquel ambiente alegre y desinhibido, se cantaban canciones de amor, compuestas como un diálogo acompañado por un instrumento musical, temas que se caracterizaban por la pasión y el deseo sexual. 

Cuando estoy sentada en la puerta de una taberna,
yo, Ishtar, la diosa
soy prostituta, madre, esposa, divinidad.
Soy lo que llaman vida,
aunque vosotros le llaméis Muerte.
Soy lo que llaman ley,
aunque vosotros le llaméis Marginal.
Soy lo que vosotros buscáis
y aquello que conseguisteis.
Soy aquello que vosotros esparcisteis 
y ahora recogéis mis pedazos 

Estas viejas tabernas eran, además de lupanares, pequeñas tiendas en las que se vendía al por menor. Estaban generalmente asociadas a los bajos fondos, o bien situadas fuera de las poblaciones, en cruces de caminos, para asegurarse una mayor cantidad de clientes potenciales. Otro emplazamiento muy buscado era las orillas de ríos y canales. Contaban con rótulos en los que se pintaban símbolos como las jarras y toneles de cerveza que aparecen en el poema de Gilgamesh, para anunciar al viajero que allí había una taberna. 


Se trataba de lugares peligrosos que atraían a toda clase de forajidos, y, sobre todo, centros en los que solían tramarse conspiraciones. Por ejemplo, el rey Samsi-Addu de Asiria ordena en una carta a su hijo, gobernador de Mari, que detenga a un médico y unos funcionarios que se habían refugiado en una taberna tras huir de palacio. El código de Hammurabi prohíbe la entrada a las sacerdotisas y no olvida regular también el comportamiento que deben observar la sabitum (tabernera). Fueron muchas las que acabaron condenadas a prisión, o incluso a muerte, por dar cobijo a conspiradores: 

Si una tabernera en cuyo local suelan reunirse embusteros o conspiradores, no agarra a esos embusteros y los lleva a Palacio, que esa tabernera sea ejecutada.

Si una sacerdotisa que no reside en un convento abre una taberna o entra a por cerveza en una taberna, a esa mujer, que la quemen. 

La sabitum pagaba un impuesto especial, pero en general se trataba de un negocio lucrativo que recibía buenas inversiones. El código de Hammurabi estipula que debía cobrar en grano y no en moneda: 

Si una tabernera no cobra cebada como precio por la cerveza, y cobra en dinero según una pesa grande, y rebaja el valor de cerveza en relación al valor de la cebada, que se lo prueben y la tiren al agua.

Según el código de Eshnunna, las taberneras no podían aceptar mercancías de los esclavos, ni tampoco conceder créditos a menores o a esclavos. 


La razón por la que estos establecimientos estaban regentados por mujeres era la costumbre de dejar en manos femeninas los asuntos relacionados con la mesa. En los palacios y en los templos el cocinero era un hombre, pero no así en los hogares, en los que la mujer se encargaba de elaborar la cerveza para consumo doméstico, además de las sopas y los panes. Lo que sobraba se ofrecía a los vecinos. A veces los platos tenían tanta aceptación que con el tiempo algunas casas acabaron por tener un mostrador, y los invitados se convirtieron en clientes que pagaban por la comida y la bebida. Así nació la taberna, al principio simplemente una prolongación de la casa, donde la mujer mandaba. Aunque pronto iría perdiendo ese carácter doméstico y evolucionaba hacia un tipo de establecimiento de mala reputación, seguía siendo generalmente una mujer quien se situaba al frente del negocio. 

"A mi pequeño, que come solo pastas de harina, dadle pastas de harina. Dadle el pan hecho para él y dadle mi pan especial de Ekur." (Inscripción del templo de Enlil, dios del cielo, el viento y las tempestades en la ciudad sumeria de Nippur. Fue encargada por una madre que había perdido a su hijo y pedía a los dioses que le dieran su comida favorita.) 


Prueba de la laxa moral que había pasado a imperar en dichos locales es la tablilla hallada en Asur y que recoge, entre otras, la siguiente ley, un precepto que refleja al mismo tiempo la desigualdad de derechos entre hombres y mujeres: 

Si un hombre yace con la esposa de otro hombre en una taberna o en la calle y sabe que es la esposa de otro hombre, se hará al fornicador lo que el hombre diga que se haga a su esposa. Pero si hubiera yacido con ella sin saber que era esposa de un hombre, el fornicador es inocente. Si el hombre lo prueba a su mujer, hará con ella lo que prefiera. 

La inquietud de los gobernantes con respecto a estos locales parece plenamente justificada si tenemos en cuenta que algunas taberneras consiguieron llegar muy lejos con las intrigas que dirigían en su local: según establece la Lista Real Sumeria, fue una tabernera de la ciudad de Akshak, Ku-Bau, la fundadora hacia el año 2500 a. C. de la cuarta dinastía de Kish, que duró cien años. Según el texto, “En Kish Ku-Bau, la guardiana de la posada, la que ha hecho firmes los cimientos de Kish, se convirtió en rey y gobernó durante cien años”. Vemos que además la tabernera asumió un título masculino: “lugal”, que designaba al rey y no a la reina. 

En cuanto a la cerveza, solía ser elaborada en la propia taberna, o bien comprada a las mujeres que la fabricaban en sus hogares. Era la bebida más popular de los antiguos mesopotámicos, por encima del vino, hasta el punto de que llegó a destinarse a su producción un 40% de los cereales cultivados. Tenían unas cuantas variedades, aunque la más común era la de cebada. No solo se consumía en estas tabernas de mala reputación, sino también con motivo de todo tipo de celebraciones, como bodas, nacimientos y funerales, y formaba parte de la vida cotidiana: se estima que cada persona bebía dos litros al día, pero a los sacerdotes se les asignaban hasta seis, para que bebieran en honor a Nin-Kasi, la diosa de la cerveza, “la Señora que llena la boca”, aquella “que sacia el corazón” y “satisface el deseo”. Se decía que Nin-Kasi había nacido de “agua dulce y brillante”, y que cada día preparaba grandes cantidades de cerveza para los demás dioses. 


En lengua sumeria se designaba al banquete con el término kas-de-a, que significa escanciado de cerveza. La dejaban caer desde el barril a la vasija, haciendo que el líquido golpeara con fuerza para producir espuma. 

El vino que se servía en las tabernas se importaba de Siria y Cilicia. También era apreciado, pero resultaba más caro, lo que favorecía el consumo de cerveza. Era frecuente que varias personas se reunían para compartir la bebida en una gran vasija de la que bebían empleando una larga caña que les evitaba los grumos, aunque también había recipientes más pequeños para consumo individual. 

Los sumerios hacían incluso publicidad de la cerveza. El primer cartel publicitario conocido data del año 4000 a. C. Consiste en una tablilla hallada en la actual Siria y que muestra a una mujer con dos copas. La inscripción dice “Bebe cerveza con el corazón del león”

Nin-Kasi

¡Haz que todo Uruk esté de fiesta!
Que con cánticos el alto sacerdote salude a la Barca Celestial.
Y profiera plegarias grandiosas.
Haz que el rey mate bueyes y borregos.
Que escancie cerveza en la copa.
Que resuenen el tambor y el pandero.
Que se toque la dulce música del tigi.
Que todos los confines proclamen mi noble nombre.
Y que mi gente cante mis alabanzas. 

(Palabras de Inanna a Ninshubur)




Bibliografía:
Seeking Out the Wisdom of the Ancients - Ronald L. Troxel, Kelvin G. Friebel, Dennis Robert Magary
Daily Life in Ancient Mesopotamia - Karen Rhea Nemet-Nejat
Espejos: Una historia casi universal - Eduardo Galeano
El alba de la civilización – S. Moscati
Beliefs, Behaviors, & Alcoholic Beverages: A Cross-cultural Survey - Mac Marshall
L'espace domestique en Mésopotamie de la IIIe dynastie d'Ur à l'époque paléo-babylonienne - Laura Battini-Villard 
La Mésopotamie: essai d'histoire politique, économique et culturelle - Georges Roux


49 comentarios:

  1. ¡Hale, ya estoy de regreso, ya podemos brindar!

    ResponderEliminar
  2. Parece que las cosas no han cambiado mucho. Ya se practicaba la doble moral. Por un lado se condenan las tabernas, pero por otro se hace la vista gorda porque era un buen negocio.
    No sabía que el origen la cerveza fuera tan antigua.
    Bienvenida madame.
    Bisous y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, pero no se condenaban las tabernas, ni tampoco la embriaguez, ni las relaciones sexuales a menos que la mujer fuera casada. En realidad el único temor era a las conspiraciones políticas que se tramaban dentro de esos locales, lo demás les traía sin cuidado.

      Buenas noches, madame

      Bisous

      Eliminar
  3. Buenas noches Madame. Lamento no pasarme tan asiduamente por vuestro blog pero ultimamente tengo poco tiempo para este mundillo bloggero.
    Me ha resultado muy interesante el post, pero he de decir que me ha gustado especialmente la plegaria a la diosa Ishtar porque refleja realidades y verdades y la doble moral de la gente que a día de hoy sigue siendo asi.
    Bisous y muy feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, madame. No se preocupe por la falta de tiempo, que en realidad todos atravesamos temporadas en las que apenas se pueden arañar los minutos.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  4. Pues brindemos con una copa de vino sirio, que es más caro y mejor que la cerveza, que la ocasión lo merece.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, monsieur. Ciertamente era hora de poder hacer un brindis :)

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  5. Esta entrada es maravillosa, necesitaba leer algo así. Hace un tiempo me abrí un blog relacionado con el tema (Beber en tiempos revueltos), pero no he podido escribir de momento. ¿Le importaría si cuando lo retome cuelgo un link a este post y cito algunos fragmentos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, madame. Por supuesto puede usted tomar los fragmentos que guste siempre que cuelgue el correspondiente link.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  6. Hoy vuelvo a apreciar en vos esa bella altivez y dedicación a la ciencia de la historia, entre legajos y libros empolvados de tiempos, sus manos acariciando las hojas al pasar y la mirada escrutadora anotando cada uno de los matices.
    Madame, quedo a sus pies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monsieur, sus visitas siempre resultan sumamente elegantes, y sus comentarios son un tesoro que realza esta página.

      Feliz lunes

      Bisous

      Eliminar
  7. Muy buena entrada.
    Desde antiguo se viene asociando la tabernas con gentes disipadas y de dudosas costumbres. Debe ser que el alcohol desinhibe y hace a la gente más atrevida. El Código de Hammurabi era drástico pero clarito en cuestiones de legislación.
    Del que bebe en exceso se dice que está "colgado", casi casi como los jardines de Babilonia.
    Un saludo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, monsieur. Los babilonios eran gente bastante desinhibida, capaces de asignar diosas a la cerveza y a las prostitutas. En realidad la mala fama no era tanto por esas prácticas como por el tipo de delincuentes que podía darse cita allí, y las conspiraciones que podían tramarse.

      Feliz lunes

      Bisous

      Eliminar
  8. Magnífica e ilustrativa entrada. Algunas cosas siguen igual otras, por el contrario, afortunadamente han cambiado. Siempre es un placer leer sus textos.
    Buenos días, madame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las tabernas es casi tan antiguo como los propios dioses, una necesidad del hombre que nunca se pasa de moda.

      feliz tarde, monsieur

      bisous

      Eliminar
  9. una entrada excelente, madame. me ha encantado. lo de la tabernera que acaba convirtiéndose en rey. pues mire, mejor que otros lo harían. el tabernero, si es bueno, debe saber escuchar y zalameramente contentar al cliente.
    y la tablilla con publicidad... qué bueno.
    menos mal que es lunes in the morning, porque le han entrado a uno ganas de cerveza. fresquita. qué buena.
    pero lo mejor es verla de nuevo por aquí.

    bisous madame!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, monsieur. Si es que ya se sabe que como se mencione la cerveza, ya llega corriendo Tolya. A mí también me han entrado ganas, pero no está la tarde como para birras. Menuda me espera.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
  10. El alcohol y el higado no hacen buenas migas y más si el consumo es excesivo con lo que lo de higado feliz era una afirmación muy subjetiva, jijiji.
    Las mujeres sabían llegar al poder a través de las vias que tenían a su alcance, no cabe duda de que aprovechaban los caminos alternativos como las tabernas.
    Feliz semana, Madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí también me hizo gracia lo del hígado feliz, porque tiene narices la cosa, jiji.
      La tabernera en cuestión debía de ser todo un crack. Menudo salto!

      Feliz tarde, madame

      Bisous

      Eliminar
  11. Mucho, mucho más que nuestras actuales tabernas, la mayoría lugares más bien tristes.
    ¿Dónde está la máquina del tiempo?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, sería más equiparable a un burdel, tal vez. Pero tampoco es para decir que las actuales tabernas son tristes!

      Feliz tarde, monsieur

      bisous

      Eliminar
  12. Brindaré con usted con una copita de vino de naranja o ponche (que es lo que corresponde) alegrándome de que nuevamente esté usted entre nosotros con nuevos visos de esperanza.

    Bisous, Madame, y preciosos amaneceres azules para usted.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Delicioso, madame. Eso del vino de naranja me ha gustado. Tomaremos esa copita y guardaremos el resto para celebrar una próxima ocasión que usted y yo sabemos :)

      Muchas gracias y feliz comienzo de semana.

      Bisous

      Eliminar
  13. Es cierto que en muchas sociedades de la antigüedad, las tabernas o mesones eran también lugares de placer, donde las prostitutas ofrecían sus dones a los hombres. Ello es debido al protagonismo machista de la antigüedad. Interesante el post para ver el modo de diversión de una de las primeras civilizaciones de la historia. Buena semana, madame. Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que no se aburrían, monsieur. No debía de ser un mal lugar para vivir.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  14. Muy interesante y reveladora esta entrada, no pensaba yo que las tarbernas fueran tan antigüas. Veo que entonces como ahora la cerveza sigue siendo una bebida muy popular.

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, madame, algo tendrá. Yo acabo de tomarme una, jiji, pero no se crea que en el mismo ambiente!

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  15. La tabernera debió de ser persona con grandes dotes de mando y mucha perspicacia para detectar conspiradores, porque las leyes eran de órdago; también es verdad que si proliferaban tantas tabernas, la aplicación de las leyes no sería muy estricta.
    En cuanto a la tabernera que llegó a convertirse en rey, me ha dejado muy intrigada que una mujer alcanzase ese rango en una sociedad tan poco igualitaria.

    Bisous y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me deja asombrada esta tabernera, madame. Lástima que no haya mucha información sobre ella, porque sería un tema apasionante a estudiar.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  16. Dicen en anteriores comentarios que el mund sigue igual, pero existen lijeras diferencias, porque ahora los tugurios donde bebemos y lo pasamos bien ya no lo son tanto (en general) y lo regentan mujeres y hombres (entonces sólo mujeres). Además no creo que frecuentasen las tabernas las mujeres de bien y ahora es el lugar habitual para quedar y estar con los amigos.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, afortunadamente ahora contamos con una mayor variedad de ambientes donde elegir, y una no pierde su honra por meterse en un tugurio, jiji.

      Buenas noches, madame

      Bisous

      Eliminar
  17. Me encanta conocer estas costumbres antiguas. Dicen mucho de los seres humanos. Lo primero, que la alegría de vivir siempre ha existido... Beso a vd. su mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En aquellos lugares entendían mucho de eso. No parecían gente que pasara una vida de mortificación.

      Buenas noches, madame

      Bisous

      Eliminar
  18. Hola Madame, me contenta que este por aquí de nuevo.

    Desconocía esto de las tabernas en mesopotamia. Doble moral, pero no muy diferentes a las actuales.

    Voy poco a los bares...la edad ya pega ;D

    Besos madame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jijiji, monsieur, más que la edad, esos turnos exagerados que le hacen cumplir y no le dejan tiempo para una cervecita.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  19. Mi proximo brindis cervezal sera en honor de estos señores mesopotamicos y sus taberneras jejeje . Unos adelantados en marketing madame .
    Nada mejor que un antro para urdir artimañas en compañia de este nectar .
    Un abrazo madame y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, monsieur Luther, no podía faltar usted a esta cita cervecera, jiji. Nosotros ponemos la cerveza y usted pondrá la música.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  20. ¿Avanzamos o retrocedemos?, esto fue hace más de 4000 años.

    Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da escalofríos pensarlo. Creo que solo hemos avanzado en cuanto a la tecnología.
      Me pregunto cómo sería aquella cerveza.

      Buenas noches, monsieur.

      Bisous

      Eliminar
  21. Cuanto que no sabía sobre la cerveza, no la creía tan antigua y sobre el amor en las casas de citas o tabernas, no ha cambiado, todo sigue igual. Cambiaran las modas en el vestir en los modismo de expresión pero el deseo y la forma de llegar a el, es el mismo.

    Muy buena entrada Madame.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en realidad cambian los decorados, pero la función básicamente sigue siendo la misma, no importa el siglo al que nos remontemos.

      Feliz tarde, madame.

      Bisous

      Eliminar
  22. Hola, Madame

    Siento el retraso que llevo en visitaros, pero ya estoy aquí.

    Madre mía, pobres mujeres, las taberneras. Por cualquier motivo se deshacía de ellas. Aunque eran necesarias pues a ver quién podía servirles para satisfacer todos los menesteres de la propia taberna.

    Me ha gustado saber que el primer cartel publicitario tiene más de 4.000 años. No hay nada nuevo bajo es sol. ;).

    Feliz día, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final va a resultar que el oficio más antiguo del mundo no fue el que se cree generalmente, sino el de publicista!

      Buenas noches, madame.

      Bisous

      Eliminar
    2. Madame, que placer pasar por esta su casa...después de un día de huelga.

      Nunca mejor dicho que no hay nada nuevo bajo el Sol...Después de leer este precioso texto acerca de la tabernas.Nos damos cuenta que la historia se repite.

      Un abrazo garcias por compartir!

      Eliminar
  23. Podíais poner las fuentes y tal, que yo también me podía inventar como eran las pizzerías de la península del Yucatán en el Pleistoceno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí tiene. Ahora solo tiene que leérselos todos para comprobar que está todo ahí, y así con cada blog que usted visite. Espero que no tenga nada mejor que hacer.

      Personalmente estoy harta de ver por ahí mis textos citando como fuente directamente la bibliografía que yo mencionaba en ellos y prescindiendo de mí, por lo cual hace tiempo que solo menciono la bibliografía cuando a mí me da la gana. A fin de cuentas no es mi intención que sirva para copiar trabajos escolares.

      Buenas noches, monsieur, que tenga una agradable lectura.

      Eliminar
  24. Buenísimo lo de la publicidad, Madame!! Si es que está todo inventado... Por cierto, no me extraña que el post haya supuesto un récord de visitas. Fuerte abrazo, ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Umm, y, por cierto, para mí con que lleve su firma basta, como fuente, digo, jeje ;-)

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)