jueves, 26 de abril de 2012

Los Juegos Istmicos

Templo de Poseidón - Corinto

Los Juegos Istmicos eran un festival que los antiguos griegos celebraban desde el 582 a. C. en honor a Poseidón, dios del mar, de los caballos y los terremotos. Tenían lugar cada dos primaveras en el santuario del Istmo de Corinto, y consistían en una serie de competiciones musicales y atléticas. 

La leyenda cuenta que Poseidón y Helios lucharon por el dominio del istmo de Corinto. Se designó como árbitro al gigante Briareo, uno de los cíclopes. El árbitro se decantó por Poseidón, y la competición entre ambos dioses habría originado los juegos. 

Otra versión, la de Píndaro, los remonta al rey Sísifo, fundador de Corinto. Su sobrino Melicertes se ahogó cuando su madre Ino huía de su esposo con él en brazos. Un delfín llevó el cuerpo de Melicertes sobre su lomo y lo condujo hasta el istmo, siguiendo instrucciones de Poseidón. Allí quedó depositado bajo un pino hasta que Sísifo lo encontró. El funeral que organizó en su memoria, y en agradecimiento a Poseidón, fue el origen de lo que posteriormente serían los Juegos Ístmicos. Ino y su hijo fueron recibidos por Neptuno entre las divinidades marinas de su séquito, y Melicertes adoptó entonces el nombre de Palemón. 


Abiertos a todos los griegos, estos juegos eran especialmente populares entre los atenienses, que gozaban en ellos de privilegios especiales, como el de contar en el estadio con asientos de honor (proedría). Para los atenienses la fundación de los juegos se debía a Teseo, que habría retomado las celebraciones después de que hubieran caído en desuso. En el transcurso de su viaje de Trezén a Atenas, Teseo dio muerte a muchos monstruos que hacían el camino peligroso para los viajeros. En el istmo se encontró con el gigante Sinis, el doblador de pinos, así llamado por su costumbre de descuartizar a sus víctimas atándoles las piernas a unos pinos que doblaba para después soltarlos violentamente. Teseo lo derrotó, y los juegos habrían sido instituidos, de acuerdo con esta versión, para conmemorar su victoria. 

El culto a Poseidón en el istmo se remonta al menos al siglo VIII a. C. Su primer templo fue construido en torno al 700 a. C., y cuando se destruyó, fue reemplazado por uno mayor erigido hacia el 465 a. C. 

El segundo lugar de culto más importante del istmo era el Palemonion, un conjunto de edificios que incluía un pequeño templo circular. Los ritos se centraban en torno a unos pozos en los que se quemaban toros negros como sacrificio. Por la noche toda la zona delante del templo era iluminada con grandes lámparas de aceite, y los adoradores llevaban pequeños faroles en la mano. Después de haberse encendido el fuego del sacrificio en los pozos, los participantes traían aceite en pequeños contenedores y lo arrojaban a las llamas. El momento cumbre de la celebración era cuando traían al toro con colgando del cuello. El sacerdote oficiante lo derribaba de un hachazo, y tan pronto como dejaba de moverse, los ayudantes lo metían en el pozo, donde era rápidamente consumido por las llamas. 

Plano del Palemonion - Universidad de Chicago

Es probable que esta ceremonia, con la asistencia de atletas y delegados de toda Grecia, fuera el acto de apertura de los juegos, pues tuvieron un origen religioso. En un principio tenían más carácter de misterio que deportivo. 

Antes de que diera comienzo la competición, los atletas y entrenadores tenían que jurar sobre el altar de Poseidón que actuarían con respeto a las normas y no emplearían métodos ilícitos para obtener la victoria. El Palaimonion contenía una cripta en la que los atletas hacían juramentos adicionales, siempre por la noche. El compromiso que adquirían era tan sagrado que tenían la convicción de que ningún perjuro podría eludir el castigo por ello. 

Los Juegos Ístmicos, que al principio fueron solo locales, se convirtieron en un festival panhelénico allá por la Olimpiada 49, es decir, hacia el 480 a. C. Solo los eleos estaban excluidos. La razón difiere según los autores. La versión de los propios eleos es que ellos mismos se negaron a participar a raíz de que fueran asesinados los hijos de un importante ciudadano de Élide a manos de unos rivales durante la celebración de los juegos. 


Había carreras de caballos. El hipódromo se encontraba a cierta distancia al oeste del santuario. Contaba con un santuario de Glauco, hijo de Sísifo. Afrodita se había enojado con él porque no permitía que sus yeguas se emparejaran, por lo que la diosa hizo que sus caballos enloquecieran y lo mataran durante una carrera. 

Los romanos podían participar desde el 228 a. C. En el año 67 el emperador Nerón tomó parte en las pruebas musicales con composiciones propias, y naturalmente fue proclamado vencedor. Durante la época de dominación romana se añadieron luchas de gladiadores y espectáculos con fieras. 

Existen evidencias arqueológicas de que hubo pruebas femeninas. Hasta nosotros ha llegado el nombre de la poetisa Aristómaca. 

Los ganadores recibían al principio una corona de pino que era tomada del pinar sagrado del santuario de Poseidón, pero al cabo de un tiempo este galardón fue sustituido por una rama de apio seco. Finalmente volvió a adoptarse el pino. 

El festival celebrado en el istmo de Corinto pudo haber sido la más popular de todas las celebraciones panhelénicas. El lugar era más accesible que Olimpia o Delfos, y una visita a Corinto estaba considerada como una de las más hermosas experiencias de la vida. Los griegos tenían un dicho que repetían mucho: “No a todos los hombres les es dada la suerte de visitar Corinto”, lo que expresa el gran valor que concedían a ese viaje. 

Muchos acontecimientos importantes en la política tuvieron también lugar durante la celebración de los Juegos Ístmicos: tras la batalla de las Termópilas, los habitantes del Peloponeso decidieron allí las medidas que adoptarían contra Jerjes. Fue también en ese lugar donde Alejandro fue proclamado estratego supremo. Y en 197 a. C., en medio de una inmensa asamblea, Flaminio, vencedor sobre Filipo V de Macedonia, declaró la independencia de Grecia. Un heraldo surgió de pronto en el escenario donde iban a aparecer los comediantes que divertían a la gente y proclamó en voz alta la libertad de las ciudades de Grecia, que en adelante se gobernarían por sus propias leyes.

25 comentarios:

  1. Hola Madame:

    Desconocía estos juegos griegos. Había pesado siempre que eran solo los olímpicos. Y aparentemente importantes hasta el punto de tener decisiones políticas en ellos

    Siempre agradable aprender con su prosa Madame

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había varias clases de juegos, algunos de los cuales ya hemos visto por aquí, como los píticos de Delfos. Y sí, eran un importante centro de reunión en el que se aprovechaba para todo :)

      Muchas gracias, monsieur.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  2. Haber viajado hasta un noche frente al templo, una noche iluminada, y ver al toro, oler los aromas, imaginar... No tiene precio, madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para todo lo demás, mastercard :)))
      Ciertamente hubiera sido una maravillosa experiencia poder disfrutar de ese espectáculo.

      Buenas noches, monsieur.

      Bisous

      Eliminar
  3. Ay, qué alegría volver a visitarla y continuar aprendiendo de su mano, Madame... No sé con cual de las dos teorías sobre el surgimiento de los juegos quedarme, las dos me han encantado. En cuanto a las pruebas femeninas, cómo no, en muchos aspectos, estaban bastante más avanzados que nosotros y tenían una mentalidad mucho más abierta... Abrazos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madame, qué sorpresa!!
      La echaba de menos. Pensé que había renunciado usted el mundo del blog.
      Me alegra mucho verla de regreso por aquí.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
    2. No me extraña que lo pensase, Madame... ha sido más de un año alejada por completo... a ver si, poco a poco, me puedo ir reincorporando. Abrazos,

      Eliminar
  4. Leyendo sobre la participación de Nerón en estos juegos, en las pruebas musicales, ha sido inevitable que me viniera a la mente la escenas de Peter Ustinov haciendo de Nerón, cantando ramplones versos que decía Séneca.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jijiji, tampoco yo podía quitármelo de la cabeza mientras lo escribía. Es inevitable: Nerón es Peter Ustinov, para siempre.

      Buenas noches, monsieur.

      Bisous

      Eliminar
  5. Hola, Madame

    Es un gusto y un placer entrar en sus blogs y aprender tanto. Como acabo de hacerlo ahora mismo.

    Atletas, deportes, templos, leyendas, religiosidad, todo junto y no revuelto.

    Me ha encantado, inclusive he visto al delfín, a Nerón, a los toros negros....

    Feliz noche, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya que no podemos trasladarnos allí de otro modo, viajemos en las letras al menos.

      Muchas gracias, madame.

      Buenas noches.

      Bisous

      Eliminar
  6. Puede estar sumamente contenta Madame porque se me ha sido concedido la suerte de visitar Corinto. Claro que también Delfos y Olimpia.
    Una pequeña salvajada no podía faltar como la de quemar toros.
    Un post completito que además he disfrutado mucho.
    Bisous y buenas noches

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madame, al menos no pueden quitarnos los lugares, aunque ya no sigan sucediendo en ellos las mismas cosas.

      Buenas noches, madame, muchas gracias.

      Bisous

      Eliminar
  7. Pues esto juegos los desconocía, Madame. Una entrada muy reveladora para aprender más.

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que los griegos pasaban la vida jugando, no? De juego en juego y tiro porque me toca.

      Buenas noches,madame.

      Bisous

      Eliminar
  8. He leído "juegos íntimos", no me cuadraba con vuestra personalidad, Madame; me limpié las gafas y detecté mi error.
    Craso error el mío, pues vos hablabais de unos juegos deportivos, si bien con un concepto del deporte que no se ajusta totalmente a lo que hoy entendemos.
    ¡Cómo y que bien me ilustráis vos, bella Dame!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, sería un giro interesante, monsieur, jiji. Juegos íntimos de la Historia. Pero eso encaja mejor con mi otro blog.

      Muchas gracias, monsieur.

      Feliz fin de semana.

      Bisous

      Eliminar
  9. Ya sabemos de la importancia que los juegos tenían para los pueblos griego y romano, muy interesante teniendo en cuenta que el premio obtenido era la gloria y el reconocimiento entre los suyos, puesto que el premio en metálico dejaba bastante que desear jeje.

    Acabo de leer una saga moderna acerca de otros juegos un poco más... sangrientos que estos.

    Bisous y buen finde, Madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el premio en metálico no era importante. Ellos competían por amor al arte, o al deporte, y por el honor que conllevaba la victoria. Muy diferente de hoy.

      Feliz fin de semana, madame.

      Bisous

      Eliminar
  10. Excelente síntesis, madame, de estos juegos en honor a Poseidón en el istmo de Corinto, ciudad que abría paso al Peloponeso. No eran comparables a los de Zeus en Olimpia, pero tenían una gran importancia para los helenos. Que tenga muy buen fin de semana. Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tampoco son mis favoritos (los míos son los Píticos), pero no debía de estar mal poder presenciar esa competición alguna vez en la vida.

      Feliz fin de semana, monsieur.

      Bisous

      Eliminar
  11. Estos griegos eran de lo más imaginativos, dados a las celebraciones multitudinarias, y también de lo más brutos. Pobre toro, qué pecado habría cometido para ser tratado así. De ese maltrato a un noble animal vendrán algunas costumbres de ahora.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es posible que el asunto se remonte a esos tiempos. Quién sabe. Lo que parece es que el ser humano nunca va a librarse de sus instintos atávicos.

      Feliz fin de semana, monsieur.

      Bisous

      Eliminar
  12. Cuantas historias nos trae Madame. Interesantes.

    Cuanto misterio rodea a la mitología. Venganzas, rencores entre dioses, llegan ha nosotros y me hacen pensar que no hemos cambiado mucho, hombres y dioses, nos parecemos bastante, sólo que nosotros carecemos de poderes, pero en cuestiones de rencores somos iguales.

    mariarosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, indudablemente estaban hechos a imagen y semejanza de los humanos. El hombre ve veía perfectamente reflejado en ellos.

      Feliz fin de semana,madame.

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)