martes, 20 de marzo de 2012

La ceremonia egipcia del jubileo


El periodo arcaico, conocido como Época Tinita, comienza hacia el año 3100 a. C. y se prolonga hasta el 2700 a. C. Es la época en la que dan comienzo las dinastías. El Estado y la cultura egipcia se forjaron en sus líneas esenciales al principio de este periodo. 

A la cabeza del Estado se encuentra el faraón, como responsable de toda la pirámide social y política del país. Su autoridad descansa en la consideración oficial de su divinidad. Según los egipcios, el país estuvo gobernado primero por los dioses, siendo la primera dinastía de nueve dioses y la segunda de otros nueve. La tercera es la de los semidioses, tras la cual vienen las dinastías humanas. 

La divinidad oficial del faraón era adquirida en la ceremonia de coronación, y se renovaba en la fiesta del jubileo o heb sed, que recibe su nombre por el dios chacal llamado Sed. El propósito de la misma era renovar la energía del faraón. 


La tradición dictaba que se celebrase al trigésimo año de reinado, y después de eso nuevamente cada tres años; pero como las expectativas de vida no hacían probable que se pudiera alcanzar esa fecha, muchos la adelantaban para poder vivir el momento. Además, se cree que también podía celebrarse el jubileo ante una grave enfermedad del faraón o alguna catástrofe que amenazara al reino. Los faraones que cumplían con el plazo de treinta años, pero no vivían para alcanzarlo, se conformaban con la promesa de “millones de jubileos” en la otra vida. 

El festival duraba unos cinco días. Estaba ideado para sustituir a un ritual más antiguo en el que el rey era sacrificado cuando sus súbditos veían que estaba en decadencia, a consecuencia de lo cual era incapaz de mantener el equilibrio de las fuerzas creadoras. En esa época remota era sustituido por otro rey joven en pleno disfrute de sus fuerzas vitales. Con el tiempo y la evolución de las costumbres, el sacrificio se sustituyó por una ceremonia mágica de igual valor en la que se enterraba una estatua personificando al rey. 

La fiesta de heb sed incluía complicados rituales. Había ofrendas a Sechat-Hor, que había alimentado a Horus (o al faraón) con su leche sagrada, y procesiones de sacerdotes en las que el faraón tomaba parte en presencia de la esposa real y de los hijos. Cubierto con el manto de Osiris, recorría con su séquito las capillas para obtener el consentimiento de los dioses y poder así renovar su soberanía. El rey levantaba un pilar djed ayudándose de cuerdas, un símbolo fálico que representaba la fuerza, la potencia y la duración del gobierno del faraón. 


Uno de sus cometidos durante la ceremonia era realizar una carrera, vestido con una falda corta y una cola de animal a la espalda. Así recorría la distancia entre dos marcas, un modo simbólico de delimitar su territorio al tiempo que demostraba que aún estaba en forma para gobernar el reino. Después de eso recibía de los sacerdotes la corona blanca del Alto Egipto y la roja del Bajo Egipto, y se sentaba en ambos tronos. Más tarde el faraón disparaba cuatro flechas hacia los cuatro puntos cardinales, para dar muerte a las fuerzas del mal y extender a todo el país la fuerza vital o ka que le habían comunicado los dioses. Al concluir la larga serie de rituales, se celebraba un banquete. 

Con frecuencia se fundaba un nuevo templo con ocasión de esta fiesta, o bien se destinaba a tal efecto un patio en el recinto de un santuario ya existente, con el trono a un lado y espacio para que la gente contemplara la ceremonia. Eran muchos los invitados a presenciar el festival: miembros de la administración, gobernadores de las distintas provincias y príncipes y embajadores extranjeros. También se construía un edificio donde el rey se cambiaba de ropa para los diversos rituales. 

La estructura de Saqqara es la más antigua que se conserva, y ha sido reconstruida. A los lados hay capillas con los santuarios de los dioses locales. Los dos tronos se situaban al extremo sur.

En las vidas de los antiguos egipcios, los festivales ocupaban buena parte del calendario. Mostraban de ese modo devoción a los dioses, pero estas ceremonias también servían para elevar el poder del faraón.

24 comentarios:

  1. Hola, Madame

    Tenía que ser complicado llegar a poder celebrar el jubileo cumpliendo los treinta años de reinado.

    Menos mal que con el tiempo decidieron no sacrificar al faraón, sino ritualizar la renovación de su energía.

    Desconocía las actividades que se llevaban a cabo durante el jubileo.

    Permitidme ser un poco mala. Me acabo de acordar que este año se celebra otro jubileo, el de la reina Isabel II y por un momento, mi mente, ya ha visto a la reina levantando templos, lanzando flechas.... Si es que a estas horas una ya está cansada. ;)

    Feliz noche, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  2. Con el atraso que llevaba en las visitas, por razones que usted comprenderá, viene usted y me habla de correr -la próxima entrega podría dedicarla al maratón- aunque yo lo he hecho de forma mucho más agradable a como tenía que hacerlo el faraón. Mire que tener que echar una carrera de esa guisa y...a esas edades.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
  3. Pues Madame vaya una forma antigua de celebración en la que sacrificaba al rey.
    Seguro si fuera así aún nadie quereía serlo.
    Me ha hecho gracia eso de correr on falda corta y una cola de animal a la espalda.
    ¿Se imagina a nuestro Rey?
    Curiosas costumbres que han ido evolucionando.
    Bisous y felices sueños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La contemplación de esa carrera un verdadero placer para los ojos, vamos que estaría majísimo.
      Besos

      Eliminar
  4. Excelente repaso a la ceremonia del Jubileo en el antiguo Egipto; son usos y costumbres de cada pueblo, aunque hoy nos parezcan raros. Un cordial saludo, madame. Bisous.

    ResponderEliminar
  5. pues si, se le ocurren a uno cosas... nuestra majestad corriendo de raya a raya... mejor dejarlo.
    a mí me tiene loco lo de las fechas. 3.100aC, como el que no dice nada. pero si eso está lejísimos!! nos parece que los egipcios son cosa de cleopatra y tal, pero es que llevaban ya mucha mili a cuestas para entonces. admirables. aunque sus dioses de perros y cucharachas no me entren mucho.

    la primavera ha entrado con cara de enero, madame.
    bisous!

    ResponderEliminar
  6. Debo confesar, madame, que me estoy aficionado al antiguo Egipto gracias a usted. No me había llamado mucho la atención, pero poquito a poquito esto va calando.
    Propuesta del partido merovíngio: implantar hoy el ritual de sacrificar al farón, sea del partido que sea, cuando este entre en decadencia.
    Saludos con nubes, al fin.

    ResponderEliminar
  7. Difícil cuestión esa de llegar vivo al treinta aniversario. En todo caso una ceremonia muy curiosa y no tan rara, aquí también les dio la manía a muchos cargos municipales y autonómicos de erigir monumentos y obras faraónicas para celebrar la permanencia en el cargo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Muy buena presentación del jubileo. Admirable la forma de demostrar siempre su poder y terminar su reinado. Me gustó. Excelente texto y ameno.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  9. Madame, pues menos mal que las costumbres evolucionaron por aquel entonces, porque el hábito de sacrificar a un rey cuando éste se encontraba en decadencia me parece un poco antinatural. De todas formas existían- no sé si aún existen en algunos rincones recónditos del mundo- tribus que sacrificaban a sus ancianos atándolos al tronco de un árbol y entregándolos a merced de los leones y demás alimañas salvajes.

    De todas formas y cambiando de tema me hace gracia que los faraones adelantaran la celebración a su antojo, pues superar los treinta años de reinado por aquel entonces- aún hoy jejejje- era todo un logro.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  10. Así que se trataba de una ceremonia de recarga de las pilas divinas del divino monarca... me aguanto las ganas de hacer algun chiste fácil sobre lo del antiguo rito del sacrificio del monarca... pero es de agradecer que dicho sacrificio no le tocara a algún pobre desgraciado, como solía ser habitual en otras muchas culturas antiguas

    ResponderEliminar
  11. Hace cinco mil años, y el imperio se prolongó a lo largo de más de tres mil años, no creo que pueda igualarse. No sé si sería por el ritual de la faldita y la cola pegada a la espalda.
    Lo cierto es que es una civilización asombrosa en la que ni mucho menos está todo descubierto.
    Llama la atención que el faraón tuviera que someterse a pruebas, aunque fueran solo físicas para demostrar su valía.
    Cuéntenos más que nos encanta.

    Buenas tardes lluviosa.

    ResponderEliminar
  12. Hola Madame:

    Conocía la ceremonia, pero no lo que ocurría en ella. La carrera...me hubiese gustado presenciarlas ;D

    También me gustó lo de las flechas. Me gusta ver como se disparan.

    Besos Madame

    ResponderEliminar
  13. Se me olvido decirle que me gusta los cambios de la cabecera. La de los niños griegos impresionante y esta...sin palabras

    Besos

    ResponderEliminar
  14. o sea que el sacrificio se cambio por una ceremonia "populista" para el pueblo donde reconocían y aumentaban los poderes del faraón, quien habrá sido la última victima?
    saludos querida Madame

    ResponderEliminar
  15. Me estaba imaginando al rey corriendo con la faldita y la cola de animal... Si que era cansado y elaborado seguir en el poder y en aquella época difícil llegar a los treinta años de reinado.
    Muy interesante e instructivo, Madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Madame, como siempre entrando en la historia que su blog nos brinda. Me entanta leerte.
    El reinado, la evolucion del mundo siempre nos deja un sabor sentimental y de hecho, nos conmueve toda su verdad.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  17. Está claro que si se hubiesen seguido al pie de la letra los 30 años de reinado necesarios para celebra run jubileo ninguno o casi ninguno de los faraones hubiese llegado a festejarlo. ¿Quizás Ramsés II, por ejemplo? Seguro que su jubileo y los que le siguieron fueron los más fastuosos del Antiguo Egipto.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Madame, para mí es un jubileo jubiloso deleitarme en sus extraordinarias entradas. Bisous.

    ResponderEliminar
  19. Me encanta todo lo relacionado con la vida en el antiguo Egipto, y gracias a vos, madame, sé algo nuevo, como cada día que me paso por vuestro maravilloso rincón.
    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Me acabas de resolver un trocito de la vida! :)

    ResponderEliminar
  21. dime porfa los rituales sagrados la ceremonia de preliminar; la higiene de los dioses etc

    tengo 10 años y estoy con un trabajo de 32 hojas para mañana porfe dimelo

    ResponderEliminar
  22. ola tengo 10 años y necessito saber sobre templos, rituales de sacerdotes y más porfa tengo un trabajo de 32 pags y me quedan pocas llevo mucho tiempo necesito respuestaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la columna de la izquierda tienes las etiquetas. Pincha sobre la que dice "Egipto" y busca allí lo que necesites.

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)