martes, 7 de febrero de 2012

Los Juegos Píticos

Apolo y Pitón - Cornelis de Vos

Los Juegos Píticos, también llamados Délficos, eran competiciones atléticas y musicales celebradas en honor a Apolo. Al principio Delfos organizaba un festival cada ocho años, una celebración cuyo objetivo era conmemorar la victoria del dios sobre la serpiente Pitón, nacida del lodo de la Tierra al retirarse las aguas del diluvio de Deucalión. La horrible serpiente, semejante a un dragón, vivía en una gruta cercana, sobre el monte Parnaso y junto a la fuente de Castalia. Por orden de Hera exterminaba a todo aquel que se aproximara al lugar, pero el dios consiguió darle muerte con sus flechas. Desde entonces las sacerdotisas que interpretaban las respuestas del oráculo se llamaron pitonisas, y él recibió en Delfos el nombre de Apolo Pitio. 

La competición estaba abierta a todos los griegos. Los responsables de proteger el santuario formaban una liga de ciudades llamada Liga Anfictiónica. A su cargo estaba la reparación y puesta a punto de todas las estructuras, desde templos y fuentes a carreteras y plazas públicas. 

Los Juegos Píticos tomaron su forma definitiva tras la Primera Guerra Sagrada (595-585 a. C.). La Liga derrotó entonces a la ciudad de Crisa, que robaba y maltrataba a los peregrinos que se dirigían al oráculo y pretendía imponerles un peaje. Los vencedores habían hecho una consulta al propio oráculo acerca de cómo solucionar el problema, y la respuesta fue el recurso a la guerra total. Como consecuencia, Crisa fue arrasada. 

Delfos

Inicialmente el festival constaba tan solo de la parte musical, concursos de canto acompañados de cítara en los que se entonaban himnos en honor a Apolo, pero a partir de la victoria de la anfictionía los Juegos se consideraron una fiesta Panhelénica y se organizaron cada cuatro años. El periodo comprendido entre dos Juegos Píticos se llamaba pitiada. Se añadieron competiciones deportivas, emulando a las Olimpiadas, y fueron también incorporados los concursos de interpretación dramática. 

Los Juegos Píticos tenían lugar en el mes de Boukatios (agosto-septiembre), segundo del calendario délfico, el tercer año después de cada Olimpiada, pero los largos preparativos comenzaban seis meses antes, en el de Bizios. 

Las ciudades que iban a participar organizaban una misión oficial, la teoría, que atletas y ciudadanos de élite a menudo apoyaban con importantes donativos. La característica principal de la teoría era la ofrenda a los dioses de animales sacrificados. Nueve ciudadanos, los theoroi, embajadores sagrados, salían de Delfos en distintas direcciones para anunciar la fecha de comienzo del festival. Mientras viajaban se observaba una tregua especial llamada hieromenia, un periodo durante el cual se exigía a las ciudades no invadir el santuario guardado por Apolo y proteger a los theoroi durante su trayecto. Si una ciudad tomaba parte en un conflicto o en un robo durante la tregua, era excluida del santuario y ninguno de sus habitantes podría participar en las competiciones ni buscar el consejo del oráculo. 

El auriga de Delfos

Los Juegos Píticos, dirigidos por una especia de comisarios especiales llamados epimeletas, duraban cinco días consecutivos, aunque después se amplió el calendario a seis e incluso a ocho. Durante las primeras jornadas se vivía una recreación de la lucha entre el dios y Pitón, y una procesión de sacerdotes, theoroi y participantes se dirigía hasta el altar de Apolo para celebrar una hecatombe, es decir, un sacrificio religioso de cien toros. La procesión partía de la plaza redonda situada ante el Tesoro de los Atenienses. Seguía un banquete ritual en el que se comían los animales sacrificados, para así absorber el poder divino en ellos contenido. 

El cuarto día daban comienzo las competiciones musicales en el teatro, divididas en tres categorías. Se consideraba que Apolo apreciaba mucho la música, y en especial la cítara. Otra competición combinaba un cantante con un flautista, pero pronto fue abolida, puesto que los anfictiones decidieron que no era una forma de música adecuada para un ritual que pretendía invocar el favor de los dioses. 

Las competiciones de danza se establecieron en algún momento durante el siglo IV a. C., y la de pintura durante el V. El drama y la prosa se incorporaron mucho más tarde, en torno al siglo I de nuestra Era. 


En días posteriores tenían lugar las competiciones atléticas. La mayoría de estos eventos eran similares a los de Olimpia. Incluían carreras, lucha libre, boxeo, el pancracio y el pentatlón (lanzamiento de disco, jabalina, salto de longitud, lucha y carrera a pie). Había carreras de caballos, que incluían una modalidad para carros tirados por cuatro caballos, y más tarde también por dos. 

Estaba prohibido a los participantes el consumo de bebidas alcohólicas durante todo el tiempo de duración de los juegos. También se prohibía la entrada a las mujeres, que solo podían acudir a las competiciones hípicas si eran propietarias de alguno de los animales. Se les permitía participar en las competiciones musicales, aunque no en las deportivas, pruebas que ni siquiera eran autorizadas a presenciar

El vencedor recibía una palma y una corona que en un principio fue de hojas de encino, sustituidas posteriormente por hojas de laurel. Estas eran cortadas por el joven que representaba a Apolo en la ceremonia que recreaba su lucha con Pitón. El laurel simbolizaba el reconocimiento de los dioses, y era recogido en el valle de Tempe, consagrado a Apolo y a las Musas. Como honor especial, al vencedor también se le erigía una estatua. La reputación que lograba con su victoria traspasaba fronteras, por lo que las ciudades hacían cuanto estaba en sus manos por apoyar a sus atletas con todos los medios a su alcance. 

Valle de Tempe

Los Juegos continuaron celebrándose hasta el siglo IV de nuestra Era. Fueron entonces abolidos por considerarse una costumbre pagana.

19 comentarios:

  1. Estos griegos siempre tan machistas, apartando a las mujeres de las competiciones deportivas...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. No podían beber alcohol, no podían entrar las mujeres... mucho prestigio si, pero un pelín aburrido también...

    lo de mezclar competiciones artísticas y deportivas me parece una gran idea...

    ResponderEliminar
  3. Madame, pienso que estos amados griegos eran más machistas de lo que nos han contado. Creo recordar que en los juegos, la competición de lucha era de las más populares, sólo había una regla, en relación con los "testigos". Feroz.
    feliz martes.

    ResponderEliminar
  4. Ni idea de estas competiciones musicales junto a las deportivas, que grandes estos griegos.

    Buena tarde, bisous.

    ResponderEliminar
  5. Una maravilla de post al menos para mi que he recorrido todos estos estos lugares y disfrutado de ellos in situ. He disfrutado un montón tal vez por lo cercano
    Bisous y buenas tardes

    ResponderEliminar
  6. Magnífica descripción de estos juegos en honor a Apolo, el dios de la belleza y las artes, celebrado en Delfos, el lugar donde mató a la serpiente Pitón que atemorizaba la comarca. En la antigua Grecia eran muy normales estas competiciones musicales y poéticas por un lado, y luego atléticas por otras, celebradas cada equis tiempo en honor a un dios, como las de Olimpia en honor a Zeus, o las de Poseidón en Corinto. Gran información, madame. Bisous.

    ResponderEliminar
  7. Había oido hablar de estos juegos pero no sabía nada sobre ellos y gracias a ti sé algo más, madame. Como siempre, excelente reportaje. Buena tarde madame!!

    ResponderEliminar
  8. Que los juegos tuvieran tal continuidad en el tiempo, es asombroso. En su crónica nos percatamos de que les debemos mucho a los griegos, y fíjese, Madame, que, a pesar de la ley seca y del segregacionismo, lo más probable es que las mujeres se las apañaran para estar presentes, aunque fuera disfrazadas de theorois.

    Dónde se ha visto una fiesta de esas dimensiones e importancia sin mujeres. En fin, imagínese qué panorama, atletas correteando y tañedoras de cítaras, cada grupo en su lugar sin confraternizar. Díficil lo ponían.

    ResponderEliminar
  9. claro, como los famosos son los Olímpicos, estos parecen unos juegos...pepsi. no sé. no sabía que lo de hecatombe venía de sacrificar a cien toros. ahora tendré que tener cuidado a la hora de utilizar la palabra, que yo soy muy hecatombe.
    ahora, que para desastre, lo que ocurre en mi chateau, madame. no sé qué han hecho pero me parece que es el fin del fin.

    bisous!!!

    ResponderEliminar
  10. Menos mal que he vuelto. Tengo el ornador regular. He intedado dejar tres veces mi comentario y se habia esfumado. A ver si ahora puedo.
    Me ha encantado este post Madame porque conozco todos los escenarios que han desfilado por el. He estado en esos sitios y con su buen conocimiento he revivido todo.
    Delfos es un sitio muy especial.
    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Hola Madame

    Detalles interesantes de los juegos que desconocía. Esos de las mujeres....ya sabe que pienso al respecto.

    Besos Madame

    ResponderEliminar
  12. Interesante el origen mitológico de estos juegos. No he podido dejar de comparar aquellos juegos, que se alternaban con los Olimpicos, y algunos otros que también había, con nuestros propios juegos hoy, también celebrados en alternacia: juegos olimpicos, mundiales, europeos, etc...
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
  13. Muy interesante la información.
    Quería invitaros a conocer la colección Breve Historia y, si os apetece poder conseguir dos de sus novedades, Breve Historia de Roma y Breve Historia de los Cátaros.
    Un saludo,
    https://www.facebook.com/brevehistoria

    ResponderEliminar
  14. Hola Madame

    El oráculo habló si fueron a la guerra. Qué gran poder tenían las pitonisas. Da qué pensar.

    Desconocía que la mezcla de deporte y artes que había en esta competición dedicada a Apolo.

    Los romanos adoptaron las costumbres griegas, haciéndolas más "divertidas". Al menos, aunque lejos, las mujeres podían divertirse y contemplar ciertas actividades. Tampoco muchas, pero algo más si.

    Siempre aprendo al leeros y me encanta.

    Feliz noche, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Madame! Qué tema más que interesante para mí, ya que, si recuerdas, estudio Letras, y, entre todas los temas que tratamos, los griegos y sus mitos es uno de los principales. Sabes que no sabías de dónde derivaba el nombre de pitonisas! Es lo que más me gustó aprender de tu entrada. Además me interesó mucho lo estrictos que eran al decidir quiénes participarían de los juegos y quiénes no. Vaya que había que portarse uno bien! Increíble que les erigieran una estatua al vencedor, como casi igualarlo a un dios! Muy linda entrada, linda! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Que manía de Hera el hacerse antipática. No tenía ni idea del origen del término pitonisa. Y en cuánto la actitud de los griegos hacia las mujeres... pues a mí me parece que no hemos avanzado mucho, la verdad.

    Bisous, Madame. Muchas gracias :)

    ResponderEliminar
  17. Disculpen si ven que falta algún comentario. Acabo de descubrir que de vez en cuando blogger me los envía a spam, y no sé por qué. No anda nada fino esto.

    Muchas gracias a todos.

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Venir por aquí es disfrutar y aprender, conocía el nombre de los juegos Píticos, pero solo eso el nombre, ahora ya tengo mucha más información.

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Gracias, madame Elysa.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)