sábado, 11 de febrero de 2012

La Toga Romana


Los ciudadanos de Roma eran, en palabras de Virgilio, rerum dominos, gentemque togatam, es decir, los dueños del mundo y la raza que viste la toga, por ser esta prenda que tomaron de los etruscos la que utilizaban como vestimenta habitual. Con ella se diferenciaban de los esclavos y de los bárbaros

La toga era una especie de semicírculo blanco de unos cinco metros de largo por 3’5 de ancho. Tradicionalmente se confeccionaba en lana, siendo las de Apulia y Tarento las más reputadas, aunque también podían emplearse otras telas. Se vestía sobre una túnica, colocando la tercera parte plegada sobre el lado izquierdo, y el resto por la espalda. En las ceremonias religiosas también se cubrían con ella la cabeza. Había algunas viejas familias que insistían en llevarla sin túnica, según la antigua tradición, pero esto se consideraba una excentricidad. 

Había diversas clases de toga. La primera de ellas fue la toga exigua, una versión más corta y sencilla de lo que llegó a ser después, sin el amplio pliegue sobre el pecho. 

Hacia el fin de la República se hizo más compleja, con sinus y umbo. El sinus se usaba a modo de práctico bolsillo. Por ejemplo, los asesinos de Julio César ocultaron sus puñales en él. 


El uso de la toga era necesario siempre que el romano estuviera fuera de su casa. En tiempos de la República comenzó ya a distinguir no solo al ciudadano romano del esclavo, sino también al noble del plebeyo, según el tipo de toga que vistiera. 

Hubo un tiempo en que también los soldados la llevaron, aunque no en batalla. La costumbre cayó en desuso debido a lo incómoda que resultaba, y que hacía que prácticamente se limitaran a usarla como sábana. Y es que no era fácil ponerse una toga: aquellos que podían permitírselo, recurrían a un esclavo especializado que los asistía en dicha tarea. Eran el llamado vestiplicus. A veces cosían plomos en el borde para mantener la prenda en su lugar, y para que los pliegues cayeran con más gracia los esclavos ponían trozos de madera entre ellos la noche anterior. 

Pero no terminaban ahí las complicaciones: era esencial que el romano supiera llevarla adecuadamente, para que no se le descompusiera. Debido a todo ello fue dejando de usarse paulatinamente, a pesar de los esfuerzos de Augusto o Suetonio por mantener vivo este símbolo de Roma. 


Quintiliano nos explica cómo debía llevarse: 

“Que las bandas caigan rectas indica poco cuidado, se observa negligencia. Los modales de los que tienen la banda ancha deben ser adecuados a la tradición. Es de mayor agrado que la toga quede con un volumen correcto y tenga una buena caída, ya que de otro modo resultará excesivamente redundante. Su parte anterior queda perfectamente si termina a media pierna, la posterior un poco más alta de la cintura. El sinus queda muy bien si está algo por encima del cinturón de la túnica, y nunca por debajo. El que va en oblicuo desde debajo del hombro derecho al izquierdo, como una banda, que no se estrangule ni cuelgue. La parte de la toga que se pone detrás, que sea más corta: así, en efecto, se sienta uno mejor y se mantiene sin desparramarse. También se debe levantar una parte de la túnica, de modo que no moleste en el brazo con el movimiento: entonces el sinus hay que ajustarlo al hombro, cuyo borde exterior se ha de mantener alejado. No conviene que se cubra el hombro y todo el cuello, pues entonces el vestido quedará ajustado y echará a perder la gracia que hay en la parte del pecho. El brazo izquierdo debe levantarse hasta donde haga un ángulo normal, sobre el que las dos aberturas de la toga afirmen con regularidad." 

La toga praetexta, era la que llevaban los niños. Cuando se consideraba que uno de ellos alcanzaba la edad adulta, se despojaba de ella en la ceremonia que se realizaba durante la fiesta llamada Liberalia, el 17 de marzo. Por la mañana se ofrecía un sacrificio a los lares del hogar, y el joven recibía entonces la toga blanca propia de un hombre. Se trataba de la toga virilis, también llamada pura o libera, una prenda sin adornos ni tintura. Luego comenzaba la procesión hasta el Foro. El padre reunía a sus esclavos, clientes, parientes y amigos, utilizando toda su influencia para lograr que el cortejo que acompañaría a su hijo fuera numeroso e imponente. Una vez allí, el nombre del chico se añadía a la lista de ciudadanos aptos para la guerra y recibía las felicitaciones formales. La familia se dirigía a continuación al templo de Liber, en el monte Capitolino, donde se hacía una ofrenda. Finalmente regresaban a casa para terminar el día con una cena dada por el padre en honor al nuevo ciudadano. 

La edad a la que esto sucedía podía variar en función del desarrollo físico e intelectual en cada caso, de la decisión del padre o del uso de la época en la que le tocara vivir. En general se asumía la toga entre los 14 y los 17 años. 


La toga praetexta, propia de la infancia, también era portada por senadores. Durante el Imperio, a veces se concedía el derecho a llevarla como un honor especial al margen del rango del romano. Como característica, llevaba una franja púrpura de cuatro dedos de anchura a lo largo del borde (latus clavus). 

La toga candida era la que vestían los que aspiraban a ocupar un cargo público. De ahí deriva la palabra “candidato. Se trataban con tiza para conseguir un blanco especialmente resplandeciente y que simbolizara la pureza de intenciones. 

En eventos públicos y discursos los emperadores vestían la toga purpúrea, bordada con hilo de oro y decorada. Recibió diversos nombres: fue también toga capitolina o picta, y en un principio era la propia de los generales durante los desfiles triunfales, y durante el Imperio la llevaron también los magistrados que ofrecían juegos de gladiadores y los cónsules. 

La toga trabea tenía rayas en vivos tonos rojos, y estaba reservada a los augures


La toga muliebris distinguía a las prostitutas y mujeres divorciadas por adulterio. Y es que en un principio la toga había sido utilizada tanto por hombres como por mujeres, pero con el tiempo la femenina se sustituyó por la stola, una vestidura plisada y larga hasta los pies que se llevaba encima de una túnica. Era el vestido de las mujeres casadas y las matronas respetables. La toga quedaba así reservaba a mujeres de frágil moral. 

Por último la toga sórdida o pulla, de lana oscura, significaba luto. Quería decir que la persona que la vestía sufría por la pérdida de un ser querido, pero los patricios nunca la llevaban. La toga sórdida distinguía también a los reos, pero en ocasiones se llevaba simplemente como protesta. Por ejemplo, cuando Cicerón fue exiliado, el senado decidió llevar togae pullae en señal de desacuerdo. El cambio en la vestimenta fue una forma habitual de mostrar simpatía por un líder caído en desgracia. 

36 comentarios:

  1. Es decir que en cuestión de vestimenta, los seres humanos hemos sido siempre bastante complicados. El tema de la moda me interesa, ha sido mi trabajo siempre trabaje en cadas de modas. Y con sinceridad, ignoraba que las togas de los antiguos romanos fueran tan complicadas.Vestirse con ellas era todo un arte. Buenísima entrada Madame, me encantó.Buen fin de semana.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, madame. Menos mal que se pasó de moda, porque no quiero ni pensar en lo que sería ponerse una con las prisas de hoy día.

    Feliz sábado

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. ¡Fabuloso, Madame! ¡Cuánta trastienda detrás de las togas! Siempre me he preguntado cómo vestían estas togas, las piernas desnudas, en un clima tan riguroso de inviernos crudos y veranos no menos ardientes. En cuanto a la diversidad y a la misma toga en sí, creo que hoy, salvo los profesionales del derecho, visten "marcas" en lugar de togas como elementos distintivos. Y es que la singularidad, la distinción, es una fijación humana largamente enraizada.
    Bisous, Madame.

    ResponderEliminar
  4. Monsieur, ahora que usted lo dice, menuda fatiguita que debía de dar la toda durante los agostos sevillanos!

    Muchas gracias, monsieur. Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Interesantísimo post, madame. Siempre es un placer leerla escribir sobre romanos/as, que tanto nos fascinan. Las diferencias sociales se han marcado siempre a través del vestido, y creo que aún sigue... Beso su mano y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  6. Saludos madame ,nos has hecho un agradable pasaje por el mundillo de la moda romana ,desconocia por completo que hayan sido influenciados por los etruscos . Para futuras fiestas de disfraces tendre muy en cuenta las togas ,especialmente con sinus para resguardar los cigarrilos jejeje
    Un abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  7. MADAME ISABEL, muchas gracias. De entre todas las modas, creo que la toga fue una de las más incómodas. Claro que sobre mis vestidos barrocos mejor no hablar!

    MONSIEUR LUTHER, no está mal pensado ahora que vienen los carnavales, pero mire que no es tan fácil de llevar como parece!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Harto de verlas en todas partes referentes a Roma, nunca había caído en lo engorrosas que pudieran llegar a ser. Una prenda imprescindible en aquellos tiempos, pero que podría complicar mucho su uso a los menos habilidosos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Así es, monsieur. No era una prenda apta para patosos. Supongo que había que ser muy romano para poder llevar eso.

    Feliz sábado

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Vaya madame, me he quedado sorprendida de tantas togas, clase y estilos. Pienso en lo incómoda de la pendra. Me los imagino a montando en el metro o en un lavabo público de estos que tenemos en carretera. Teniendo quien te la colocara...
    De todas formas seguro que había gente con porte elegante. A Charlton Heston o Gary Grant les sentaría de maravilla.
    Bisous y buen finde

    ResponderEliminar
  11. Ay, madame, y qué no les sentaba bien a esos caballeros?
    Jiji, en el metro sería algo tremendo. Pero seguro que causaba sensación.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Muy muy interesante y detallado. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, monsieur.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Dios, con lo complicado que debía ser llevarla ,dan ganas de casarse y portarse bien para poder usar stola

    ;D

    Cuéntenos más de romanos, madame, por favor, me ha gustado mucho

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Madre mía...nunca hubiese pensado que fuera tan complicado el llevarla.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  16. MADAME ALMA, alguna ventaja tenía que tener el matrimonio, madame, jiji. No todo iba a ser fastidiarse. Ya ve, al menos se libraban de la toga.

    Gracias, madame.

    MONSIEUR EDUARDO, esperamos que no vuelva a ponerse de moda! Y si vuelve, al igual que madame Alma yo me quedo con la stola.


    Feliz fin de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Hola Madame

    Si los antiguos romanos levantaran la cabeza, pensarían que íbamos desnudos con la ropa que vestimos.

    Me alegro de haber nacido en esta época, casi es la más cómoda y ligera en cuanto a vestimenta se refiere, ni la toga, ni los miriñaques, ni los corsés.

    Además, está la medida del tiempo. En la época romana el ritmo de vida no era como el actual. Lo que tardarían en vestirse, lo mismo que ponerse unos leggins y una camiseta ;).

    Feliz sábado, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  18. Sin duda una toga bien vestida debía acrecentar la dignidad y eso que los romanos llamaban gravitas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. MADAME MARIA EUGENIA, más cómoda sí que es la moda actual, pero no me diga que no es espantosa. Todo parece hecho en serie y con el mínimo esfuerzo imaginativo. Donde esté un vestido rococó o romántico...

    MONSIEUR RETABLO, imagino que dentro de ellos también habría a quien le quedaba como a un santo dos pistolas. La elegancia sin duda se medía por el garbo con que llevaban la toga.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Tanto tiempo sin poder pasarme por aquí y me encuentro con una entrada de mi querida Roma. Muy interesante la síntesis que nos hace del vestuario masculino en la antigua Roma. Tanto amaban a sus queridas togas que no dudaban en denominar "bárbaros" a los que no las llevaban, esos que preferían usar unas prendas más cómodas, las BRACAE, que más tarde conoceríamos como PANTALÓN.

    Un saludo, madame!

    ResponderEliminar
  21. Si los romanos levantaran la cabeza y vieran que ahora todo el mundo lleva los pantalones bárbaros, incluso las mujeres, volverían a morirse del disgusto!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Mientras leía las detalladas descripciones de las togas, y la forma correcta de vestirlas, ese invento nefando: la batamanta, me rondaba la cabeza (perdón por la digresión)
    La toga debió causar muchos accidentes, imagínese la de romanos que debieron de tropezar con los pliegues mal caídos. Me ha encantado la clasificación de togas, si me dieran elegir me quedaba con la traba.

    Pase usted un feliz domingo.
    Bisous.

    ResponderEliminar
  23. Madame, he quedado sorprendido.

    Viendo las recreaciones que se hacen en el cine, siempre tuve la sensación de que una toga era de algún tejido ligero, pero jamás habría imaginado que las togas eran de lana.

    Con esas dimensiones, seguro que tenían un peso considerable.

    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  24. Llevar la toga según aconseja Quintiliano, sin descomponerla, debía ser muy difícil. Quizás quienes mejor la mantuvieran en esa posición fueran las estatuas.

    Estoy funcionando al "ralentí", así que ahora he leído su respuesta. Ayer fuí demasiado optimista. En realidad, el frente en mi lucha con el invasor se encuentra estabilizado. He logrado hacerlo retroceder un poco, pero se ha atrincherado bien en ciertos lugares.
    Ni por un momento pensaría de usted eso, todo lo contrario, y en todo caso, sabe que me encanta recibir noticias suyas, sobre todo de las buenas. Muchas gracias por su interés. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  25. Alucinadita me he quedado con el tema de la toga... yo que pensaba que era lo mas simple de llevar... O__O
    Buen finde, Madame ;)

    ResponderEliminar
  26. Ni se me había ocurrido que ponerse una toga fuera tan complicado hasta que no he leído este post. Esto es aprender de una forma entretenida.

    Bisous, Madame.

    ResponderEliminar
  27. Madame,
    Me ha convencido usted. Aunque sea de vestimenta complicada, seguro que una vez puesta es tremendamente cómoda. Voy a lanzar por la ventana los tejanos roídos y voy a buscar una, amplia, que permita los movimientos del cuerpo sin rozaduras.
    Ah... Estos romanos lo sabían todo.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  28. Hola Madame:

    Me ha gustado mucho esta descripción de la toga. Siempre pensé que eran algo parecido a las batas o albornoz: Poner y quitar y resulta que era más complicado.

    Pero y en verano??? No serían calurosas?? Tanto trapo encima...

    Unos nunca sabe

    Besos

    ResponderEliminar
  29. MADAME AMALTEA, imagínese cuántos candidatos irían con toda candidez envueltos en su toga cándida cuando de pronto recibían un pequeño empujón bajando las escaleras y luego se decía que se habían partido el coco porque se enredaron con la túnica. Igual lo de la toga candida al final era por eso.
    Usted seguro que estaría muy elegante con la trabea, desde luego. Esas rayas de color tenían que ser muy favorecedoras.

    MONSIEUR PERIKIYO, imagino que en Andalucía en verano emplearían materiales más ligeros, al menos, porque vaya fatiguita.

    MONSIEUR DLT, también tenía que ser difícil esculpir estatuas con la toga bien puesta y tanto pliegue por aquí y por allá, todo para que al final viniera el listo de turno y te dijera que el sinus no era así.
    Cuidese mucho. La gripe es dura de pelar y no se rinde fácilmente, pero al final tiene que claudicar tras un buen asedio.

    MADAME FAWN, ya ve. Una tiene la impresión de que es un disfraz fácil para el carnaval, que se agarra una sábana y ya está. Pero no. Tiene su arte.

    MADAME ELYSA, creo que somos muy afortunadas de que no sea una prenda femenina. Aunque vuelva a ponerse de moda, podemos estar relativamente seguras.

    MONSIEUR IGOR, no le imagino yo en Antigua Vamurta con la toga puesta. No sé, no le veo. Pero supongo que todo es cuestión de habituarse.

    MONSIEUR MANUEL, la verdad que solo pensar en llevarlas en un día especialmente caluroso da congojita, pero bueno, cualquier cosa con tan de mantener el espíritu romano.

    Feliz domingo a todos

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. me gusta ver los hombres de toga romana, es una prenda que sobresalta los rasgos viriles y la gallardía de quien la lleve, o será que siempre la admiré en los jóvenes actores de mi época, Heston, Olivier, Mature, Douglas....
    saludos querida Madame

    ResponderEliminar
  31. Ay, madame, pero es que, qué les quedaba mal a esos caballeros?
    Pero no se preocupe, que a lo que se ve, hay algunos en la actualidad que estarían dispuestos a llevarla.

    Feliz tarde de domingo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Por poco me pierdo el post, madame, no lo había visto. Es verdad que los romanos tenían cada tipo de togas para determinadas edades o etapas de la vida, y el color o el modelo ya marcaba la distinción o el estatus. Muy bien explicado todo. Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  33. Muchas gracias, monsieur.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. bon jour madame. He llegado aqui siguiendo los laberinticos caminos de la red de redes y aca me quedare leyendo sus encantadoras historias. Saluditos.

    ResponderEliminar
  35. bonjour madame. He llegado hasta aqui divagando por los laberinticos caminos de la red de redes y la visitare a menudo. Es vuestro blog fascinante.

    ResponderEliminar
  36. Muchas gracias, madame, bienvenida al tablero. Espero que se quede con nosotros.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)