jueves, 26 de enero de 2012

Premio 23 de enero


Monsieur Uriel, del siempre interesante blog Saber Historia, me abruma al concederme este nuevo premio, que al parecer se originó en Venezuela y hace alusión a una fecha muy importante en dicho país, pues conmemora la caída de una dictadura.

Como soy bastante indisciplinada, tampoco esta vez cumpliré con las normas. Simplemente quiero agradecer a Uriel este bonito gesto, y todas las amabilidades que tiene con la Dame Masquée.

12 comentarios:

  1. Hola Madame

    Me alegro mucho que haya recibido un premio, además éste tiene un origen histórico. Todo al tono del blog.

    Enhorabuena por el premio y a disfrutarlo. :D.

    Feliz noche, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena Madame porque su blog es merecedor de ello. Otro más que adornará su vitrina.
    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Eso y más merece usted, Madame. El 23E es una fecha importante. Me congratulo con usted.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena... sin duda un reconocimiento muy merecido.

    ResponderEliminar
  5. Pues enhorabuena por el premio, y entre tú y yo, te alabo tu indisciplina.

    ResponderEliminar
  6. enhorabuena madame, todos los premios que se le concedan, son pocos.

    bisous!

    ResponderEliminar
  7. Felicidades, madame. Otro premio bien merecido, no me cabe duda.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
  8. Muchas felicidades, madame. Su blog lo merece.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Vos merecéis, Madame, todos los premios por vuestro buen hacer, pero no olvide que su mejor premio es el tener tan numerosos lectores y la admiración, el reconocimiento y el cariño de cada uno de ellos.
    A sus pies, Madame.

    ResponderEliminar
  10. Felicidades... Te mereces este premio, por ello no dude en concedértelo.
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  11. Felicidades por tu premio.

    Vengo de recomendación de Mándalas que me dió tu dirección, me quedo viendo tu blog.

    Un beso.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)