domingo, 29 de enero de 2012

Los celtas irlandeses


Los primitivos irlandeses no tenían ciudades. Sus fuertes de tierra o de piedra tenían únicamente un propósito militar, si bien representaban algunas de las funciones propias de una ciudad, siendo utilizados como puntos de reunión o mercados. Los más grandes, como Tara, sede del Gran Rey de Irlanda, celebraban ferias anuales. 

Las transacciones comerciales se hacían con vacas. La unidad era el set, que valía la mitad de una vaca lechera. No hubo acuñación de moneda hasta la época vikinga, por lo que predominaba el trueque. Las monedas significaban poco para un pueblo cuya principal fuente de riqueza era el ganado. 

La sociedad estaba jerarquizada. Había distinciones bien definidas entre clases sociales. El país estaba dividido en reinos, tal vez unos cien, de diverso tamaño e importancia. Cada reino estaba ocupado por una tuath (tribu), al frente de la cual se situaba el rey, elegido entre los descendientes varones de un bisabuelo común. Si este dominaba un pequeño territorio, podría estar atado por vasallaje a un rí ruirech, un rey de mayor importancia. Es difícil estimar la verdadera extensión de sus poderes y deberes, pero es casi seguro que incluían funciones rituales. 


Por debajo del rey, la sociedad se dividía en tres clases principales. En primer lugar estaba la aristocracia guerrera, propietaria de tierras. Luego los aes dána, que incluían no solo a los druidas, sino también a los bardos, juristas, historiadores, artistas y trabajadores especializados. La tercera clase era la equivalente a la plebe, comprendida por hombres libres, trabajadores y pequeños granjeros, que formaban la base de la sociedad. Además había esclavos, pero poco se sabe de la posición que ocupaban. Solían ser gente condenada a la pérdida de sus derechos por haber cometido algún delito.

Los derechos y deberes de cada hombre libre estaban perfectamente definidos por la ley, aunque no había nada parecido a una fuerza policial para obligar a su cumplimiento. El poder de la costumbre parecía ser suficiente, reforzado por la amenaza de los druidas de negar al transgresor su participación en los ritos y ceremonias. En general parece que las partes litigantes se ponían de acuerdo para aceptar el arbitraje de juristas profesionales, los brithem. La mayoría de las causas, incluso el asesinato, no solían castigarse con penas de prisión, sino mediante alguna forma de “precio del honor” (log n-enech). Fuera de los límites de su poblado, un celta no podía contar con obtener protección legal, a menos que existiera alguna forma de acuerdo recíproco entre dos tribus. 

El sistema irlandés hacía recaer los privilegios y responsabilidades de un individuo sobre su descendencia, hasta cuatro generaciones. Cualquier miembro de la familia dentro de estas cuatro generaciones, es decir, descendiente de un bisabuelo común, era un rigdamna. 


En ausencia de una organización central, los pequeño reinos se reunían mediante alianzas en las que algunos de los hijos de los flaith (la nobleza) eran colocados en casas del reino vecino, a menudo de alto rango, que los adoptaban hasta alcanzar la edad adulta. De ese modo se establecían fuertes lazos de lealtad. 

Del matrimonio y la vida familiar se conoce poco. Había varios grados de matrimonio y concubinato, pero la posición de la mujer parece haber sido fuerte. Encontramos fragmentos que reflejan el recuerdo de un tiempo en que había mujeres gobernantes. 

Las casas de los campesinos, y tal vez también las de las capas más bajas de la aristocracia, diferían poco de las del Neolítico y la Edad del Bronce. Se sabe que en Irlanda construían casas circulares, pero también rectangulares, cuadradas e incluso edificios trapezoidales. En el oeste del país solían emplear la piedra como material de construcción, pero en el resto de Irlanda se erigían edificios de madera. 

La mayoría de los poblados estaban cercados por empalizadas, pero otros recibían una mayor protección a base de muros de piedra y zanjas. Había sótanos que eran como trincheras de considerable extensión y que daban acceso a una o más celdas subterráneas. Algunas de ellas pueden haber sido utilizadas para almacenar comida, mientras que otras serían un refugio en tiempos de peligro. Las chozas tenían a menudo una entrada al subterráneo. 

Crannog

Para su defensa y protección también idearon los crannogs, consistentes en islas artificiales que construían con diversos materiales junto a las orillas de los lagos y ríos. La estabilidad se conseguía a base de postes verticales que anclaban la masa al subsuelo. Una empalizada rodeaba normalmente la superficie plana del crannog, sobre la que se erigían uno o más edificios de madera. 

Los fianna eran bandas organizadas de jóvenes guerreros que pasaban parte de su vida cazando y combatiendo lejos de su tribu. Esto podría haber sido una forma de dar salida a un exceso de aristocracia adolescente al tiempo que se les hacía adquirir una formación militar previa al momento en que habrían de asumir sus responsabilidades como adultos. Sus actividades se consideraban más bien como un deporte, a pesar del riesgo real que entrañaban. Era una de las formas en las que se podía ganar prestigio. Este se conseguía frecuentemente mediante un combate singular contra un enemigo de rango parecido. 

Los celtas irlandeses contaban, desde luego, con juegos y diversiones. Algunos de los juegos son mencionados frecuentemente en la literatura irlandesa, como es el caso del brandub, algo parecido al ajedrez o las damas. También se han encontrado dados de hueso en diversos lugares. 

Aparte de las carreras, que incluían las de caballos y pueden haber tenido connotaciones rituales, el más extendido entre los deportes al aire libre parece haber sido una forma primitiva del moderno hurling irlandés. 

Fuerte circular

Otra de las diversiones más populares para los celtas consistía en narrar historias y en la conversación, acompañada de un buen banquete y bebida en abundancia. Estos placeres parecen haber sido disfrutados por todos los estamentos sociales, bien fuera la bebida vino caro de importación para la nobleza o cerveza nativa para las clases más humildes.

29 comentarios:

  1. A juzgar por su post y explicaciones, no vivian mal. Había orden, respeto y las leyes eran acatadas sin vigilancia. Se veía perfilar el carácter de inglés.
    Bisous y feliz tarde

    ResponderEliminar
  2. Pues no sé, madame. Desde mi punto de vista los irlandeses son muy diferentes de los ingleses. No les encuentro mucho en común.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. En El Raso, Ávila, perteneciente a la localidad de Candeleda, hay unos restos de un castro celta con una réplica de sus chozas similares a las de la foto. Sus cubiertas, hechas a base de ramas finas hábilmente dispuestas, impedían que el agua de la lluvia penetrase dentro de la estancia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Parece que ya estaban jerarquizados y además con esclavos.
    Nuestras vidas no son muy diferentes, salvo por el trueque, que yo viví en mi niñez.
    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Era un pueblo bárbaro, al menos, tal como lo entendemos, a los pueblos bárbaros germanos tras la caída de Roma, pero con un derecho bien estructurado, con unas normas muy claras y una sociedad jerarquizada y una buena distribución de los bienes. Muy buen post, madame; feliz domingo.

    ResponderEliminar
  6. Lo de asumir responsabilidades de los actos del tatarabuelo era una gaita -irlandesa-. En fin, no hay pueblo perfecto, aunque contar historias agarrados a una pinta de cerveza era una buena costumbre que aún pervive.

    Bisous y tenga usted una buena semana.

    ResponderEliminar
  7. Hola Madame:

    Su entrada, la foto inicial me recuerda el castro de Santa Tecla en A garda. Los Celtas son una cultura que cada día descubro más.

    Sabe qué? estoy escuchando de fondo música de gaita escocesa...No es lo mismo, pero relaja mucho

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Interesante post, me ha permitido conocer algo más sobre los celtas irlandeses y lo que más me gusta eso de narrar historias alrededor de un banquete.

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Hola Madame

    Es una maravilla leeros. Lo mucho que aprendo en este blog.

    No conocía nada o casi nada del mundo celta irlandés y me ha encantado la entrada, pues ha sido un viaje muy especial a la historia de la verde y esmeralda Irlanda.

    Feliz domingo, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  10. Veo que ya en aquellos lejanos tiempos la jerarquía religiosa imponía comportamientos. Me ha enseñado hoy cosas que no sabía. Se lo agradezco y beso su mano.

    ResponderEliminar
  11. MONSIEUR CAYETANO, los celtas se asemejan unos a otros, aunque vivieran a distancia. Hay un fondo común que los distingue.

    MADAME CANDY, tengo la impresión de que como las cosas sigan así, tendremos que volver al trueque!

    MONSIEUR PACO, no eran lo que un romano entendería por civilización, desde luego, pero tenían sus cosas positivas.

    MADAME AMALTEA, yo también me apunto a lo de la pinta de cerveza, a ser posible en un pub irlandés :)

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. MONSIEUR MANUEL, me encanta la gaita escocesa, y en cierto modo sí que es coincidencia que esté usted escuchando precisamente eso en estos momentos!

    MONSIEUR LOGIO
    muchas gracias, es usted muy amable.

    MADAME ELYSA, muchas gracias. Verdaderamente sabían divertirse. A quién no le apetece una velada celta!

    MADAME MARÍA EUGENIA, muchas gracias. Irlanda es la gran desconocida, siempre a la sombra de la isla vecina.

    MONSIEUR DLT, el poder y la influencia de los druidas era tremenda. Un aspecto inquietante de esa civilizacion. Muchas gracias, monsieur.

    Buenas noches a todos

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Me encanta esa cruz con el círculo de estos primos de los gallegos.

    Saludos madame, buenas noches.

    ResponderEliminar
  14. fianna fail es el nombre de uno de los partidos irlandeses. que se llamen banda de forajidos... ya tiene su qué. supongo que ya no dirá lo mismo. en fin.
    interesante artículo de un pueblo muy mitificado para mi entender, del que solo conozco tópicos.
    también he leído con atención el artículo de la diosa Serket.

    que tenga un buen comienzo de semana, madame.

    bisous!

    ResponderEliminar
  15. MONSIEUR EDUARDO, los símbolos celtas siguen de moda por doquier. No se pasan con los años, son todo un clásico :)

    MONSIEUR KARPOV, usted tan madrugador un lunes, quién nos lo iba a decir. He buscado en su honor el significado de fianna, y es que claro, para ellos no significa banda de forajidos, sino bandas de guerreros (además al parecer la palabra es plural), y deriva del nombre de uno de sus héroes. Claro que aunque sea de guerreros, el nombrecito se las trae para un partido político, sí. Ha de sonarles pegadizo.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. ¿Por qué nos fascian tanto los celtas? En este caso irlandeses. ¿Puede ser que se intuya una felicidad y una cierta justicia? Y ese arte.
    Por cierto, desconocía que las responsabilidades se transmitieran en 4 generaciones. Esto, traducido en hipotecas, serían el final, aaahh.
    Saludos de lunes.

    ResponderEliminar
  17. Justicia no lo creo, en una sociedad en la que existe la esclavitud y los druidas tienen tanto poder. Felicidad seguramente sí, aunque no sé si más que en otro lugar. Pero esa forma desinhibida de vivir la vida, libre de prejuicios e hipocresías, tiene su aquel.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Madame, ud que lo sabe casi todo, puede ser que los grupos irlandeses separatistas modernos tengan alguna relación ideológica con los Druidas? me encantaría saberlo, gracias amiga, saludos

    ResponderEliminar
  19. Muchos detalles sobre los celtas son los que nos traes... una entrada muy interesante y ver como era esta sociedad que gracias a la insularidad pervivió durante tantos siglos.

    ResponderEliminar
  20. Refrescante clase Dame, pensar aún existen los druidas modernos con su religión y su misticismo.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  21. Narrar historias... A esa actividad - sobre todo, a escucharlas - me sumaría yo con gusto. Beso su mano maestra, madame.

    ResponderEliminar
  22. MADAME AMALIA, no creo que guarden ninguna relación ideológica con los druidas. Al menos espero que no, como no sea el afán por conservar sus viejas tradiciones.

    MONSIEUR JOSE LUIS, sí, es cierto, sí que pervivió mucho tiempo. De hecho es el lugar en que mejor se conserva la cultura celta.

    MONSIEUR DRAC, supongo que siempre habrá misticismo, y por tanto alguna clase de druidas modernos. Forma parte del ser humano.

    MADAME ISABEL, yo también me sumaría con mucho agrado. De buena gana compartiría una de esas fiestas.

    Muchas gracias a todos y buenas noches.

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Llego tarde, pero no quiero dejar pasar la oportunidad de felicitarla por esta interesante entrada. Hace unos años tuve la suerte de visitar el Irish National Heritage Park (o algo así) en Wexford: una experiencia que recomiendo a todo el que viaje a Irlanda. Son reconstrucciones, sí, pero magníficas.
    Feliz noche, Madame

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias, monsieur. Tendré en cuenta su recomendación, porque aún no lo conozco.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Sí tienes razón estoy de acuerdo con su título del es realmente excelente pic... en este momento se explica mucho...Me gusta..Gracias por compartir...
    Regalos

    ResponderEliminar
  26. Muy buen articulo... aprendo muchisimo con tu blog :D
    Saludos!!
    Aurora

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)