lunes, 16 de enero de 2012

La Ley Sálica en Francia

La ley sálica en un manuscrito del siglo VIII

“In terram salicam mulieres ne succedant” 

Los francos salios tenían una ley que apartaba de la herencia a las mujeres, y que por proceder de ellos se conoce como “sálica”. 

Entre el 507 y el 511, durante los últimos años del reinado de Clodoveo, tiene lugar la primera redacción conocida del Pactus Legis Salicae, código legal de los francos. En él, el título 59 se dedica a regular la sucesión de aquellos que hubieran fallecido sin descendencia. En su artículo cinco y último precisa lo siguiente: “En cuanto a la tierra, que ninguna parte de la herencia sea entregada a las mujeres, sino que sea íntegramente transmitida al sexo masculino”. 

La exclusión se venía practicando desde la época de los romanos, cuando estos entregaban tierras a los caudillos francos a cambio de sus servicios militares. Pero no parece haberse correspondido con ninguna tradición germánica previa. Incluso dentro de los francos tenía detractores, como refleja el Formulario de Marculfe, que data de finales del siglo VII y principios del VIII: “Existe una costumbre tan antigua como impía, y es que las hermanas no compartan con sus hermanos las tierras paternas”. 

Posteriormente se hicieron nuevas versiones, en tiempos de Pipino el Breve y de Carlomagno. La palabra “tierra” se cambió por “tierra sálica”, designando así al patrimonio considerado como ancestral de los francos, y no al adquirido más tarde. De ese modo, con los carolingios la norma no fue de aplicación, y a partir del siglo IX la ley sálica cayó en el olvido

Coronación de Carlomagno

La norma, desde luego, no hacía ninguna alusión a la Corona, pero durante el siglo XIV, en tiempos de los últimos reyes de la dinastía Capeto, la complicada situación sucesoria hizo conveniente rescatar aquella vieja norma y adaptarla convenientemente a espurios intereses. 

En el año 1328 la dinastía tocaba a su fin. Tres hermanos se habían sucedido en el trono: Luis X, Felipe V y Carlos IV. El primero de ellos había muerto en 1316. Dejaba una hija, Juana de Francia, de seis años de edad. La madre de esta niña había sido Margarita de Borgoña, la reina de trágico destino, fallecida en extrañas circunstancias mientras permanecía prisionera en una fría y húmeda fortaleza, acusada de adulterio. (En su día nos ocupamos de ese episodio en este link)

Luis había vuelto a casarse, y la viuda, Clemencia de Hungría, esperaba un hijo cuando el rey murió. Felipe, el hermano de Luis, se designó a sí mismo como regente mientras se esperaba el nacimiento del bebé real, que, si era un varón, se convertiría en el nuevo rey. Así fue, pero el pequeño, que reinó como Juan I, falleció al cabo de tan solo cinco días de vida. 

Matrimonio de Carlos IV y María de Luxemburgo

La situación era complicada: la única descendencia que le quedaba a Luis era una niña cuya madre había sido acusada de adulterio. Dadas las circunstancias, era inevitable que en cierto modo planeara sobre la pequeña Juana la sombra de una posible ilegitimidad, aunque tal pensamiento no fuera en verdad fundado y su nacimiento se hubiera producido varios años antes del escándalo. Pero no era previsible que una niña de corta edad e hija de una reina de memoria infame fuera a recabar muchos apoyos, de modo que Felipe aprovechó las circunstancias y jugó sus bazas para coronarse él mismo como rey en 1317. Para poder apartar del trono a su sobrina, recuerda la vieja ley sálica y decide aplicarla a la Corona, algo que nunca se había hecho ni precisado hacer antes, porque todos los reyes hasta entonces habían dejado un heredero varón. 

La ley promulgada por Felipe fue conocida como Ley de los Varones. Pero el destino es a veces burlón, y resultó que el propio rey dejó a su muerte una descendencia abundante en hijas, pero ningún varón que le sobreviviera ni superara la infancia. 

Así pues, es su hermano menor, Carlos IV, quien le sucede. Curiosamente este último también fallece sin dejar más que descendencia femenina y una viuda esperando un hijo póstumo. La ley sálica determinaba que, al no poder heredar la corona las hijas, si no nacía un varón la dinastía tocaría a su fin. En tal caso, sería preciso determinar qué candidato tenía más derechos a suceder a Carlos. Los tres candidatos fueron: 

-Felipe de Evreux, nieto de Felipe III y futuro esposo de Juana de Francia, la despojada hija de Luis X. 

-Eduardo III de Inglaterra, hijo de Isabel, la hermana de los tres últimos monarcas Capeto. 

-Felipe de Valois, otro nieto de Felipe III y primo, por tanto, de los últimos reyes. 

Eduardo III de Inglaterra

Una asamblea de nobles franceses elige a este último, que se convierte en Felipe VI al día siguiente de que la reina diera a luz a una niña. Pero había que hacer algo para lograr que el candidato inglés no pudiera presentar mejor título, y a tal efecto se consideró oportuno modificar la ley sálica especificando que las mujeres, además de quedar excluidas de la sucesión, no podrían tampoco transmitir la Corona. De ese modo se aseguraban de que Eduardo III de Inglaterra no recibiera el derecho de su madre. 

El inglés manifestó su desacuerdo con esta triquiñuela, y el conflicto que se originó no fue pequeño: era el comienzo de la Guerra de los Cien Años. 

La ley nada decía acerca de la regencia de las mujeres. Impidió reinar a la capaz Ana de Francia, hija de Luis XI, pero le permitió ejercer la regencia durante la menor edad de su hermano Carlos VIII. Sin embargo, a la muerte de éste, Ana hubo de ver cómo la Corona pasaba a su primo, que reinó como Luis XII. 

Ana de Francia

Nunca tuvieron fácil las mujeres ejercer el gobierno. El silencio que guardaba la ley sálica al respecto daba pie para que se alzaran muchas voces que exigían que fuera aplicada a todos los aspectos del ejercicio del poder. En tiempos de Catalina de Médicis se escribieron diversos panfletos en su contra. Uno de ellos, Discours merveilleux de la vie, actions et deportements de Catherine de Médicis, reine mère, era un llamamiento a la unión sagrada contra la soberana, fundada en “la autoridad de nuestra ley sálica”. En él Catalina es la reina negra, la extranjera maléfica, horrible furia y madre desnaturalizada experta en el arte del doble juego. El texto, cuya primera edición aparece en 1575, fue ampliamente difundido por los hugonotes y traducido a muchas lenguas europeas además de al latín. 

Fue precisamente en la época de Catalina de Médicis cuando aparece la expresión “ley fundamental”, que es aplicada a la ley sálica. Desde ese momento se considera “primera ley fundamental del Estado francés”

Los hijos de Catalina también se suceden en el trono sin dejar descendencia. Los católicos sostienen entonces la candidatura de Carlos de Borbón, y los protestantes a Enrique de Navarra, que finalmente se hace con la Corona gracias a la ley sálica, convirtiéndose en Enrique IV. Los otros candidatos, al ser príncipes de sangre real por línea femenina, o nacidos en el seno de familias extranjeras, poco cuentan en el concurso. Solo el rey de España, Felipe II, impugna la ley para defender los derechos de su hija, nieta de Enrique II y Catalina de Médicis. Razón de más para que los franceses cierren filas en torno a la ley sálica. 

Catalina de Médicis

Ni Enrique IV, ni Luis XIII ni Luis XIV la ratifican, pero tampoco precisan el modo en que se debe transmitir la corona, y las regentes María de Médicis y Ana de Austria nada dicen al respecto. 

En 1789, reunida la Asamblea Nacional para redactar la primera constitución, se estipulaba que “la realeza es indivisible, y transmitida por herencia dentro de la dinastía reinante, de varón a varón, por orden de primogenitura, con exclusión perpetua de las mujeres y de su descendencia” (Título 3, capítulo 2, artículo primero). 

La ley sálica continuó aún vigente durante la restauración borbónica, de 1814 a 1830.

34 comentarios:

  1. Siempre me pareció ridicula la ley Salica, mucho mas bonita la costumbre española.
    La cantidad de sangre que se derramo en España por ello. Que tragedia...

    ResponderEliminar
  2. Y sigue vigente Madame, porque aqui ni se modifica la constitución porque la heredera al trono sería Elena. Y menudo disaguisado para el Principe Felipe que a su vez tiene 2 niñas...
    Pero la verdad es que los hombres a lo largo de toda la historia no han hecho más que apartar a la mujer de las herencia y del poder.
    Bisous y buenas noches

    ResponderEliminar
  3. MONSIEUR NICO

    Sí, hubiera sido precioso si en España la ley sálica no hubiera desencadenado un grave conflicto dinástico y varias guerras.

    Ve? apartar a las mujeres nunca causa más que problemas. No lo hagan!

    Buenas noches

    MADAME KATY, ahí estamos, madame, todavía con lo mismo. No hay ley sálica propiamente por si falta personal, como ya ocurrió, pero la mujer queda relegada al último puesto, lo cual en estos tiempos ya les vale.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Con o sin ley a lo largo de la historia a la rama femenina le hicieron las cosas complicadas
    Cuando aprenderemos madame ?
    Un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
  5. MONSIEUR LUTHER, desde luego, para despojar a la mujer de sus derechos ni siquiera se han molestado mucho en recurrir a leyes a lo largo de la historia, pero resulta doblemente ofensivo cuando encima lo hacen.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Ni la caída del Viejo Régimen arreglo el asunto, que aún perdura. Afortunadamente en Francia ya no, jejeje.
    Y además cualquier desliz, de las mujeres digo, se solucionaba con un castigo ejemplar o una misteriosa muerte en la Torre Nesle.
    Bueno, ya sabe usted, señora, que este ha sido un mundo de hombres, y lo sigue siendo aún en más de medio mundo.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
  7. MONSIEUR DLT,

    Así es, monsieur. Imagínese que hubiera que castigar a los reyes infieles del mismo modo!
    Afortunadamente las cosas van cambiando poquito a poquito.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Hola Madame

    Las mujeres siempre teniendo que ocupar un segundo o discreto plano, cuando en algunas ocasiones deberían ser las primeras.

    Los tiempos tardan en cambiar lo que los siglos han dejado como tradición. Menos mal que algunas cosas, como decís, cambian para bien y ya era hora :D.

    Feliz noche, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  9. MADAME MARÍA EUGENIA, así es. Francia se perdió una gran reina en la persona de la hija de Luis XI, por ejemplo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. La cantidad enorme de enfrentamientos que a podido traer esta ley cuando lo más sencillo es dejar al que le tocara por ser el mayor, y además luego se podía volver contra tu descendencia como bien nos muestras.

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Qué tal injusticia contra las mujeres brillantes que han dejado de participar en los reinados. Y sobre el adulterio una amiga me dijo que las mujeres engañan más que los hombres; porque el hombre comete la infidelidad sólo con la aceptación de la amante. En cambio la mujer lo realiza con el hombre que a ella se le antoje, ya que los hombres SIEMPRE aceptamos sus requerimientos. Por ello, porque no se puede estar seguro de las mujeres; estimo, se les ha exigido, a través de la historia, recato y dignidad, mucho más que a los hombres.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  12. MONSIEUR EDUARDO, la gente se empeña en complicarse la existencia, en especial para perjudicar a las mujeres. Así le va al mundo!

    MONSIEUR DRAC, el razonamiento tiene su carga de ironía: si los que aceptan siempre son los hombres, entonces son ellos los más infieles, porque eso implica que ni siquiera ningún casado diría que no. En cambio las mujeres parece que, según su alegato, sí se niegan a veces, con lo que podemos encontrar mujeres fieles.

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. ¿y porqué esos francos salios eran tan misóginos y otros francos no lo eran tanto? pues la broma les condicionó la política interna y seguro que les privó de alguna reina más capaz, como bien dice, que lo que tuvieron.
    y como siempre, en nuestro país, copiando lo bueno. que no decaiga.

    saludos madame!
    bisous!

    ResponderEliminar
  14. Pues verá, monsieur, los romanos les entregaban tierras, pero era a cambio de que los servicios militares, es decir, de que al frente de las mismas se encontrara siempre un guerrero capaz de proporcionarles soldados cuando los necesitaran. Como ve, no hubiera sido ventajoso para Roma que las tierras fueran a parar a manos femeninas. O sea, que podemos echar la culpa a los romanos.

    Lo peor, monsieur, no es copiar lo bueno, sino hacerlo con quinientos años de retraso. Manda oeufs.

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Interesante toda la aportación histórica del origen y desarrolla de esta ley machista de los salios, que se ha perpetuado en tantos países desarrollados hasta tiempos muy recientes, y que ha sido origen de alguna guerra evitable (como las carlistas en España). Afortunadamente ya no existe como tal (el machismo está en decadencia), pero en España se mantiene una variante aún: se prefiere el varón a la mujer. Zapatero no la cambió y veremos si se atreven ahora. Buen día, madame.

    ResponderEliminar
  16. buscando algo de consuelo ante tan arbitraria ley, diría que la mujer con corona o sin ella siempre influye sobre el hombre y su historia..
    saludos querida Madame

    ResponderEliminar
  17. Es curiodo que quien implantó la "Ley Sálica" fuera Felipe V de Francia, y quien lo hiciera casi 300 años después en España fuese Felipe V, francés coronado rey de España.

    Una ley absurda que impidió reinar a tantas grandes mujeres y que provocó guerras e intrigas continuas.

    Me ha gustado mucho esta entrada Madame.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. MADAME AMELIA,
    eso sí, y la influencia en la historia no ha sido precisamente pequeña. Aun en la sombra, las mujeres han movido muchos hilos.

    MONSIEUR CAROLUS, así es, nada más absurdo. Y curiosa la coincidencia en lo de Felipe V, no me había detenido a pensarlo. El país se hubiera ahorrado muchos disgustos si Fernando VII, en una de sus brillantes ideas, no hubiera decidido volver a promulgarla en 1830.

    Feliz martes

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Como se ve que la discriminación es mas vieja que matusalén. Segun lo que he leido de Ana de Francia, era muy inteligente y se aseguró la paz en sus años de regencia con mas de una astucia que puso en practica, lo cual no era nada facil considerando que en equellos años la mujer solo era vista como un bonito adorno que daba hijos y placer, no creo que ningun caballero quisiese "sufrir" ser gobernado por una dama. Cuantas mujeres mas se perdieron en la historia de realizar un brillante papel por los absurdos impedimentos de mas de inseguro troglodita? Mas de una, mas de una estoy segura!! Excelente tema! Saludos Mdm. Masquee

    Gabrielle D'Alex

    ResponderEliminar
  20. Muy curioso el origen de la ley sálica. Ignoraba que procediera de ahí. En todo caso, una antigualla discriminatoria.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. MADAME GABRIELLE,
    es verdad, Ana de Francia debió ser reina. Seguro que al país le hubiera ido mucho mejor.
    Y en otros países, aunque no tuvieran ley sálica, era igual de difícil para una mujer llegar al trono. Pienso en Inglaterra, en Matilde, a la que su primo Esteban arrebató la corona. O en el afán enfermizo de Enrique VIII por conseguir un varón. Y fíjese que al final Isabel fue lo mejor que le pudo pasar a Inglaterra.

    MONSIEUR CAYETANO,
    No tan antigualla, puesto que aún se discrimina frecuentemente a la mujer, negándosele el trono a menos que no haya ningún varón.

    Feliz tarde a ambos

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. La discriminación de la mujer es tan antigua como la vida misma, como muy bien conoce y dais vos a conocer, Madame, algo que ahora se trata de evitar, pero que sigue encontrando grandes escollos. Bisous.

    ResponderEliminar
  23. Y la ambición es igual de antigua, MONSIEUR FRANCISCO. Fue un ambicioso príncipe el que utilizó la norma en su provecho, imponiendo así una ley que no existía, y solo para poder reinar él.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Tenéis toda la razón, Madame. La ambición, el egoísmo, el desprecio al otro... Gracias por la oportunidad de dejaros otros nuevos...
    Bisous.

    ResponderEliminar
  25. Y lo peor de la ley sálica y de las normas sucesorias que desplazan a las mujeres, es que son perjudiciales para la salud social. Ya ve usted, Madame, existen una barbaridad de normas que cuando se aplican y queda demostrada su inutilidad o incluso su efecto dañino, continúan vigentes por aqeullo de que "es la ley, la costumbre o siempre se ha hecho así". Demostración palpable de que la humanidad necesita más racionalidad y glamour legislativo.

    Bisous y muy buenas tardes.

    ResponderEliminar
  26. Muy buena entrada Madame, justo hace unos pocos dias lei el primer tomo de la saga de los Reyes Malditos, saga relacionada con este tema.
    Concuerdo en que Ana de Francia deberia haber sido reina, es lamentable que esa ley se lo haya impedido.
    Otra cosa, que curioso que las tres dinastias (Capetos directos, Valois y Bourbon)hayan terminado con 3 hermanos en el trono. Vaya coincidencia.
    Saludos de una lectora suya.

    ResponderEliminar
  27. O sea, madame, que podemos decir "una antigualla que se sigue usando". La usaban los francos, la usaba el "otro Franco" y todavía hoy tenemos ejemplos lamentables.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. MONSIEUR FRANCISCO, gracias a usted siempre por sus agradables visitas.


    MADAME AMALTEA, suena bien eso del glamour legislativo. Desde luego, las leyes suelen tener muy poco glamour, desde luego esta. Y al parecer no es suficiente con constatar que una ley ha provocado grandes tragedias para decidir suprimirla. Son cosas difíciles de entender.


    Muchas gracias, MADAME LECTORA. Realmente es muy curioso, como si de una vieja maldición se tratara. Por cierto que he leído con pasión la saga de los Reyes Malditos, novelas que cuesta soltar. Espero que disfrute usted del resto de ellas.

    MONSIEUR CAYETANO, francamente lamentable esta ley, francamente!

    Feliz tarde, o casi ya buenas noches.

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Hola Madame:

    Tarde, pero seguro

    Y luego hablamos de que no queremos discriminaciones...La ley sigue discriminado a las mujeres.

    Eso, no se apoya ningún tipo de discriminación...

    Contradicciones de la contradicción

    Estoy espeso madame por el catarro

    Besos

    ResponderEliminar
  30. MONSIEUR MANUEL, ya suponía yo que tarde o temprano caería algún virus, estando en contacto con tantos diariamente.
    Cuidese mucho.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Así es mi querida amiga, "a veces"

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  32. Pues tomen ejemplo los hombres y a ver si consiguen ser también fieles siquiera "a veces" :)

    Feliz día, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Como muchos otros visitantes de este blog, opino que es increíble que todavía se tenga en cuenta esta ley tan desigual en los tiempos que corren. Sí, ya sé que la nobleza se rige por sus propios códigos inamovibles por el paso del tiempo, pero también es verdad que las instituciones se deben adaptar a las sociedades en las que se desarrollan. También pensamos que el matriarcado era mucho más antiguo que los orígenes de la propia ley Sálica.
    Besos, madame

    ResponderEliminar
  34. Verdaderamente, madame, tal parece que la humanidad haya retrocedido con respecto a la antigüedad por lo que se refiere a la mujer. Hemos pasado del matriarcado a esto.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)