viernes, 27 de enero de 2012

La diosa escorpión

“Soy Serket, señora del cielo, soberana de todos los dioses. He venido ante ti, la esposa del gran rey, señora de las dos tierras, soberana del alto y bajo Egipto, Nefertari, amada por Mut, justificada ante Osiris, quien reside en Abidos, y te he concedido un lugar en la tierra sagrada, para que, como Ra, puedas aparecer gloriosamente en el cielo”. (Inscripción en la tumba de Nefertari) 

La benéfica diosa Serket era hija de Ra, a veces representada como esposa de Horus y madre de Horajty. Su imagen habitual es la de una mujer que lleva sobre la cabeza un escorpión con la cola levantada, siempre dispuesto a picar, pero en alguna ocasión se invirtió su aspecto, convirtiéndose en un escorpión con cabeza de mujer. En un papiro de la dinastía XXI aparece armada de cuchillos, con cabeza de leona y otra de cocodrilo protegiendo la nuca. 

Curiosamente, en un principio esta divinidad estaba asociada con el escorpión de agua, un insecto heteróptero que no guarda relación con el terrestre. Fue solo a partir de la dinastía XIX cuando pasó a representar al verdadero escorpión. La más peligrosa de estas especies es capaz de matar, y de ahí la importancia de la diosa, a la que se invocaba para evitar las picaduras venenosas y sobrevivir a ellas. 


Cuando Seth amenazó a la diosa Isis, ella le envió siete escorpiones para protegerla. Además se muestra como enemiga del demonio-serpiente Apofis, que trata de interrumpir el recorrido de la barca solar que transporta a Ra, para que no pueda alcanzar el nuevo día. Por extensión, se consideraba que Serket tenía poder sobre todas las serpientes, reptiles y animales venenosos. Según los Textos de la Pirámide, era la madre de Nehebkau, el dios serpiente que protegía al faraón contra las mordeduras de estos reptiles. 

La mención más antigua de Serket se remonta a una estela funeraria encontrada en una tumba de la primera dinastía en Saqqara. También aparece mencionada en algunas invocaciones de los Textos de las Pirámides, el conjunto de textos religiosos más antiguos, grabados en las paredes de las pirámides a partir de la V dinastía. En ellos a veces se le da el nombre de “Señora de la Hermosa Casa”, una alusión a su papel en el proceso de momificación. Selkis había ayudado a Isis a cumplimentar las exequias de su esposo Osiris. Por extensión, también prestaba apoyo en los funerales de los hombres, y de ahí su papel en los ritos funerarios en compañía de Isis, Neftis (la oscuridad, la noche y la muerte) y Neith. Juntas, eran las "cuatro plañideras divinas". 

Al observar cómo la hembra del escorpión transportaba durante un tiempo las crías sobre su espalda, los egipcios vincularon a la diosa con a la madre del difunto, que amamanta a los muertos y les proporciona el alimento con el que vivir eternamente. 

Serket se convirtió así en una diosa protectora ligada tanto a los vivos como a los muertos. Invocada durante la ceremonia del embasalmamiento, su misión era proteger a Qebehsenuef, que a su vez guarda los intestinos de los difuntos depositados en vasos canopos. 

“Soy Qebehsenuef, Oh Osiris Ani, triunfante. He venido para protegerte. He recogido tus huesos y he reunido tus miembros. He traído tu corazón y lo he colocado en su trono dentro de tu cuerpo. He hecho florecer tu casa para ti, Oh tú que vives para siempre”.

Howard Carter encontró una estatua dorada de la divinidad, especialmente hermosa, en la que es representada con los brazos extendidos en ademán protector en torno al cofre que contiene los vasos canopos de Tutankamón. La figura se encuentra hoy en el museo de El Cairo y, aunque se ha sugerido que podría haber sido moldeada a imagen y semejanza de Anjesenamón, esposa del faraón, no existe ninguna prueba de ello. 

En la tumba de la reina Nefertari, esposa de Ramsés el Grande, hay una hermosa pintura de Selket con un vestido rojo ajustado y largo hasta el tobillo. En la mano derecha sujeta un ankh, el símbolo de la vida, y en la izquierda sostiene el cetro, símbolo de dominio, bienestar y prosperidad. 

“Los dientes de Osiris Ani, cuya palabra es la verdad, son los dientes de Serket” (El Libro de los Muertos).

Símbolo del calor del sol, representa la sexualidad femenina y es protectora de los matrimonios, la maternidad y la felicidad conyugal. Aparece también representada asistiendo a los nacimientos de dioses y faraones, como es el caso de Hatshepsut y Amenofis III, en compañía de la vieja diosa guerrera Neith. Como diosa de la fertilidad, era una de las divinidades que guardaban las fuentes del Nilo y velaba para que las crecidas se produjeran oportunamente. Por eso recibía el nombre de Señora de la Vida.

También se la llamaba “la que da el aliento de vida”, o “la que facilita la respiración en la garganta”, porque, además de evitar la muerte por asfixia producida por la picadura del escorpión, es, por extensión, la que hace que el niño respire al nacer, y que el difunto lo haga en la otra vida. Por eso se la asociaba al oeste, punto cardinal que significa la muerte y el renacer. 

Aunque generalmente considerada una divinidad protectora, tenía también su lado oscuro: así como podía proteger a los justos contra las picaduras, también podía dejar morir a los malvados; su cólera era temible, y su furia vengadora enviaba serpientes y escorpiones contra aquellos que hubieran incurrido en su desagrado. Como encargada de castigar los crímenes, también se relacionó con la justicia


La fiesta se Serket se celebraba en el mes de Joiak, que según el cómputo moderno se extendía entre el 26 de noviembre y el 26 de diciembre de cada año. Originalmente la diosa fue adorada en el Delta, pero su popularidad se extendió y se le rindió culto en todo el país. No se han hallado templos dedicados específicamente a ella, pero sí contaba con un elevado número de sacerdotes a los que ella transmitía sus conocimientos médicos. Estos sacerdotes se ocupaban de modo muy especial de los casos de mordeduras y picaduras de reptiles e insectos mediante una combinación de medicina y sortilegios

A menudo se utilizaban amuletos con forma de escorpión que se colocaban en torno al cuello de un paciente que había sufrido una picadura mientras se pronunciaban las palabras rituales. Los niños llevaban unos anillos con un escorpión para protegerlos contra estos peligros. Los conjuros invocando la protección de esos animales se colocaban a la entrada de los templos y en placas dentro de los hogares además de en los amuletos. También había pendientes de escorpión que se elaboraban a base de diversos materiales.

24 comentarios:

  1. Queda patente una vez más que el hombre aspira a la eternidad. Vivir más allá de la muerte. Esta dualidad Vida- Muerte lo entendieron los egipcios más que ninguna otra civilización, fijándose en los elementos de la naturaleza...
    Entre nosotras: No me gustan los escorpiones
    Bisous

    ResponderEliminar
  2. A mí depende, madame. Algunos sí :)

    Feliz fin de semana, madame Katy.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. no conocía a esta diosa protectora... y es que puestos a elegir es preferible tener a los escorpiones de tu parte...

    Saludos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Mejor llevarse bien con ellos, sí.

    Feliz fin de semana también para usted, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Un mundo fascinante el del antiguo Egipto, con ese cortejo de animales sagrados y poderosos, como el gato o el escorpión, presentes siempre en todo tipo de manifestaciones culturales y espirituales.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  6. Y es curioso, también, el modo en que asignaban un determinado género a cada animal. Para ellos el escorpión era femenino, igual que el escarabajo era masculino.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Hoy nos parecen un tanto pueriles estos mitos, que en cambio nos regalan historias tan sabrosas. Habría que revisar nuestros mitos...Para el futuro.
    Y las dos caras. Pocos dioses en el mundo las tiene. En algo hemos perdido, madame.
    Saludos casi de fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. En imaginación, por ejemplo. La fantasía egipcia debía de ser desbordante.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Hola Madame

    Me encanta la mitología. Siempre se aprende de ella.

    Es una entrada preciosa, conocía a Serket pero tan de cerca como lo has habéis contado. De vuestra mano, he entrado en el reino de Egipto con sus historias, misterios, aromas...

    Gracias por trasladarme hasta allí, aunque de momento sólo sea con la imaginación y la historia.

    Feliz tarde, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  10. Ese "de momento" hace sospechar que prepara usted algún viaje al pasado en la máquina del tiempo. Avíseme si queda una plaza!

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Interesantísima esta historia de la diosa Serket, la diosa escorpión, como todos los dioses del Antiguo Egipto, que adoptaban formas de animales. Por lo que veo era una diosa buena y protectora, benefactora de Nefertiti y de Isis. Con sólo nombrar su nombre (el escorpión), ya infundía respeto.
    Aprovecho para felicitarle por el nuevo premio del 23-E, sin duda merecidísimo. Bisous, madame.

    ResponderEliminar
  12. Hay personas que tienen una lengua tan viperina y venenosa como el aguijón de un escorpión, dispuesta siempre a atacar la honorabilidad de las gentes. Le pediré a Serket que me libre de calumniadores.

    ResponderEliminar
  13. Era yo un chiquillo de 7 u 8 años cuando con un primo mío, en un monte, en la parte alta de su ladera, levantamos una piedra. Entonces vi el primero de estos arácnidos. Pocos segundos después, tras desbocada carrera, habíamos llegado al llano y puestos a salvo del bicho. Todavía no sabíamos de su bondad. Eso de que lleva a todos sus hijos sobre el lomo es enternecedor.
    Ya me caen mucho mejor.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
  14. En primer lugar, muchas felicidades, Madame.
    Hay que ver cómo dominaban los egipcios el poder de los símbolos y las alegorías. No hay nada irrelevante en las inscripciones e imágenes, todo tiene su aquel.

    Bisous y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  15. No conocía tan en profundidad a Serket, ni sabía de sus muchos "empleos". En nuestra cultura actual sería complicado asociar una divinidad protectora al escorpión.
    Feliz fin de semana, Madame

    ResponderEliminar
  16. HOy creo que no tendría muchos seguidores, dado lo poco que gusta este bichito. Me gustan mucho estas entradas sobre Egipto.

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Hola Madame:

    Una diosa que me era desconocida. Tenía muchos empleos la diosa...

    El escorpión no es que me agrade mucho, pero siempre me han parecido interesante

    Madame, cuando pueda, se pasa por el blog.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Uy, se me han juntado unos cuantos. Veamos.

    MONSIEUR PACO, muchas gracias, veo que usted también ha sido premiado por partida cuádruple.

    MONSIEUR FRANCISCO, no sé si funciona en estos tiempos, o si hay que tener pasaporte egipcio, pero supongo que no se pierde nada por intentarlo.

    MONSIEUR DLT, qué haría usted levantando piedras en el monte y asustando a pobrecitos escorpiones! Si es que los niños no sé cómo no tienen más accidentes.Y por lo visto usted era de los moviditos!

    MADAME AMALTEA, muchas gracias. Los egipcios dominaban hasta tal punto símbolos y alegorías que se hace sumamente complicado seguir el hilo. Siempre se ramifica.

    MONSIEUR XIBELIUSS, sería difícil, sí, y la verdad que es extraño que no fuera aún más difícil en un tiempo y lugar en el que los escorpiones resultaban tan letales.

    MADAME ELYSA, no se crea, tienen su aquel, igual que los nativos de Escorpio. Siempre hay para todos los gustos, madame.

    MONSIEUR MANUEL,
    Ya me he pasado por sus blogs. Es usted muy amable al acordarse siempre de mí. Muchísimas gracias.

    Buenas noches a todos

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Gracias por esta entrada, madame, conocía a esta peculiar diosa a grandes rasgos, pero no tan detalladamente.
    Su relación con la vida y la muerte me tiene fascinada, al igual que la parte sobre su nombre, llamándose también "la que da el aliento de vida".

    Hasta hace unos 10 años, debido a mi gran ignorancia, creía que todos los escorpiones tenían una picadura mortal y que sólo unos pocos tenía antídoto y su veneno podía ser reversible.

    Mi más sincera enhorabuena por esta fantástica entrada.

    Un beso, madame.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, madame. Yo de escorpiones y bichos en general no sé nada, así que mejor no me meto en honduras :)

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. En la Sabiduría Maya, el escorpion es mi animal de poder, he aprendido mucho. Gracias!

    ResponderEliminar
  22. Los 7 escorpiones contra orielle hernandez jimenez. 6 transferiran su beneno al primero. lamado befen. su efecto es demoledor.

    ResponderEliminar
  23. Tuve un sueño en que me decian que yo era la mujer escorpion y nunca avia oido de esto de echo estoi tratando de investigar mas

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)