domingo, 20 de noviembre de 2011

Los escarabajos egipcios

“El corazón del hombre es su propio dios” 
(Inscripción en un sarcófago egipcio) 

Los antiguos egipcios tenían ideas peculiares acerca del sexo de los animales: así como estaban persuadidos de que todos los buitres eran hembras, también pensaban que todos los escarabajos eran machos, y que se reproducían al depositar su semen en las bolas de estiércol que hacen rodar por el suelo hasta almacenarlas en túneles subterráneos. 

Los sacerdotes observaron que los escarabajos peloteros desaparecían bajo tierra y otros nuevos surgían de pronto de esas bolas. Por eso los identificaron con Jepri (o Khepera), “el que llegó a ser”, el dios sol que se creó a sí mismo, que renace cada día y que representa la vida eterna. Pensaban que así como el escarabajo hacía rodar las bolas de estiércol, de igual modo el dios Jepri movía el disco solar a través del cielo, y cuando el sol desaparecía, él lo renovaba trayéndolo de nuevo cada mañana desde el mundo subterráneo. Por consiguiente para los egipcios el escarabajo representaba la resurrección, la virilidad, la sabiduría y la constante renovación de la vida. 

Elaboraron millones de ellos a base de los materiales más diversos, entre los que abundaban piedras preciosas como el lapislázuli, la turquesa o la amatista. Era frecuente encontrarlos tallados en piedra verde o azulada, o recubiertas de esmaltes de esos colores. La razón es que el azul simbolizaba el río Nilo, y el verde el crecimiento, la resurrección, la salud y la fertilidad.


Estos escarabajos servían de sellos o de amuletos. Los sellos llevaban grabado el nombre o la marca del propietario. Un ejemplo de su utilización son los tapones de terracota que cerraban las ánforas de vino, para evitar que otras personas no autorizadas pudieran abrirlas. 

Los amuletos solían incluir la imagen de algún dios o animal, escenas mágicas o el nombre de un gran rey para reforzar su poder protector. Los egipcios creían que estos amuletos, llamados escarabeos, eran fuente de vida y poder para su portador, al que protegían contra al mal, pero también acompañaban a los muertos en su viaje al Más Allá. Quien lo portara en la muerte, alcanzaría la vida eterna. 

Aunque su uso no se generalizó hasta la Dinastía XII, se trata de uno de los amuletos más antiguos del mundo, puesto que el escarabajo comenzó a ser considerado una divinidad hace más de 4.500 años. Como los materiales variaban tanto, los escarabajos estaban al alcance de pobres y ricos por igual, y solían ofrecerse como regalos, tal como se aprecia en algunos ejemplos encontrados: “Con el favor de Ptah, el príncipe Shashang le desea a su madre, Ka-ra-ma-ma, un feliz año nuevo” aparece inscrito en uno de ellos. En otro se lee: “Quisiera Amón iniciar el año con felicidad”

Tapa de espejo

Llegaron a ser considerados símbolo de la fertilidad, por lo que, según Clarke, las mujeres egipcias comían estos insectos en la creencia de que la práctica beneficiaba tal propósito. Era tanto el poder que se les atribuía que muchos escarabajos fueron momificados, y se emplearon algunas partes de sus cuerpos para la fabricación de ungüentos medicinales. Estos remedios se consideraban eficaces para combatir la rigidez de las articulaciones y facilitar los partos. 

El escarabajo sagrado aparece frecuentemente representado en el arte egipcio. Algunos eran utilizados meramente como adorno, como colgante, pendientes o sortijas. A veces se grababan en ellos el nombre de su dueño, o unos signos jeroglíficos que solo comprendía quien los poseía, con lo cual se convirtieron en vehículo de transmisión de un lenguaje secreto y mágico. En otros aparece la frase “Durable para siempre es la renovación de Ra”. Con el paso de los años el diseño se fue haciendo más elaborado, hasta el punto de reproducir las patas, en ocasiones plegadas bajo el vientre. A veces el escarabajo aparece en una barca, sujetando el sol entre sus antenas. 

Aunque generalmente eran pequeños y llevaban un agujero para permitir ensartarlos en un collar, en ocasiones los faraones los utilizaban para conmemorar algún hecho histórico, y en estos casos eran de un tamaño apreciable. Iban acompañados de detalladas inscripciones que dejaban constancia del acontecimiento, fuera un matrimonio, una coronación, una cacería o cualquier otra gran celebración. Este tipo de escarabajos eran luego distribuidos entre personajes destacados o monarcas de otros países, como un modo de informar y dejar perenne constancia. Entre los de gran tamaño, cabe mencionar el escarabajo de granito que Amenofis III erigió en un zócalo, en el lago de Karnak. 


En el Imperio Nuevo encontramos el Escarabajo del Corazón, que se colocaba sobre el pecho de la momia, incrustado en el pectoral o simplemente colgando de su cuello mediante una cadena. Su misión era proteger el corazón del muerto al ser pesado contra la pluma de la verdad en el juicio final que tendría lugar ante Osiris y un tribunal compuesto por 43 deidades. Se le pedía entonces al difunto que pronunciara el nombre de cada uno de los divinos jueces, y que jurase que no había cometido ningún delito. Si era hallado inocente, se le permitía el paso al Más Allá. El proceso era registrado por Tot, el escriba de los dioses, representado para la ocasión con forma humana y cabeza de Ibis mientras escribe sobre un rollo de papiro. El corazón se pesaba en una balanza contra la justicia y la verdad, representadas por una pluma, símbolo de la diosa Maat. Si la balanza se desequilibraba porque pesaban demasiado los pecados y las malas acciones que cargaba el corazón, este era devorado por una bestia, un animal con cabeza de cocodrilo, cuerpo de león o leopardo y las patas traseras de hipopótamo. En ese momento se negaba al difunto la vida eterna y dejaba de existir. Si el peso del corazón, por el contrario, resultaba ligero, era devuelto a su propietario para siempre

Los antiguos egipcios consideraban que este órgano era el centro del pensamiento, la memoria y las emociones. Por ello era el más importante y, consecuentemente, esencial para alcanzar la vida después de la muerte. De ahí que nunca se quitara ni se embalsamara separadamente, puesto que era imprescindible su presencia en el cuerpo. 


El Escarabajo del Corazón servía al propósito de facilitar ese paso a la otra vida. Medían unos 10 centímetros y solían ser elaborados con piedras semipreciosas, a veces engarzadas en oro o plata. Llevaban una inscripción extraída del Libro de los Muertos, con las palabras: "¡Oh corazón mío que me dio mi madre, oh víscera de mi corazón de mis diferentes edades, no prestéis falsos testimonios contra mí en el día del juicio, no os opongáis a mí ante el tribunal, no demostréis hostilidad contra mí en presencia del guardián de la balanza!". El muerto se aseguraba así de que su corazón no traicionaría sus secretos cuando compareciera ante Osiris. Puesto que servían a tan importante fin, cuenta la leyenda que cuando alguien roba este escarabajo, la momia revive para perseguir al ladrón hasta darle muerte. 

También se han encontrado en las muñecas o en los dedos de los difuntos, o en el puño cerrado. Desde un punto de vista histórico, los escarabajos más valiosos son aquellos que contienen nombres de reyes. De hecho, los nombres de las dinastías de los hicsos se han recuperado en buena medida gracias a aparecer recogidos en escarabajos sagrados

El comercio transportó los escarabeos egipcios al Mediterráneo oriental y a Mesopotamia, por lo que se han encontrado muchos ejemplos de imitaciones griegas, fenicias y etruscas. Muchos artistas griegos se establecieron en Etruria a mediados del siglo VI a. C. huyendo de los persas, que habían invadido las colonias griegas en Oriente Próximo. Fueron ellos quienes enseñaron a los etruscos el arte de su elaboración, pero en Etruria los escarabeos se utilizaban solo como ornamento, y nunca como sello. Los de fabricación fenicia comenzaron en el siglo VIII a. C., aproximadamente durante la Dinastía XXIII. Como los fenicios eran mercaderes y poseían varias colonias, difundieron estos escarabajos por todos los principales puertos del Mediterráneo y, a consecuencia de ello, el amuleto llegó a lugares donde estos insectos ni siquiera vivían.

63 comentarios:

  1. Que increible madame que un insecto tan insignificante como este haya sido parte fundamental de una cultura tan importante ,desconocia que se lo utilizara de amuleto por parte de los fenicios
    Un abrazo y buen domingo

    ResponderEliminar
  2. Sí, pero ellos lo tomaron de los egipcios, al igual que los demás pueblos.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Lo que sorprende es que se fijaran precisamente en un animalillo insignificante, rastrero y tan guarrete como este, más feo que un dolor y nada estético. En fin, cosas de los egipcios.
    Buen día electoral.

    ResponderEliminar
  4. Sí, quién le iba a decir al escarabajo que iba a tener esa suerte. A veces los egipcios eran un poco raritos.

    Feliz día, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Me fascina el Antiguo Egipto y esta entrada ha tocado mi corazoncito, y ha hecho que toque el escarabajo que llevo colgado siempre, si no puesto, sí en el pensamiento.
    Un abrazo, y felicitaciones.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, monsieur. Algo tiene el antiguo egipto que nos captura de ese modo y estimula nuestra fantasía. Todo un mundo para perderse en él.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Curiosamente, en mi mesilla de noche (¿Por qué no se llamará "mesilla de día"?) tengo una réplica en piedra de un escarabajo sagrado egipcio. A lo mejor hasta me da buena suerte y no me he dado cuenta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Ya nos contará, monsieur. Si llega a la conclusión de que trae suerte, nos agenciamos uno aunque tengamos que ir a buscarlo a Egipto. Bueno, si tenemos que ir tanto mejor.

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Impresionante. Me voy con el corazón ligero así que supongo que lo conservaré para siempre. Feliz tarde de domingo, Madame. Bisous

    ResponderEliminar
  10. En efecto, madame, no creo que precise usted de escarabajo alguno. Sería terrible que luego se lo robaran y su momia saliera persiguiendo por ahí al ladrón. Ah, no, indigno de madame de Grotte-L'eau!

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Ahora se han convertido en uno de los souvenirs más típicos para los turistas. Los egipcios venden réplicas de escarabajos a puñados, yo me traje un montón cuando estuve por allí.

    ResponderEliminar
  12. Que bonito post Madame. He disfrutado de su lectura. Me encantan los escarabajos reales que junto a las mariquitas son unos bellos insectos.
    De suvenirs tengo unos cuantos de mi visita a Egipto, azules y negros.
    la rigidez de las articulaciones, igual comiendo unos cuantos o una pomada me regeneraba el menisco.
    Del escarabajo del Corazón ni uno:)
    Bisous Madame y feliz tarde

    ResponderEliminar
  13. Es fascinante todo lo que rodea el mundo del Antiguo Egipto.

    Y lo de comerselos para aumentar la fertilidad...caray! con lo que tenían que hacer las pobres mujeres, tal vez, por un problema del marido.

    ResponderEliminar
  14. Desde luego todo lo concerniente con Egipto tiene un encanto especial, una especie de misterio que atrae y fascina.
    Ya había leído algo sobre los escarabajos en esta cultura y es verdaderamente fascinante. Gracias por tu relato.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Interesante historia Dame. Vuelvo a dejarle un comentario después de mucho tiempo (aunque me he pasado por aquí varias veces desde la última vez que comente). Egipto tiene algo místico y siempre se encuentra una revalorización de la naturaleza presente en sus mitos.
    De todas maneras no me asombra demasiado que eligieran al escarabajo para dedicarle cierta mística, después de todo no existen muchos animales en el desierto, y este tiene también sus peculiaridades llamativa.
    Por cierto, hace poco mas de un mes (justo cuando usted tomaba sus pequeñas vacaciones) le dejaba yo un premio en mi blog, y como no estoy seguro de que lo viera le renuevo el aviso. Aquí la entrada: http://www.saberhistoria.com.ar/2011/10/16/premio-%e2%80%9cde-mi-parte%e2%80%9d/.
    Un Saludo.
    Uriel
    Pd) Pienso regresar mas seguido y sepa disculpar mi ausencia por tanto tiempo.

    ResponderEliminar
  16. Madame Kassiopea, no creo que los actuales sirvan realmente como amuletos, porque falta la magia de los antiguos sacerdotes egipcios. De todos modos ya digo que si les sirven de algo, que avisen, que me apunto a comprar uno.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Gracias, madame Katy. Yo en su lugar consultaría a un doctor antes de lanzarme a comer escarabajos, no vaya a ser :)
    En especial los de piedra han de ser algo indigestos.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Vaya usted a saber, monsieur Lorenzo, si en realidad no sería un plato suculento, bien condimentado y tal. En muchos lugares comen insectos. Igual el escarabajo pelotero no es el de peor sabor, aunque le aseguro que no pienso comprobarlo.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Sí que tiene un encanto especial, monsieur. Tiene un toque misterioso inconfundible.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Monsieur Uriel, le pido mil perdones, pero lo cierto es que se me pasó por completo. He andado tan de cabeza en los últimos meses que hasta he tenido que cerrar mi otro blog, y apenas he tenido tiempo de responder a sus comentarios. Pero le prometo subsanar pronto mi omisión. Muchísimas gracias.

    feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Hola Madame:

    He visto en el British museum una colección sobre estos escarabajos. Los del corazón siempre me impresionaron como especiales.

    Siempre detallista en sus explicaciones, me ha gustado mucho la forma como los egipcios pensaban que pasaban a la eternidad.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  22. Sí, es curioso que para ellos no hubiera ninguna especie de infierno ni lugar aterrador al que ir a parar, sino que el castigo más espeluznante era, simplemente, el de dejar de existir en absoluto.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Quédese tranquila Dame. No tiene que subsanar nada; solo se lo mencionaba para que pueda exhibir ese premio que bien merecido tiene, junto con los otros.
    Por cierto, había visto la noticia del cierre de su otro blog, una pena. Pero aun la tenemos en este, y ya llegara el momento en que pueda volver a acomodar todas sus cosas.
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  24. Y lo más asombroso es la manera de concebir las consecuencias de las maldades del difunto. El no ser que era tanto como decir que al finado se le privaba de la identidad para los restos. Preciosos escarabajos, tengo uno de turquesa al que ahora mismo le voy a enseñar su entrada.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  25. Hola Madame

    La mayoría sentimos una fascinación por el antiguo Egipto, sus ritos, ceremonias y cultura. Desconocía parte de la historia que ha contado. Me ha estimulado la imaginación y he volado a aquellas tierras al momento.

    Por cierto, si organizan una excursión aunque sea para ir a comprar escarabajos, avísenme. Me uniré encanta al viaje. ;).

    Feliz día, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  26. Gracias, monsieur Uriel, yo también espero llegar a organizarme mejor, y poder sacarle más rendimiento a mi tiempo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Madame Amaltea, espero que su amuleto funcione, aunque son estos nuestros unos tiempos en los que ya nada parece dar resultado.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Madame Maria Eugenia, no estaría nada mal organizar un viajecito a Egipto entre todos. No iba a tener desperdicio el asunto, fuesemos a por escarabajos o solo a curiosear por allí todos juntos.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  29. Tuve la suerte de viajar a Egipto y a día de hoy el escarabajo tiene gran importancia en su cultura, compre uno en turquesa engarzado en oro a modo de colgante.
    Muy curioso lo del escarabajo del corazón y da mucho repelus pnsar que las mujeres los comían.
    Bisous, Madame.

    ResponderEliminar
  30. Madame, que su escarabajo la acompañe siempre y se muestre propicio. Los egipcios eran muy sabios, así que si ellos decían que daban suerte...

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Lapislázuli, turquesa o amatista, tres piedras muy pegadas al la cultura egipcia al igual que el escarabajo que ha pesar del tiempo transcurrido aún persite como amuleto.
    Me ha encantado este post, Madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Yo creo que si persiste como amuleto debe de ser que funciona, no le parece, madame? Cada vez estoy más tentada a hacerme con uno.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Se me antoja algo machista la sociedad egipcia, lo que por otro lado no es extraño ya que el mundo lo ha sido hasta ahora, al rendir culto a tal insecto, cuyo genero creían siempre masculino para todos los ejemplares.
    Me pregunto si verían como una suerte el encontrar alguna "escarabaja" como a nosotros encontrar un trébol de cuatro hojas.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
  34. Jiji, bueno por otra parte a los buitres les asignaban siempre genero femenino. Pero no creo que fuera machismo en este caso, sino que de ese modo los identificaban con Jepri, el dios que se hizo a sí mismo y no nació de ninguna diosa.
    Me temo que todos murieron sin darse cuenta de que había escarabajas. Bueno, en mi opinión no se perdieron gran cosa, porque qué quiere que le diga, monsieur, a mí los insectos en general, por suerte que traigan, me dan bastante repelús.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Me encantó la entrada madame, no conocía tantas cosas de el bichito.

    Buenas noches
    Bisous.

    ResponderEliminar
  36. Vaya, blogger me ha borrado el comentario. Le decía, monsieur, que hay que tener mucho cuidado antes de usar un insecticida, no vaya a ser que nos estemos cargando sin saberlo algún poderoso amuleto.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. He pasado un rato encantador, Madame. Primero, aprendiendo. Lo poco que sabía, usted lo explica mejor. Y lo que no sabía, que era mucho, me ha dejado sorprendido. Pero, luego, he disfrutado enormemente leyendo los comentarios y cada una de sus respuestas a los mismos. Son pequeñas joyas, como algunos de esos amuletos de los que ha hablado.
    ¡La felicito de corazón (sin escarabajo, todavía)!
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  38. Increíble. Nos fascina usted con estos pequeños- grandes -animalitos. Espero que esas damas con deseos de fertilidad fueran capaces de condimentarlos adecuadamente.
    Ah.. El peso del corazón, el peso de la carne.
    Buen lunes, madame.

    ResponderEliminar
  39. Es muy ilustrativo como un error de apreciación da lugar a todo un culto como este... tan arraigado como que actualmente no hay mercadillo que se precie sin su puesto de venta de escarabajos egipcios "made in China"

    ResponderEliminar
  40. Muchas gracias, monsieur Francisco. Si aun no tiene su escarabajo, le apunto para la excursión a Egipto.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Monsieur, los gustos cambian. Igual resulta que los consideraban suculentos, aunque no creo, porque da la impresión de que los tomaban más bien como medicina que por placer.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. Pues fíjese toda la parafernalia en torno al error. Menos mal que no llegaron a enterarse. Es decir, supongo.

    Feliz lunes, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  43. Muy interesante entrada, como ya nos tiene acostumbrados, Madame.

    Sabía de la importancia del escarabajo como amuleto en el Antiguo Egipto, aunque he de reconocer que me repugnan un poco ciertas creencias llevadas a cabo entonces- como comer escarabajos para obtener fertilidad o el uso de un ungüento para facilitar los partos (¡por Dios, donde se lo aplicarían!), de todas formas aún hoy existen creencias igual de paganas y extravagantes seguidas al pie de la letra.

    Fascinante lo del escarabajo del corazón, me asombra que incluso lo llevaran incrustado en el pectoral o que la momia robada persiguiera a su usurpador hasta la muerte.

    Muy interesante, ya sabe que adoro aprender de su mano.

    Bisous y buena semana.

    ResponderEliminar
  44. buen día para andar fijándose en escarabajos madame. jamás, y le digo jamás jamás, se me habría ocurrido lo de considerar al escarabajo como el super-macho por excelencia. como bichejo currante, si, pero como epítome de lo machote, nada de nada.
    qué ideas tenían los egipcios. todo y con eso, hay que ver la mecha que tuvieron.

    buen comienzo de semana, madame.

    bisous.

    ResponderEliminar
  45. Ya podían haber elegido estos egipcios otros dioses más hermosos... Claro que legían a aquellos animales que tenían cerca y en mitad del desierto es lógico que el escarabajo llamara la atención y más si se reencarnaba de ese modo que ellos creían.
    ¿Sabe que cada vez que me hablan del escarabajo recuerdo las escenas de la película "La momia"? Brrrrrr.
    Besitos

    ResponderEliminar
  46. Pues tiene razón, madame Akasha, que hoy día hay remedios igual de extraños y prácticas bien extravagantes. Supongo que forma parte de la naturaleza humana.
    En cuanto al escarabajo del corazón, la amenaza de ser perseguido por la momia tenía que ser de lo más disuasorio!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  47. Que interesante, madame, ser escarabajo en el Antiguo Egipto, pues sería masculino y ello significa símbolo de la virilidad; lo que menos me gusta es que las mujeres nos coman, pues aportariamos la fertilidad. Interesante post, hay que ver la cantidad de joyas que se hacían con lapislázuli con los escarabajos grabados. Feliz semana, bisouss.

    ResponderEliminar
  48. Le comprendo, monsieur Karpov, pero me permito recordarle que son estos unos tiempos en los que los escapularios ya no sirven de protección, de modo que habrá que recurrir a algo más ancestral a ver si así.

    buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  49. Buen gusto, lo que se dice buen gusto, no es que tuvieran a la hora de adorar animales, no. Pero bueno, de todos modos las leyendas que tejían en torno a ellos sí que eran bonitas, y por eso los perdono.

    Buenas noches, madame Carmen

    Bisous

    ResponderEliminar
  50. Monsieur Paco, veo que no tiene usted el menor inconveniente en identificarse con el escarabajo, que hasta se imagina comido y utilizado como medicina. Eso sí que es meterse en el papel, así me gusta.

    buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  51. Madame! pensé que nunca más la vería por acá, aunque mirando su archivo el que no viene más soy yo.

    Seré sincero como siempre fui, no tengo nada que decir sobre este artículo en particular, pero sí sobre el homicidio de Alejandro y Draga; prácticamente el muchacho se lo buscó, cuántos reyes tuvieron amantes y les salió todo bien? Es que es cierto lo que dicen, que el amor te vuelve más tonto.

    Otra cosa, después de hacerle todo esto a los reyes, los golpistas les dieron un funeral de estado con honores, no se si fue por respeto o hipocresía total, jajaja.

    Un gusto saludarla de nuevo :)

    Un beso

    ResponderEliminar
  52. Yo sí que pensaba que nunca más le vería por acá, monsieur! Dichosos los ojos, don Matou. No tenga amantes, Matou, que lo complican todo, ya ve. Incluso aunque uno no sea rey.

    Feliz día, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  53. me ha gustado mucho!! Muy interesante su entrada :)

    ResponderEliminar
  54. Me facina la cultura de Egipto saludos desde el fin del mundo

    ResponderEliminar
  55. Porque no puedes desprecias nada por insignificante q paresca.... Todo pasa por algo y sin los insectos no pasarían muchas cosas como la polinización. Ellos solo apreciaban las cosas simples de la vida y tu también deberías hacerl. Recuerda nada es insignificante por pequeño q parezca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trataremos de recordarlo, madame, aunque no le prometo nada.

      Muchas gracias y feliz día.

      Bisous

      Eliminar
  56. no tenía conocimiento de por qué eran tallados en piedras verdes o azuladas
    me gustó saberlo
    gracias
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a usted, madame.

      Feliz fin de semana

      Bisous

      Eliminar
  57. Hola, buenas tardes. Tengo desde hace muchos años un escarabajo en un colgante que me regalaron que debe ser de terracota o no se de, color azulado que por detrás tiene una inscripción. Lo llevo siempre colgado como símbolo de vida y protección. Me gustaría conocer el significado del síbolo y por internet no encuentro solución. ¿Me podriais ayudar en esto? Intentaré describirlo lo mejor posible: es como una letra Z sin estar unidos los tres palitos y, paralelo al segmento de la base o cubierta de la Z (en esta posición normal sería horizontal), tiene saliendo del segmento inclinado para un lado dos palitos y para el otro lado uno. Mi mail es mesorxxx@yahoo.es
    Muchas gracias por todo!! Un saludo

    ResponderEliminar
  58. <3

    Another interesting visión of human,s origins.
    Enjoyed it!

    ResponderEliminar
  59. En mi casa entro un escarabajo verde una vez, los he visto varias veces y me encantan...se que traen muy buena suerte.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)