domingo, 28 de agosto de 2011

María de Bohun


María de Bohun era la menor de las hijas de Hunfredo de Bohun, conde de Hereford, Essex y Northampton, y descendiente de Enrique III. Su madre era Juana Fitzalan, a su vez hija del poderoso conde de Arundel. 

Los Bohun pertenecían, pues, a la más rancia nobleza normanda, lo que hubiera permitido a las hijas del conde aspirar a los más altos destinos sin necesidad de sumar las grandes riquezas de las que era poseedor. Cuando Hunfredo falleció en 1372, dejaba dos hijas de corta edad y una herencia suculenta que debía ser repartida entre ambas al alcanzar la edad adulta. El cebo era, desde luego, irresistible. 

Años más tarde la mayor, Leonor, casó con Tomás de Woodstock, el menor de los hijos del rey Eduardo III. Tomás pretendía encontrar la manera de que su esposa fuera la única heredera de tan enorme fortuna, por lo que precisaba deshacerse de algún modo de la otra hermana. A tal fin él y Leonor se hicieron con la tutela de María con la intención de inclinarla hacia la vida religiosa y presionar para que fuera destinada al claustro. 

El plan no era malo, pero no contaban con las ambiciones de Juan de Gante, hermano de Tomás. Nada dispuesto a dejar escapar la mitad de la herencia Bohun, la raptó del convento de Santa Clara con ayuda de la tía de María y logró casarla con su hijo Bolingbroke, quien un día reinaría en Inglaterra como Enrique IV. Curiosamente, por una de esas carambolas del destino al final fue Leonor quien al enviudar terminó sus días como monja de la abadía de Barking. 


El matrimonio se celebró el 27 de julio de 1380 en el castillo de Arundel. Ella era muy joven por entonces; parece que apenas había alcanzado la pubertad, puesto que sus biógrafos sitúan la fecha de su nacimiento en torno a 1368, o incluso algunos proponen una fecha posterior. Él no era mucho mayor: apenas un par de años, lo que tal vez facilitó el buen entendimiento entre ambos. 

Enrique era un jovencito de físico agraciado, de cabellos rojos y una dentadura perfecta en una época en la que no era lo más común. Su carácter era enérgico, tenaz y valiente; poseía una personalidad carismática, mucho sentido del humor y esmerada cortesía, si bien a veces también podía ser reservado, obstinado e impulsivo. Bien educado, hablaba latín además de francés e inglés, pero de entre todas las lenguas prefería expresarse en francés normando, el idioma de la corte inglesa. Hábil justador, amaba los torneos y los hechos de armas, era popular y respetado y no tardó en labrarse una gran reputación como caballero. Inclinado a la cultura, era íntimo amigo de Chaucer y adoraba la música; siempre le seguía un cortejo de gaitas y trompetas por donde iba. Él mismo era un músico notable. Sus apariciones eran impresionantes, porque, al igual que su padre, mantenía un gran séquito. No olvidaba sus devociones, y era generoso hasta el extremo, lo que demostraba con muchas obras de caridad. Emprendió dos veces la cruzada, la primera en 1390, con la Orden de los Caballeros Teutónicos, contra los paganos lituanos en Polonia, y dos años más tarde en Jerusalén. 


En suma, el novio tenía todas las cualidades para resultar del agrado de la joven esposa, y al parecer el contento fue mutuo. Tenían en común la inclinación por el ajedrez y por la literatura. María, además de impulsar la iluminación de manuscritos, siguiendo el ejemplo de su familia, compartía con su esposo la afición por la música, y de hecho tocaba muy bien la guitarra, un instrumento de moda por entonces. Los trovadores siempre eran bien recibidos en su hogar, y generosamente recompensados. Con tanta coincidencia no resulta sorprendente que el matrimonio fuera todo un éxito, dando comienzo a una de las historias más románticas de la época, pese a ser poco conocida. 

En un principio se había decidido no permitirles cohabitar hasta que ella alcanzara la edad de 16 años, pero aunque María, como menor, quedó al cuidado de su madre, no fue posible ponerle puertas al campo. Los recién casados, demasiado enamorados, desobedecieron a sus padres y consumaron pronto su matrimonio, con el resultado de que María dio a luz a su primer hijo en abril de 1382, un niño que murió a los pocos días. 

En 1384 la joven reclamó su parte en la herencia, y a partir de entonces su esposo fue reconocido como conde de Hereford y Northampton


Otro hijo nació cuatro o tal vez cinco años más tarde que el primogénito, dependiendo de la fuente, y es posible que siguiera a un segundo malogrado. Bolingbroke recibió la buena noticia de su tan deseada paternidad por el camino de regreso a casa desde Windsor, al cruzar el río Wye. Su alegría fue tan grande que en aquel momento concedió al barquero el monopolio sobre el negocio. 

El recién nacido era Enrique de Monmouth, quien reinaría posteriormente como Enrique V. Otros cinco siguieron en rápida sucesión: Tomás, Juan, Hunfredo, Blanca y Felipa. Lamentablemente María no logró sobrevivir a este último parto. Murió en el castillo de Peterborough, su residencia favorita, el 4 de junio de 1394 al traer al mundo a esa hija que sería reina de Dinamarca, Noruega y Suecia. La infortunada María fue enterrada dos días más tarde en la iglesia de Santa María de Castro, en Leicester. 

La inquebrantable fidelidad de Enrique a su esposa fue tan notable que se había convertido en un tema objeto de comentarios en todas las cortes de Europa. Dado el amor que siempre le había mostrado, a nadie sorprendió que a la muerte de María Bolingbroke se sumiera en un profundo y sincero duelo. 


María de Bohun Fue Dama de la Jarretera y llevó el título de condesa de Derby, pero nunca llegó a ser reina de Inglaterra, puesto que su esposo alcanzó el trono cinco años después de su muerte, tras deponer a Ricardo II.

22 comentarios:

  1. Hola Madame:

    Una dama interesante, como las qe siempre trae Ud por aquí.

    Los esposos no pudieron esperar a tener más edad ;D

    Lastima que no pudeo ser Reina

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  2. Una historia de amor en una época donde no era lo más corriente, dado los intereses familiares y personales que había en el tema de los enlaces matrimoniales. Aunque murió del parto (¿séptimo?),su vida fue más afortunada que la de muchas mujeres de su tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Pues que historia de muta lealtad y de gusto también por la música y la liteatura tan bonita y tan bien contada. Y a tan tiernas edades, como la actual duquesa de Alba, qué impulso de vida más grande y al tiempo precoz y maduro. ¡Con las cosas que hoy hemos de ver!
    Bueno, un post y un blog fascinante que he conocido a través de el precioso de Lorenzo y sus fotos antiguas. Me alegro.
    Saludos blogueros, Dame Masqueé

    ResponderEliminar
  4. Un post muy detallado sobre la desconocida cuñada de nuestra Catalina de Lancaster. Un matrimonio forzado mediante un rapto derivó en un apasionado amor entre los jóvenes contrayentes, bonita historia.

    feliz domingo, querida madame

    ResponderEliminar
  5. La de vueltas que da la vida Madame....puede uno hacer planes para su familia pero el destno siempre nos tiene preparadas cosas posiblemente más grandes....ironias...la que quería encerrar en un convento acabo ella en él.
    Es agradable ver que había amor entre personajes tan jóvenes y en esta época que lo de la fidelidad no era algo muy en voga, sobre todo porque la mayoría de los matrimonios eran concertados...Un placer como siempre aprender tantas cosas gracias a este maravilloso sitio :)

    Feliz domingo!! Besines!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Dame Masquée!! Qué linda historia, lástima su muerte tan temprana. Es hermoso saber que existieron eso amores intensos.
    Feliz domingo Madame!!
    Bisoussssssss

    ResponderEliminar
  7. Historia que, contada como usted lo ha hecho, he leído como si fuera una bonita historia de amor con final algo triste por la prematura muerte de María. Me ha gustado. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  8. Bella la historia de esta dama en unos tiempos en los que el amor no era contemplado en los matrimonios.

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Madame, con su bendición le voy a hacer una confesión: cuando leo la vida de estos dos jóvenes, trepidante, vital, emotiva y emocionante, no puedo evitar pensar en lo aburrida (un poco sí) que es la mía. ¿Eran conscientes de ello? Seguramente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Bonita historia de amor. Jovenes y apasionados, quien pudiera.
    Feliz domingo.

    PD: Me alegro que José Antonio haya descubierto su blog. Es lo que tiene visitar y descubrir las recomendaciones del blogroll. Seguro que vuelve.
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Está muy bien que Tomás no consiguiese salirse con la suya, tanta ambición se volvió en su contra con suerte para María que tuvo un matrimonio y una vida feliz, no era normal en la época.
    Bisous.

    ResponderEliminar
  12. La historia de María, de todas las Marías, de todos los hombres, tiene un denominador común, Madame: los intereses económicos. Siempre y por siempre es el dinero el dedo que indica el camino. Un placer leerle y un placer besar su mano.

    ResponderEliminar
  13. madame! ya estamos de vuelta! un gusto como siempre leer sus historias. le he dicho alguna vez que yo he estado en woodstock? en el woodstock inglés, me refiero. bonito pueblo, cuna de los malborough, si no me equivoco.
    que amor más amoros el de estos dos, con la de matrimonios infortunados que se ven por ahí.
    madame, espero que esté usted bien.

    muchos bisous!!

    ResponderEliminar
  14. Madame, una de las damas del Club se casa, estamos de despedida en el Jardín de MariCari, la esperamos.
    Bisous.

    ResponderEliminar
  15. Madame, antes de nada permítame felicitarla por las bellas imágenes con que hoy ha ornado usted esta entrada, me parecen deliciosas.

    Segundo, me encanta leer de una historia de amor tan sincera y apasionada como es el caso hoy, aunque tratándose los enamorados de criaturas tan jóvenes no me extraña que su amor resultara tan bellamente apasionado y fiel.

    Me apena que la joven María falleciera tan pronto, dejando tantos hijos huérfanos y a un esposo sumamente dolorido.

    Bisous y buena semana.

    ResponderEliminar
  16. Realmente es una dama muy interesante, y una historia de amor con un final desgraciado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Me encantan todas tus entradas. Como he estado ocupada apenas he podido echarle un vistazo a blogger. Sin embargo, me acabo de leer vuestras dos últimas entrdas. Después del post sobre los Gladiadores, tan sangrientos, es bonito leer estas dos historias con tanto amor, tanto el nacimiento de Enrique como la historia de María. Gracias por alegrarme esta noche ;)

    ResponderEliminar
  18. La madre de un rey tan legendario como Enrique V tenía que tener un espacio en su blog, madame. Lástima que no llegara a ser reina de Inglaterra.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Hola.
    Buscando información sobre la reina Victoria me topé con esta maravilla de blog.
    Maravillosa la historia de amor de María y Enrique.
    Gracias por compartir tan bellas historias, que además son reales. :)

    ResponderEliminar
  20. Una gran historia, como todas a las que nos tiene acostumbrados, hay que ver cuantas grandes mujeres murieron por los problemas de los partos...

    ResponderEliminar
  21. historia tan hermosa como triste.
    porque será que los buenos son de corta vida?
    saludos querida Madame

    ResponderEliminar
  22. Ser feliz en esos dias no era tan simple, los partos y las condiciones en que se realizaban se cobraban vidas de princesas, reinas y cualquier mortal. Una lastima que la joven no llegara a ver la gloria de su marido, con quien tan bien se llevaba.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)