domingo, 7 de agosto de 2011

Carta de Axel de Fersen


Al tener noticia de la ejecución de la reina María Antonieta, Hans Axel de Fersen casi se volvió loco, como demuestra la carta que dirigió a su hermana por entonces: 

Mi tierna y buena Sofía: 

¡Compadecedme, compadecedme! Nadie más que vos podéis imaginar el estado en el que me encuentro. Solo me quedáis vos. ¡No me abandonéis! La que hacía mi felicidad, la que era la razón de mi vida, sí, querida Sofía, porque no he dejado de amarla, no podía dejar de amarla, y por ella lo hubiera sacrificado todo; qué bien lo sé ahora. La que tanto amaba, por la que hubiera dado mil vidas, ya no existe. ¡Dios mío! ¿Por qué me acosáis de esta manera? ¿Qué he hecho para despertar vuestra cólera? ¡Ya no vive! Mi dolor está en su punto más alto y no sé cómo puedo vivir soportándolo. Es tan grande que jamás podrá desaparecer. Siempre tendré ante mí, en mí, su imagen; el recuerdo de lo que fue para llorarla siempre. 

Todo ha terminado para mí. Debería estar muerto a su lado; ¿por qué no he derramado mi sangre por ella? Ahora no tendría que arrastrar una existencia que será un dolor perpetuo y un eterno lamento. Mi corazón sangrará mientras continúe latiendo. Solo vos podéis sentir cuánto sufro y necesito vuestra ternura. Llorad conmigo, mi tierna Sofía, lloremos por ellos. 

No tengo fuerzas para seguir escribiendo. Acabo de tener la confirmación de la ejecución. No se dice nada del resto de la familia, pero mis temores son grandes. ¡Salvadlos, Dios mío! ¡Tened piedad de mí. 

Desesperado, durante las siguientes semanas se dedicó a reunir cuantos objetos le recordaban a ella y a aquellos días del Trianón. Poco después madame Sullivan le dirigía una nota de la reina que había quedado en su poder: 

“Adiós, mi corazón os pertenece totalmente…” 


Durante los 16 años siguientes Fersen vivió repartiendo su tiempo entre la política y la administración de sus tierras, pero el destino le deparaba un final inesperado, revelando que ambos seres estaban marcados por el mismo sino trágico. Era el año 1810. Fersen, como gran mariscal del reino, acompañaba al príncipe danés Cristián Augusto, elegido rey de los suecos tras el derrocamiento de Gustavo IV Adolfo, cuando el monarca murió repentinamente mientras pasaba revista a un regimiento. De inmediato comenzó a circular el rumor de que Fersen lo había envenenado. No tardó en recibir una carta anónima que decía: 

“Si osáis comparecer en las exequias, seréis asesinado”. 

El gran mariscal no hizo caso de la advertencia, pero cuando iba a ocupar su puesto en el cortejo, unos hombres rompieron los cristales de su carroza a pedradas, lo sacaron a la fuerza y lo arrastraron al suelo sin que las tropas intervinieran en ningún momento. Fersen se incorporó, pero la multitud lo volvió a derribar, rasgó sus ropas y le escupió. Finalmente, un coloso saltó sobre su pecho, bailó sobre él hundiéndole las costillas y luego le aplastó la cabeza a patadas. Su cuerpo desnudo quedó largo rato en una cuneta. 

23 comentarios:

  1. Que final más trágico querida, suele pasar que uno no sabe lo que tiene o todo lo que puede llegar a apreciar a alguien hasta que lo pierde...
    Esperemos que se reuniesen en el más allá

    Besines Madame!!

    ResponderEliminar
  2. Madame, qué horror de amor y de final...

    ResponderEliminar
  3. Hundido sentimentalmente, su mundo se había venido abajo, pero le esperaba una muerte aún más cruel y humillante, asesinado por el populacho.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Madame,
    Un final trágico. Morir de este modo me parece horrendo. Una pesadilla. Peor que una pesadilla, luego hablan de zombies pero esto es infinitamente peor. ¡Por un rumor! ¡Y los soldados sin intervenir!
    La carta tiene su belleza. La belleza desesperada de un amante enloquecido. Y de un amante devorado por los remordimientos del que pudo (o no) hacer algo y no hizo nada.

    Menuda vida azarosa debió tener este hombre. Lástima de final.
    No nos esconde usted la crueldad de la historia y por eso le estoy agradecido.

    ResponderEliminar
  5. Que muerte terrible para un hombre que acababa de recibir tal nefasta noticia madame .Aunque si fue culpable de un complot para asesinar un monarca ...
    Conmovedora carta a su hermana por cierto
    Un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
  6. Horrible final por un rumor, realmente les unió un destino terrible.

    Le deso una feliz semana, Madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Evidentemente los dos que se amaron tambien tenian anudados sus destinos en muertes absurdas y tragicas. Una solo por ser la reina, y otro por un rumor esparcido

    ResponderEliminar
  8. Hola dame Masquèe!! Qué final terrible. Despuès de tanto dolor... Qué triste!!
    Qué tenga una linda semana Madame.
    Bisoussssssss

    ResponderEliminar
  9. El destino prueba que somos los juguetes de los dioses, que eso y no otra cosa es el destino. Sin embargo, quien escapa a su destino bien puede burlarse por toda la eternidad de los caprichos de los dioses. No fue el caso de Axel de Fersen, quien me parece que incluso, cayó herido sabiendo que en la eternidad podría consumar su amor, negado por este mundo tan mezquino y terrible.

    Un beso...

    ResponderEliminar
  10. Los dolores de amor ¿serán los más fuertes? No lo sé, creo que sí; aunque mi razón me dice que no, el corazón no cesa de dolerse en la daga asestada impunemente y a traición; morir ante tamaño dolor es la única opción o también la otra,la de los cobardes (me digo)como decía Fersen "arrastrar la existencia por un dolor perpetuo". Al final qué horrenda muerte de ambos. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  11. Te dejo cariños y el deseos de una buena semana junto a este pensamiento leído:

    Lo admirable no es que existan las estrellas sino que el hombre haya podido dar cuenta de su existencia.
    Anatole Francie

    ResponderEliminar
  12. Jesús que muerte más atroz... desde luego un final muy trágico si...

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué carta tan doliente, querida amiga, y qué padecimiento tan brutal el del caballero, sabedor de que el alma de su alma ya jamás brillaría a su lado! Encima, las últimas palabras de la dama le reiteran su entrega absoluta...

    Un final igualmente trágico para Axel, sin duda la pasividad de las tropas ante semejante brutalidad me parece despreciable.

    Bisous y buena semana.

    ResponderEliminar
  14. Hola Madame:

    Una carta triste y un final desesperante...

    Pero a pesar de todo creo que hay esperanza.

    Saludos Madame.

    Espero que todo vaya bien

    ResponderEliminar
  15. Conocía la historia de amor entre este guapo noble sueco y Mª Antonieta, pero no su trágica historia. Parece que a veces el destino se ensaña con ciertos seres sin saber el motivo. Me temo que nunca lo sabremos.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Pobre, tuviera que ver o no en la muerte del rey, con su linchamiento no se logró más que poner en evidencia la brutalidad de sus asesinos.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. ohh Madame, que alegria que publique entradas como esta, debo deciros que Maria Antonieta es mi personaje historico favorito desde siempre...

    Pobre de Axel, que carta tan conmovedora, tal parece que esta escrita con el corazon en la mano, me ha atenuado la tristeza, creo que aquel hombre vivio siempre sumido en la tristeza que embargaba su corazon...

    Antonieta le amo desde siempre, y le seguira amando, tambien amó a Luis, pero con un amor distinto...

    En una ocacion tuve la oportunidad de ver el filme producido por W.S. Van Dyke, de 1938, sin lugar a duda una de mis favoritas, ahi parece que verdaderamente se encarna el amor que una vez vivieron...

    Bueno Madame me despido, me ha hecho pasar un buen rato, hasta pronto.

    ResponderEliminar
  19. Me gustó la entrada.

    (Un saludo inclinando la cabeza)

    ResponderEliminar
  20. Hola Madame

    Terrible dolor el del Mariscal, es desgarrador. Y en cuanto a su muerte, qué puedo decir, además de que es una "ejecución". Tenéis razón, ambas muertes la de la reina y la Fensen son similares por su crueldad, dureza e injusticia.

    Feliz día, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  21. gracias madame
    por compartir esta hermosa historia, mucho me enseña la sinceridad de estos grandes personajes de la historia.
    que gran amor. nunca lo olvidare

    ResponderEliminar
  22. Qué final tan horrendo por Dios porque... No entiendo cómo se dejan llevar por rumores y que nadie lo ayude morir de una manera tan humillante 😭😭

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)