domingo, 31 de julio de 2011

El castillo de Hever

Hever Castle, Kent

El Castillo de Hever se encuentra en la aldea del mismo nombre en el condado de Kent, Inglaterra, a unos 48 kilómetros de Londres. Fue el hogar de la familia Bolena en tiempos de Enrique VIII. 

La construcción de Hever comenzó mucho antes, por la época en la que el reinado de Enrique III tocaba a su fin, dando paso al de Eduardo I. La parte más antigua, es decir, la gran puerta de entrada, los muros exteriores, y el foso con su puente levadizo de madera, se construyó en torno a 1270. El propietario era entonces el sheriff William de Hever, que obtuvo permiso del rey para construir el castillo en el lugar que previamente había ocupado una granja. Tras la conquista Normanda, esas tierras habían sido entregadas por Guillermo el Conquistador a uno de sus nobles llamado Walter de Hevere, antepasado de William. En 1340 otro William de Hever amplió el edificio. 


El bisabuelo de Ana Bolena, un rico mercader que llegó a ser alcalde de Londres, lo compró hacia 1460, convirtiéndolo en una residencia más cómoda y añadiendo un hermoso lago. Sir Geoffrey Bolena pudo adquirirlo gracias a haber contraído un segundo matrimonio muy ventajoso con la heredera de Lord Hoo y Hastings. Fue precisamente a través de su segunda esposa como llegó a ser el propietario tanto de Hever como de Blicking Hall, en Norfolk. 

Geoffrey fallecía poco tiempo después de haber comprado la propiedad, heredada por su hijo William, quien a su vez la legó posteriormente a su propio hijo Thomas, padre de Ana. Thomas se mudó con su esposa Elizabeth y sus hijos a Hever desde Blicking Hall. Era el año 1505, o tal vez 1504. Por entonces la familia, en su empeño por borrar su pasado plebeyo, cambiaba el apellido Bullen por el de Boleyn, que resultaba más aristocrático. 


Al no haber una clara constancia de la fecha de nacimiento de Ana, algunos estudiosos piensan que nació en Hever. Sin embargo, una inscripción en Blickling contradice esta suposición: las palabras Hic nata Anna Boleyn pueden verse en la Gran Sala, bajo un retrato en relieve suyo. Es probable, pues, que ella ya hubiera nacido cuando su padre heredó Hever. 

Fuera o no así, el castillo es famoso por haber sido el lugar en el que Ana Bolena pasó parte de su infancia hasta ser enviada a los Países Bajos en 1513 para permanecer entre el séquito de Margarita de Austria. Después regresó a Inglaterra, donde pasó a residir en la Corte como dama de la reina. Sin embargo, su infortunado amor por Henry Percy fue la causa de que hubiera de abandonar su puesto y regresar a su hogar. Por entonces el rey mantenía un romance con su hermana mayor, María Bolena, pero un día Enrique se fijó en Ana y comenzó a visitarla en Hever. 


Tras la ejecución de Ana Bolena y la muerte de Thomas pocos años después, Hever pasó a ser propiedad de la corona. En 1540 Enrique VIII se lo regaló a Ana de Cleves, su cuarta esposa, cuando se divorció de ella. El rey continuaba alojándose en Hever de vez en cuando. 

Luego el castillo pasó a otras manos. Durante la guerra civil del siglo XVII fue una fortaleza de los realistas, y en el XVIII, ya abandonado, sirvió de refugio a una banda de contrabandistas que lo utilizaban como almacén. Permanecía medio en ruinas cuando en 1903 lo compró William Waldorf Astor. El magnate americano, que llevó el título de Vizconde Astor de Hever, lo restauró con gran acierto, logrando conservar buena parte de sus paredes originales. Fue él quien creó los jardines italianos, con el propósito de colocar en ellos su colección de esculturas clásicas. A él debemos también la construcción del pequeño pueblo Tudor en los alrededores de la fortaleza. 

Los Astor permanecieron como propietarios hasta 1983, cuando vendieron Hever a Broadland Properties Limited de Yorkshire, que aún se ocupa de su mantenimiento. 


El lugar acoge diversos actos y eventos durante todo el año, entre ellos representaciones teatrales en el lago y espectáculos en los jardines. La más famosa celebración tal vez sea la “Rose”, en el mes de junio, cuando durante una semana el castillo se decora con rosas que llegan desde todas partes del mundo. 

Hoy es uno de los lugares más turísticos de Gran Bretaña. El dormitorio es uno de los pocos vestigios de alcobas señoriales de la época de Enrique VIII, y en conjunto el castillo aparece como uno de los grandes testimonios de aquel gran siglo inglés. Hever invita aún a pasear por los jardines, con reputación de ser los más hermosos de Inglaterra, a descubrir sus numerosas estancias suntuosamente amuebladas y a jugar en sus laberintos. La larga galería que Ana Bolena recorría a menudo con impaciencia aún parece devolver los ecos de sus pisadas.

19 comentarios:

  1. ¿Qué es la vida? Un frenesí. ¡Incluso para un castillo!
    Que llegara a ser utilizado por contrabandistas me ha dolido, pues lo usaban como simple almacén, ¡qué mal gusto! ¡qué pérdida!
    El lago es hermosímo, el edificio también. Increíbles los giros y giros en su propiedad.
    Buen domingo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Cuanta historia entre las paredes de este castillo! Explendido post, Madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Un castillo de cuento y todo un acierto por parte del magnate americano haberlo restaurado y dado vida de nuevo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Un precioso lugar lleno de historia y belleza; para perderse en todos sus laberintos. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  5. Hola Dame Masquèe!! Debe ser un lugar magnífico, además guarda historias de amor, de guerra con los realistas y hasta de un sheriff. Por suerte su último propietario hizo un increíble lugar donde reina el arte.
    Felñiz semana Madame!!
    Biosussssssss

    ResponderEliminar
  6. Hola Madame,

    Me ha agasajado con esta publicacion, uno de mis temas favoritos es en torno a Enrique VIII y sobre todo, a Ana Bolena, seria interesante visitar ese lugar tan lleno de encanto, oh, y claro que coincido con ud. creo que aun se pueden escuchar los ecos de los pasos de las desdichada Ana,


    Feliz inicio de semana Madame, Hasta pronto

    ResponderEliminar
  7. Hola Madame:

    He estado en este Castillo 2 veces. Como Ud refiere, la celebración del Rose es muy popular (sino llueve ;D)

    Me gusta tambien el Water Maze, una fuente del castillo.

    Me ha recordado el tiepo en que viví en UK.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  8. Qué curiosa la manera de pasar de mano en mano de este castillo. Y qué aciertada ha sido su reconstrucción. Aunque yo me quedaría con el pueblecito, me parece más pintoresco :P

    ResponderEliminar
  9. Es admirable lo mucho que se puede conseguir en la cama, hasta castillos. Yo no he logrado ni siquiera una chabola. Saludos admirados, Madame.

    ResponderEliminar
  10. Un castillo con mucha historia, Madame, aunque me resulte muy triste (e incomprensible para mi ánimo romántico) que habiendo sido propiedad este de Ana Bolena el rey lo regale posteriormente a otra de sus ex esposas.

    Formidable el jardín engalanado de rosas y las vistas generales de su ubicación, me agrada que estos grandes monumentos sigan vivos pese al correr de los años.

    PD. Me gusta la cabecera del blog.

    Un beso y buen comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  11. ¿Sabe, Madame?, siempre que veo imágenes de castillos y edificios emblemáticos extranjeros, me da la sensación de que, aunque en España gozamos de un grandioso patrimonio histórico, por ahí cuidan y mantienen mejor el suyo. A lo mejor es una manía mía.

    Buena semana.

    ResponderEliminar
  12. Hola Madame

    Realmente curiosa la historia de este castillo. Ha pasado por muchas manos y muy distintas entre sí.

    Curiosa la creación del pueblecito al lado, le da un toque muy bonito.

    Un gusto aprender a su lado, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  13. Si ese castillo hablara madame ,cuanta historia guarda en sus paredes ,desde una bolena a traficantes ,maravillosa recreacion como siempre y un placer volverla a leer
    Un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
  14. Vaya, madame, un lugar para perderse. Preciosas imágenes; admito que me encantan esos jardines tipo laberinto. ¿Hay reina de corazones?

    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  15. Es una maravila repleta de historia.
    Saludos, buen verano.

    ResponderEliminar
  16. Me alegro de haber descubierto este blog. Creo que lo visitaré alguna que otra vez. Madame: enchantée ;-)

    S.

    ResponderEliminar
  17. Ana de los Mil Días... Por cierto, ¿por qué el caprichoso Enrique la llamaba "Mangas Verdes"? ¿O eso es sólo una hermosa leyenda? ¿O me estoy equivocando de rey? Igual me estoy equivocando hasta de siglo...

    De lo que estoy segura es de no haberme equivocado de blog :-) Reconocedme que eso ya es algo. Me alegra reencontraros, Madame, ando más perdida que el río de la Historia. Beso vuestros amables pies, como siempre y os agradezco tan erudita reflexión.
    Espero volver pronto.

    (Mirando los rincones de ese castillo una se siente como en casa, ¿verdad?) ;-)

    ResponderEliminar
  18. Un castillo hermoso sin duda. Me atrae mucho el laberinto que tiene en el jardín, sería estupendo tener uno pero en mi casa no hay espacio jaja.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. ¡Qué preciosidad! Cualquiera diría que fue un refugio de contrabandistas al admirar sus bellas estancias y jardines. Más parece un palacio de cuento que la residencia en que pasó la infancia la pequeña Ana Bolena.

    Besos

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)