viernes, 17 de junio de 2011

Los gatos sagrados de los egipcios


El hallazgo de los restos de un gato junto a los de un humano en una tumba de Chipre induce a creer que la relación entre el hombre y el gato es mucho más antigua de lo que se pensaba, remontándose al séptimo milenio a. C. Antes de ese descubrimiento se creía que eran los egipcios quienes habían comenzado a domesticarlos durante la época de los faraones, en el tercer milenio a. C. 

Los antiguos egipcios los domesticaban como método eficaz para acabar con las ratas que entraban en sus graneros y proteger así sus cosechas. Por tanto, los gatos garantizaban el alimento durante todo el año. Admiraban su agilidad y su carácter dulce, misterioso y tranquilo, pero también su habilidad para matar alimañas, y especialmente las peligrosas cobras y los escorpiones. Más adelante se emplearon en las actividades de caza, sobre todo de aves, sustituyendo al perro en estas labores. Pronto les resultaron tan valiosos que llegaron a ser sagrados y adorados en todo Egipto. 

En el Libro Sagrado de los Muertos, los faraones asimilaban el gato al dios Ra. En el capítulo XVII, el dios dice: "Yo soy el gato cerca del cual se abrió el árbol Iched en Heliópolis la noche en que fueron destrozados los enemigos del Señor del Universo". 


La primera diosa gata de la que se tiene conocimiento es Madfet, que aparece matando una serpiente con sus garras. Una de las más famosas fue Bastet, también llamada Bast, a veces representada con cuerpo de mujer. Simboliza la fertilidad y la maternidad. Protegía, por tanto, a las mujeres, pero también a los niños, a la familia en general y a los gatos domésticos. Se encargaba de mantener alejadas las enfermedades y los malos espíritus; era la diosa del amanecer, de la música, la danza, el placer y la felicidad. A veces se la representaba con un instrumento musical, porque se creía que la diosa disfrutaba viendo a los mortales tocando y bailando en su honor y expresando la alegría de vivir. 


Bastet defendió al dios sol Ra, del que según algunas versiones era hija y esposa, contra los ataques de la serpiente Apofis, deidad del mal. Tuvo su propio templo en Bubastis, un lugar al que decenas de millares de egipcios acudían a rendirle culto. Los sacerdotes elegían un gato al que adoraban como si fuera la encarnación de la propia diosa. Una vez al año, en torno al 31 de octubre, se celebraba el festival de Bastet. Era una gran multitud la que peregrinaba entonces. Al atardecer una procesión transportaba la imagen de la diosa a la luz de las antorchas en una barca adornada con guirnaldas de flores. Había oraciones acompañadas de música e incienso, y después, cuando se llegaba a tierra, la gente cantaba, bebía vino y se entregaba al desenfreno de una fiesta que duraba hasta el amanecer. 


Su oponente era la diosa Sekhmet, con cabeza de león. Representaba la fuerza destructiva, y por tanto era la diosa de la guerra y de las plagas. Pero Ra consiguió domesticarla, se supone que emborrachándola, de modo que finalmente se convirtió en una poderosa protectora de los humanos. Las dos diosas juntas simbolizaban el equilibrio de las fuerzas de la naturaleza, pero Bastet, aunque habitualmente pacífica, era impredecible, y cuando se enojaba podía llegar a ser tan feroz como Sekhmet. 


El culto a Bastet se prohibió finalmente por decreto imperial hacia el año 390 a. C. El gato siguió siendo un animal de compañía, pero ya no se le adoraba en los templos. 

Los gatos, a los que los egipcios daban el onomatopéyico nombre de Miw o Mau, se convirtieron en mascotas queridas y apreciadas a partir del reinado de Tutmosis III. Aparecen entonces situados junto a sus amos, especialmente bajo el asiento que ocupa la mujer, como pretendiendo enfatizar la femineidad. Los objetos de uso cotidiano comenzaron a ser adornados con estos animales: brazaletes, pendientes amuletos para collares. Las mujeres se maquillaban mientras se contemplaban en espejos de mangos decorados con gatos, y los tarros del maquillaje llevaban con frecuencia la misma ornamentación. 


Se hacían numerosas estatuillas de bronce, la mayoría de ellas destinadas a santuarios o bien con propósitos funerarios. El primer hallazgo de una figura de gato apareció en la tumba de Ti en Saqqara. Data del 2563 a. C. Y el primer nombre de un gato del que se guarda registro, Bouhaki, fue tallado en la tumba de Hana, en la necrópolis de Tebas 

Su popularidad fue en aumento entre todas las clases sociales. Para los pobres era también tan importante que en tiempos de hambruna preferían morir antes que comer un gato. Muchos padres egipcios daban a sus hijos nombre de felino, especialmente a las niñas, de ahí que muchas se llamaran Mit o Miut. Eran tan queridos que la gente los cuidaba como si de sus propios niños se trataba, y cuando uno moría todos en la casa guardaban luto riguroso durante 70 días y se afeitaban las cejas en señal de duelo. Como animales reverenciados, eran momificados después de muertos, igual que un ser humano. Las familias más acaudaladas colocaban sobre la cabeza de la momia una máscara de bronce que representaba al animal fallecido y lo introducían en un sarcófago. Luego lo conducían al cementerio entre un cortejo de parientes y amigos que lloraban desconsoladamente y se rasgaban las vestiduras. A veces incluso contrataban plañideras que echaban tierra sobre sus cabellos y arremangaban sus túnicas dejando el pecho al aire para demostrar su dolor. Los más poderosos se hacían representar en su propia sepultura acompañados de su gato favorito. 


La estima por los gatos tuvo su reflejo en la ley: matar a uno de ellos estaba castigado con pena de muerte, y ni el propio faraón podía indultar al criminal. También había leyes que prohibían su exportación. Los mercaderes fenicios con frecuencia hacían contrabando de gatos y los vendían en países mediterráneos. Los egipcios llegaron a enviar ejércitos a tierras extranjeras para recuperarlos. 

Se cuenta que en una ocasión los egipcios se rindieron a los persas a causa de los gatos. Un general persa, conocedor del gran amor y reverencia con el que el enemigo trataba a sus gatos, ordenó a sus soldados que capturaran la mayor cantidad posible. Cuando tuvieron suficientes se presentaron de nuevo para el combate utilizando a los gatos como escudos. Los egipcios se horrorizaron al ver a los animales sobre el campo de batalla. Antes que arriesgarse a lastimarlos, prefirieron rendir la ciudad de Pelusium. 

Otro ejemplo del trato especial que daban a sus gatos nos lo proporciona Herodoto cuando relata que "al declararse un incendio, es sorprendente lo que sucede. La gente se mantiene a cierta distancia cuidando a los gatos y sin preocuparse de apagar el fuego”. 

Una gata célebre fue la del príncipe Tutmosis, hijo de Amenhotep III. Tamit fue momificada con los más altos honores y en su sarcófago se grabaron los dioses Isis, Neftis y los cuatro hijos de Horus. El sarcófago se encuentra actualmente en el Museo de El Cairo. 


Sin embargo, los gatos que vivían en los templos no gozaban de la misma suerte. Cada templo poseía los suyos, todos bajo el cuidado del Guardián de los Gatos, un puesto muy importante y que se transmitía de padres a hijos. Los animales vivían en jaulas de madera hasta que les llegaba el momento de ser sacrificados. Un examen de 55 gatos momificados demostró que varios de ellos tenían el cuello roto, lo que parece indicar que, pese a estar tan protegidos por la ley, los sacerdotes del templo podrían matarlos y utilizarlos luego como ofrendas a Bast. 

53 comentarios:

  1. Que no lea esto mi gata o se le subirán los humos más todavía jejejeje.
    No me extraña que los egipcios adorasen a los gatos, debieron darse cuenta de que no se los puede doblegar. En la casa que hay un gato manda el gato.

    Ya dicen que el perro tiene amo, en cambio el gato es el amo. Y es bien cierto.

    ResponderEliminar
  2. Sí, es verdad, madame,son muy independientes en realidad. Nada que ver con el perro, desde luego.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  3. Conocía la pasión de los ecipcios por los gatos, aunque no con esta profundidad, he disfrutado con tantos datos nuevos.

    Buenas noches, Madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, madame.

    Buenas noches también para usted.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Es que los sacerdotes siempre han tenido bula para casi todas las villanías...

    Curioso tema el de hoy, Madame :-)
    Lo he disfrutado como merece. Os beso amablemente.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, madame Ana.
    Que disfrute de su fin de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Adoro la mitologia. Y esta entrada me ha encantado. Ya sabia yo algo sobre la adoración de los gatos. Lo que no sabía esra lo de lo de los templos. Hay que ver cuando crueldad yace en el fondo del alma del hombre.
    Bisous Madame y buen finde

    ResponderEliminar
  8. Ya ve qué distintas son las dos caras de la misma moneda. A veces los pobres eran ofrendas a la diosa.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Estoy segura que Miss Lizzie estara encantada con su entrada y de la popularidad que gozaban sus congeneres en la antiguedad; y que el viejo Sirio que se fue hace poco, te habra iluminado con su luz (cosa curiosa, que puedas ver su estrella y nosotros aqui no...) mientras escribias.
    Tambien Lizzie te habra alentado sin duda alguna, pues si algo he aprendido de estos niños de cuatro patas es que si realmente quieren estar a tu lado, no se como lo hacen, pero lo estan aun a cientos de km. de distancia. Y los sientes a tu lado como si los tocaras.
    Un miau y un beso de morro de agradecimiento de Liz!

    ResponderEliminar
  10. Eran buenos tiempos para los gatos. Luego llegaron otros peores durante la edad media. Pero los gatos egipcios fueron afortunados.

    Buenas noches, madame

    Bisous (también para Miss Lizzie)

    ResponderEliminar
  11. Dios!!! no podia encontrarme con algo mejor, con lo que me gusta a mi la historia!!!!!!!

    ResponderEliminar
  12. Hola Dame Masquèe!! Sabía algo de la mitología y los gatos, pero este post me resultó muy interesante y esclarecedor. Muy bueno Madame.
    Feliz fin de semana!!
    Bisousssssss

    ResponderEliminar
  13. Si, los gastos eran muy venerados antes. Pero a mi no me gustan, jajaja son muy celosos, independientes y pueden darte la espalda cuando se les antoja. Aunque no hay nada más tierno que un gatito de días!!!! (es cosa que me muestren uno, y listo, lo adopto y hasta ahí no más llega mis críticas).

    Besos!! Buen artículo!!

    ResponderEliminar
  14. Como nuestros queridos políticos, los sacerdotes de Egipto formaban castas que estaban por encima de la ley.
    No soy yo quien debe defender los gatos. De los pocos animales conectados con el cosmos. Bueno, también los hay que no tanto. De los tres que tengo, uno seguro que es sagrado, los otros, pobrecillos, no.

    No sabía que un gato pudiera atacar a una cobra. Me parece extraordinario, como tampoco sabía muchas de las cosas que usted afirma, por eso siempre sonrío al acabar sus post. ¡Más!

    ResponderEliminar
  15. No es el gato mi animal amigo, a pesar de que en mi infancia vi cómo mi abuelo tenía gatos en la casa de campo; éstos se ocupaban de mantener sin ratones el granero o limpios de culebras el gallinero, pero de la utilidad campesina al animal de compañía media un abismo. Por otra parte, me parece curioso lo del enterramiento con el gato. Tiene el hombre tanta ansia de eternidad, que le parece que llevando a la tumba las cosas queridas éstas le acompañarán en el para siempre.
    Saludos cordiales, Madame.

    ResponderEliminar
  16. que tal..! pasaba a saludarte
    y a invitarte a pasar por mi blog..
    he subido un texto nuevo..
    te dejo un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
  17. Un animal elegante y silencioso, enigmático siempre, con esa aureola de misterio e independencia que ha inspirado a grandes artistas y escritores (El gato negro, de Poe; algunos relatos de Cortázar).
    Se mentaban buenas juergas los egipcios. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. También los animales tienen su historia. El gato y el ratón están ahí, en nuestro pasado más remoto.

    Saludos y gracias por su espléndido artículo.

    ResponderEliminar
  19. Miauu. Me ha parecido una entrada muy interesante. Nuestra relación con los animales ha sido cambiante a lo largo de la Historia. Ahora somos más de la religión del perro (como mayoritaria), y voy entendiendo y sintiendo lo que se puede llegar a querer a un animalito.

    ¿Les metía Cleopatra dentro de sus baños de leche de burra?

    Preciosas también las ilustraciones.

    Un beso y gracias, Dame, por otra bella entrada.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, madame Navicore.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias, madame Gabriela. Resulta curiosa la importancia que llegaron a tener los gatos. Quién los ha visto y quién los ve!

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Casi parece estar usted describiendo a un humano, madame Eileen.
    Muchas gracias.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Monsieur Igor, qué desconcertante es usted. Me pregunto por qué solo considera sagrado uno de sus gatos!
    Gracias, monsieur

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Recuerdo, monsieur Francisco, que algo me había comentado una vez acerca de los gatos. Por eso debe de ser que el gatito mascota del blog pone esa cara cada vez que entra usted!

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Gracias, monsieur Allek

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Monsieur Cayetano, inquietante relato el de Poe, sin duda uno de los mejores que escribió. Al parecer le inspiraban los gatos!


    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Y tan remoto, monsieur.Mucho más remoto de lo que se pensaba hasta hace poco. Da escalofríos pensar en la fecha en la que hombre y gato pudieron comenzar a convivir.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. No creo que Cleopatra se los llevase consigo al baño, monsieur. A fin de cuentas en sus tiempos ya no eran sagrados ni gozaban de tales distinciones. Aunque quién sabe!

    Muchas gracias, monsieur, y feliz sábado.

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Sabía que los egipcios tenían predilección por los gatos, pero no tanto.
    Menos mal que los gatos no saben leer y no van a enterarse de lo que ustad pone en esta entrada.
    Buen fin de semana, madame

    ResponderEliminar
  30. Pues ya ve. Yo tengo dos por falta de uno. De gatos digo.
    Y asombrado me he quedado con que prefirieron rendir la ciudad de Pelusium antes que lastimar los gatoescudo.
    No sera una leyenda urbana y rara de la historia. Porque me parece inconcebible.

    Si supieran que hay paises que se los comen. Bueno mientras escribo esto recuerdo que mi abuela me decía que no quedaba ningun gato en la calle en los años de la guerra civil española. No hay que irse tan lejos...
    Feliz sabado.

    ResponderEliminar
  31. Hola Madame:

    Sabía del gusto de los egipcios por el gato, pero hasta que punto.

    A moi también me gustan los gatos. Soy alérgico, por eso no puedo tener ninguno.

    También me gustan los grandes gatos, sobretodo el guepardo o sheeta como prefiero llamarle.

    Madfet, con esas orejas parece mas bien conejo.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  32. Hola Madame

    Conocía el amor que sentían los antiguos egipcios por los gatos, lo que desconocía el grado de su amor. Parecer ser que era realmente alto.

    Muy astutos los persas con esa estrategema felina. Se puede conseguir una victoria sin apenas víctimas. Muy interesante, aunque en la actualidad dudo que pudiera llevarse a cabo. Una pena.

    Feliz tarde, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  33. Madame sabe usted, cada dia me maravilla mas sin duda mi amiga hermosa, en cuento a los gatos madame, tenia ciertas nociones del porque eran tan estimados, pero esta entrada ahora si me ha dado un concepto claro del porque de su veneración por parte de una cultura como la egipcia.

    Le envio un abrazo madame y quedo a sus pies

    ResponderEliminar
  34. No se fíe usted, monsieur Antorelo. A veces da la impresión de que se enteran de todo igualmente! :)

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Supongo, monsieur Lorenzo, que lo de los gatos era para los egipcios como las vacas para los hindues, que aunque se mueran de hambre ni las prueban.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Monsieur, los felinos que usted menciona son hermosos, pero imponen bastante respeto. Yo no intentaría domesticarlos :)

    Buenas noches, monsieur Manuel.

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Madame, yo tampoco creo que funcionara. Parece que ya no queda nada sagrado.
    Mire que eran desmedidos con sus gatos!

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  38. A veces, monsieur, el ser humano se empeña en no conocer limite. Y ni aun con tanto amor podemos despojarnos de la crueldad que nos caracteriza.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  39. Preciosa entrada, madame.

    Tan apreciada era Bastet por el dio Ra que era la única diosa que conocía el nombre secreto de este. Su carácter dulce y festivo se unía, sin embargo, con un afán por la sangre, asociada a la fiesta y el sacrificio.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  40. Estaba acabando de leer su gatuno artículo cuando me pareció ver a la izquierda, en su blog, un lindo gatito, o gatita. Vamos, de lo más oportuna la visión. Y éste de su blog tiene la suerte de estar bajo su protección, sin que haya sacerdote o rey (Jacobo I, el Estuardo del que nos hablo hace poco, creo recordar que emprendió una matanza de gatos negros) que le vayan a causar mal. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  41. Magnífica entrada, Madame.
    Es de las que más me han gustado, de todas las que le he leído.
    Imaginar la imagen de los egipcios rindiéndose ante los persas, para preservar la vida de los rehenes felinos, me ha sobrecogido.

    ¿Habrá en la historia una batalla ganada más fácilmente?

    Bisous.

    ResponderEliminar
  42. Ohh uno de mis animales favoritos, creo que yo hubiece hecho lo mismo que los egipcios, hehe... Hace algun tiempo mi hermano me comento que habia leido no recuerdo que comedia o algo asi en la que decia.-
    "El perro dice.- Estas personas me cuidan, me alimentan y me quieren, denen ser Dioses. Ahora el gato.- Estas personas me cuidan, me alimentan, y estan a mi servicio siempre.. Debo ser un Dios"..

    Lo que me llamo mas la atencion, fue que un gato, mataria a una serpiente como la cobra..

    Me despido Madame, Buen dia.

    ResponderEliminar
  43. gracias, madame Negrevernis. Los dioses eran frecuentemente monedas con dos caras, y por amables que fueran, tenían algo de temibles.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. jiji, monsieur, mi gatito está un poco mosqueado con el final del artículo. Con el carácter que tiene!

    En la edad media lamentablemente la suerte de los gatos no fue la misma. No me atrevo a escribir un artículo al respecto con mi mascota por aquí.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. Muchas gracias, monsieur Perikiyo. Una tiende a pensar que cosas como esa son leyenda, pero teniendo en cuenta lo exagerados que eran los egipcios en su protección a los gatos, supongo que no fue tan dificil que a alguien se le ocurriera la idea, aunque fuera para enfurecerlos y desconcertarlos.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  46. Estupenda historia la que nos cuenta, monsieur Hugo. Resume perfectamente la diferencia entre perros y gatos :)

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  47. Que divertida entrada, madame, recreando la importancia de la raza felina en el Egipto de los faraones; ellos, tan dados a asociar a los dioses con animales, tenían un culto muy especial por los gatos y la dios Bastet, del cual hoy sé mucho más, gracias a esta divertida entrada. Un cordialísimo saludo.

    ResponderEliminar
  48. El gato es un animal muy intuitivo, a parte de librar a los egipcios de los roedores no es estraño que lo deidificaran... si debo tener un animal en mi casa, prefiero tener un perro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  49. ME UNO AL HOMENAJE A LA GATITA DE MADAME SOTELO FADERLAND.
    PARA MI POBRE ENTENDER EL GATO ES EL ANIMAL MAS MISTERIOSO DE LA NATURALEZA, SALUDOS MADAME

    ResponderEliminar
  50. Y tan especial, monsieur Paco. Mire que eran desmedidos los antiguos egipcios.

    Muchas gracias y feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  51. No sé, madame. Las casas se me antojan jaulas para los perros. A menos que sean muy grandes, y cada vez las hacen más pequeñas.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  52. Sí que lo es, madame. Probablemente nunca terminaremos de entenderlo.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  53. quiero leer mas sobre el libro de los muertos y sobre ang y isis

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)