viernes, 10 de junio de 2011

La mala estrella de los Estuardo

Jacobo II de Escocia

El asesinato de Jacobo I de Escocia fue tan dramático que podría parecer que la historia de sus sucesores sería más fácil en comparación con la suya. Nada más lejos de la realidad. Si hacemos un repaso de las biografías de los siguientes monarcas de la dinastía Estuardo, encontramos que todos ellos compartieron un destino maldito. 

Jacobo II, apodado Cara Feroz por el inquietante aspecto que daba a su rostro una marca de nacimiento, heredó el trono con sólo seis años de edad, tras el asesinato de su padre. Fue capaz de descubrir y abortar una conjura de los Douglas, pero, aunque se libró de esa amenaza, ocho años más tarde tendría igualmente una de esas muertes violentas tan características de la familia.

Podríamos decir, y no sólo en sentido figurado, que Jacobo era una de esas personas a las que les salió el tiro por la culata. En agosto de 1460 sitiaba el castillo de Roxburgh, en poder de los ingleses. Se encontraba imprudentemente al pie de un cañón que explotó al ser disparado. La explosión le destrozó la pierna derecha, y la hemorragia que le causó el accidente segó su vida. No había llegado a cumplir 30 años. 

Jacobo III

Una semana más tarde era coronado su hijo, Jacobo III, quien sólo contaba nueve años. El reinado de este tercer Jacobo fue cualquier cosa menos feliz. En 1482 Eduardo IV de Inglaterra lanzó una invasión al mando del duque de Gloucester, futuro Ricardo III. El rey de Escocia intentó reunir a los suyos para organizar la defensa, pero fue entonces arrestado por un grupo de sus propios nobles y encarcelado en el castillo de Edimburgo. Aunque recuperó el poder al cabo de tres meses, su gobierno continuó siendo tan desastroso que seis años más tarde hubo de hacer frente de nuevo a un ejército armado por sus opositores. Tenía 36 años cuando fue derrotado en la batalla de Sauchieburn, donde encontró la muerte

Muchos afirman que, aunque herido, había logrado escapar con vida y fue trasladado a un molino cercano. Leyenda o realidad, según esta versión allí las gentes le preguntaron quién era, y él respondió: 

—Esta mañana yo era vuestro rey. 

La esposa del molinero salió corriendo a llamar a un sacerdote. Apareció un hombre que se hizo pasar por tal y se aproximó al rey para preguntarle si sus heridas eran mortales. Jacobo replicó que no, pero que deseaba confesar sus pecados y recibir el perdón. Entonces el desconocido lo apuñaló diciendo: 

—Esto te dará el perdón. 

Luego escapó sin que nadie pudiera identificarlo. 

Jacobo IV

El sucesor, Jacobo IV, pese a tener tan sólo 15 años había participado en la conspiración para destronar a su padre, aunque no tuvo parte alguna en su muerte. La condición que Jacobo había puesto para apoyar las reclamaciones de los rebeldes fue la de que su padre no sufriera ningún daño. Ello no impidió que su trágico destino le pesara en la conciencia. Jacobo mortificaba su cuerpo con una cadena de hierro que siempre llevaba en torno a su cintura, y a la que añadía más peso cada día en que se cumplía un nuevo aniversario de la muerte del rey. 

Jacobo IV fue un monarca progresista, y tan capaz como inepto había sido el anterior, pero no tuvo mejor suerte. Estaba profundamente enamorado de Margaret Drummond, con la que pretendía casarse, aunque las razones de Estado hacían conveniente que tomara por esposa a Margarita Tudor, hermana de Enrique VIII. El rey se mostraba reacio a la idea de apartarse de su amada, así que alguien encontró la solución para zanjar de raíz el problema. Un mal día Margaret Drummond y sus dos hermanas eran encontradas muertas. Habían sido envenenadas

Él nunca la olvidó. Sobre esas premisas su matrimonio con la princesa de Inglaterra estaba abocado al fracaso. Se trató, además, de un sacrificio inútil, puesto que ni siquiera sirvió para alcanzar la paz duradera entre ambos reinos. Diez años más tarde estallaba de nuevo la guerra, con consecuencias trágicas para Jacobo. En 1513 el rey de Escocia era derrotado en la batalla de Flodden, donde perdía la vida. 

Jacobo V

Su hijo, Jacobo V, tenía un año de edad. La viuda volvió a casarse, esta vez con Archibald Douglas, conde de Angus. Archibald se apoderó del niño y lo retuvo prisionero en el palacio de Falkland hasta que cumplió 14 años. Entonces el rey logró escapar disfrazado de caballerizo y cabalgar en la noche hasta alcanzar el castillo de Edimburgo. 

En guerra con los ingleses, Jacobo V sufrió una contundente derrota en la batalla de Solway Moss. Enfermo, se dejó ganar por la desesperación al creer su reino perdido. Sólo tenía 30 años, pero ya no se recuperaría de su enfermedad. Estando en su lecho de muerte le comunicaron la noticia del nacimiento de su hija, María Estuardo, el 6 de diciembre de 1542. Saber que no había sido el heredero varón que esperaba, aumentó su pesimismo. 

—Todo comenzó con una mujer y terminará con una mujer —profetizó abatido. 

María Estuardo

La dinastía, en efecto, había comenzado con Marjorie, hija de Robert the Bruce. Curiosamente, aunque la profecía acerca del final de los Estuardo no se cumpliría en la hija de Jacobo, sí lo acabaría haciendo con otra mujer. 

No nos detendremos en el trágico destino de María, sobradamente conocido. La reina de Escocia terminó en el cadalso tras un reinado marcado por el crimen y largos años de cautiverio. Su propio esposo, también un Estuardo, había sido asesinado cuando contaba tan sólo 21 años. 

Jacobo VI de Escocia y I de Inglaterra

Su hijo, Jacobo VI, fue tal vez el único que se libró de la maldición que parecía perseguir a su familia. Era un Estuardo diferente al resto. No era hermoso con su acusado prognatismo y su lengua demasiado larga, era muy sucio y carecía por completo del encanto y refinamiento tan habitual entre sus parientes. Jacobo se había convertido en rey poco después de cumplir un año de edad, al ser su madre obligada a abdicar. De él se dice que sobrevivió a varias crisis gracias a que era un maestro consumado en el arte del engaño. 

Puesto que la reina Isabel de Inglaterra no tuvo hijos, él, como descendiente de Margarita Tudor, se convirtió en su sucesor. En 1603, contando el rey de Escocia 36, veía colmada su gran ambición al ser coronado como Jacobo I de Inglaterra. De ese modo traslada la Corte a Londres y se instala allí de modo permanente. 

Durante su reinado tuvo lugar la Conspiración de la Pólvora. Un grupo de fanáticos católicos decidieron volar el Parlamento. Si tenían éxito, matarían al rey, la reina y las más notables personalidades del reino. Además planeaban capturar a los dos hijos menores de Jacobo, Isabel y Carlos, y declarar a alguno de ellos como sucesor. Pero eran tantos los conjurados que fue inevitable que acabara por haber filtraciones. Los planes llegaron a oídos del Parlamento y el intento fue abortado. El plan enfureció singularmente a Jacobo, que sentía un terror especial hacia la pólvora desde que tuvo conocimiento de las circunstancias que rodearon la muerte de su padre, Lord Darnley. El castigo para los culpables fue, desde luego, ejemplar. 

El rey murió en 1625. Los médicos consideraban que la enfermedad que le aquejaba no era mortal, pero él desoyó sus recomendaciones y bebió grandes cantidades de cerveza fría. No dejó que los médicos le atendieran por miedo a que le causaran dolor. En realidad Jacobo tenía miedo a todo y desconfiaba de todo el mundo. Una de las obsesiones que lo dominaban era el temor a ser asesinado. Parece que finalmente, tras un año de mala salud, falleció a consecuencia de un violento ataque de disentería. Sin embargo, y aunque nunca pudo ser demostrado, se habló de veneno.


El próximo día continuaremos con los Estuardo ingleses.


36 comentarios:

  1. Los hombres y sus historias. Es infinito, alucinante. Me estoy aficionado.
    La anécdota del molino, vaya, ni el mejor bardo la plasmaría.
    Esta manana yo era vuestro rey... Estupendo.

    ResponderEliminar
  2. Digno de los mundos que usted sueña, no es así, monsieur?

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. qué truculencia. y qué final tan inesperado. una dinastía que parece empeñada en perderlo todo, finalmente se queda con el gran premio.
    la historia del molino es muy buena, si señora.
    ahora me paso por la Corte.

    que tenga un buen día, madame!

    bisous!

    ResponderEliminar
  4. Monsieur, menos mal que no somos Estuardo, porque sí, podría tocar el premio gordo, pero a la mayoría les tocaba otra cosa.

    Bueno, tonces le veo allí.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Hola Madame

    Realmente hay familias se distinguen por su fuerza, por su belleza, logros, creatividad, empuje. En el caso de los Estuardo, parece que el asesinato y la crueldad les rondaba demasiado cerca, siendo éstas unas de sus características. Menos mal que no era algo contagioso. Aunque cuanto más lejos de ellos, mejor. Por si acaso. ;).

    Feliz día, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  6. Sí, la verdad es que a esta familia parece que "la miró un tuerto", como se dice vulgarmente. Y en cuanto a caras raras creo que algunos iban bien servidos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Pues si que tenía mal fario esta familia, como para irse de copas con alguno de sus miembros; todos acaban mal, el colmo de la mala suerte es lo que le ocurre al Cara feroz, que le explota no un cañón enemigo, sino uno propio, lo que le condujo más tarde a la muerte. La historia está llena de horribles casualidades. Buen fim de semana, madame. Bisous.

    ResponderEliminar
  8. Sí, madame, yo no los invitaría a mis fiestas, por lo que pudiera pasar :)

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Bueno, por lo que se dice más bien sería achacable al pintor. El que parece que era realmente feo era Jacobo VI, al que sin embargo parece que el pintor halaga un poquito.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. La historia está llena de malas casualidades y además se ceba haciéndolas recaer sobre una misma familia. Eran el rigor de la desdicha estos Estuardo. Y a los ingleses no les fue mejor, como veremos.

    Feliz dia, monsieur Paco

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué vida más truculenta y complicada la de esta familia!
    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  12. Bueno, teniendo en cuenta la trayectoria familiar no es extraño que Jacobo VI fuera desconfiado ;)


    Bisous, Madame. Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  13. Hola Dame Masquée!! Realmente fue una familia signada por la mala suerte.
    Y aunque el último Jacobo consiguió ser rey de Inglaterra tampoco vivía tranquilo, el miedo no se lo permitía.
    Feliz fin de semana madame!!
    Bisousssssss

    ResponderEliminar
  14. Como regla general podemos decir que los Estuardo eran precoces para subir al trono y violentados para bajar de él. ¡Y es que cuando la mala suerte se ensaña con una familia...!

    ResponderEliminar
  15. No sólo a ellos les acompañaba la desgracia; también a sus próximos les alcanzó la mala fortuna. Que se lo digan a Margaret Drummond y sus dos hermanas. Estoy encantado de verla con la intensidad de otros tiempos. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  16. Un nombre asociado a la desgracia madame
    Al cuarto le peso tanto la conspiracion que voluntariamente se castigaba con la cadena ...a lo que habia llegado la familia ,interesante como siempre Veremos si a los Estuardos le va mejor
    Un abrazo hasta la corte y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  17. Hola Madame:

    A los Estuardo se me antojan comparativos con los Kennedy (mire que a lo mejor están relacionados).

    La anecdota de Jacobo III en el molino no la conocía.

    Saludos Madame. Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  18. Verdaderamente, monsieur Antorelo, era muy agitado el oficio de rey en Escocia.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Supongo que cuando las estadísticas arrojan tantos asesinatos en la familia, es normal ser un poquitín desconfiado, sí.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Así es, madame Gabriela. Fue el más afortunado y sin embargo el que menos pudo disfrutarlo, dado su carácter.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Sí, monsieur Francisco, porque en principio podríamos pensar que todo se debió a que Escocia era un lugar demasiado revuelto en aquellos tiempos medievales, pero lo cierto es que cuando se trasladaron a otro lugar y dejaron atrás la edad media, no les fue mejor.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Así es, monsieur. Valía más no acercarse mucho a ellos, por lo que pudiera pasar. Margaret Drummond pagó muy caro ser amada por un Estuardo.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Ya le adelanto, monsieur Luther, que la historia de la familia seguirá sin darnos un respiro.

    Feliz fin de semana

    bisous

    ResponderEliminar
  24. Ciertamente, monsieur, ha encontrado usted el ejemplo de otra dinastía bastante gafada y mucho más próxima en el tiempo. Veremos si su mala suerte es capaz de persistir durante tantos siglos como la de los Estuardo.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Conocía este mal hado de los Estuardo, pues de siempre ha sido una dinastía que me ha fascinado, y supongo que por aquel entonces con lo supersticiosa que era la gente tendrían muy en cuenta toda la serie de desdichas acontecidas. ¡Cualquiera en la piel del estuardo heredero al trono, casi que lo tomarían hasta con resignación!

    El caso que más me ha sorprendido es el de Jacobo III, la verdad qué mala suerte que la última persona que creías te podría dañar (un supuesto sacerdote) te dé la muerte. El de Jacobo I también se las trae.

    Bisous y fascinada con este timo de historias.

    ResponderEliminar
  26. Quise decir "tipo de historias", no timo. AAAAAy madre, estos dedos míos...

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. CREO QUE BORRARÉ EL NOMBRE DE JACOBO DE TODAS MIS INTENCIONES DE PERPETUARLO, YA QUE ME GUSTABA MUCHO, HASTA HOY...
    SALUDOS QUERIDA MADAME

    ResponderEliminar
  28. Vaya, blogger me ha borrado mi extenso comentario, madame Akasha. Veamos si recuerdo a grandes rasgos lo que le decía.
    Le comentaba que estaba segura de que los Estuardo serían de su interés, con tanta leyenda romántica a su alrededor. Y también que hay una novela encantadora de Nigel Tranter sobre Jacobo IV en la que se narran sus desdichados amores con Margaret Drummond. No sé si la ha leído usted. Se titula Chain of Destiny. Yo me la traje de Escocia, y no sé si se ha publicado en España, pero si no la conoce y la encuentra, le recomiendo su lectura.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. jejeje, madame, yo lo tendré en cuenta para no ponerlo ni siquiera a mis mascotas!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Gracias por la información, Madame, la verdad desconocía ese libro así que intentaré encontrarlo. No importa que esté o no publicado en español, me defiendo bien con mi amado inglés jejejejejejjejeje (la mayoría de las novelas de Austen las leí por vez primera en su lengua original). Lo buscaré.

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. La felicito, Madame, relatar la vida de la estirpe desdichada , los sucesivos J...y sus vidas y, sobre todo, sus muertes requiere mucho valor, porque solo leer la entrada y contemplar los retratos provoca repelús y una servidora cruza los dedos. ¿Y por qué esa recurrencia en dar nombre de J... a todos los niños de la saga? Quizás si en vez de J... hubieran sido Ramiro, otra gallo histórico cantaría.

    Buen fin de semana y bisous.

    ResponderEliminar
  32. Qué familia, rápidos en subir al trono e igualmente para dejarlo, aunque no por voluntad propia. Y al final el VI consigue ser rey por más tiempo y ¡de qué reino!

    bisous, Madame

    ResponderEliminar
  33. Hablando de malas y buenas estrellas, en mi blog tengo un regalo para usted que viene al pelo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Lo suponía, madame Akasha, dadas sus inclinaciones. Espero que la encuentre, y mejor siempre si es en su versión original.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Madame Amaltea, el nombre resultó bien gafe, sí. Más que el de la obra de Shakespeare que no se puede decir. Pero lo de los Estuardo iba mucho más allá del nombre, porque cuando por fin uno pasó a llamarse Carlos dio igual.

    Feliz sábado

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Muchas gracias, monsieur Cayetano, ahora mismo paso.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)