domingo, 5 de junio de 2011

Jacobo I de Escocia

Jacobo I

En marzo de 1406 un niño de once años se embarcaba en las costas de Escocia a bordo de un navío que lo llevaría rumbo a Francia, donde su padre había decidido que iba a ser educado. Nunca llegaría a su destino. 

El ilustre pasajero era Jacobo Estuardo, el más joven de los hijos del rey Roberto III y Annabella Drummond. Al alejarlo de su tierra natal se pretendía apartarlo al mismo tiempo de los grandes peligros que le acechaban allí, el principal de los cuales era el duque de Albany, tío del niño. El rey no deseaba que su pequeño corriera la misma suerte que su hermano David, a quien se decía que el temible duque había dejado morir de inanición tres años antes en el castillo de Falkland, donde lo retenía prisionero. La salud de Roberto declinaba; no se sentía con fuerzas para proteger al menor de sus hijos y temía lo que podría ocurrirle si él moría. No veía otra salida que enviarlo lejos para impedir que cayera en manos de sus enemigos. 

Así fue como Jacobo, ya huérfano de madre por entonces, hubo de separarse también de su padre para emprender un viaje accidentado y que no iba a culminar según lo previsto. Acompañado por algunos nobles escoceses, el joven príncipe atravesaba el territorio hostil de los Douglas cuando su séquito fue atacado, lo que le obligó a refugiarse en la isla de Bass Rock. Al cabo de un mes pudo zarpar desde allí, pero sus dificultades no habían hecho más que comenzar. El mar no tardó en declararse su enemigo. Para su desdicha, las aguas turbulentas y los vientos contrarios torcieron su rumbo y empujaron el navío Maryenknyght hacia las costas inglesas. 

Castillo de Tantallon y Bass Rock

A pesar de que en aquel tiempo había una tregua entre ambos reinos, Jacobo fue apresado por unos piratas que lo condujeron ante el rey esperando recibir a cambio una buena recompensa. El niño era portador de algunas cartas de su padre dirigidas a Enrique IV, en previsión de que tal desgracia sucediera, pero los mensajes del rey de Escocia no servirían para alterar su triste destino. El inglés se limitó a comentar sarcásticamente que los escoceses no necesitaban enviar a Jacobo tan lejos, sino que deberían haber sido más amistosos y enviárselo a él, puesto que podía educarlo tan bien como Carlos VI de Francia. Y, desde luego, lo hizo. 

La noticia del desastre resultó fatal para su padre. Roberto era ya anciano, y, con las fuerzas mermadas, el disgusto influyó decisivamente en su mala salud, impidiéndole recuperarse. El 4 de abril moría en el castillo de Rothesay. 

Aunque había ceñido la corona, poco había sido su poder efectivo. Éste fue acaparado en buena medida por su hermanastro Roberto Estuardo, duque de Albany, quien ahora, con el rey fallecido y su sobrino prisionero en Inglaterra, encontraba el camino despejado para ejercer la regencia. Naturalmente Albany no estaba ansioso por ver al pequeño Jacobo en libertad, así que no hizo nada por pagar el rescate exigido. Desde un principio se hizo evidente que el niño iba a permanecer cautivo en Inglaterra durante muchos años. 

Falkland

El duque tenía la esperanza de que fuera su propio hijo Murdoch quien acabara por heredar el trono. El joven Murdoch también permanecía cautivo de los ingleses. Había sido hecho prisionero poco antes, en la batalla de Homildon Hill, cuando los escoceses, al mando de Archibald Douglas, invadieron Inglaterra durante una expedición de saqueo. Dadas las circunstancias, bastante tenía Albany con lograr la libertad de su hijo, lo que al fin consiguió en 1416, cuando Murdoch fue intercambiado por Henry Percy, conde de Northumberland. 

Jacobo Estuardo recibió un buen trato y una educación esmerada, como si Enrique IV tuviera algún empeño en demostrar que él podía ocuparse de esa labor mejor que el rey de Francia. Jacobo dedicaba buena parte de su tiempo libre a escribir versos, lo que hacía con gran encanto y habilidad. Ejemplo de ello es The Kingis Quair, un poema de amor dedicado a Juana Beaufort, su prometida, y que está considerado como una de las mejores obras de la literatura medieval escocesa. Además, según crónicas de sus contemporáneos también destacaba en el deporte y en la música. 

En 1421, tras 16 años de cautiverio, el nuevo rey de Inglaterra, Enrique V, se lo llevó consigo a Francia. El duque de Albany había fallecido, siendo sucedido como regente por su hijo Murdoch, carente de las habilidades de su padre, y Enrique había concluido un tratado con Jacobo en virtud del cual se estipulaba que quedaría en libertad a cambio de ayuda militar. Inglaterra y Francia aún se enfrentaban en la Guerra de los Cien Años. Se suponía que Jacobo debía usar su autoridad para prohibir a los escoceses residentes en Francia que lucharan contra los ingleses, pero sus súbditos no escucharían a un soberano cautivo. Por tanto, se hacía necesaria su liberación. Sin embargo, los acontecimientos iban a impedirlo nuevamente. El rey de Escocia, haciendo honor al pacto, tomó parte en el sitio de Dreux, que se le rindió, pero entonces Enrique V moría en Vincennes sin haber llegado a cumplir su promesa de dejarlo en libertad. 

Enrique V de Inglaterra

Finalmente Jacobo fue liberado dos años más tarde, a cambio de un rescate de 40.000 libras y de 27 rehenes. Para estrechar lazos de amistad con Inglaterra lo casaron con Juana Beaufort, hermana del duque de Somerset. Fueron los poderosos Beaufort los que más influyeron para que fuera puesto en libertad, deseosos de que se realizara al fin ese matrimonio que convertiría a Juana en reina. 

Se decía que Jacobo se había enamorado de su prometida, lo que es muy posible, teniendo en cuenta que hallaba en ella tan gran motivo de inspiración. Circulaba una historia muy romántica acerca de cómo se había enamorado al verla casualmente por la ventana de sus aposentos mientras permanecía prisionero en el castillo de Windsor. 

El matrimonio se celebró con gran esplendor en la catedral de Southwark, en Londres, en febrero de 1423, y los novios fueron después festejados en el palacio de Winchester. La boda, debido a las circunstancias, despertó mucho interés y simpatía en todo el reino de Inglaterra. 

Catedral de Southwark, Londres

Sobre ambos se elevaba la promesa de días más brillantes cuando fueron recibidos en Escocia con aclamaciones y coronados en mayo en la abadía de Scone. Jacobo hizo que su esposa recibiera también el juramento de lealtad, como si ostentara la corona en términos de igualdad con él. 

Al cabo de un año nacía su hija Margarita, destinada a casarse con el Delfín de Francia, futuro Luis XI. A ella seguirían otros siete hijos, entre ellos el heredero, Jacobo, y su hermano gemelo Alejandro; Isabel, que se casaría con Francisco I de Bretaña, y Leonor, futura esposa del príncipe Segismundo de Austria. 

Jacobo mantuvo una corte cultivada, se dedicó a recuperar el prestigio de la monarquía escocesa y todo el poder que había ido a parar a manos de los Albany. Para ello confiscó las tierras de los nobles rebeldes y ordenó la ejecución de Murdoch y dos de sus hijos en 1425. Llevó el liderazgo con mano firme y puso orden donde encontró caos, incluso entre los tumultuosos Highlanders. Tras reunir a los jefes de los clanes en Inverness, Jacobo los arrestó e hizo ejecutar a algunos de ellos. Todas estas medidas le garantizaban el control del reino, desde luego, pero también le hacían granjearse muchos enemigos. 

Scone

Las reformas que introdujo, tanto en materia legal como económica, fueron numerosas, y en política exterior se inclinó hacia Francia en detrimento de Inglaterra, firmando una alianza con los franceses en 1428. Lamentablemente tuvo que recaudar nuevos impuestos para poder pagar el rescate, lo que nunca resulta muy popular. En cuanto a la reina, a menudo ejercía una influencia moderadora sobre su esposo, intercediendo por las personas que iban a ser ejecutadas. 


El relato continuará el próximo día con el asesinato de Jacobo.

39 comentarios:

  1. La verdad es que este príncipe Jacobo tubo una juventud muy movida, propia de las intrigas y de los intereses de las monarquías.
    Luego según cuentas a pesar de amar la poesía y ser refinado no le tembló el pulso para cortar algunos cuellos, lo que seguro no gusto a todos.
    Espero la continuación haber como acaba, me temo lo peor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Sí, monsieur, describiremos detalladamente esa parte peor. Fue muy dramático.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. No conocía la historia de Jacobo. Muy interesante.

    Buenas noches Madame.

    ResponderEliminar
  4. Hola Madame

    Menos mal que amaba la poesia y el arte, porque se tomó muy en serio el poder orden en su reino. Mano dura y suavidad cortesana. Extraño contrapunto.

    Estoy deseando leer la continuación, pero como adelantáis, la muerte de Jacobo no será muy agradable.

    Feliz noche, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  5. Los Estuardo tuvieron una vida sumamente trágica, y él fue un buen ejemplo de ello. Su historia es de película.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. En la Escocia de aquella época, si no tenía mano dura acababa como rehén en manos de algún miembro de la propia familia, con aspiraciones al trono. Lo malo es que la mano dura no impidió un final igualmente trágico. Eran malos tiempos para ser rey en Escocia.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Vaya...parece desde bien chico lo estuvo persiguiendo la mala suerte y su última frase lo confirma, Madame, esperamos esa continuación.Feliz semana, Bisous

    ResponderEliminar
  8. Qué combinación, exquisito poeta y duro monarca. No fue fácil su infancia desde luego, y no parece que el resto de su vida pueda ser mejor.

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. La fortuna osciló enormemente para él. Vivió días trágicos, pero también otros felices. Y, desde luego, parece que le fue dado conocer el amor.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Quién sabe si no le hubiera ido peor de no haberse quedado en Inglaterra durante esos años. Yo creo que su vida hubiera terminado mucho antes de no ser así, y no hubiera llegado a conocer buenos tiempos.

    Buenas noches, madame Elysa

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Hola Madame!! Un hombre que aunque pasó una vida dura en su niñez supo utilizar sus conocimientos y educación. Además de dejar un poema exquisito. Es lamentable el final pero como usted dice cuando se pone orden también se ganan enemigos.
    Feliz semana madame!!
    Bisoussssss

    ResponderEliminar
  12. Parece que al final se hizo justicia y Jacobo pudo reinar como así establecía su noble cuna, aunque ya nos adelanta su trágico final.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Una juventud bien agitada, con familia horrible de por medio... No me extraña que sacara la vara de repartir en cuanto tuviera la ocasión; aunque se prevé un final trágico.

    ResponderEliminar
  14. Terribles las peripecias que tuvo que pasar el pequeño Jacobo en este duro y áspero viaje: ataques, tormentas, prisión, alejamiento de su padre... No me hubiera gustado estar en su pellejo; pero salió airoso y eso es lo que cuenta. Feliz semana, Madame; Bisous.

    ResponderEliminar
  15. Uf, uf... Menuda historia. Tan triste como emocionante como increíble. Me asombra. Me entran unas terribles ganas de escribir una historia de ciencia ficción basada en Jacobo I.
    Pero, son posibles tantas desgracias juntas? ¿Y qué padre es ese que engranda hijos a los que no es capaz de proteger?
    Saludos. Madame. Magnifico.

    ResponderEliminar
  16. No tuvo muy buena estrella, pero al menos también conoció la felicidad.

    Feliz comienzo de semana, madame Gabriela

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Así es, monsieur Carolus, la suerte volvería a girar para él. La tragedia siempre lo acechaba.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Monsieur Cayetano, el hombre vivía en territorio de lobos. Eran tiempos turbulentos en Escocia, lo que marcó el sino de los Estuardo.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Viendo tanta peripecia, uno no puede evitar preferir una vida tranquila, aunque se aburra de vez en cuando.

    Feliz comienzo de semana, monsieur Paco.

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. El padre que engendra hijos que no es capaz de proteger es el padre moribundo. Resulta dificil pensar en proteger a los hijos después de muerto. Roberto había calculado bien: murió al mes siguiente.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. ala, ya se lo ha cepillado. pues no me esperaba yo que se lo cargasen, con el clima de paz y armonía que reinaba en escocia. que el rey o el hijo del rey no pudiesen ni salir de paseo por sus dominios sin que les atacasen los suyos... da cuenta de cómo estaba el patio.
    no me imagino a un rey llamándose murdoch. que lo habría, seguro, pero no sé.
    en fin. que tenga un buen día madame!

    bisous!

    ResponderEliminar
  22. Pues un rey Murdoch hubiera sido deliciosamente escocés, como MacBeth. Uy, menos mal que no lo he pronunciado en voz alta, con el mal fario que da!

    Estaba el patio muy revuelto, sí. Por eso los Estuardo tuvieron historias tan trágicas.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. La educación en el extranjero ha sido siempre un riesgo evidente y un lujo al alcance de pocos, como es el caso de Jacobo. En cambio hoy, los "erasmus" cada día son más numerosos y los riesgos son muy distintos también.

    ResponderEliminar
  24. Sabía que esta corte de ensueño no podría tener un final feliz. Pero, ¿por que todos los monarcas dichosos acaban en manos de asesinos?

    Besos

    ResponderEliminar
  25. Jacobo tuvo oportunidad de saber que las muestras de debilidad sólo podían perjudicarle. Alguien que fue capaz de dedicarse con tanto mérito a la poesía galante y al mismo tiempo ordenar la ejecución de enemigos, tiene, desde luego un interés muy peliculero. Esa era una vida muy trepidante en la que pocas ocasiones había de mostrarse tal cual era.

    ResponderEliminar
  26. Sí, en este caso me imagino lo que hubiera pensado Jacobo del lujo en cuestión. De buena gana lo hubiera cambiado por un cutre erasmus!

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Bueno, madame Carmen, que lo llame usted "corte de ensueño" después de narrar tanta desgracia junta, no sé qué me da, jeje.

    El pobre Jacobo no tuvo mucha suerte en general.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. La historia medieval de Escocia es apasionante, madame. Está llena de episodios dramáticos, persecuciones, conjuras, asesinatos, huidas desesperadas... Resulta muy novelesco todo.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Hola Madame:

    El reinado de Jacobo es una de las historia medievales de escocia que más me gusta. Un rey culto, que no le tembló la mano en ningún momento...

    La continuación sera igual de apasionante.

    Saludos

    ResponderEliminar
  30. Monsieur, la historia de los Estuardo no tiene desperdicio. La de los siguientes Jacobos tampoco estuvo nada mal.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Parece la de Jacobo una vida desdichada. Dieciséis años prisionero, por más que lo fuera en jaula dorada, más dos de propina, y luego el trágico final que nos anuncia. Menos mal que al menos conoció el amor con Juana. Una historia interesante y bien contada, como usted sabe. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  32. Se nota la gran mano del rey ingles en la educacion de Jacobo por su particular forma de proceder a su vuelta a Escocia
    Frio y calculador tal ves
    Aguardaremos el desenlaze madame
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. Sin duda, malos tiempos para ser rey de Escocia... o llamarse Estuardo. Este Jacobo parece que al menos tuvo también sus momentos felices.
    Me temo que eran días de matar o ser matado.
    Feliz día, Madame

    ResponderEliminar
  34. Muchas gracias, monsieur dlt. La historia de los Estuardo es tan trágica como agradecida a la hora de contarla.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Así es, monsieur Luther, pero me temo que no calculó suficiente, y al final se le escapó de las manos.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Los tiempos eran revueltos, pero muy especialmente en Escocia. El rey tenía siempre malas cartas, monsieur Xibeliuss.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Me pregunto si el duque de Albany no podría haber terminado con su sobrino mucho antes, pues muerto su padre y huérfano de madre podría haber pedido la tutela de su sobrino... ¿No? Entonces hubiera corrido la misma suerte que su hermano David.

    Un beso, madame.

    ResponderEliminar
  38. Buenos días Madame me gustaría que subas algo de su hija, Margarita Estuardo también tuvo una vida muy trágica como la de su familia pero hay muy poca información en internet saludos JudithA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo he hecho, madame. Mucho antes de hablar del padre ya había hablado de la hija. Encontrará el artículo en este link:

      http://themaskedlady.blogspot.com.es/2009/12/margarita-estuardo-delfina-de-francia.html

      Muchas gracias y feliz fin de semana.

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)