viernes, 3 de junio de 2011

Gerberga y Desiderata, Reinas de los Francos


Corría el mes de diciembre del año 771. Carlomán, rey de Austrasia y hermano de Carlomagno, acababa de morir con apenas 20 años en su residencia de Samoussy. La viuda, Gerberga, rodeada por los grandes señores de su Casa, se disponía a mostrar al pueblo a su hijo como heredero de la corona cuando se divisaron a lo lejos los estandartes de Carlomagno. 

El origen de Gerberga nos es desconocido. A pesar de que algunas fuentes la hacen equivocadamente hija del rey de Lombardía, en realidad, y según el Papa Esteban III, era una hermosa mujer franca que había sido elegida por el padre de Carlomán, Pipino el Breve. Su año se nacimiento se sitúa hacia el 751. Parece que Carlomán, que se había casado con ella en el 768, la amaba tiernamente y le era fiel. El matrimonio tenía dos hijos, el mayor de los cuales llevaba el nombre del abuelo, y el segundo llamado Siagrio. Pero ninguno de los dos lograría suceder a su padre, ni Gerberga actuaría como regente en su nombre, porque Carlomagno traía otros planes. 

No había reinado la armonía entre Carlomán y su hermano, y se ha apuntado que una de las causas podrían haber sido las intrigas de la propia Gerberga, quien en el año 769 habría influido sobre su esposo para que se negara a apoyar a Carlomagno en una expedición contra Hunaldo, duque de Aquitania, dejando que se enfrentara solo a él. Eso habría sido el comienzo de una lucha por el poder entre ambos hermanos que, en palabras de David Levering Lewis, “se convirtió en material idóneo para el libreto de una gran ópera, con padres intrigantes, hermanos malhumorados, estratagemas nupciales, muertes sospechosamente convenientes y apariciones estelares de cortesanos reales, duques bávaros y emisarios correteando de un lado a otro”. Ahora había llegado el momento de zanjar para siempre la cuestión. 


Carlomagno ordenó los funerales de su hermano, finalmente enterrado en la iglesia de San Remigio en Reims tras una procesión que duró al menos tres días, y en la que con toda probabilidad la viuda y los hijos formaron parte del cortejo fúnebre. Luego se hizo prestar el juramento de obediencia como legítimo soberano por encima de los derechos de sus sobrinos, cuyos territorios se anexionó. 

En la primavera del año 772, bien porque, con motivo o sin él, Gerberga se creyera en peligro, o bien por haber perdido su causa prácticamente todo apoyo, tomó la decisión de huir. Una noche, amparada en las sombras, abandonó el palacio en compañía de sus dos hijos y del conde Autchar, uno de los pocos señores que permanecieron leales a los hijos de Carlomán. Buscaba la protección de Didier, rey de los lombardos y padre de la princesa Desiderata, esposa recién repudiada por Carlomagno. 

Ese matrimonio había sido un desastre desde un principio. Desiderata no era del agrado de su real esposo. Se trataba de una mujer bastante frágil, enfermiza y muy orgullosa, que llegó rodeada de un grupo de cortesanos que hablaban latín. Para casarse con ella, Carlomagno había tenido que alejar a Himiltrudis, la mujer con la que había compartido sus años mozos, pero no se sentía cómodo con el cambio. Desiderata traía un refinamiento y unas exigencias un tanto sorprendentes en la corte de su esposo. Tenía una sirvienta que se ocupaba de peinarla y varios pajes que acarreaban bandejas de plata con la comida. En su ajuar la ropa de cama era de seda, y su latín era más culto y fluido que el de cualquiera de los cortesanos de Carlomagno. La reina había tenido por hogar el palacio ajardinado de Pavía, donde los aposentos de las mujeres tenían baños romanos con paredes de mármol y masajistas a su disposición. En tierra de los francos, en cambio, no existía ningún palacio semejante ni más agua caliente que la de los manantiales termales donde el rey se bañaba desnudo con un grupo de seguidores. 


Carlomagno le dio por residencia Ingelheim. Su hogar sólo estaba separado de la plaza del mercado por una pared de madera junto a la que se apilaban montones de basura en los que hozaban los cerdos. La vivienda conservaba algunos murales romanos y olía a los establos contiguos. El techo que cubría a Desiderata estaba sembrado de hierbas aromáticas de las que servían para aderezar las carnes. La reina no pudo ni quiso ocultar su disgusto, por lo que él le prometió llevarla a un paraje más hermoso. Así fue como la trasladó a Aquisgrán, para desilusión de ella, que no encontraba una gran diferencia entre ambos lugares. 

La historia terminó como era previsible. Carlomagno se deshizo de una esposa que no le agradaba ni le resultaba ya conveniente. La repudió sin otra razón que su mera voluntad, pero como tenía que alegar un motivo, pretendió que tomaba la decisión debido a la infertilidad de la esposa, y pese a que tan sólo llevaban un año casados. Didier se consideraba ultrajado por ello y deseaba vengar la afrenta hecha a su hija, de modo que su corte pronto se convierte en refugio de todos los enemigos del que había sido su yerno, entre ellos aquel Hunaldo, duque de Aquitania. 

La fuga de Gerberga enfurece al rey de los francos. En el año 773 Carlomagno está dispuesto a llevar la guerra hasta Lombardía, apoderarse de Gerberga y sus hijos y vengarse de Didier por haberles concedido asilo. Éste, mientras tanto, había solicitado del Papa la consagración de los hijos de Carlomán como reyes. 


La viuda de Carlomán se hallaba refugiada en Verona con los niños, rodeada de sus partidarios, mientras que Didier se había encerrado en Pavía, dispuesto a defender su corona y su familia. Había llegado allí en una frenética huida tras haber tenido que abandonar su tienda de noche ante el arrollador avance del enemigo. Carlomagno sitió ambas plazas, y para demostrar que la lentitud de un largo asedio no le haría desistir, hizo acudir a su nueva esposa y a sus hijos ante los muros de Verona, donde estableció una especie de residencia. 

Pavía se rindió en junio del 774, vencida por las plagas y enfermedades, y Didier se entregó al emperador . El rey de Lombardía fue primero enviado a prisión en Lieja, y luego tonsurado y trasladado al monasterio de Corbie, donde permaneció hasta su muerte. Según algunas fuentes Desiderata fallecía poco después, aunque parece ser que en realidad ya había muerto cuando Carlomagno entró en Pavía. Así terminó el reino de los lombardos en Italia, después de 206 años. A partir de aquel día Carlos el Magno firmaría como "Carlos, por la gracia de Dios rey de los francos y de los lombardos, y patricio de Roma".

Verona también había sido tomada. Gerberga y sus hijos fueron prisioneros de Carlomagno por un tiempo, al cabo del cual se pierde su rastro. El silencio que guarda la historia hace sospechar una conducta poco honrosa del emperador hacia sus sobrinos. Algunos estudiosos consideran probable que compartieran el mismo destino que Didier y terminaran sus días en algún monasterio.

51 comentarios:

  1. Hola Madame

    Me encanta como contáis la historia, los detalles que dáis. Podemos casi ponernos en la piel de los personajes.

    La verdad que cuando uno triunfa, normalmente suele ser a costa de los demás. Carlomagno se libró de todos a su antojo.

    Pobre Desiderata, tuvo que pasarlo francamente mal. De la sofisticación a y del refinamiento, a la falta de ellos.

    Feliz tarde, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, madame. Pretendo precisamente acercarles a los personajes por encima incluso de los acontecimientos.

    Me imagino el disgusto de la pobre Desiderata cuando vio lo diferente que era la corte de su esposo de aquella en la que se había criado. Hacían una extraña pareja, destinada a no entenderse jamás.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Carlomagno le encantaban los baños, fue uno de los motivos para establecer la capital en Aquisgran, alli habia una treintena de manantiales de aguas termales, por lo visto le encantaba nadar para ello mando construir una piscina donde se podian bañar a la vez unas 100 personas.
    Muy interesante la historia de los reyes Carolingios.
    Bises

    ResponderEliminar
  4. Una historia interesante no falta de intrigas como debe ser Madame.

    Yo pienso que la cuñada y sobrinos de Carlomagno, quizás terminaron en algún monasterio, pero directo al cementerios...

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  5. Así es, madame, precisamente sobre Carlomagno y sus costumbres hice un par de entradas al comienzo de la andadura de este blog. Se titulan "Carlomagno más de cerca", y contienen un montón de curiosidades insospechadas.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. No se, monsieur, no era el estilo de Carlomagno matar a sus adversarios, y menos siendo parientes. Le gustaba más tonsurarlos y alejar así el peligro de que pudieran disputarle la corona.

    Feliz fin de semana, monsieur Manuel

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. He terminado la lectura en un plis, plas. Lo haceis tan ameno que una se queda con ganas de más, Madame.
    Extraño final los de Gerberga y sus hijos, eso de que se pierda el rastro lo hace sospechoso.

    Besos
    Feliz fin de semana, Madame

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, madame. Me alegra encontrar gente que disfruta con la Historia igual que yo. Es un placer poder compartir todo esto.

    Sospechoso, sí, pero hay que tener en cuenta que es poco lo que se sabe sobre casi cualquier cosa de sus biografías. Ni siquiera se conoce el origen de Gerberga, así que no es tan sorprendente que no conste tampoco su final.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Muy aleccionadora su entrada de hoy, desde luego Carlomagno era mucho más "humano" cuando se trataba de alejar a quienes entorpecían su dominio, o simplemente aborrecía. Me ha hecho usted caer en la cuenta de los caprichos de la onomástica. Qué insulsos los nombres de hoy en día comparados con la gracia y el salero de de lo que cita: Gerberga, Desiderata, Pipino, Hunaldo.

    Buen fin de semana y bisous.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta, Madame, como nos lleva por los vericuetos de la historia; ahora de aquí, ahora de allá... Siempre, siempre muy interesante.

    ResponderEliminar
  11. Si Carlomagno hubiese estado enamorado de Desiderata hubiese entendido el cámbio tán drástrico que le supuso su nuevo hogar, pero a la vista está que no lo estaba y por ello ese trato indigno.
    No se mostraba piadosos con los enemigos, aunque no es de extrañar, parece que era lo habitual en aquellos tiempos.
    Bisous.

    ResponderEliminar
  12. Madame Amaltea, sería divertido que volvieran a ponerse de moda. Son nombres de los que levantan el ánimo, buenos para tiempos de crisis.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, monsieur Francisco.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Madame Wendy, en realidad para los tiempos en los que vivió fue sumamente piadoso con los enemigos. Tenga en cuenta que no los asesinaba, sino que les hacía la guerra o los tonsuraba si lograba atraparlos.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. De Gergerba nada sabía. Esta entrada me ha resultado muy interesante e instructiva. Un placer leer sus ecritos.
    Saludos, mademe

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias, monsieur. El placer es mío con sus visitas.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Hombre, pues poer lo que nos cuenta usted, Madame, muy por la gracia de Dios no es que fuera rey Carlomagno, no...aunque eso de la gracia de Dios es tan controvertido... :)

    Bisous, Madame. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  18. Ya, yo creo que él era más lo de patricio de Roma que otra cosa. Pero claro, todo son puntos de vista, porque lo de la gracia es muy relativo, sí.

    Buenas noches, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  19. Tu presentación tan brillante como siempre.
    es un placer leerte, los relatos son amenos pero muy instructivos.
    Muy interesante la historia de los reyes Carolingios.
    Curioso el estilo de Carlitos, para los amigos, era retorcidito y nada de fiar, bueno en las cortes esas y las de ahora es normal, las dagas vuelan.
    Un placer el leerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, monsieur. Eran tiempos dignos de ser contados, con esas dagas volando.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Hola Madame!! Qué bueno es leerla de nuevo. Volví al mundo virtual. Extrañaba a mis amigos blogueros. Espero que se encuentre bien. Nuevamente me tendrá por aquí.(Leí en el otro blog que estaba cerrado por un tiempo)
    Bisousssss

    ResponderEliminar
  22. Hola, madame. Qué agradable verla por aquí de nuevo.
    Sí, de momento tengo que ausentarme de la corte, porque no saco tiempo para todo. Espero que el verano traiga más tiempo y mejor animo.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Madame,
    ¿cómo se llama la película de la que ha obtenido esas imágenes?

    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  24. Así es. Sólo le falta a un matrimonio de conveniencia que los contrayentes procedan de tan diferentes estilos de vida. Y desgraciadamente aquí no cumplió aquello de que “Dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición” No fue posible que Carlomagno se refinara al punto de su esposa, y claro, y lo comprendo, ella no pudo acostumbrarse a oler constantemente a ganado.
    Aparte, no, no creo que el conde de Villamediana y Felipe tuvieran algo que ver, pero no es imposible. A la espera de futuros hallazgos documentales, si los hubiera, dejemos volar la imaginación. He hecho un pequeño comentario en mi blog a su pregunta, básicamente en este mismo sentido.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
  25. ¡Vaya nombrecitos que se gastaban las "mozas" de aquello tiempos y lugares!
    El posible comportamiento de Carlomagno con algunos miembros de su familia, en este caso sobrinos, era moneda corriente entre gente encumbrada en el poder: evitar riesgos innecesarios a cualquier precio.
    Un saludo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  26. CREO QUE TODOS LOS PODERES CORROMPEN, POR QUE NO A CARLOMAGNO...
    SALUDOS QUERIDA MADAME.

    ResponderEliminar
  27. Madame, no se trata de una única película, sino de dos: Ivanhoe y Tristán e Isolda.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Bueno, no se trataría en realidad de que el conde y el rey tuvieran algo que ver, porque a buena parte con Felipe. Cualquier intento hubiera pinchado en hueso, pero eso no significaría que el intento no se hubiera producido, o que el conde suspirara por el rey en lugar de por la reina, y se temiera que llegara a ser notorio. Ya se sabe que el rey en estos asuntos tenía que ser como la mujer del césar, no solo ser, sino parecer.
    Curiosa teoría, en cualquier caso.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    4 de junio

    ResponderEliminar
  29. Monsieur Cayetano, algunos nombres eran impronunciables. Menos mal que las modas cambian, porque menudo trabajito iba a ser recordar el nombre de todos los vecinos, compañeros y conocidos.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Quién sabe, madame. Aunque era de lo más decente para la época.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. CarloMagno y sus dos mujeres madame sitiar una ciudad en busca de su cuñada y sobrinos que seguramente no corrieron con buena suerte .Un rey que cuando se le ponia fija una idea no descanzaba hasta alcanzarla .Lei por ahy que le has dedicado mas entradas al rey de los francos ,alla vamos entonces !
    Un abrazo hasta la corte

    ResponderEliminar
  32. Leyendo esta magnífica entrada llego a la conclusión de que ninguna época es segura para vivir, salvo que estuvieras siempre al lado y protegida/o por el eterno vencedor. ¡Ay, ni los lazos de sangre...! Al final, nos parecerá estar viviendo en el mejor de los mundos posibles, incluso con la crisis. Emocionante historia, madame. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. No sabía que Carlomagno hubiese usurpado el trono de sus legítimos herederos. Muy interesante.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  34. Lo de los masajistas que tenía "a su disposición" es lo que más envidia me da. Con la pasta gansa que cuesta un (joío) quiropráctico (y la falta que me haría uno).

    No hay derecho.
    Ni revés.

    Estoy de vuelta, Madame, como veis, en mi estilo simplón e irreverente de siempre :-) Os abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  35. Olá passando em seu blog e aproveito para divulgar o meu que se chama Folhetim Cultural. Todos os dias da semana noticiário cultural e nos sábados.
    7 da manhã: No café da manhã com poesia
    9 da manhã: Palpiteca
    11 da manhã: Devaneios do Ranzinza por Roberto Prado
    15 horas: Charge de alexandre Costa
    17 horas: Chá das 5
    19 horas: Charge de Fernando Ferrari
    21 horas: A crônica nossa de cada dia por Fernando Ferrari

    endereço: informativofolhetimcultural.blogspot.com

    Conto com sua visita! Até lá

    ResponderEliminar
  36. Reinas de data bien antigua, pero que demuestran lo de siempre. Ningun tipo se banca a una mujer que sepa mas que el, o que provenga de mejor familia. Por grande que fuera, no dejaba de vivir al lado de una pocilga y me imagino que a Desiderata el olor de podredumbre del mercado no le gustaria mucho que digamos, y el tipo ni pensaba en decir que en verdad un rey no podia vivir en esas condiciones.

    De la otra que se puede decir que es mas que una madre tratando de salvar a sus hijos, su vida o del convento, pero ponerlos a salvo.

    ResponderEliminar
  37. Las historias de las cortes son fascinantes pero en algunas ocasiones como esta crueles; es así que ha ido evolucionando la sociedad del ser humano hasta ser lo que es hoy. Ya creo haberte dicho que tienes una narración preciosa que te mantiene ávido de la secuencia. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  38. Madre mia, menudo folletin...Un poco maligno si que llego a ser el tal Carlomagno.
    Lo que no me queda claro Madame, es que dice que al rey de Lombardía lo "tonsuraron". Lo digo porque no es lo mismo que te torturen a que te afeiten.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  39. Bon jour, Madame, quiero avisarle que estoy con problemas en el blog, ahora el blogroll no actualiza mis entrads nuevas ¿alguna sugerencia?
    Bisous.

    ResponderEliminar
  40. Gracias, monsieur Luther, espero que hayan sido de su agrado.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Gracias, madame Isabel. No es que nos vaya mucho mejor en realidad. Las guerras siguen sin respetar a los niños, y supongo que será la eterna historia sin solución.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. Bueno, monsieur Carolus, en realidad las leyes de los francos reconocían también el derecho a suceder a los hermanos. Digamos que al final dependía de quién encontrara más apoyos, y como un niño no podía ser un líder militar, pues el hermano lo tuvo facil.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Imagínese, madame Ana, qué disgusto para la pobre Desiderata, pasar de un palacio ajardinado a las toscas residencias de Carlomagno. El pobre no tenía ningún glamour.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Madame Alejandra, definitivamente Carlomagno no era un tipo nada refinado. Le cuento que era incluso huevero, así, como suena.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. Muchas gracias, monsieur Drac, me alegra que haya disfrutado en la corte de Carlomagno.


    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  46. Sí, lo tonsuraron, monsieur Lorenzo. Era una forma habitual de deshacerse de un enemigo, porque al tonsurarlos ya no podían ser reyes ni disputarles el poder.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  47. Madame Wendy, ahora mismo voy a pasar a ver. No tengo ni idea de esas cuestiones, pero investigaré a ver qué pasa.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  48. Abadías y monasterios eran lugares de frecuente destino para los tipos molestos que caían ante las exigencias de la razón de estado.

    ResponderEliminar
  49. vaya vida tan triste la de gerberga. ni se conoce su origen, ni se conoce su destino. pero entre medio de todo eso, pudo haber decidido el destino de europa, nada menos.
    madame, contestando a su alegato contra los móviles, me sumo a la moción. prohibición total. volver a la carta sellada. a la no localización. al libre albedrío.

    que tenga buena tarde de domingo, madame.

    bisous!

    ResponderEliminar
  50. Así es, monsieur, una buena forma de librarse de los enemigos sin necesidad de derramar sangre.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  51. Monsieur Karpov, dónde dice que hay que firmar?
    De paso propongo volver a los coches de caballos, por si cuela. Y por supuesto a los pololos.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)