sábado, 21 de mayo de 2011

María de Guisa, madre de María Estuardo

María de Guisa 

“Hermosa, inteligente, ingeniosa, valiente y leal”, son algunos de los calificativos que se han empleado para describir a María, la mayor de los doce hijos de Claudio, duque de Guisa, y de Antonieta de Borbón. María nació el Bar-le-Duc en noviembre de 1515. Tuvo una infancia feliz, criada en el idílico paisaje de Joinville y bajo los cuidados de unos padres que, contra lo que era habitual, se habían casado por amor. Recibió una educación excelente en el convento de las Clarisas de Pont-a-Mousson, supervisada por su propia abuela, que a la edad de 58 años había profesado como religiosa. 

Su primer esposo fue el duque de Longueville, con quien se casó en el Louvre en 1534. El duque fallece apenas tres años después a consecuencia de un brote de viruela, y la joven viuda, madre ya del pequeño Francisco y a punto de dar a luz al segundo hijo, regresa a Joinville para guardar el debido luto. Al cabo de dos meses nace Luis, pero tan sólo logra vivir cuatro meses. 

Pronto contrae María un nuevo matrimonio. Tras rechazar la candidatura de Enrique VIII, quien acaba de enviudar de Juana Seymour, acepta la del rey Jacobo V de Escocia, a quien ya conocía. Ambos se habían visto con ocasión del primer matrimonio de Jacobo con la hija de Francisco I de Francia, Madeleine de Valois, cuando el novio acudió a París para casarse en la catedral de Notre-Dame. Lamentablemente la infeliz princesa de frágil salud sólo sobrevivió unos meses al matrimonio, y el rey volvía a buscar esposa en la corte de Francia. La elegida es María de Guisa. El matrimonio se celebra primero por poderes en suelo francés en mayo de 1538, tras obtener dispensa del Papa, puesto que ambos contrayentes eran primos terceros. Posteriormente se celebraría la ceremonia religiosa en St. Andrews a su llegada a Escocia. 

Jacobo V

Jacobo era un hombre considerado atractivo y que para entonces era ya padre de nueve bastardos. Tuvo, además, dos hijos de María; sin embargo, ambos fallecieron al poco de nacer, y en unas circunstancias tan sospechosas que se rumoreó que habían sido envenenados. Sea como fuere, finalmente la única descendencia legítima que logra el rey escocés fue una niña, María Estuardo, que nació en diciembre de 1542, justo una semana antes de su muerte. El mes anterior el rey había combatido contra los ingleses en la batalla de Solway Moss, desencadenada como consecuencia de su negativa a prestar homenaje a su tío Enrique VIII. Jacobo resultó herido durante la batalla. Su estado no parecía revestir gravedad cuando fue trasladado al palacio de Falkland, pero la derrota había minado seriamente su ánimo y ya no fue capaz de recuperarse de ese golpe. 

Con tan sólo 27 años María de Guisa era viuda por segunda vez y había enterrado ya a tres de sus hijos. No volvería a casarse. En adelante consagraría su vida a tratar de conservar el tambaleante trono de su hija, defendiéndolo contra la ambición de los nobles escoceses y las tretas del astuto enemigo inglés. 

La regencia recayó entonces sobre el conde de Arran, heredero de la Corona en caso de que la niña no lograra vivir. María contaba con el apoyo de David Beaton, cardenal y arzobispo de St. Andrews. De hecho el furibundo John Knox, líder de la oposición protestante, acusó a Beaton de ser el amante de la reina, aunque al parecer sus diatribas carecían de fundamento. El cardenal trató de asumir la regencia, basando sus aspiraciones en un supuesto testamento del difunto rey, un documento que finalmente fue considerado falso, despejando así el camino de James Hamilton, conde de Arran. 

David Beaton

Había un asunto, sin embargo, en el que María no lograba ponerse de acuerdo con Beaton: el futuro matrimonio de su hija. Ella deseaba una alianza francesa, a lo que el cardenal se oponía. Al menos ambos estaban de acuerdo en rechazar la propuesta de Enrique VIII, que ofrecía a su hijo Eduardo como novio. En realidad el candidato de Beaton era el hijo del conde de Arran, con lo cual esperaba que James Hamilton dejara de apoyar el matrimonio inglés. Éste había llegado a concertarse mediante un tratado que se firmó en Greenwich, estipulando que la niña pasaría a la custodia del rey de Inglaterra cuando cumpliera diez años

Madre e hija permanecían estrechamente vigiladas en Linlithgow, pero el 23 de julio de 1543 lograron escapar con la ayuda de Beaton y refugiarse tras los seguros muros del castillo de Stirling. Lamentablemente para María, Beaton fue asesinado el 29 de mayo de 1546 en su castillo de St. Andrews. Muchas miradas se dirigieron entonces con suspicacia hacia Enrique VIII, cuyos intereses en Escocia resultaban muy favorecidos con la muerte del cardenal. 

Al fallecer David Beaton los patriotas escoceses se volcaron hacia Francia en busca de apoyo frente a Inglaterra, y así María pudo ver cumplidas sus aspiraciones de prometer a su hija con el Delfín. En 1548, tras la desastrosa batalla de Pinkie Cleugh contra los ingleses, lograba hacer salir del país a la niña para que fuera educada en la seguridad de la corte francesa, alejada de todas las revueltas, y conspiraciones que sacudían su propio reino. El propio rey de Francia envió un barco para transportarla sana y salva hasta él. 

Delfín Francisco, futuro Francisco II

Alcanzada finalmente la paz con los ingleses, en 1550 María pudo al fin visitar a sus hijos en la corte francesa, e incluso hacer un alto en la de Hampton Court a su regreso. 

En Francia se encontró también con sus hermanos, quienes gozaban de una enorme influencia en la política del reino. El hijo mayor de María de Guisa, Francisco, fruto de su primer matrimonio, contaba ya 15 años. Lamentablemente la reina hubo de pasar por la amargura del inesperado fallecimiento del niño poco antes de que ella emprendiera el viaje de regreso. 

Cuatro años más tarde sucedía a Arran como regente en una especie de ceremonia de coronación que tuvo lugar en el Parlamento de Edimburgo. María se concentró en la expulsión de los ingleses y la represión del protestantismo, pero para entonces la Reforma había avanzado pasos de gigante dentro del reino, dificultando enormemente la tarea de la regencia, para la que hacían falta enormes esfuerzos conciliadores. No le faltó habilidad a la reina, mas sus desvelos resultaron insuficientes. Cuando María Tudor se unió a España en la guerra contra Francia de 1577, María de Guisa no pudo sujetar a los indomables escoceses ni impedirles que invadieran Inglaterra. 

María Estuardo, reina de Escocia

Por si tenía pocos problemas, Knox organizó a sus protestantes “Lords of the Congregation of Christ Jesus”, con la doble intención de poner fin a la alianza francesa y extirpar la fe católica del suelo escocés. La propaganda protestante se fue extendiendo por el sur y el este de Escocia durante el año siguiente, y el reino estaba al borde de la guerra civil. La única esperanza de María era la de conseguir tropas francesas, pero sus aliados parecían incapaces de enviárselas en número suficiente como para hacer frente a la situación. La reina mantuvo una lucha desesperada durante dos años, pero fue depuesta en 1559, y su derrota quedó finalmente sentenciada cuando la nueva reina de Inglaterra, Isabel, se decantó del lado de los rebeldes. 

La salud de María de Guisa se hallaba ya muy quebrantada, y los últimos acontecimientos apagaron los restos de su menguado ánimo. En junio moría de hidropesía en su castillo de Edimburgo, que aún resistía por ella contra los protestantes ingleses y escoceses. Hubo rumores acerca de que en realidad había sido envenenada, pero no existe ninguna prueba al respecto. En su lecho de muerte instó a ambos bandos a firmar la paz y a jurar fidelidad a su hija María Estuardo. Su cuerpo fue embalsamado y trasladado al convento de San Pedro en Reims, donde su hermana era abadesa. Tras su fallecimiento el protestantismo fue adoptado como religión del reino.

54 comentarios:

  1. No me hago a la idea de lo que es ser tan joven y ser viuda por segunda vez a la par que haber sobrevivido a la muerte de tres de sus hijos; si ello fuese poco, lidiar con países enteros y guerras, tomando decisiones críticas e importantes.
    Una vida digna de dedicarle esta entrada, desde luego, madame.
    Por cierto, si me permite una pregunta referente a su dudosa causa de la muerte, en el caso de que no hubiese sido envenenada, ya que no existen pruebas... ¿Hidropesía es retención de líquidos?

    Un beso, madame.

    ResponderEliminar
  2. Sí, madame, eso creo acerca de la hidropesía, una retención de líquidos consecuencia del mal funcionamiento de algún órgano, aunque eso seguramente nos lo podría explicar mucho mejor nuestro querido Manuel.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Dentro de lo que cabe María de Guisa fué afortunada, se libró se ser esposa de Enrique VIII y con ello de acabar guillotinada, envenenada o vete a saber porque ya sabemos como se las gastaba el rey, su marido Jacobo era muy bien parecido a pesar de que le duró poco, su hija llegó a ser reina y pudo escapar a Francia. No pudo ver que el protestantismo salió triunfante, al fin.
    Bisous, Madame.

    ResponderEliminar
  4. Desde luego yo creo que le hubiera ido peor en Inglaterra, sí. Ella tuvo muy en cuenta la suerte de Ana Bolena antes de dar su respuesta.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Menudas existenciales, con un punto de brutales y mucho de vitales.
    No puedo evitar bromear sobre si la señora o no tenía conocimientos de alquimia oscura. Esos maridos de vidas cortas...
    Su hija, sin duda, pasó a la historia a lo grande.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Mal momento para la alquimia oscura. Le hubiera convenido que su marido viviera unos cuantos años más.
    Su hija, en efecto, logró mucha fama, aunque a un precio demasiado elevado.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Hola Madame:

    Una Dama como las que Ud suele traernos por aquí, aguerrida e indomable.

    En cuanto a la hidropesía (edemas) como bien dice es un trastorno de retención hidrica que se debe, dependiendo de donde aparece, a trastornos de uno o varios órganos.

    Posiblemente, debido a que era casi invisible para la época, la hidropesía que la mató fuese secundaria al tiroides.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  8. Desde luego llegar a viejo en aquella época, más que suerte, era una lotería. Y con 27 años ser viuda dos veces y haber perdido ya tres hijos, riete tú de las desgracias de hoy en dia.

    Magnifica entrada madame, tan bien contada como usted nos tiene acostumbrados.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. La agitación existente en la Europa de aquellos años era tremenda. Y ya tenían que demostrar carácter los reyes, y en especial las reinas de la época. Desde luego es toda una lección sobre la condición humana y la naturaleza del poder.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Madame, en aquellos tiempos las vidas eran escasas en años, pero intensas en vivencias.
    Solo imaginar la mitad de las tragedias personales que vivio esta mujer, ya duele.

    Tenga usted un relajado fin de semana.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por la aclaración, monsieur Manuel. Como ve, aun en los casos en que la causa de la muerte parece clara tenía que haber rumores de envenenamiento.
    Que nos lo digan a nosotros!

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias, monsieur Lorenzo. Hay biografías tan repletas que practicamente se cuentan solas.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Las mujeres lo tenían incluso un poco más difícil en la ruda Escocia, donde resultaba bastante inconcebible el gobierno de una mujer. Y si encima era extranjera, tanto peor.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Y por mucho caracter que demostraran, llegaba un ejército y todo al infierno. Al final los destinos se decidían en batalla.

    Feliz tarde, monsieur Perikiyo

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Una vida muy intensa y complicada la de esta mujer. Viuda tan joven, con la pena de ver morir a sus hijos y peleando constantemente por mantener un reino.
    Buena entrada.

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Tuvo cinco hijos y ninguno pudo retener a su lado. Tres se le murieron y otros dos se educaron lejos de ella, en otro país. Y cuando por fin puede visitarlos, se le muere el hijo varón que le quedaba.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Que vida que tuvo esta dama! De una infancia feliz pasar por dos matrimonios hijos muertos y ser regente de un pais que se desgarra por la guerra civil, y cuidando el trono de su hija que por ser mujer todo el mundo querria como botin y con tantos enemigos a la vista.

    ResponderEliminar
  18. No lo tuvo facil, no. Lo distinta que hubiera podido ser su vida de haber vivido su primer marido.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Qué vida tan difícil, no se salvaba nadie de la tragedia en aquella época. Viudez, muerte de hijos, trifulcas, guerras y, en su lecho de muerte, ver la precaria situación política de su hija, que en esos tiempos significaba también la desaparición física.

    Buenas tardes y bisous.

    ResponderEliminar
  20. Como siempre un placer ilustrarse con la lectura de la historia contada con tal elegante pluma. En esta ocasión en la época en que Maquiavelo ya había dejado su rastro en este mundo.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
  21. ¡Vaya vida mala! Mucho vivió con solo 27 años. Y después lidiar con todas las intrigas de la corte.
    Mujer inteligente y valiente.
    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  22. Realmente tuvo una vida llena de sobresaltos y soledad, madame. Perdió a ambos esposos, a su principal apoyo también trágicamente, y de un modo o de otro también hubo de vivir separada de todos sus hijos y del resto de su familia.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Gracias, monsieur. Así es, Maquiavelo ya había hecho aparición, aunque en Escocia el estilo distaba de ese refinamiento florentino heredado por Catalina de Médicis, la suegra de su hija.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Solo 27 años tenía cuando se quedó viuda por segunda vez, sí. Y fijese cuanto había vivido ya. Y lo que le quedaba hasta fallecer a los 45!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Es muy difícil hacer de una persona una definición más elogiosa que esta: hermosa, inteligente, ingeniosa, valiente y leal.
    Madame, su regreso a la cátedra ha sido triunfal y maravillosa.

    ResponderEliminar
  26. Si la vida de María fue intensa, no vea la de su hija de igual nombre -recuerdo que ya nos contó algo de ella anteriormente- y su triste final. Beso su mano, comme d’habitude.

    ResponderEliminar
  27. Madame no he querido irme sin decirle hasta pronto. En cuanto vuelva me pondré al día.
    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Hola Madame

    Realmente una vida complicada la de María. La política y sus entresijos llenos de ambición deben ser tediosos y agotadores.

    Evitó una muerte prematura al no casarse con Enrique VIII, pero me imagino que sufrió bastante al ver morir a dos maridos y varios hijos.

    Interesante vida la de esta reina, mujer valiente y luchadora.

    Feliz domingo, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  29. Vaya una vida azarosa llena de sombras y luces. Fue sabia a rechazar a Enrique VIII , de no haberlo hecho lo más seguro es que no hubiera vivido tanto :D

    Bisous, Madame

    ResponderEliminar
  30. El retorno de Maria a Escocia ya era tardio ,su pais ya habia cambiado bastante y sus esfuerzos no alcanzaron como para poner en orden la situacion .
    Esto no impidio que se la recordase para bien de ahy en adelante
    Un abrazo madame y buen domingo

    ResponderEliminar
  31. Muchas gracias, monsieur Francisco.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. La de su hija fue autenticamente de pelicula, desde luego.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Madame Katy, que tenga buen viaje.

    A su regreso encontrará sorpresas en la sala capitular: hay un nuevo ingreso, y creo que le agradará :)

    Feliz viaje

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Madame, me hace gracia que todo el mundo esté tan convencido de que su vida hubiera sido más corta junto a Enrique VIII, jijiji, pero lo cierto es que teniendo en cuenta el historial del caballero, la posibilidad es como para apostar por ella.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. jijiji, madame Alma, otra que apuesta por la brevedad de su vida junto a Enrique. No se lo reprocho, motivos hay para la conjetura.

    Feliz domingo, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. No todos la recuerdan para bien, monsieur, ni hay tantos motivos en realidad. Sus últimos años desprendieron cierto tufillo criminal.

    Feliz día, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Madame, pues menos mal que no se llegó a casar con Enriqui VIII, ya que podría morir como algunas de sus esposas. Era inteligente, por las decisiones que adoptó. Feliz domingo, bisous.

    ResponderEliminar
  38. Pobre mujer, la que le cayó encima. Tener que sobrevivir viendo cómo los suyos van cayendo de esa manera. No sé si hubiera vivido menos si hubiera aceptado a Enrique VIII. Sólo son conjeturas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Imagínese, monsieur Paco, con lo reciente que estaba aún la decapitación de Ana Bolena. Eso tiraba para atrás a cualquiera.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Supongo, monsieur Cayetano, que esa opción matrimonial hubiese acortado sensiblemente su vida. No le duraban mucho las esposas a Enrique.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Duros tiempos le tocaron a María, Madame: no me extraña que al final de su vida se resintiera su ánimo.

    Paso sólo a saludar, Madame. Vi que tuvo de nuevo problemas con los "copistas", pero que afortunadamente se han resuelto. Me alegro que siga todo bien.
    Feliz domingo, Madame

    ResponderEliminar
  42. Sí, monsieur, pero es que esta vez fue alucinante: un blog hecho exclusivamente con mis propios textos! Y no se imagina el tiempo que llevaba funcionando. Es increíble la cantidad de tarados y jetas que circulan por ahí.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. SIENTO MUCHO LO DE SU BLOG MADAME, POR SUERTE RECUPERÉ EL MÍO.
    QUE FORTALEZA DE MUJER, PARECIERA HABER NACIDO EN ESTE SIGLO...
    SALUDOS AMIGA MADAME

    ResponderEliminar
  44. no sé si al lado de enrique viii hubiera tenido mucho éxito, visto lo visto. quién sabe. lo que si que es cierto es que el país o estado que necesita de otro para afrontar a un tercero, acaba de mala manera. más sencillo hubiera sido afrontar la realidad y ver que los ingleses llevaban las cartas buenas. o no. que desde fuera se ve todo muy bien.
    espero que se hayan solucionado ya los problemas con los blogs, madame.

    que tenga un buen comienzo de semana.

    bisous.

    ResponderEliminar
  45. Bueno, al menos los blogs han vuelto a la normalidad y las copias por el momento se han terminado. Pero seguimos alerta.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  46. El caso es, monsieur, que Inglaterra se pasó la vida detrás de Escocia y al final fue un rey escocés el que acabó por instalarse en Londres. Tan mal no les salió la jugada.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  47. Tristes ambas vidas, la de la madre y la de la hija...sin embargo, al final los Estuardo consigueron hacerse con el trono unificado de Inglaterra y Escocia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  48. Pues permítame decirle Madame que pese a la intensa vida de esta dama y a las penurias acontecidas la mujer salió sobradamente bien parada de haberse casado con Enrique, pues vista la suerte de su interminable sucesión de esposas casi casi que la consideraría fortunada. Ya se sabe que por aquel entonces la existencia mortal era más bien corta mas es preferible- creo yo- fallecer por una enfermedad casi habitual entonces que aguillotinada en el patíbulo- o calumniada y encerrada en un convento.

    Bisous Madame

    ResponderEliminar
  49. Pues voy a decir algo que seguro que alguien ya ha comentado, pero no me puedo resisitr a decirlo: vivió una mala experiencia vital, de eso no hay duda, pero le habría ido peor si se llega a casar con Enrique VIII, eso seguro, jijij.

    Besitos

    PD. Acabo de ver que Akasha ha dicho prácticamente lo mismo que yo, lo cual quiere decir que más gente comparte mi opinión.

    ResponderEliminar
  50. La familia de "Guise" era noble, tuvo mucho poder en la guerra de religion, ellos defendian la causa catolica contra los protestantes, Maria de Guisa tuvo una vida llena de alegrias y duelos, su hija Maria Stuardo fue reina dos veces, de Francia (al quedar viuda se vio obligada a regresar a su pais Escocia, su suegra Catalina de Médicis se la quito de encima), màs tarde fue reina de Escocia
    Bises

    ResponderEliminar
  51. Así es, monsieur Carolus. Los Estuardo parecían llevar todas las de perder, pero al final el resultado les fue muy favorable.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  52. En realidad superó con creces la media de edad de las esposas de Enrique VIII, en efecto. Y tuvo una muerte menos agitada que algunas de ellas. No tuvo tiempo a aburrirse esta mujer.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  53. Si, madame Carmen, veo que Enrique VIII tiene traumatizado a todo el mundo, jiji, y en especial a las mujeres. Por qué será?

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  54. Los Guisa ya se destacaban en aquella época. Apuntaban alto. Lo que no podía ser previsto aún era lo mucho que daría que hablar también María Estuardo, ni que tendría ese final, aún impensable para un rey titular.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)