sábado, 28 de mayo de 2011

La Gran Dama del Laberinto


Los pueblos neolíticos eran adoradores de diosas. Creían que la Gran Madre había dado origen al mundo, a los dioses, a los demonios y a las razas de la humanidad. 

En Creta había tres formas destacadas de la madre diosa: la diosa serpiente, la diosa paloma y la “dama de las criaturas salvajes”. Como señora de las serpientes estaría asociada al mundo subterráneo, mientras que los animales salvajes son símbolo de su dominio sobre la tierra, y las palomas sobre los cielos. 

La representaron vestida con un traje de volantes ceñido por un cinturón y con el busto desnudo, aunque se ha sugerido que tal vez esas figuras no representan a la diosa de modo directo, sino a sacerdotisas que eran imagen viviente de la misma, o incluso a la reina vestida con los atributos propios de la divinidad. A veces aparece de pie sobre la cima de una montaña, guardada por dos grandes leones, y otras veces se sienta entre árboles y plantas. Entre los símbolos a ella asociados están los cuernos del toro, el hacha doble, el pilar sagrado, la luna creciente y un bastón o vara. 


Al parecer era una diosa de la muerte, de la batalla, de la fertilidad y de la caza. Le hacían ofrendas en una cueva de la montaña donde se suponía que habitaba. Al principio no fue necesariamente una personalidad agradable o atractiva. Fue pintada por Fidias como una madre benigna de gran ternura y belleza, pero lo cierto es que la madre original era adorada porque era temida. Ella era el Destino que medía las vidas de los hombres, la que enviaba tanto desastres como bendiciones. Permanecía como la madre que era el antepasado de todo y la fuente del bien y del mal, de la suerte y la desgracia. Se enorgullecía de su poder destructor y era insensible a las emociones. Además era de "alegre voluptuosidad", como Ishtar en Babilonia, que era la amante de Gilgamesh a una hora y la de su enemigo implacable a la siguiente. 

A la diosa madre de la vieja Europa se la recordaba como devoradora de niños. Inspiraba terror entre el pueblo. En las zonas aisladas a las que no llegó el idealismo griego, su recuerdo se perpetuó como una bruja repulsiva y sedienta de sangre que aterrorizaba a la gente y exigía pagos anuales de víctimas humanas y animales. Estaba asociada con la adoración a piedras, árboles, animales salvajes, pozos y ríos, montañas y montes. Los cazadores se aprovechaban de sus rebaños y a cambio tenían que favorecerla. Los pastores le hacían ofrendas para asegurarse la provisión de pasto, y los agricultores la reconocían como madre de los espíritus del grano. 

Palacio de Cnossos

En su honor se sacrificaban toros y se hacían libaciones con su sangre en el altar, adornado con cuernos de los animales sacrificados. Las ceremonias tenían lugar en los recintos sagrados: cuevas, templos o palacios donde las sacerdotisas hacían ofrendas de frutas y flores y ejecutaban danzas desenfrenadas. En el palacio de Cnossos había una sala en la que se bailaba una compleja danza llamada del laberinto, con los pasos dibujados en el suelo. Esta danza era parte del ritual de la diosa, que también era llamada la Gran Dama del Laberinto. La palabra laberinto significa "Casa del Labrys", es decir, del doble hacha, y en su origen se refería al palacio de Cnossos. 

En Creta la diosa existía desde antes de que los primitivos habitantes comenzaran a tallar imágenes de ella en gemas y sellos o a pintarla en frescos. Simbolizaba a la isla y a su vida social y organización. 

Es posible que la importancia dada en la vida religiosa al principio femenino ocasionara que las mujeres tuvieran en esa sociedad mayor estima que entre los pueblos de culto a divinidades masculinas. Sin embargo, aunque el culto a la deidad femenina sugiere la existencia de un matriarcado, era un rey quien gobernaba. En realidad había un cierto equilibrio entre ambos sexos. Por ejemplo, aparecen representados hombres y mujeres que se enfrentan por igual al toro y realizan las mismas acrobacias. 


En la cultura minoica el gobernante, Minos, era al mismo tiempo juez y sacerdote que servía a la Gran Diosa Madre, de la cual dependía. A veces presidía el culto investido con una cabeza de toro disecada, relacionada con el mito del Minotauro: junto a la veneración a la diosa aparece el culto a un dios que bajo forma animal es el dios-toro, el Minotauro, símbolo de fertilidad masculina, y cuando adopta forma humana es llamado Minos. 



Bibliografía: 
Creta y el prehelénico europeo – Donald A. MacKenzie 
Los Egeos – Celestina Milani 

48 comentarios:

  1. No les faltaba razón a aquellos primitivos europeos al pensar que de la mujer , creadora de vida, proviene todo. Madre- diosa, madre nutricia. Otra cosa era el ritual, con esos sacrificios dirigidos más a una madre poderosa a la que hay que temer que a una madre amorosa a la que hay que amar. Este esquema de dios temido y adorado se repite en infinidad de pueblos a lo largo de la historia. No hay más que darse una vuelta por nuestra Edad Media y vemos al dios vengativo y justiciero, amenazante desde los tímpanos de las portadas de las iglesias románicas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Es curiosa la idea de que la diosa madre, la creadora de toda vida, habita en una cueva. Desde antiguo las cuevas inspiraron la idea de la fecundidad, del origen de la vida. En este sentido cabe destacar la diosa vasca Mari, cuya morada es precisamente en el interior de una cueva. Si alguien quiere leer algo más sobre este tema, le recomiendo este artículo interesante sobre las diosas madre : http://perso.wanadoo.es/s915083000/creencias/creencias4.htm

    Un saludo y muchas gracias :-))

    ResponderEliminar
  3. Sí, los dioses antiguos eran terribles, se mire en la civilización que se mire. Frecuentemente exigían víctimas humanas para ser aplacados.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por su aportación, monsieur Pedro.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Por nostalgia, los dioses de la antigüedad están más vivos que los dioses de hoy, pues estos últimos nos han abandonado.

    ResponderEliminar
  6. O nosotros a ellos, monsieur. Aunque para que resulten como esta señora, vale más tenerlos lejos!

    Feliz fin de semana

    bisous

    ResponderEliminar
  7. El culto a la mujer como origen del mundo, como símbolo de fertilidad parece que fue algo muy común entre las culturas de la antigüedad lo cual es lógico pues eran (y son) ellas las que dan origen a la vida, gracias a la gestación en su vientre de un niño.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. La verdadera diosa de la creación es la mujer, aunque la fuerza bruta del hombre se empeñe en desvirtuarlo; ella maneja los hilos de la vida y de ella depende el equilibrio de todo lo creado. Por momentos en un plano superior, otras en sumisión, siempre es quien mueve los hilos de la vida, afortunadamente.

    ResponderEliminar
  9. Aún en muchas tribus africanas, animistas, la tierra es la diosa femenina, generadora de cosechas, a la que se le rinde culto; es lógico que se olvidara entonces al hombre y lo masculino, tan necesario como lo femenino, pero innecesario a partir de la fecundación. Es la madre la que gesta, pare y cuida a su progenie. Hoy se ha ido, señora, bien lejos en el tiempo y en las preocupaciones de la humanidad. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  10. Su entrada me ha recordado la obra de Robert Graves "La diosa blanca". Es muy caótica pero, en gran medida, interesante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Se trataba de una diosa muy poderosa y así lo avalan los ornamentos con que la representaban, fundamentalmente temida, le hacian ofrendas para loo cual sacrificaban victimas inocentes. En realidad no eran exigencias de la diosa. era estupidez humana.
    Bisous, Madame.

    ResponderEliminar
  12. ¡Vaya! a pesar de ser una diosa a la que se adoraba y ofrecían sacrificios, era un hombre el que gobernaba. Por lo menos para enfrentarse al toro estaban hombres y mujeres por igual.

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Hola Madame

    Una vez más, desconocía la historia de la Diosa del Laberinto. Me quedé con el mito del Minotauro. Me ha fascinado, el poder que le otorgaban aquellas civilizaciones antiguas a todos sus dioses, capaces de lo mejor y lo peor al mismo tiempo.

    Feliz fin de semana, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  14. Madame,
    preciosa entrada para equilibrar anteriores sobre la dura y controlada vida de las mujeres de la Historia.

    No conocía la diosa del laberinto.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  15. Hola Madame:

    No conocía esta historia y me ha resultado agradable ver que en algunos casos (y más de lo que pienso)La mujer en la antiguedad era valorada en su justa medida

    Estoy de guardia. Ya ve a las horas que escribo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. MUY INTERESANTE TU POST Y TU BLOG, PASARE MAS VECES POR AQUI.

    ResponderEliminar
  17. Brillante historia madame nos muestras hoy ,siempre me llamo la atencion en esta clase de dioses las ofrendas ,pagos y tributos que se le realizaba .
    Esa antigua civilizacion le guardaba mucho respeto a la mujer ,la actual deberia aprender un poco mas a valorarlas
    Un abrazo hasta la corte y buen fin de semana

    PD :Me encanto el relato de su autor favorito

    ResponderEliminar
  18. No conocia la "Danza del laberinto", tampoco "La gran dama del Laberinto", todos los pueblos tienen sus mitologias, muchas de ellas coinciden en los sacrificios humanos, el "Toro" forma parte de la cultura sobretodos Mediterrànea desde tiempos lejanos.
    Bises

    ResponderEliminar
  19. En efecto, monsieur Carolus, se trata de una característica común a muchas civilizaciones.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Sí, monsieur Francisco, pero con eso de manejar los hilos de la vida muchos han querido reducirla a un mero papel reproductor.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Sí, tampoco se olvidaba su complementaria fertilidad masculina en la figura del toro, pero todo estaba supeditado a la diosa madre.
    Muy lejos me he ido, en efecto, pero sepa usted que la civilización minoica es una de mis favoritas, una gran pasión.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Todas las obras de Robert Graves me resultan interesantes, ciertamente, monsieur.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Se da cuenta, madame, de cuántos horrores es capaz de inventar la mente humana, muchas veces empujada por el temor y la superstición.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Sí, se iba equilibrando una cosa con otra, lo que no sucedió después en Grecia. Yo hubiera preferido ser cretense :)

    Feliz domingo, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Debía de ser terrible, madame, tener que estar todo el tiempo pendiente de no enojar a los dioses y de aplacar su ira.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Muchas gracias, madame Negrevernis. Creta debió de ser un paraíso para las mujeres, en comparación con lo que sucedió después en Grecia.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Monsieur Manuel, hace usted demasiadas guardias. Hay que ser psicológicamente muy fuerte, además de físicamente, para aguantar tantas.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Muchas gracias, esperamos su visita siempre que guste.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Muchas gracias, monsieur. Menos mal que esos sacrificios fueron pronto abandonados. No armonizan mucho con la alegría que se respiraba en Creta.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. El toro, en efecto, sigue presente, y consiguió hacerse mucho más famoso que la diosa madre, al final.

    Feliz domingo, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Madre diosa, madre fecunda de donde sale al vida y nos mantiene.
    Diosa y dioses feroces, sanguinarios y crueles, eran un reflejo de la sociedad donde mandaba el temor y la ignorancia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Las estatuas que exhiben preñez, vientres y caderas hermosos, pechos listos para mamantar se han ido transformando; en la antigüedad eran símbolo de fecundidad para atraer cosechas o hijos, protección y salvación: diosas y vírgenes. En las culturas industriales la representación cultural de la mujer está muy cerca de convertirse en un androide. Lo símbolos nos muestran la clase de sociedad en la que vivimos.
    A mi también me habría gustado ser cretense, pero de las que contemplan las acrobacias sobre el toro desde las gradas de un anfiteatro con vistas al mar.

    Buenas tardes Madame.

    ResponderEliminar
  33. Iluminadora entrada, Madame, como nos tiene acostumbrados.
    Es curioso lo borroso que puede llegar a ser el límite entre diosa y bruja.
    Que tenga una feliz semana.

    ResponderEliminar
  34. Muy interesantes tus post, siempre
    es un grato placer leerte.
    Te dejo mi saludo y deseo que tengas
    una feliz semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. creo que por los sacrificios humanos, esos dioses aun están con nosotros...
    saludos querida Madame

    ResponderEliminar
  36. me gustaría saber qué pensaban los propios antiguos del hecho de que fuera una mujer o un hombre quien les gobernara, quien rigiera sus destinos, sobre el terreno o en las alturas. si ellos lo notaban como posiblemente no lo notamos nosotros.

    que tenga un feliz comienzo de semana, madame.

    bisous!

    ResponderEliminar
  37. Y un buen instrumento ese temor para manipular a las gentes, monsieur.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Hoy en día está de moda pasar por quirofano para ponerse tambien pechos grandes. Sin embargo me parece que no es para atraerse buenas cosechas. Bueno, supongo que según de qué.

    Yo tampoco me veo delante del toro, madame Amaltea. Espero que hubiera otras dignas ocupaciones.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Muchas gracias, monsieur. Las brujas a fin de cuentas tienen algunos poderes más allá de lo humano, de modo que son igualmente temibles.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Muchas gracias, monsieur Ricardo

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. En cierto modo se siguen haciendo, madame, en efecto.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. Pues monsieur Karpov, he leido dos veces su duda existencial y no sé qué decirle. Es que tenga en cuenta que yo sólo sé cómo nota usted a Baal. Lo demás ni idea. O sea, no sé cómo nota a la dama del laberinto ni nada. Nunca me lo explica, monsieur.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. la verdad es que lo he planteado como... bueno. me venía a referir a que si había por parte de los antiguos alguna percepción de que los dioses eran de una manera y 'las diosas' eran mejores. más justas, más benefactoras, más así. el hecho de que el cristianismo... se me está yendo. lo siento. es lunes. esto no lo salva ni Baal. ;)

    bisous!!

    ResponderEliminar
  44. Ah, no, qué va. Fijese por ejemplo en la dama del laberinto. Era terrible. Había que hacer sacrificios humanos para aplacarla.

    Y eso que eran cretenses, que si llegan a ser griegos... Monsieur, los cristianos al lado de los griegos eran feministas.

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. Todas las culturas antiguas eran matriarcales, tenían esas especies de diosas madres, fecundadoras del universo, de las cuales procedían todo. Siempre me llamaron la atención esas divinidades prehelénicas, como las sacerdotisas cretenses, con los pechos fuera (mostrando los símbolos de la maternidad), esas faldas acampanadas y la serpientes en las manos (como derrotando al mal). Bella entrada, Madame; buena semana, Bisous.

    ResponderEliminar
  46. Derrotando al mal o, en este caso, más bien siendo dueña y señora de él, y pudiendo liberarlo a su voluntad.

    Gracias, monsieur, feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  47. El mito del laberinto minoico es la más estrecha relación que se conoce y conserva con este culto; ha debido ser muy difícil para usted tratar esta entrada pues la religión de pueblos neolíticos es bastante compleja y todavía un misterio para los arqueólogos e historiadores; sin ir más lejos, de la época micénica no se ha identificado aún ningún gran templo, pero sí cierta verosimilitud con ritos a los dioses griegos más conocidos.

    Si me permite la opinión, “La Gran Madre” es una mezcla extraña, una gran fusión entre Artemisa, Démeter, Perséfone, Gea y Hera, entre otras, todas grandes diosas muy veneradas en la mitología griega.

    Lo de “devoradora de niños”, me ha dejado horrorizada, madame, normal que fuese tan adorada como temida.

    Un beso muy grande, esta entrada me ha encantado debido a mi fascinación por la mitología y la religión.

    ResponderEliminar
  48. no recuerdo bien en donde leí (creo q era bajo el sol de kenia, de barbara wood)una especie de leyenda que contaba que las sociedades primitivas eran matriarcales porque la mujer era la que creaba la vida; los hombres temían y respetaban a las mujeres pero tenían miedo y también estaban celosos.
    se dieron cuenta que el momento en que la mujer era mas vulnerable y dependiente era cuando estaba encinta, así que se pusieron de auerdo y esperaron a que todas estuvieran embarazadas y tomaron el poder... y luego no lo volvieron a ceder.
    ... interesante, ¿no?

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)