domingo, 8 de mayo de 2011

Catalina de Brandeburgo, Príncipe de Transilvania

Catalina de Brandeburgo

“Estimad y temed a vuestro príncipe, y no le condenéis por ser una mujer, porque fue ordenada por Dios y elegida por el pueblo”. 


Gabriel Bethlen había nacido en el seno de una importante familia de la nobleza húngara. Perdió a sus padres cuando era niño y fue educado en la corte del príncipe Segismundo Báthory. Se convirtió en un hábil diplomático, elegido príncipe de Transilvania en 1613 con el apoyo otomano. Con él comenzó la edad de oro del principado, tanto en lo político como en lo cultural. Gabriel organizó triunfales campañas militares contra los Habsburgo y concluyó numerosos tratados de paz en condiciones favorables para los suyos durante la Guerra de los Treinta Años. 

Aspiraba a ser reconocido internacionalmente como soberano de una Transilvania independiente de Hungría. A tal fin, en 1622 pidió la mano de la archiduquesa Cecilia Renata de Habsburgo tras la muerte de su primera esposa. Fue rechazado, y tres años más tarde ponía sus ojos en los Hohenzollern para proponer matrimonio a Catalina, hija de Juan Segismundo, Elector de Brandeburgo, y de su esposa Ana de Prusia. Ese mismo año se firmaba el contrato matrimonial. 

Mediante esta unión, Bethlen se convertía en cuñado del rey de Suecia, Gustavo Adolfo. El monarca sueco se había casado con una hermana de Catalina, la reina María Leonor, que fue madre de Cristina de Suecia. 

María Leonor de Brandeburgo, madre de Cristina de Suecia

Los Hohenzollern habían gobernado el electorado de Brandeburgo desde el siglo XV. Catalina creció en la corte de su padre, y solía ser también huésped en la de sus abuelos maternos, pero tras el matrimonio de su hermana con el rey de Suecia vivía en la corte de Estocolmo. Conforme a su rango, fue educada como esposa potencial de un soberano. Antes de su compromiso con Gabriel Bethlen se habló de casarla con Nicolás, Gran Duque de Rusia, aunque las negociaciones fracasaron. 

Por la época de su matrimonio Catalina tenía 24 años y una llamativa belleza. Era de corta estatura, pero bien formada y con un rostro atractivo. Según una descripción contemporánea, su piel era sumamente blanca, tenía la frente y los ojos muy bellos y unos labios gruesos que guardaban alguna similitud con los de los Habsburgo. El novio, en cambio, le doblaba la edad y carecía de atractivos físicos. Su aspecto debía de ser un tanto inquietante, puesto que se comentó que el día de la boda algunas de las damas alemanas se asustaron cuando Gabriel les dio la mano. 

La ceremonia se celebró con gran boato. Hubo banquetes, fuegos artificiales, torneos, un baile de máscaras, un ballet y otros espectáculos durante la primera semana de marzo de 1626. Los recién casados hicieron visitas solemnes a las ciudades y fortalezas más importantes del principado, y desde la llegada de Catalina a la corte de Transilvania, los festejos y celebraciones se hicieron frecuentes en lo sucesivo. 


No se sabe si el matrimonio fue feliz, pero parece altamente improbable que hayan llegado a amarse. Como en otros matrimonios realizados por razones dinásticas, la comunicación entre ambos fue difícil al principio, pues apenas lograban entenderse: Bethlen seguramente hablaba suficiente alemán, pero Catalina no hablaba húngaro. Probablemente los dos tuvieron relaciones extramatrimoniales. De hecho, hubo muchos rumores acerca de Catalina, unas habladurías que continuaron tras la muerte de su esposo. Se la relacionaba sentimentalmente con un noble de Moravia, y luego con su propio médico. Su largo idilio con el conde Esteban Csáky, un hombre casado, fue de todos conocido. El conde, de la misma edad que Catalina, estaba considerado como el húngaro más guapo de su época. Además era elegante, educado, y hablaba alemán perfectamente. 

El esposo no le iba a la zaga en cuanto a aventuras fuera del matrimonio. Según el relato oficial de la delegación bávara el día de la boda, se había visto obligado a despedir a sus doce concubinas, porque de lo contrario Catalina se negaría a casarse. La misma fuente recoge los maliciosos comentarios hechos por los nobles húngaros en el sentido de que pronto las reclamaría de nuevo. Y el embajador sueco también informa de numerosos flirteos por parte de Bethlen. 

Bethlen falleció el 15 de noviembre de 1629, al cabo de tan sólo tres años y medio de matrimonio. Aunque estuvo muy enfermo durante sus últimos meses de vida, la esposa, según las cartas que escribía a su hermano por entonces, parecía mucho más interesada en el testamento y últimas disposiciones del moribundo que en su salud. 

Gabriel Bethlen reunido con científicos y sabios

Era Catalina la destinada a suceder a su esposo, tal como había quedado establecido en el contrato matrimonial. La Dieta de Transilvania la eligió oficialmente, y la juraron solemnemente como tal. “La elegimos como nuestro príncipe unánimemente… Nosotros, el pueblo, elegimos a Su Excelencia, … como nuestro príncipe”. Su título oficial comenzaba con las palabras “Catalina, por la gracia de Dios nacida Electora de Brandenburgo, Príncipe del Sacro Imperio Romano y de Transilvania”. 

Una de las condiciones que hubo de aceptar fue la de que sólo retendría el poder mientras permaneciera viuda, para evitar el peligro de que no gobernara de modo independiente si volviera a casarse. 

El reinado de Catalina se caracterizó por una encarnizada lucha por el poder entre sus partidarios por un lado y los del gobernador y el Consejo por otro. Sus seguidores trataron de procurarle el poder absoluto reclutando un ejército. La cantidad de Dietas convocadas durante el primer año dan una idea de la debilidad de su gobierno. Normalmente sólo se reunían dos veces al año, excepto en circunstancias excepcionales. Estas Dietas cada vez iban recortando más su poder para dárselo al Consejo. 

Catalina se inclinaba por la fe católica, pero, aunque esa era también la religión de muchos de sus cortesanos, tales preferencias reducían mucho su popularidad entre el pueblo. Intentó asegurarse las simpatías de los calvinistas mediante actos como el de mandar quitar las imágenes de los Doce Apóstoles del púlpito de la Gran Iglesia y quemarlas. También su sexo resultó un arma para atacarla y cuestionar su capacidad como gobernante. “El príncipe no tiene una mente despejada; es una mujer y es alemana; es imposible que sea adecuada para nosotros”. 

Castillo de Hunedoara, Transilvania, actual Rumanía. Gabriel Bethlen reformó y amplió el castillo en el que Vlad Tepes había estado prisionero, añadiendo elementos renacentistas y barrocos al edificio medieval. Imagen: Ene Lonut

El 28 de septiembre de 1630 se vio obligada a abdicar en su cuñado Esteban Bethlen. Según su propio relato en una carta a su hermano, le dijeron que aunque nada había hecho en contra del país, era “una simple mujer”, mientras Transilvania se hallaba inmersa en una guerra, una situación que requería un gobernante masculino. Otra acusación que se le hacía frecuentemente era la de su inclinación a los placeres mundanos, al lujo y al despilfarro. También se decía que era extranjera, de origen alemán y no una verdadera patriota. Aunque había llegado a dominar la complicada lengua húngara en tan poco tiempo, no pudo ganarse el favor de la mayoría de sus súbditos. 

Tras su renuncia, Catalina se trasladó primero a Hungría, y después a Viena. Se convirtió oficialmente al catolicismo y volvió a casarse. Su nuevo esposo, elegido libremente, era el príncipe Francisco Carlos de Sajonia-Lauenburgo, viudo como ella, soldado y aventurero. 

Catalina de Brandeburgo murió en 1644 en la corte de su hermana Ana Sofía en Schöningen. 

57 comentarios:

  1. Me imagino que al final sería feliz al poder unirse por amor y no por conveniencia o "por exigencias del guión", algo muy frecuente entre gente de la realeza. Malos tiempos para los "diferentes" que aspirasen al trono. Aquí se juntan machismo con xenofobia. Qué diferente época esta nuestra en la que una mujer o un señor de raza negra pueden llegar a ser mandatarios de un país.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Monsieur, a las mujeres nos tratan hoy día un poco mejor que en la antigua Grecia, digamos, pero aún no me congratulo. No lo haré mientras a una mujer le siga costando tres o cuatro veces más llegar al mismo puesto que un hombre. Qué despacio vamos en eso!

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Partía en desventaja al ser mujer como bien dice. Solo hay que ver que su futuro esposo mantenia doce concubinas. ¿Que pasaría si hubiera sido al reves? La verdad es que es inimaginable....
    Feliz domingo Madame.

    ResponderEliminar
  4. Si en esta sociedad ser mujer todavía tiene pegas, en esa época no te digo nada. Supongo que el último matrimonio lo hizo libremente. Siempre es un placer leer sus textos.
    Saludos, madame.

    ResponderEliminar
  5. A veces era al revés. Dependía de quien tuviera el poder. Catalina la Grande no se cortaba un pelo, y, por lo que dicen, esta mujer tampoco. Eso sí, a ellos no se los llamaba "concubinos", jiji.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, monsieur Antorelo.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Difícil papel el de esta Catalina. Ser extranjera y mujer hacía que se la mirase con recelo por algunos sectores de su pueblo de adopción. Quizá pudo haber sido una gran gobernante de haber encontrado el apoyo suficiente.

    Un abrazo madame, feliz domingo

    ResponderEliminar
  8. El título ya es muy sugerente Catalina...Principe.
    Por las descripciones y viendo el retrato su esposo era, digamos que "deficil de mirar2 qué horrroroso, no le faltaban concubinas, igual tenía visrtudes ocultas jijijiji. No me extraña que la joven Catalina buscase suplir sus carencias en caballeros dotados de mayor grácia, me parece muy bien y considero que acertó al renunciar al trono, demasiadas cosas en su contra, mujer y extranjera, tenía pocas posibilidades, optó por su felicidad.

    Feliz día, Madame.

    ResponderEliminar
  9. Mujer y extranjera, no lo tenía fácil este "principe", me imagino que su segunda boda sería más afortunada que la primera.

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Madame, está consiguiendo que aprenda parte de la historia que nunca aprendí. Esta página es un feliz hallazgo. Por cierto, cosas que hoy nos parecen peregrinas, unos siglos atrás eran inadmisibles.
    ¡Felicidades, Madame!

    ResponderEliminar
  11. Madame esta es anterpasad de mis padres:) Una señora con carácter a pesar de todas las cortapisas que le pusieron. La felicidad a cambio del trono, ¿Se puede pedir más?
    Bisous y feliz tarde de domingo

    ResponderEliminar
  12. Hace poco he leído una frase tal que así: "el sexo es el consuelo de los perdedores". Por más que me devano los sesos no consigo recordar en qué libro estaba tan extraña frase, si lo recuerdo volveré a decíroslo.

    Más que de los perdedores, yo creo que es el consuelo de los aburridos. En una época en la industria del entretenimiento no era ni siquiera una entelequia, sin vídeos, sin Ipod, sin internet, sin tv, sin nintendo, sin... Además algunos hobbies divertidos y estimulantes como escribir y pintar eran considerados oficios "serviles", aquel que trabajaba con sus manos era un "artesano", o sea, un tipo procedente de bajas estopas. Los reyes no podían permitirse estas actividades impropias de su augusta condición. Me imagino sus vidas soberanamente (nunca mejor dicho) huecas, monótonas y vacías. Es normal que se dedicaran a las alegrías de la carne. ¿Qué otra cosa podían hacer para pasar el rato?

    Aún hoy, cuando oigo a alguien decir eso de: "El sexo es lo mejor del mundo", siempre pienso: "pobrecillo, debe aburrirse como un monarca del medievo".

    Bisous, Madame. Estaré unos días sin publicar, tengo que cuidar ciertos problemas de salud que me asaltan en los momentos más inoportunos. No os extrañéis, pues, si no me ves en un tiempo. Un beso grande y hasta pronto, si la Providencia no ordena otra cosa.

    ResponderEliminar
  13. No todos los países venían con buenos ojos que les gobernara una mujer. Inglaterra creo que siempre ha sido uno de los mejores ejemplos de la posición contraria, y para ello sólo tenemos que darnos cuenta que Isabel I ya estuvo gobernando décadas antes que esta Catalina y nadie la echó del poder.
    Pero bueno, madame, Catalina de Brandeburgo, por lo que se ve, acabó teniendo un final feliz.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  14. Madame,
    me da la imprensión de que esta mujer estaba encerrada en su papel transilvano... Qué duro ser fémina en aquellas épocas, valiendo posiblemente tanto o más que ellos...

    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  15. Antes las bodas reales se hacian entre dos personas de difernetes paises, muchas reinas "extranjeras" fueron rejentes... y no les fué mal, el problema de Catalina era que no tuvo hijos.
    Bonsoir Madame.

    ResponderEliminar
  16. Interesante la vida de esta mujer, hábil y bella, que fue príncipe de Transilvania, aunque al final tuviese que abdicar. Probablemente, como usted apunta, no fue feliz en su matrimonio ni se amaron: boda convenida y él mucho mayor, cada uno con sus devaneos extraconyugales. Lo normal de la época. Feliz semana, madame.

    ResponderEliminar
  17. Hola Madame:

    Una historia como las que Ud siempre trae, de mujeres que lucharon contra el establishment de la época.

    En lo particular Transilvania siempre la asocio a los vampiros....y no se si es mi natural asociación, pero el príncipe Gabriel se me parece a Vald tepes... ;D

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Quién sabe, aunque el hecho de haberse rendido tan pronto parece indicar que no sentía demasiada pasión por las tareas de gobierno.

    Buenas noches, madame Magnolia

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Madame Wendy, la verdad es que no dan ganas de ponerse a buscar los encantos ocultos del caballero, jiji. Mejor que sigan tapados.
    Por lo menos ella tuvo la oportunidad de casarse una segunda vez más a su gusto, aunque ya pocos años lo pudo disfrutar.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Sí, lo fue, madame Elysa, aunque poco le duró. Unos cuatro o cinco años nada más, porque ella murió pronto.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias por su entusiasmo, monsieur Francisco. Espero seguir acertando con sus gustos e intereses en lo sucesivo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Madame Katy, a ver si va a resultar que usted es también una Brandeburgo y Hohenzollern. Al parecer no tiene usted bastante con ser cortesana del rey sol! Si es que estas cosas todo es ponerse y al final ya no se puede parar, jiji.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Bueno, madame Ana, parece que al autor del libro no le consolaba mucho el sexo. Vaya usted a saber por qué. Supongo que tendrá su explicación.

    Pero claro, antes no tenían partidos Madrid-Barça ni demás entretenimientos que ahora restan tanto tiempo, así que era normal que emplearan más horas en ciertos asuntos.

    Madame, espero que esos problemillas de salud no sean cosa seria, y le permitan estar pronto de regreso por aquí.

    Cuidese mucho.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  24. Sin embargo, madame, en Inglaterra a Matilde no le fue igual de bien. Tampoco le fue bien a la decapitada Lady Jane, la pobrecilla, y en realidad Isabel pudo reinar porque ya no había varones en la familia ni nadie a quien recurrir. Pero su padre no tenía tan claro que pudiera dejar una mujer como sucesora, y por eso buscaba tanto un varón.
    Ya ve, ni siquiera allí era tan facil.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. En efecto. Transilvania debía de ser un lugar de rudos varones, pero para hacer justicia lo cierto es que Catalina no debía desenvolverse muy bien.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Sí, así es, si hubiera tenido un hijo en nombre del cual ejercer el poder, tal vez hubiera sido diferente, aunque las luchas por el poder entre las distintas facciones se desencadenaban igualmente durante las regencias.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Supongo que ella hasta se sentiría aliviada de que él tuviera sus devaneos. Lo que se debió de arrepentir de haber pedido que despidiera a sus concubinas, que lo mantenían entretenido!

    Buenas noches, monsieur paco

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Yo creo que es por la moda, así a la hungara, monsieur. La verdad es que ambos son dignos representantes de la belleza de la epoca, jiji.

    Buenas noches, monsieur Manuel

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Hola Madame

    Curiosa la historia que nos brindáis hoy. Catalina fue educada para ser esposa de un soberano. No pensaron que acabaría siendo príncipe. Me alegro que al final encontrara el amor y pudiera disfrutar de él.

    Feliz noche, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  30. "Una simple mujer" que tuvo la oportunidad de elegir una relación amorosa, así que podemos concluir que la abdicación basada en razones, que ahora nos parecen intolerables, fue una verdadera suerte para ella.
    Bisous y buenas noches

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi la historia de ana catalina no me intereda mucho pero adoro todp lo relacionado con las reinas y reyes no me pierdo una pelicula de historia ni loca me encanta leer y tengo muchos libros pero todos de historia los medicis los estuardo los borbones los austrias los esforza los valois los romanov los borgia y etc y una de mis reinas preferidas fue isabel de francia y luisa de mecklemburgo

      Eliminar
    2. Una hermosa afición la suya.

      Muchas gracias, madame.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  31. Tan sólo tres años y medio de matrimonio no es mucho tiempo y pese a ello ya se fueron mutuamente infieles. Como dice, casi seguro que no se quisieron sobre todo teniendo en cuenta que si a las demás mujeres nada más estrecharles la mano ya les infundía miedo imagínese a ella, y… en ese castillo... tan bonito y terrorífico...jejeje.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
  32. Tenía que ser dificil para una mujer, "una simple mujer" grrrrr, además extranjera, manejar esa situación pero al menos que le quiten lo bailao, parece que no lo pasó muy mal después de todo y además luego se casó por amor :)

    Bisous, Madame

    ResponderEliminar
  33. Sí, es como si las palabras en femenino sonaran más débiles. Al parecer ser princesa era solo ser consorte. Qué cosas.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Sí, a mí me da la impresión de que en el fondo se tuvo que sentir liberada de un peso que no le gustaba. Demasiadas complicaciones, y en un ambiente al que aún no había tenido demasiado tiempo de adaptarse.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. jiji, cuando vio al novio se le debió de caer el alma al suelo, monsieur. Claro que si previamente le habían mostrado este retrato, ya iría preparada y mucho.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Veo que a usted también la hace gruñir lo de la simple mujer, madame Alma. Realmente resulta indignante que algo así vaya situado en cabeza de los defectos de alguien.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Una mujer inteligente y ambiciosa en una corte ruda y difícil que seguro no gozaba de refinateces de Viena, Madrid o París...interesante entrada.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. Interesante y plena la vida de esta mujer que me imagino tuvo que enfrentarse a todos los prejuicios de la época: nacionalistas, machistas, religiosos, moralistas hipócritas, y ambiciosos. Muy buen relato.
    Saludos, y un abrazo

    ResponderEliminar
  39. Hola Madame, en mi blog de regalos
    http://katy-agradeciendoregalos.blogspot.com/2011/05/regalo-de-ana.html
    Le he dejado un obsequio. No es obligatorio recogerlo (aunque me gustaría que lo hiciera)
    Es un pequeño detalle en reconocimiento a su estupendo blog
    Bisous

    ResponderEliminar
  40. pues vaya. pensaba yo que moriría en loor de multitudes y con el cariño de su pueblo conquistado... pero no. ser mujer para gobernar una guerra no era óbice más que allí, al parecer, porque pocos años antes, la reina isabel se había dedicado a dar caña a diestro y siniestro.
    el húngaro más guapo de hungría... los húngaros y húngaras tienen algo turbio para mí, algo incomprensible, como que no puede uno estar seguro nunca con ellos. fíjese. sin haber conocido jamás a un húngaro.

    que tenga buena tarde, madame!
    bisous!

    pd. casualmente me estoy leyendo una historia de los turcos, y voy por esos años. los turcos, qué gente.

    ResponderEliminar
  41. Se trataba esta mujer de una dama sin duda ambiciosa y firme en una corte en un tanto complicada Madame, y me temo que terriblemente misògina (¡què raro en aquella època ¿no?)

    Admito haberme reido al leer que Gabriel era tenido por un tanto inquietante y siniestro para las damas alemanas jajajajajajaj Se me ha venido a la cabeza y sin querer la imagen obligada de Vlad Tepes que usted tan acertadamente menciona.

    ¡Adorable la visiòn del castillo de Hunedoara!

    Bisous amiga mìa

    PD. Ya habrà sospechado usted que sigo en lucha con mis problemas tecnològicos. ¡Las màquinas sin embargo no venceràn a esta dama testaruda!

    ResponderEliminar
  42. A la pobre Catalina le tocó de todo: esa boda por cuestiones de estado con ese feo esposo y las intrigas de la corte, los amorios, la regencia y la abdicación... Qué vida más complicada.
    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Para atacar a una mujer ya van varios siglos con los mismos argumentos: la mujer no es inteligente, gasta mucho en ropa, en placeres, en... mejor que se consiguan un libretista nuevo en materia de deficiencias porque realmente ya aburren...

    ResponderEliminar
  44. BUENO PODRÍAMOS DECIR QUE POR LOS TIEMPOS QUE CORRÍAN SU VIDA FUE BUENA, EN OTRA CORTE PODRÍA HABER PERDIDO LA VIDA EN UNA COPA ENVENENADA.
    SALUDOS MADAME

    ResponderEliminar
  45. BUENO PODRÍAMOS DECIR QUE POR LOS TIEMPOS QUE CORRÍAN SU VIDA FUE BUENA, EN OTRA CORTE PODRÍA HABER PERDIDO LA VIDA EN UNA COPA ENVENENADA.
    SALUDOS MADAME

    ResponderEliminar
  46. ¿Por qué será que no envidio estas vidas? Ser mujer ha sido dificil siempre, en todas partes y en todos los niveles sociales. Besitos, madame.

    ResponderEliminar
  47. Seguro que el novio y luego marido no era un Adonis precisamente, a juzgar por el cuadro y el testimonio de las damas, porque éstas, por muy feo que fuera, siempre solían ser corteses con miembros de la realeza. Si se asustaron seguro que era más feo que Picio (por cierto, ¿quién sería Picio?).

    Besitos

    ResponderEliminar
  48. Siento el retraso del comentario en esta entrada, pero estos días atrás me ha sido imposible pasarme, y esta mañana, cuando por fin había encontrado tiempo para leer su entrada tranquilamente y prestarle la debida atención, todos los usuarios de blogger hemos tenido problemas para entrar en los blogs, espero que me disculpe, madame.

    Si el retrato que ha escogido para ilustrar la figura de Bethlen es fiel a su aspecto yo también pienso que es un tanto inquietante, madame, no me gustaría tener un cuadro así en mi habitación mientras duermo... jijiji!

    Como en la mayoría de los matrimonios concertados, lo más probable es que no fuesen felices como pareja como bien señala; no es de extrañar que ambos buscasen amantes, otra cosa es que lo llevasen con discreción.

    A día de hoy, esa condición de que a Catalina sólo se la permitiera gobernar mientras permaneciera viuda, queda un tanto obsoleta... ¿No cree, madame?

    Un beso y mi más sincera enhorabuena por su gran labor en el blog.

    ResponderEliminar
  49. Excelente relato querida, y permíteme que decir que no creo en las bondades un gobernante tan "libertino" al margen de si es hombre o mujer; y a sabiendas de lo de Salomón y otros; creo que tipos excepcionales y con éxito rara vez se dan en la historia, pero que lo que da garantía de un buen mandato es precisamente la responsabilidad y acatamientos a normas de ética y moral.Un abrazo

    ResponderEliminar
  50. A título de cotilleo, su amigo el conde Csáky tampoco debía de tener la mente demasiado puesta en guerrear. Nueve hijos que tuvo el guaperas. Claro, que se queda en aficionadillo si lo comparamos con uno de sus vástagos de igual nombre, István: veintitrés churumbeles entre sus tres esposas...

    ResponderEliminar
  51. Hola, madame, he pasado de nuevo por ésta, su última entrada, y cual ha sido mi sorpresa al ver que Blogger me ha suprimido el comentario que le dejé...
    Aparte, no me ha llegado como notificación al correo ningún comentario posterior que han dejado sus seguidores.

    Si no es mucho pedir, ¿recuerda si recibió mi comentario o echa en falta alguno más?

    En estos últimos días hemos tenido serios problemas con Blogger y a mí me han desaparecido 6 comentarios de mi última entrada...

    A unas malas podría hacer uso de mi memoria y ponerle de nuevo, más o menos, lo que le dije en mi comentario, me sabe realmente mal porque después de mi tardanza por causas mayores encima Blogger me ha borrado el comentario.

    ¡Un beso, madame! Siento sinceramente lo ocurrido.

    ResponderEliminar
  52. Aqui me ha pasado lo mismo, que le dejé un comentario el jueves y ha desaparecido. ¡Qué fastidio! Menos mal que colgó la entrada con anterioridad porque si no hubiese también sido sumida en la sima del agujero negro. Cuando ví el desaguisado en el mío procuré volver a subir la entrada perdida y resulta que blogger me la volvió a recuperar, de tal manera que ahora tengo dos entradas iguales.

    Besitos

    ResponderEliminar
  53. Disculpe mi tardanza en contestar, ultimamente blogger no anda fino.
    Me resulta difícil entender un matrimonio donde ninguno de los dos habla una lengua en común, debió ser complicado mantener esta unión, pero bien sabido es que las obligaciones estaban antes que los deseos personales. Lástima también de descendencia, ninguno de los 3 hijos sobrevivió.
    Gracias por su entrada Madame :-)

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)