jueves, 28 de abril de 2011

Templarios banqueros


Hacia 1150 los caballeros Templarios inventaron un ingenioso sistema para proteger a los viajeros cristianos de los salteadores de caminos. Se les ocurrió que si los peregrinos viajaban sin dinero ni objetos valiosos, no podrían ser atracados. De acuerdo con este sistema, antes de emprender el viaje la gente depositaba cuanto tuviera de valor, incluyendo títulos de propiedad, en cajas que custodiaban los Templarios. A cambio los caballeros les entregaban una nota con un código cifrado. Cuando el viajero necesitaba dinero durante el camino, lo solicitaba en efectivo en la encomienda local. Allí recibían la cantidad necesaria y un nuevo código que era escrito en la nota original. A su regreso, todos recogían sus pertenencias valiéndose de la misma nota o pagaban su factura. De ese modo, el único método para despojarlos del dinero era descifrar el código, algo prácticamente imposible. El sistema empleado por los Caballeros Templarios fue, por tanto, una especie de tarjeta de crédito. 

El gran número de establecimientos de las que disponía la Orden favorecía las operaciones de pago en toda la Cristiandad. Las encomiendas y otras casas pertenecientes a los Templarios inspiraban aún más confianza que la relativa inviolabilidad de monasterios y abadías. No sólo se las sabía construidas por inteligentes ingenieros y defendidas por los más valerosos caballeros, sino que las personas que les confiaban sus bienes estaban seguras de que les serían devueltos llegado el momento. Los depósitos afluían a los establecimientos de la Orden. Incluso los príncipes estaban convencidos de que sus joyas estarían allí mejor protegidas que en cualquier otro lugar. El rey de Inglaterra Juan sin Tierra y su sucesor Enrique III colocaron su tesoro en el Temple de Londres, y el rey de Francia en el de París. En el siglo XIII tanto el humilde como el poderoso recurría a la Orden para esas cuestiones. Sin embargo, los Templarios no siempre fueron capaces de proteger el capital depositado en sus casas. Hay un documento de 1255 solicitando la devolución de una cantidad de plata que sugiere que un padre y un hijo lograron robarle al Temple en Pisa. 


La Orden del Temple ofrecía servicios parecidos a los de cualquier banco actual: transferencias, pagarés, alquiler de cajas fuertes, planes de pensiones y depósitos de alta rentabilidad. Todo se hacía respetando las disposiciones eclesiásticas sobre el préstamo con interés y la usura. Para esquivar los preceptos, los Templarios no cobraban intereses, sino rentas o alquileres. Y no les interesaban sólo los grandes clientes, sino que también prestaban sumas módicas a personas no muy pudientes. En estos casos solicitaban el aval de una persona solvente. 

Los Templarios introdujeron también la cláusula penal: si la suma prestada no se devolvía el día establecido, se cobraba un suplemento como multa. 

En cualquier caso, la Iglesia solía hacer la vista gorda ante sus negocios. En 1139 Inocencio III publicó una bula que les concedía una serie de privilegios sin precedentes: se les permitía atravesar fronteras, no pagaban impuestos y se situaban por encima de cualquier autoridad excepto la del Papa. A principios del siglo XIV habían llegado a ser la empresa bancaria más importante del mundo. 


Cualquiera que fuera la razón que justificara estos privilegios, el Temple acumuló gran poder e influencia. Construyeron iglesias y castillos, compraron tierras, granjas y fábricas y participaron en el comercio internacional y los negocios de importación y exportación. Alan Butler afirma que “se calcula que tan sólo un escaso 5 por ciento de los caballeros de la Orden luchaban en el frente”. 

Cada país tenía un maestre templario que ejercía la autoridad sobre los caballeros de cada encomienda. Sobre todos ellos estaba el gran maestre, elegido de forma vitalicia, quien también se encargaba de controlar los negocios de Occidente gracias a los cuales se mantenían las Cruzadas. 




Bibliografía: 
Los grandes misterios de la historia – The History Channel 
El libro negro de los Templarios – Laurent De Vargas 
Templar knights and the Crusades – Charles Raymond Dillon

51 comentarios:

  1. No sé qué es lo que seduce de cada entrada tuya, si la forma en que desarrollas el tema, tan fluido y fácil de entender o que a mi me gusta demasiado la historia; pero en verdad encuentro fascinante cada entrada que nos regalas. nunca hubiwera imaginado los orígenes de las entidades financieras de esta forma aunque parecería logico, nunca me pse a pensar en su devenir. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. O sea que el señor Botín ya tenía algún antepasado por allí.
    Curiosa entrada. Tenían que ser los del Temple los que dieran el paso adelante. Lo digo porque la Iglesia digamos oficial era algo remisa al tema de los préstamos con interés, considerado como usura; por lo que una buena parte de prestamistas y banqueros eran judíos, dado que a ellos no les afectaban las opiniones de la curia católica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Los Templarios siempre han ejercido una gran fascinación sobre mi. Vaya organización la que tenían en todos los sentidos. Y encima eran bastante honrados. Cuantas cabezas brillantes reunieron.
    Bisous

    ResponderEliminar
  4. No imaginaba que los orígenes de la banca estuviera en los claustros Templarios. Madame, sois una enciclopedia en competencia con la Británica.

    ResponderEliminar
  5. Y además banqueros, ¿quedan más cosas por saber de los templarios? Es fascinante conocer algo más de estos caballeros.

    Bisous, Madame.

    ResponderEliminar
  6. No sabia que la Visa la habían inventado los Templarios, con algunos ajustes históricos, cada día me fascinan mas esta orden, envuelta en el misterio de muchas cosas.
    La primera banca internacional con un gran surtido de productos bancarios para todas las necesidades,eso no lo conocía yo, cosa nada estaña, claro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, monsieur Drac. Como ve, los templarios no solo eran guerreros, ni mucho menos.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Efectivamente, monsieur, la usura estaba prohibida a los cristianos, pero ellos eran habiles a la hora de encontrar subterfugios, como el de cobrar "rentas" en lugar de intereses.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Honrados sí que eran, madame, no se les puede negar. Tenían credibilidad como banqueros.
    Pero para Orden la nuestra! :)))))

    Buenas noches, madame Katy

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Monsieur, el Temple esconde tantas cosas que no es de extrañar que sigan corriendo rios de tinta sobre ellos.

    Buenas noches, monsieur Francisco, muchas gracias.

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Entra la historia y la leyenda, son una fuente inagotable para nosotros, madame Elysa, y siempre fascinante.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  12. No me deja de sorprender esta orden Desconocia que eran activos financieros y con tan brillantes ideas para la epoca .
    La proxima ves que entre a un local de Wester Union me fijare bien si no hay empleados con una cruz en el pecho jeje
    Como siempre un placer madame
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Desconcertantes, no? Se los puede imaginar guerreando o rezando, pero sus actividades abarcaban muchísimo más, y eran verdaderos talentos para las finanzas.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. jejeje, lo divinos que quedarían actualmente con sus uniformes templarios en los bancos. A lo mejor así me hacían más ilusion!

    Buenas noches, monsieur Luther

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Hola Madame

    Debemos muchas cosas a los Templarios, fueron los precursores de muchas de ellas, entre otras la banca.

    Estos hombres eran de todo menos aburridos, inteligentes, guerreros, banqueros y financieros, constructores, transmisores de conocimiento, y con mucho poder en sus manos.

    Me temo que aún desconocemos muchas de sus actividades, a ver si algún día podemos descubrirlas.

    Una entrada estupenda, Madame. Feliz noche.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  16. Muy interesante tu aportación. No podía imaginar esa forma de guardar el dinero , documentos y joyas.
    Los templarios recorrieron hasta los pueblos más pequeños...impresionante.
    Bises

    ResponderEliminar
  17. ¡¡Qué curiosa historia!! Lo cierto es que el Temple fue una orden muy peculiar. Hay muchas cosas que contar de ella, pero esta faceta de "banqueros" la desconocía. Y que instrumentos tan sofisticados llegaron a utilizar para guardar las riquezas.
    Una entrada muy interesante, madame.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  18. Vaya!! Así que es a los templarios que les debemos los sufrimientos y calentamientos de cabeza que nos producen las transacciones bancarias y, como consecuencia, las hipotecas!!
    Está claro que no solo se dedicaban a las armas. Tenían buenas cabezas pensantes :)

    Después de mucho sin hacerlo, me paso por vuestra casa para leeros y, sobre todo y principalmente, para saludaros madame.
    Siempre es un placer leer sus entradas. Siempre interesantes.

    Besos grandes.

    ResponderEliminar
  19. Habrá visto, señora, que ya estoy por aquí. Aquí va un tres en uno.
    No en vano muchos autores atribuyen a los templarios la invención de la letra de cambio. Sus grandes recursos fueron causa de su desgracia y de la leyenda negra que pesa sobre ellos para su descrédito.
    Las traiciones suelen ser bien acogidas y sin embargo sus autores despreciados por los beneficiarios de aquellas. Eso le pasó a Felipe Igualdad. Traicionó a los de su clase, creyendo que congraciándose con la Montaña lo aceptarían. Qué equivocado estuvo. Aunque, al menos su esposa salvó el pellejo: la vemos, ya viuda, con su amante, asomada al palco de un teatro de Barcelona poco después.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
  20. Siempre habrá ese halo de misterio flotando sobre el Temple, madame, lo cual hace el tema mucho más atractivo. Todo un mundo a explorar aún.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. El Temple tenía realmente dominada a Europa. No es de extrañar que el rey de Francia llegara a inquietarse tanto como para decidir acabar con ellos.

    Feliz dia, madame Candy

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Una de las facetas tal vez menos conocida de los templarios, y que sin embargo acaparaba gran parte de su actividad.

    Feliz dia, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias, madame Pepa. Un placer saludarla de nuevo después de tanto tiempo.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Monsieur dlt, ha vuelto usted! Y qué marathon de lectura se ha dado!

    Se le extrañaba por aquí. Bienvenido de regreso, monsieur.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Que entrada más interesante. De todas maneras la iglesia sigue conservando más pasta que muchos bancos hoy en dia.
    ¿Aprendieron del temple? Quien sabe...
    Feliz fin de semana Madame.

    ResponderEliminar
  26. Vamos, el antecedente de los bancos de la Edad Moderna; la orden del Temple fue muy avispada en todo, y es que aquellos tiempos, viajar debería ser de un peligro inusitado. Que tenga un gran fin de semana, Madame. Bisous.

    ResponderEliminar
  27. Creo que ya conoce usted mi fascinación por estos caballeros templarios, tan presentes siempre en las letras de mis adorados románticos.

    Ciertamente con todo lo que nos cuenta, Madame, se puede decir que estos monjes guerreros (pese a lo que dice el señor Butler) crearon el primer estamento bancario, con todos los pros y contras que ello conllevaba.

    Un gran saludo y deseando que su fin de semana sea propicio.

    ResponderEliminar
  28. Dicen los sociólogos que detrás de cualquier actividad humana, por altruista que parezca, está incrustado lo económico.
    Excelente entrada.
    Saludos, madame.

    ResponderEliminar
  29. Dicen los sociólogos que detrás de cualquier actividad humana, por altruista que parezca, está incrustado lo económico.
    Excelente entrada.
    Saludos, madame.

    ResponderEliminar
  30. QUE LÁSTIMA QUE NO PUSIERON UN TEMPLARIO EN EL BANCO AMBROSIANO, CUÁNTOS SE HUBIESEN SALVADO DE LA ESTAFA...
    ME ENCANTAN LAS HISTORIAS DE TEMPLARIOS, SALUDOS QUERIDA MADAME

    ResponderEliminar
  31. Hola Madame:

    Un detalle de los templarios que desconocía completamente.

    Una entrada agradable Madame. Me ha gustado mucho

    Saludos
    Gracias por los datos Madame. Empezaré por ahí.

    ResponderEliminar
  32. Excelente síntesis, Madame. La organización de sus actividades financieras, las sanciones que imponían y la libertad con la que se movían por Europa es la demostración de que los Templarios eran un poder -consentido durante una época- pero tan fuerte que se convirtió en amenaza. Ahora son pasto de saga de novelas con tesoros escondidos, y hasta hay castillos convertidos en restaurante que organizan cenas templarias. En fín, que no hay organización que se salve del pitorreo comercial.
    Bisous.

    ResponderEliminar
  33. Pura historia de la economía, no había otra o el bandolerismo hubiese sido salvaje.

    Felices fiestas. Bisous.

    ResponderEliminar
  34. Y todo ese poder fue también su perdición. A algún rey avaricioso se le ocurrió que con la calderilla del Temple podría saldar sus deudas, así que, con el beneplácito de la misma Iglesia que antes los había encumbrado, los acusó de pecados grotescos e inverísimiles(falsos, evidentemente), los apresaron uno a uno hasta limpiar la tierra de su presencia y a Jacques de Molay lo gratinaron como un plato de espaguetis.

    Afortunadamente, siempre nos quedará el Castillo de Ponferrada ;-)

    Disfrutado he, Madame. Bisous vespertinos.

    ResponderEliminar
  35. Monsieur, cuando se trata de cuestiones economicas, aquí el más tonto hace relojes.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. De esos peligros que deparaba el camino se aprovecharon para enriquecerse muy rapidamente, monsieur Paco. No cabe duda de que fueron muy avispados.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Así es, madame. La faceta de banqueros choca un poco con la imagen romantica que nos hemos forjado sobre ellos, y sin embargo era una de sus actividades más importantes.

    Feliz tarde, madame Akasha, espero que esté teniendo un buen fin de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Monsieur Antorelo, en efecto detrás de cada hombre parece haber siempre un banco, se trate o no de caballeros templarios.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Madame, tal vez aún estemos a tiempo de resucitar al Temple y ponerlo al frente de los bancos, jiji.

    Feliz tarde, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  40. El tema de los templarios siempre resulta atractivo, verdad monsieur Manuel?

    Espero que le sirva de algo la pequeña bibliografía que le envié sobre Londres.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Si los templarios levantaran la cabeza, elegirían volver a morirse, madame. Pero ojala tuvieramos hoy día financieros de su talla, y tal vez no nos veríamos envueltos en tanta crisis.

    Feliz tarde, madame Amaltea

    bisous

    ResponderEliminar
  42. Sí, era necesario, y además de necesario fue un negocio prospero.

    Feliz tarde, monsieur Eduardo

    bisous

    ResponderEliminar
  43. Llegaron a asustar al poderoso rey de Francia, madame. Y se convirtieron en un bocado suculento, al mismo tiempo.
    Pero bueno, aun nos quedan algunas cosillas, sí.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Es de imaginar que el Rey de Francia se convirtio en el primer salteador de bancos, entonces.
    Tambien poseian toda una infraestructura para peregrinaciones a Tierra Santa que los convirtio en la primera agencia de viajes del mundo, 'maritimos incluidos' a falta de 'aereos' solo por no haberse inventado el avion a tiempo....

    ResponderEliminar
  45. Concebir todo este sistema en la Edad Media implicaba una capacidad de abstracción envidiable. Todo lo relativo al sistema financiero es, evidentemente, muy complejo. Y usted lo explica con claridad admirable.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  46. Madame :)

    Qué tendrán los templarios para ejercer esa fascinación? Me marcho a la grupa de mi favorito, Brian de Bois-Guilbert a quien no quiso hacerle caso la mema de Rebeca.

    Bisous, Feliz Semana

    ResponderEliminar
  47. Disculpando mi completa ignorancia me ha fascinado su entrada, mandame, no conocía nada en absoluto de los templarios en este aspecto, que por lo general, en los libros de texto o en las novelas históricas no tratan siquiera.

    Menudo ingenio para la Edad Media, sí que eran verdaderos banqueros, si lo comparamos con cualquier sucursal o entidad bancaria de la actualidad no dista mucho su funcionamiento, es prácticamente el mismo.

    Lo que sin duda más me ha llamado la atención ha sido que no cobraban intereses, sino alquileres, así se las desentendían de los impuestos.

    Un beso, madame, feliz Lunes.

    ResponderEliminar
  48. jejeje, madame Alejandra, qué buena comparación la del rey de Francia. Supongo que podríamos considerarlo así, en efecto. Y sí, mire, hasta las agencias de viajes inventaron, y bien que funcionaban.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  49. Gracias, monsieur. Era complejo, en efecto, pero se les daba aun mejor que guerrear. Muy polifaceticos estos caballeros.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  50. Ay, madame Alma, ese es también mi templario favorito, jijiji.
    Me encanta Ivanhoe, es una de mis novelas de aventuras favoritas.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  51. Sutilezas de Templario, madame Fatima, y el Papa hacia la vista gorda y todos fingían que no era lo mismo. Quien hizo la ley hizo la trampa, como se suele decir.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)