lunes, 11 de abril de 2011

La Piedra Rosetta

La piedra Rosetta

En 1799, mientras las tropas francesas guerreaban contra las británicas en Egipto, uno de los soldados de Napoleón Bonaparte, el capitán Pierre-François Bouchard, hizo un descubrimiento que iba a tener tan enorme trascendencia. Cavaba una trinchera cuando su pala tropezó con un objeto duro. Retiró con cuidado la arena a su alrededor y dejó al descubierto una piedra plana que presentaba unos curiosos caracteres de escritura. La limpió y, aunque eso no sirvió para aclararle nada acerca de la naturaleza de su hallazgo, observó una analogía entre ciertos caracteres y esos símbolos misteriosos que había visto grabados sobre los obeliscos y las lápidas. El soldado dedujo que su descubrimiento podría resultar bastante interesante, así que lo mostró a sus superiores. Pero aún no podía imaginar que tenía ante sus ojos uno de los documentos más significativos de la historia. 

Esta piedra, que hoy día conocemos como Piedra de Rosetta por haber sido descubierta cerca del pueblo de ese nombre, en el delta del Nilo, era la clave que los eruditos aguardaban desde hacía siglos. Siempre les habían intrigado los jeroglíficos. De ser capaces de descubrir su significado, se levantaría la cortina del tiempo sobre la historia olvidada de los egipcios, revelando sus costumbres, sus pensamientos. Pero hasta ese momento habían abordado el problema de todas las maneras sin ningún resultado. De vez en cuando algún sabio pretendía tener indicios, pero invariablemente surgía un colega que refutaba sus argumentos o desenmascaraba una impostura. Los jeroglíficos, pues, no ofrecían más que especulaciones. Era imposible descifrar uno solo de esos signos. Para resolver el enigma hacía falta encontrar un texto bilingüe, escrito en jeroglíficos y traducido a otra lengua conocida que permitiera establecer una comparación entre ambos. 

Champollion

Y he aquí que la piedra de Rosetta, un decreto sacerdotal escrito en griego, en jeroglífico y en demótico, respondía a sus deseos. Cuando en 1801 la estela fue confiscada por los ingleses y trasladada al Museo Británico, los sabios se pusieron de inmediato manos a la obra. Sin embargo, casi todos abandonaron pronto el intento, abrumados por las dificultades de tan magna empresa. Afortunadamente para la Historia, un francés llamado Jean-François Champollion no se dio por vencido, y confió en un método sugerido por los trabajos de un predecesor, Thomas Young. Este método se fundamentaba en el estudio de los nombres propios. Young había observado que algunos de los signos de la piedra estaban enmarcados en cartuchos. 


Buscando el término correspondiente en el texto griego, había descubierto un nombre de faraón: Ptolomeo. Concluyó entonces que la palabra egipcia enmarcada dentro del cartucho era el equivalente de Ptolomeo, adjudicando una letra a cada dibujo. Obviamente sólo era una hipótesis, pero poco después Champollion tuvo la oportunidad de ponerla a prueba. En la isla de Filé se descubrió un obelisco revestido de una inscripción bilingüe, en griego y en egipcio. Champollion tuvo la impresión de que el nombre que aparecía enmarcado debía de ser el de una mujer, porque Young ya había observado que había un signo que representaba lo femenino en el extremo de un cartucho. 

Examinó la inscripción griega. El nombre de Cleopatra se correspondía bien con el contenido en el cartucho. Eso confirmaba su interpretación, pues encontraba los mismos signos para las mismas letras que les había asignado en la piedra Rosetta. Además, ahora poseía cuatro nuevas letras y se atrevía a esperar que el resto saldría más fácilmente. 


Pero no fue tan sencillo: si los egipcios utilizaban letras para escribir los nombres propios, para las otras palabras había diferentes procedimientos. Algunos signos se correspondían con palabras enteras, otros con sílabas y otros con letras. Además, había signos que representaban sonidos (fonogramas). Champollion debía continuar por esa vía que se le había abierto: prosiguió su estudio de los nombres propios, buscando los cartuchos en diferentes monumentos. Para mayor complejidad, los jeroglíficos podían escribirse de izquierda a derecha, de derecha a izquierda o de arriba abajo. Para saber si había que comenzar a leerlos por la izquierda o por la derecha, hay que fijarse en la orientación que tengan las figuras humanas o animales representados en los mismos. Si las figuras miran hacia la izquierda, es por ese lado por el que hay que comenzar a leerlos. 


El trabajo avanzaba con una lentitud desesperante. Al cabo de 23 años del descubrimiento no había descifrado más que 111 signos, y aún había más de mil aguardando solución. Pero era un buen comienzo y el misterio de Egipto perdía terreno. La victoria definitiva era sólo cuestión de paciencia.


Página de la libreta de Champollion

Fragmento de la inscripción en la piedra Rosetta:

Bajo el reinado del joven, que recibió la soberanía de su padre, señor de las insignias reales, cubierto de gloria, el instaurador del orden en Egipto, piadoso hacia los dioses, superior a sus enemigos, que ha restablecido la vida de los hombres, Señor de la Fiesta de los Treinta Años, igual que Hefaistos el Grande, un rey como el Sol, gran rey sobre el Alto y el Bajo País, descendiente de los dioses Filopáteres, a quien Hefaistos ha dado aprobación, a quien el Sol le ha dado la victoria, la imagen viva de Zeus, hijo del Sol, Ptolomeo, viviendo por siempre, amado de Ptah. En el año noveno, cuando Aetos, hijo de Aetos, era sacerdote de Alejandro y de los dioses Soteres, de los dioses Adelfas, y de los dioses Evergetes, y de los dioses Filopáteres, y del dios Epífanes Eucharistos, siendo Pyrrha, hija de Filinos, athlófora de Berenice Evergetes; siendo Aria, hija de Diógenes, canéfora de Arsínoe Filadelfo; siendo Irene, hija de Ptolomeo, sacerdotisa de Arsínoe Filopátor, en el (día) cuarto del mes Xandikos (o el 18 de Mejir de los egipcios).

76 comentarios:

  1. Transcendental descubrimiento el del capitán Brouchard, que aunque iba a ser una labor de chinos el descifrarlo, recuperó para la Historia y la Arqueología este singular jeroglífico.

    Feliz tarde, bisous.

    ResponderEliminar
  2. Lo que hace a veces el azar, monsieur. Mire cómo se encuentran a veces las cosas.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado recordar esta hazaña, esta vez narrada por usted, madame, con lo bien que cuenta la historia y lo interesante que se vuelve siempre que publica una entrada.

    Como siempre, todo lo relacionado con el antiguo Egipto, sus mitos, su cultura y los descubrimientos de esta gran civilización me fascinan.

    Un beso, madame, feliz Lunes.

    ResponderEliminar
  4. Interesan entrada, había oído y leído algo acerca de la Piedra Rosetta, pero tu información, amenamente expuesta, me ha aclarado e informado magníficamente sobre este transcendental descubrimiento. Gracias.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Aunque conocía el tema, ha sido un placer leer un relato tan bien contado como usted lo hace.
    Saludos, madame.

    ResponderEliminar
  6. Quién diria que un trozo de piedra hubiese sido tan importante para el mundo y para la Historia. Que suerte tuvo Champollion!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, madame Fatima. Realmente la egiptología tiene algo de fascinante. Es imposible no quedar atrapados en esos jeroglíficos.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Gracias, monsieur. Con esto de los jeroglificos, a la pasión por la historia se añade la afición por resolver enigmas.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Gracias, monsieur, me alegra que haya resultado de su interés.

    Feliz tarde, monsieur Antorelo

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. No tanta suerte, monsieur: tenga en cuenta que no fue él quien encontró la piedra por casualidad, sino el único que fue capaz de descifrarla, tras muchos años de laborioso y paciente trabajo. Puso un gran esfuerzo en ello.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Uno de los grandes itos de la arqueología, de la ciencia y de la Historia en General... sin la Piedra Rosetta nos estaríamos perdiendo un gran bocado del pasado de la humanidad...

    ResponderEliminar
  12. Es admirable el tesón y curiosidad de los científicos por llegar al conocimiento de las cosas. Mientras la mayoría de los mortales habríamos desistido ante tamaña dificultad, éstos se devanan los sesos hasta llegar a su objetivo.

    ResponderEliminar
  13. Que maravillosa perseverancia la de Champollion...y que envidia encontrar una causa que llene la vida de uno :)

    Feliz, tarde, Madame, bisous

    ResponderEliminar
  14. Debemos agradecer a Campollion la tenacidad y dedicación para descifrar la piedra Rosetta.


    Feliz tarde, Madame

    Bisous.

    ResponderEliminar
  15. Menos mal que por una vez en medio del fragor de una batalla (casi siempre inútiles, por cierto) se pudo obrar un descubrimiento de semejante envergadura.

    Admirable asímismo la constancia de Champollion y su acertada intuición.

    Siempre he admirado el uniiverso misterioso que rodea los jeroglíficos, me parece fasciante la sensación de poder que otorga el ser capaz de traducir un texto hasta el momento ignorado (creo que sería semejante a lo que esta dama experimentó cuando por vez primera pudo traducir escritos en griego y latín- del griego ya apenas recuerdo vestigios, los tengo más borrosos que los de la Rosseta jeje)

    Bisous Madame

    ResponderEliminar
  16. Monsieur, ya lo creo. Tal vez sin esta piedra aun andariamos dandole vueltas a los jeroglificos.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Monsieur Francisco, incluso dentro de ellos no todos tienen el mismo temple. La mayoría había desistido ya cuando Champollion decidió seguir adelante.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Cada pequeño hallazgo, encontrar el significado de cada pequeño signo, debía de ser una emoción inolvidable. Un ser afortunado, pero al que la suerte lo encontraba siempre trabajando :)

    Feliz tarde, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  19. Si, madame Elysa. Claro que al mismo tiempo nos quitó a los demás la gloria de ser los que lo intentaramos, jiji.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Ay, madame Akasha, cómo disfrutaba yo con esas traducciones! Efectivamente me sentía Champollion descifrando los jeroglificos, jiji, una tarea de lo más apasionante.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Con este hallazgo la historia dio un paso de gigante. Ríete tú de los que resuelven sudokus y cricigramas. Esta sí que fue una proeza de largo alcance para conocer la cultura antigua.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. jiji, ya lo creo, monsieur Champollion estaba bien entrenado para los sudokus después de esa gran marathon.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Hola Madame:

    Me ha agrado su entrada. Recordar este hito histórico me hace recordar que aún quedan civilizaciones antiguas por descubrir su escritura (los mayas).

    Todavía no les ha llegado su Champollion.

    Saludos Madame.

    ResponderEliminar
  24. Debió ser fascinante, sobretodo ahora que leemos el resultado y nos podemos congratular de él. Pero hay que imaginarse lo que debió ser pasarse años y años avanzando tan poquito a poco... Eso es un mérito que beneficia a toda la humanidad. Interesantísimo como siempre, madame. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  25. Es verdad, monsieur. Quién será el afortunado destinado a descubrir ese misterio? Llegaremos a conocerlo nosotros?

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Yo hubiera perdido la paciencia, desde luego, madame, igual que le ocurrió a la mayoría. Eso hace bueno el dicho de que quien resiste gana.

    Muchas gracias, madame Isabel, y buenas noches.

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Hace ya muchos años leí esta historia y me quedo grabada por tan insigne y especial apellido. "Champollion"... enseguida lo asocie a un champu y jamas lo he olvidado.
    Buenas noches Madame.

    ResponderEliminar
  28. Encomiable la dedicación y perseverancia del francés Champollion, después del fracaso de los ingleses, dueños de la losa, y que permitieron, según leí en algún lugar, preparar un molde para hacer una copia de cera, que fue la que usó Champollion. Y, aunque no estoy muy de acuerdo con el expolio francés e inglés del patrimonio egipcio, si “la Roseta” hubiese quedado en Egipto, a saber los años, lustros, muchísimos, que se hubiera tardado en descifrar algo. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  29. Muy interesante.
    Desde luego que esa manera de contarlo es de lo más profesional.
    Lo mejor es cuando se pudo descifrar el misterio aunque se tardaran tantos años.
    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Madame no sabe el gusto que me da poder leer su articulo, sobre uno de los mas grandes descubrimientos arqueológicos de todos los tiempos, es verdad que la campaña de Egipto de Napoleón fue un fracaso costoso, pero en cambio abrió la puerta de la egiptología y nos ha permitido deleitarnos con la historia de uno de los mas grandes pueblos de la antigüedad.

    Ahora bien sobre el gran Champollion madame no puedo mas que admirar su titánico trabajo, ni siquiera tenia la piedra original que estaba en Londres, derroto a los reputados ingleses con tan solo una copia de la piedra en si y nos permitió abrirnos paso en medio de las maravillas del pueblo asentado a las orillas del rio Nilo, hay que decir madame que cuando supe la historia me emocione mucho, pues hay en mi una veta de orgullo nacional que se complació al ver como el joven francés gano la carrera a los eruditos británicos.

    Le envió mi querida condesa un muy caluroso saludo quedando su servidor rendido

    ResponderEliminar
  31. Menudo jaleo, madame. Menos mal que Champollion era inteligente que si no seguiríamos sin conocer el significado de tan extraños signos.

    besos

    ResponderEliminar
  32. Me has dado en la yema del gusto. Desde hace tiempo 8mucho9 desaba tener una idea de cómo se pudo llegar a entender la escritura egipcia y tenía cabos sueltos, pero esta entrada como por arte de magia iluminó el recinto mental dando cuenta que los fragmentos forman parte de un todo. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  33. Madame,
    cuando vi este documento en directo no podía apartar mis ojos de él. Hallazgo fundamental que le debemos a Francia.

    Aunque no haya comentado últimamente en su salón, quiero que no olvide que me paso siempre que nos brinda nueva información.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  34. Monsieur Lorenzo, curiosa asociación de ideas la suya, jiji. Bueno, no suena mal como marca, no.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Sí, así fue, monsieur.
    Y a saber cuántas piedras rosettas se habrán perdido por haber sido halladas por personas con menos intuición que el soldado francés.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Afortunadamente el caballero tuvo la paciencia suficiente, madame, lo que no es nada facil.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  37. Monsieur Louis Cesar, ignoraba que también se interesara usted por la egiptología. En verdad tuvo que resultar emocionante ser el autor de tales hallazgos, más aún de lo que resulta para nosotros estudiarlos e ir siguiendo el proceso mediante el que los jeroglíficos fueron descifrados.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Y no hay que olvidar que sin Thomas Young y su trabajo previo tal vez nunca hubiera llegado a conseguirlo. Los grandes hallazgos rara vez son obra de una persona sola.

    Buenas noches, madame Carmen

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Me alegra que el tema resulte también de su interés, monsieur Drac. Yo creo que es uno de los que más fascinan a la humanidad.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Impresionante, desde luego, madame. Uno de esos objetos que erizan la piel, por todo cuanto hay detrás.

    Muchas gracias, madame

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Era un poco pelota el historiador que escribió el misterioso texto. Se me hace.

    O sea, que cuando un caballero arrobado me dice que soy "como la Piedra Rosetta", no está alabando mi enigmática belleza, sino que me está diciendo que soy más vieja que el hilo dental de Osiris...

    Cada día un disgusto.

    Merci, Madame, he disfrutado y aprendido como siempre a vuestro lado :-) Bisous.

    ResponderEliminar
  42. O a lo mejor, madame, le está diciendo que no hay quien la entienda, jiji. Se pueden dar muchas interpretaciones.

    Gracias a usted, madame Ana.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. De la historia del descubrimiento y el descifrado de la piedra de Rosetta,hemos aprendido que fue necesaria suerte, paciencia, saberes varios e inteligencia, y todas esas cualidades encadenadas en Champollion y muchos otros colaboradores sin wikipedia, ni google ni internet. ¡Qué grandes eran!
    Gracias, Madame por su crónica de hoy, me ha traído el recuerdo de una vieja mochila con la reproducción de la Rosetta y que me birlaron con dos tomos de derecho civil en su interior.

    ResponderEliminar
  44. Imagínese, madame, todo lo que hubieran podido llevar a cabo de tener a su alcance los medios de hoy día! Lo suyo sí que era mérito. Apenas contaban con algo más que con su propia cabeza.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. Hola Madame

    Un gran hallazgo el de la piedra Rosetta. Deberíamos tener todos una igual para entendernos entre nosotros, porque a veces, parece que no hablamos el mismo idioma.

    Es un placer volver a leeros, Madame.

    Feliz madrugada.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  46. De descubrimiento por azar de un galo a manos inglesas y de vuelta a un frances para su deduccion ha pasado un largo trecho y varias quemadas de cerebros ,brillante labor de Champollion en no bajar los brazos madame
    Un abrazo hasta la corte

    ResponderEliminar
  47. Un extraordinario recorrido por la conjunción de la voluntad del hombre de poder, Napoleón; el sabio, Champollion y el enigma milenario: los jeroglíficos egipcios. Un refrescante relato, con preciosas ilustraciones muy bien escogidas. El fondo de la campaña miltar es apasionante.

    Un beso y un abrazo

    ResponderEliminar
  48. Gracias por el post tan ilustrativo. Cuando me encontré ante la piedra Rosetta pensaba en las coincidencias y la luz que nos dieron sus jeroglíficos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  49. Un descubrimiento clave para la egiptología. Me acuerdo aún de cuando contemple la piedra en el British Museum, me hizo mucha ilusión después de estudiarla tantas veces en el cole ;)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  50. Es verdad, madame. Además sería un bonito entretenimiento :)

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  51. Muchas gracias, monsieur Enrique. El tema resulta fascinante en sí mismo, desde luego.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  52. Tal vez sea la más sugerente de las piedras, desde luego. Ha abierto todo un mundo para nosotros.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  53. Efectivamente, monsieur Carolus, ningún turista se pierde la piedra Rosetta :)

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  54. MONSIEUR LUTHER:

    Le pido disculpas, me había saltado su comentario sin querer.
    Creo, monsieur, que Champollion es un buen ejemplo de que con paciencia todo se alcanza :)

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  55. ASI ES MADAME, LA HISTORIA SIEMPRE SALE AL ENCUENTRO DEL HOMBRE...
    Y UD. SIEMPRE LA ENCUENTRA, SALUDOS QUERIDA AMIGA

    ResponderEliminar
  56. Tuve la suerte de verla en el British.
    Poco después hice un curso de egiptología y allí estaba la reproducción. De hecho compré una miniatura como de 80cmc.para una amiga.
    Me ha encantado el post.
    Bisous
    P.D. Leo los post aunque no comente:)

    ResponderEliminar
  57. Uno de los grandes descubrimientos de la humanidad, abrió de par en par las puertas para conocer la historia del antiguo Egipto como lo fue a su vez la inscripción de Behistún para el descrifrado de la escritura cuneiforme.
    ¿ Sabia usted que los británicos no pudieron resistirse a dejar su huella sobre ella ? En el lado izquierdo lleva una inscripción que dice «Captured in Egypt by the British Army in 1801» y en el derecho otra inscripción, «Presented by King George III»

    Gracias por su entrada Madame :-)

    ResponderEliminar
  58. Es una de las cosas buenas que hizo Napoleón en Egipto, ya que gracias al estudio de Champollion, hoy se pueden leer los jeroglíficos egipcios.
    Puede verla in situ este verano en Londres, en el Bristish y es majestuosa, eso sí, tras luchar un poco con los grupos de japoneses que la acaparaban.
    Feliz tarde, madame. Bisous.

    ResponderEliminar
  59. Muy buena publicación, sobre todo para los quer admiramos a lis antiguos egipcios.
    Saludos cordiales!

    ResponderEliminar
  60. Amiga mía deseo hacerme tu seguidora, y noencuentro el enlace, creo que tu blogs es imperdible, muy ilustrativo.Felicitaciones.
    Amalia

    ResponderEliminar
  61. Hola, Madame! Hoy paso rapidito, solo para comentarte que hace un tiempito había dejado un regalo para ti en mi espacio.
    (Qué entrada tan de mi gusto la del 9/4!!!)
    Besos!

    ResponderEliminar
  62. Uaaaaaaaaaa!!
    Que interesante blog tienes!!
    No sé aún como no lo había descubierto antes.
    Me encanta la historia y sobre todo, la antropología porque es como mejor entiendo ciertas partes de la historia.
    A Veritas Boss, lo descubrí nada mas que aterrizar en esto de los blog (una joya) y ahora a este. Y...eso que me dirigí por las ciencias como medio de comer.
    Con tú permiso, me quedo aqui, prometo no molestar mucho y comentar la justo.
    Felicidades y un abrazo

    ResponderEliminar
  63. Madame, la historia sale a mi encuentro y yo al suyo, de modo que nos solemos encontrar en algún punto intermedio :)

    Feliz dia

    bisous

    ResponderEliminar
  64. Madame Katy, es usted una cajita de sorpresas. De modo que también es usted egiptóloga. Lo bien que nos van a venir todos sus talentos en la Orden.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  65. Monsieur, qué vergüenza, andar poniendo ese tipo de inscripciones en un monumento antiguo. Habría que tatuarles la inscripción a los autores en yo sé dónde.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  66. jiji, bueno, monsieur, los japoneses no suelen ser problema: si no se los puede rodear, basta con mirar por encima de sus cabezas.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  67. Muchas gracias, madame Perla, muy amable.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  68. Madame Amalia, muy amable, muchas gracias. Espero que ya haya encontrado el enlace.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  69. Madame Anne, le pido mil perdones por no haber pasado aún. Tal vez fue mientras estuve de viaje y me lo perdí. Enseguida subsanaré mi imperdonable omisión.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  70. Muchas gracias, madame Mariola, quédese todo el tiempo que quiera con nosotros.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  71. Y A TODOS, DISCULPEN QUE NO ME ESTÉ OCUPANDO DE LOS BLOGS, PERO ME ENCUENTRO INDISPUESTA, AUNQUE YA MEJORADA. PRONTO REGRESARÉ POR AQUÍ.

    MUCHAS GRACIAS

    ResponderEliminar
  72. Recupérese pronto, madame, le mando todos mis ánimos y buenos deseos para que se mejore.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  73. Hola Madame, encantado de saludarla.
    La conozco por el blog de Isabel Barceló y por los comentarios que allí deja.
    Supongo que ya la conocerá pero al ver el diseño de su blog, le recomiendo la nov ela de mi amigo Fernando Ortega, el Hechizo de Caissa, que va sobre ajedrez. A mi me ha gustado mucho y eso que soy un neofito en el ajedrez.
    Un saludo y hasta la próxima.

    ResponderEliminar
  74. Muchax gracias, monsieur, se tendrá en cuenta.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  75. Hola, he acabo en este blog de casualidad y a pesar de que la historia nunca ha tenido demasiada importancia para mi, tus textos son de los que dan más ganas de seguir leyendo, felicidades.

    ResponderEliminar
  76. Muchas gracias, monsieur Pablo, bienvenido. Y espero que nos siga acompañando.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)