lunes, 18 de abril de 2011

Berenguela de Barcelona, Reina de Castilla


Berenguela era hija de Ramón Berenguer III de Barcelona y de su esposa Dulce, condesa de Provenza. Su fecha de nacimiento nos es desconocida, puesto que, mientras que unas fuentes la sitúan en torno a 1108, otras la retrasan hasta 1116. 

La fama que había alcanzado por su belleza e inteligencia atrajo a muchos pretendientes a su mano, entre los cuales eligió a Alfonso VII, rey de Castilla y León, aquel que iba a ser llamado el Emperador. La boda se celebró con gran magnificencia en Saldaña en noviembre de 1128. 

La unión se trataba en realidad de una alianza contra el rey de Aragón, Alfonso el Batallador, que había sido el segundo esposo de Urraca, la madre de Alfonso. El matrimonio de Urraca con el aragonés, aunque acabó siendo anulado al cabo de unos años, fue un desastre no sólo para los propios contrayentes, sino que se había convertido en un grave problema para el reino de León, una parte de cuya nobleza simpatizaba con el Batallador y se oponía a Alfonso VII. Éste hubo de enfrentarse a su padrastro para recuperar territorios de los que había sido despojado, como la ciudad de Burgos. 

Al año siguiente de su matrimonio con Berenguela surgieron algunas dudas con respecto a la validez de su unión, debido al grado de parentesco entre ambos esposos: Alfonso era bisnieto de Fernando I, mientras que ella lo era del hermano de Fernando, Ramiro I de Aragón. El papa envió a un legado para examinar el caso y, tras reunirse los obispos en un sínodo en León, el matrimonio fue declarado legal. 


La reina participaba activamente en la política del reino, y es a ella a quien le cabe el mérito de haber sofocado la rebelión del conde de Asturias. Es de destacar que fue mecenas de las artes e introdujo en Castilla el gusto por la poesía de los trovadores provenzales. 

Berenguela solía acompañar a su esposo a la guerra. En 1139 fue sitiada por los almorávides en Toledo. Solicitó parlamentar con el enemigo y, según una versión, apareció en lo alto de las murallas para dirigirse a los caudillos musulmanes y reprocharles su cobardía al atacar de ese modo a una mujer cuando en realidad hubieran necesitado sus ejércitos para dirigirse al sur a defender otra plaza, entonces sitiada por su esposo. Una segunda versión dice que envió un mensajero al campamento enemigo con una carta en la que les transmitía esas mismas palabras recogidas en la crónica de Alfonso VII: “¿No conocéis que es mengua de caballeros y capitanes esforzados acometer a una mujer indefensa cuando tan cerca os espera el Emperador? Si queréis pelear, id a Aurelia y allí podréis acreditar que sois valientes, como aquí dejaréis demostrado que sois hombres de honor si os retiráis”. Sea como fuere, logró su objetivo: los musulmanes, con gran caballerosidad, reconocieron justicia en las quejas de Berenguela y ordenaron la retirada. 


En el año 1143 los castellanos, tras vencer a los moros en Almodóvar del Campo, tomaron muchos cautivos y decapitaron a los emires de Sevilla y Córdoba. El teniente alcalde de Toledo, Nuño Alfonso, ordenó colocar las cabezas sobre las murallas del alcázar. Nuño Alfonso, por cierto, fue el antepasado de Miguel de Cervantes. Resulta que el rey, para recompensar al esforzado guerrero, al que muchos comparaban con el Cid por su destacado papel en la lucha contra los moros, le concedió unos terrenos en torno a Toledo, y en ellos edificó Nuño un castillo al que llamó “Cervatos”. El castillo pasó en herencia a su primogénito, Alfonso, que utilizó Cervatos como apellido. El hijo segundo de Alfonso, para diferenciarse de su hermano, cambió su apellido a Cervantes

La reina, espíritu más refinado, se horrorizó ante la visión de tan sanguinarios trofeos colgados de las murallas, los hizo quitar de inmediato y ordenó que las cabezas fueran embalsamadas, metidas en cofres de oro y colocadas en sendos carros mortuorios que debían transportarlas hasta las viudas de las víctimas. 

Berenguela fue estimada por sus vasallos y amada por sus súbditos, pero no pudo disfrutar de la felicidad conyugal, porque una rival se apoderó del corazón de su esposo. Esta amante, a quien el rey amaba con ardiente pasión, era Gontrada Díaz, una noble asturiana de elevada alcurnia de la que Alfonso se enamoró durante un viaje que hizo a aquellas tierras del norte en 1132. Esta dama tuvo una hija con el rey, Urraca, a la que él procuró un trono casándola con García Ramírez de Navarra. La hermosa Gontrada acabó por retirarse a un convento por ella fundado en Oviedo, y allí terminó sus días. 


No lograron estos devaneos de Alfonso emponzoñar las buenas relaciones que la reina se empeñaba en mantener con su esposo por el bien del reino. Como muestra de ello, la propia Berenguela se encargó de preparar la boda de Urraca, y no tuvo inconveniente en asistir a la ceremonia. 

Berenguela tuvo varios hijos: Sancho III de Castilla, Fernando II de León, y otros tres que no superaron la infancia. También tuvo dos hijas: Constanza, que en 1154 se casó con Luis VII de Francia, y Sancha Beatriz, que se casó con el rey Sancho VI de Navarra, hijo de García Ramírez. 

Berenguela falleció en Palencia el 3 de febrero de 1149. Sus restos mortales fueron llevados a Galicia para ser enterrados en la catedral de Santiago de Compostela, cuyo peregrinaje ella siempre había alentado.

29 comentarios:

  1. ME TOMO UNOS DÍAS DE VACACIONES. VOLVERÉ PRONTO.

    BISOUS

    ResponderEliminar
  2. Hola Madame

    Disfrute muchísimo de sus días de vacaciones y páselo la mar de bien.

    Berenguela parece que fue una mujer muy especial, valiente, diplomática, generosa y con mano para la política. En estos días que corren, debería haber más Berenguelas o su espíritu entre los políticos actuales.

    Felices vacaciones, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, madame, igualmente.

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Como gran aficionado a la Historia, he disfrutado leyendo vuestro relatos, a los que sin falta, me he apuntado.
    Saludos, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hermoso espíritu el de la dama, hermosa su historia.
    Querida amiga mia, disfrute, es parte de esta vida, abrazos Madame

    ResponderEliminar
  6. Hay poderío y carácter en Doña Berenguela. No cabe duda.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Una mujer con mucha clase,por lo que parece.


    Disfrute de sus vacaciones y páselo lo mejor posible, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  8. Una mujer inteligente y valiente. Le echó un par llamando cobardes prácticamente a los musulmanes sitiadores. Supo estar a la altura de las circunstancias aunque tuviera que tragarse su orgullo en alguna ocasión.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Felices vacaciones madame, yo también me voy :)

    Un poco maniobrera Berenguela me parece a mi, ahora voy a la guerra, ahora a mi no me guerréis que soy una chica...Pero una chica lista :) desde luego.

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Buen descanso, madame.

    ¿Esta es la reina Berenguela de la canción tradicional infantil? Por su descendencia e importancia política, casi a la altura de doña Leonor de Aquitania...

    Felices vacaciones.

    ResponderEliminar
  11. Feliz Descanso. Todos nos lo merecemos.

    Y mientras, nos deja aquí con la historia de esta poderosa mujer, atrapada en el duro mundo medieval.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Disfrute de su merecido descando, Madame, y que todos los vientos le seas propicios (muy marinero me quedó ¿no? jeje)

    Un personaje peculiar nuestra dama y sumamente inteligente, valiéndose de su condición femenina para alejar a los enemigos. A mi parecer si osaba ir a la guerra debía atenerse a las consecuencias ¿o no? y no refugiarse tras su sexo para rehuír contiendas.(Aunque visto lo visto le saliera bien)

    Bisous Madame

    ResponderEliminar
  13. Impresionante dama, una más que digna Reina que supo mantener las formas y la femeneidad tan necesarias en ese horrible mundo medieval ensangrentado por las continuas guerras...bonito gesto el de enviar a las viudas de los emires los restos de sus esposos muertos y empicados por el antepasado de Cervantes.

    Un beso y felices vacaciones Madame.

    ResponderEliminar
  14. La inteligencia es difícil de ocultar Es un placer leer sus relatos. Que pase usted unos días inmejorables.
    Saludos, madame.

    ResponderEliminar
  15. Una Dama indomable y con gran sentido de su papel.

    Felices vacaciones Madame.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Notable dama la señora Berenguela.
    Que disfrute de sus vacaciones, Madame.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. ¡Felices vacaciones, Madame! Sigo al pie del cañón y, desde ya, echándola de menos.
    ¡Que disfrute mucho!

    ResponderEliminar
  18. Desde luego, no veo qué necesidad tenía de mantener una aventura con Gontrada Díaz teniendo a una mujer como Berenguela, aunque mirándolo de otro modo, sin este romance hubiese cambiado mucho la historia... ¿verdad?

    Me ha resultado curiosísimo el dato de Nuño Alfonso, antepasado de Miguel de Cervantes, gracias por la explicación de la transformación de su apellido, no tenía conocimiento alguno del tema.

    Un beso, madame, que pase unas felices y merecidas vacaciones.

    ResponderEliminar
  19. Le deseo unas buenas y merecidas vacaciones. Me ha impresionado la valentía de esta reina al salir a las murallas a increparle al enemigo su falta de valor.Sin duda una mujer virtuosa, valerosa y amante de la historia pues encargó al cronista Lucas de Tuy una crónica sobre los reyes de Castilla y León.

    Un saludo Madame.

    ResponderEliminar
  20. Disfrute de sus vacaciones madame, que por mi tierra se espera días de lluvia estos días :-(.

    Una gran reina y mujer esta Berenguela, tan desconocida, porque es mucho más nombrada su descendiente Berenguela de Castilla.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  21. es un artículo muy interesante

    me gusta

    ResponderEliminar
  22. Es un placer pasar por tu casa,
    disculpa la ausencia,
    que tengas unas felices fiestas
    de semana santa.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Nunca me gustó ese nombre, madame, pero era lista, inteligente, guapa y decidida esta mujer, para ser mujer en la Edad Media. Que tenga un excelente final de esta semana de pasión. Bisous.

    ResponderEliminar
  24. Esta reina enfrento a los enemigos mas temibles pero no pudo contrarrestar a su rival de alcoba madame ,que enigma tenia la pobre
    Un abrazo y buen descanzo en estas festividades

    ResponderEliminar
  25. Felices vacaciones, la Dame Masquee!
    Saludos desde Estonia.

    ResponderEliminar
  26. Sin duda una dama mas que interesante y ademas por aquellos años. Podia decirse que no tenia un pelo de tonta: sabia como deshacerse de los enemigos solo con mencionarles que eran unos cobardes, y hasta tolerar a la hija del rey con otra. No es de extrañar que si le sumamos ademas su interes en la cultura y un espiritu refinado, seguramente seria muy amada por los suyos.

    ResponderEliminar
  27. Te deseo a ti y seres queridos Felices Pascuas!!!!

    Con las energias positivas de lo que festejamos, cada uno de acuerdo a sus sentires, espirituales o religiosos.
    .
    Un abrazo
    .
    Abu
    .
    Todos los hombres que conozco son superiores a mí en algún sentido.
    En ese sentido aprendo de ellos.
    Ralph Waldo Emerson
    .

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)