miércoles, 9 de marzo de 2011

Los salones en tiempos de Luis XV

Madame Geoffrin

A diferencia de Luis XIV, Luis XV mostró poco interés por las letras, de modo que la vida literaria y artística se alejó de la Corte para trasladarse a los salones de París. 

En tiempos de Luis XV estos lugares eran frecuentados no sólo por la crema y nata de la sociedad, sino por todo aquel caballero con aspiraciones a hacerse un hueco entre ellos. Los salones tenían mucho que ofrecer a un provinciano: contactos con el gran mundo, trato con intelectuales de primer orden y amplia visión de las intrigas y rivalidades cortesanas. Se comentaban casi todos los aspectos de la vida francesa: artes, filosofía, ética, impuestos, política interior, compromisos con otras potencias, etc. 

La mayoría de los salones estaban dirigidos por mujeres, aristócratas e intelectuales que mantenían una intensa correspondencia con sus contemporáneos. Los más celebrados eran los de Madame du Deffand y Madame Geoffrin. Esta última vivía en la rue Saint-Honoré, donde daba dos tertulias a la semana: el lunes para el arte y sus mecenas, y el miércoles para la filosofía y la política, los enciclopedistas, embajadores y notables extranjeros. Figuraba entre éstos un joven polaco llamado Stanislas Poniatowski, futuro rey de Polonia, que albergaba sentimientos filiales por la anfitriona, a quien llamaba su querida Maman. 

Salón de Madame Geoffrin

En el salón de la marquesa de Lambert se reunieron Marivaux y Montesquieu hasta 1733. También Madame de Lespinasse, sobrina de la marquesa du Deffand, abría el suyo en la rue Bellechasse. Otro de los lugares más frecuentados era el salón de Claudine Guérin de Tencin, famosa novelista de la época, hija del presidente del Parlamento de Grenoble. Claudine fue la madre de d’Alembert, fruto de sus amores con el caballero Louis-Camus Destouches. Madame de Tencin, además, gustaba de la intriga política y ejercía un considerable control sobre otro de sus amantes: el mariscal de Richelieu, uno de los mejores amigos de Luis XV. 

Uno de los más populares personajes fue la actriz y cortesana Thérèse de la Pouplinière. Su salón era de los más reputados. A su casa acudía toda clase de gente de todo extracto social. Allí se encontraba tanto buenas como malas compañías: gente de la corte, hombres de letras, artistas, extranjeros, actores, actrices o “filles de joie”. Voltaire, Rousseau, Chardin, Pigalle, David Hume o Gibbon, todos pasaron por allí. 

Cena en casa del Príncipe de Conti

Existía otro lugar en el que se podían establecer fructíferos contactos: la mansión del príncipe Louis François de Conti, que había conquistado justa fama en el campo de batalla y en el de la política. Estudioso y elocuente, acostumbrado a expresarse ante el Parlamento, donde se le escuchaba con respeto tanto por su mente cultivada como por ser un príncipe de la sangre, también poseía su salón abierto, sin duda el más distinguido. Todas las tardes se congregaban en el Hôtel du Temple los mejores representantes del mundo de las letras, la moda y la política; mariscales de campo, duques y duquesas, ministros y cardenales y miembros de la realeza. Antes que salón parecía corte, de ambiente más liberal y heterogéneo que Versalles. 

45 comentarios:

  1. Es curioso que las mujeres encabezaran los salones en los que se reunían los más afamados ilustrados de Francia y del mundo, por cierto. Es significativo por el hecho de que las mujeres van tomando una cierta posición cultural que las hace centro y eje del pensamiento, por lo menos en cuanto a su organización e intercambio se refiere. De todos modos las damas en cuestión eran nobles y poseían una posición importante en la corte.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hum, si hubiese de escoger uno creo que sería el de la Pouplinière. ¡Son más animadas las reuniones de donde se mezclan malas y buenas compañías!
    Saludos, Madame

    ResponderEliminar
  3. Cuánto me hubiera gustado asistir a alguno de aquellos salones donde ya comenzaban a florecer las nuevas ideas que marcarían el posterior abandono del antiguo régimen. Los diálogos, las discursiones de las diferentes materias de ya no son sólo patrimonio de las universidades sino que se extienden por otros lugares como estos salones donde se discute con la razón como instrumento.

    Fabulosa entrada Madame.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. No, no eran todas nobles ni con posición en la corte. También había entre ellas actrices y "cortesanas", pero en la otra acepción.
    Lo que pasa que en una epoca en la que la educación no estaba al alcance de todos, las posibilidades se veían muy reducidas.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Monsieur Xibeliuss, usted sí que sabe :)

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Gracias, monsieur. Yo también hubiera dado cualquier cosa por estar ahi. A veces pienso que en realidad estaba :)

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Siempre he considerado madame muy superior el talento político, militar y artístico del rey sol al de su sucesor Louis XV y no solo por los éxitos diplomáticos o militares del rey sol, sino porque Louis gracias en parte a Mazarino, a Marie su primer amor, a su mamá y a el mismo supo entender el ideal de Pericles y del renacimiento italiano, entender que el arte es igual de glorioso a quizás mas que la guerra o la política, ni siquiera Rocroi o Lens son tan gloriosas como Racine, moliere, corneille, boileau, Lully, rigaud, Fenelón, versailles mismo en fin, las artes en general fueron prodigas y protegidas durante el reinado del rey sol desde la arquitectura, la pintura hasta los gobelinos, Louis tolero a moliere Y también a La Fontaine y sabemos que ambos fueron criticados y escandalosos, lamentablemente en el reinado de Louis XV por la naturaleza del rey y su corte se dejo de lado al menos en la corte las artes y el pensamiento, la corte rococó de Louis frívola cual obra de opereta fue inferior a la corte del gran siglo, digamos que mientras la vida del rey sol había sido una épica con aires de tragedia y drama, la corte del bien amado fue una comedia ligera, que bueno que en Paris se promovió y protegió el pensamiento, la cultura, incluso la crítica al rey, pero si Louis XV hubiera sido más perspicaz y hubiera entendido que los tiempos cambiaban quizás la revolución hubiera sido diferente y no se hubiera tenido que derramar tanta sangre, es muy curioso madame que el rey que le dio a Louis XV su mayor derrota fuera producto de la cultura francesa, Federico de Prusia hablaba francés casi como su lengua mater, escribía y pensaba en francés, protegió a los enciclopedistas, a Voltaire, a Rousseau, y pusiera en práctica las reformas inspiradas en el pensamiento francés. es curioso como bien dice usted que un emulo digno del gran conde, probablemente inferior en el aspecto militar al invencible ganador de Rocroi, pero sin duda más político, mas hombre de estado, el príncipe de Conti fuera apartado del poder por una intriga cortesana y no se haya aprovechado su enorme talento para reformar el estado.

    En fin madame qué bueno que la cultura se haya trasladado de la corte a Paris pues finalmente y con cierto orgullo puedo decir que también culturalmente el siglo XVIII fue casi totalmente francés

    ResponderEliminar
  8. Las mujeres hemos triunfado siempre. Lo que pasa es que "algunos" han querido minimizar los éxitos, porque les parecía menos interesantes para sus propósitos.
    Este hecho que describes es de gran importancia para la sociedad no solo de su época.
    Bises, madame.

    ResponderEliminar
  9. Parece que fue Luis XV un hombre más refinado y culto que su abuelo, que tampoco era tonto, pero más aficionado a las medallas, las antigüedades y...como no, a coleccionar amantes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Desde luego, monsieur, Luis XV no llegaba a la suela de los zapatos del rey sol. Me gusta esa comparación que usted hace con la comedia ligera. Efectivamente, podríamos decir algo así.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Así es, en cuando nos dan una oportunidad, se deja sentir el brillo. Una muestra más son estos salones.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Pues no, monsieur Carolus, es al reves.

    Como decimos en esta entrada, precisamente la intelectualidad se desplazó desde la corte, donde se encontraba en tiempos de Luis XIV, a los salones de determinados cortesanos y cortesanas.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  13. En esos salones me hubiera gustado colarme, Madame. Con los oídos bien abiertos para pillar todas las ideas, cotilleos e intrigas...

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Ya lo creo que sí. Un magnífico lugar para pasar una velada.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Un oasis de cultura estos salones, a parte de otros tejemanejes, en el fondo para su época es donde podía haber algo de ella. Me gusta.

    Madame, buenas noches y bisous.

    ResponderEliminar
  16. Allí, allí se generaba. Mucho fue lo que salió de esos salones.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Que maravilla, recuerdan estas cortesanas, me recuerdan a las Hetairas griegas :)

    Bisous, Madame

    ResponderEliminar
  18. Precisamente madame el rey sol fue uno de los monarcas mas grandes en la historia no solo de Francia sino de Europa, en Francia creo que mirando hacia atrás solo Felipe Augusto y San Luis podían medirse en cuanto una administración brillante y cínica en el caso del primero y un reinado moral y justo en el caso del segundo y antes de ellos para encontrar un igual del rey sol tendríamos que remontarnos hasta el mismo Carlomagno, es verdad que Francia ha sido cuna de buenos reyes, pero Louis pertenece a una categoría diferente, después de él en Francia solo Napoleón I es su igual en cuanto a éxitos militares, administración y en cuanto a fama, poder y gloria, así mismo en su época, tendríamos que remontarnos cien años para encontrar dos reyes de su tamaño, su cesárea majestad el emperador Carlos V y su hijo el rey Felipe II, pocos aparte de ellos tres en los siglos XVI y XVII son dignos del titulo de grandes monarcas, creo yo que si bien el rey sol cometió errores como todos, su legado es en Francia incomparable en cuanto a las artes y comparable en política, prestigio y éxitos tan solo a Carlomagno y a Napoleón.

    Por ultimo en el aspecto puramente personal y moral el rey Sol y madame lo sabe muy bien tuvo una juventud apasionada, llena de romances con varias mujeres hermosas minette, Olimpia, la dulce Louise, la vivaz Montespan y otras amantes menos conocidas, eso es la verdad, pero con el tiempo adquirió prudencia y madurez y tengo entendido que fue fiel a la Maintenon durante décadas a diferencia de su sucesor que comenzó como un esposo modelo pero que con el paso de las décadas se dejo influenciar por sus amantes y siendo un hombre viejo todavía buscaba placeres con niñas adolecentes, dañando su imagen y desprestigiando la monarquía en el camino, madame tiene toda la razón, no hay comparación entre uno y otro

    ResponderEliminar
  19. A juzgar por el cuadro el salón de madame Geoffrin sí que era de los más concurridos, yo diría que superpoblados. Tendría la señora de la casa distribuir muy bien los turnos. ¿60 segundos, quizás? jejeje. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  20. Fe de erratas madame

    En los reyes mas grandes de Francia olvide a Henri IV si bien su conducta privada se parecia a la de Louis XV como politico, administrador y conciliador es grande en verdad amen claro de su valor y talento militar

    ResponderEliminar
  21. Los hombres a las batallitas y las mujeres a hablar, discutir y a aprender. Cuántas conspiraciones e intrigas se planearían en esos salones, ¿verdad, Madame? Aunque los nombres de las mujeres no apareciesen en la historia, su contribución a cambios y virajes en la misma debería ser muy alta. Los salones franceses son los antecedentes de lo clubs, casinos y cafés españoles.
    Un cordial y aristocrático saludo. Bisous.

    ResponderEliminar
  22. Sí, madame, ya no quedan tan refinadas, me parece a mí. Hoy día parecen primar otros valores.

    Feliz dia

    bisous

    ResponderEliminar
  23. Ya ve, monsieur Louis Cesar, que uno de los problemas es encontrar dos buenos reinados consecutivos. No es tan sencillo. Al final se escriben pocas paginas gloriosas.

    En cuanto a las conquistas del rey sol y de Luis XV, efectivamente no había color. Luis XV fue simple y llanamente un viejo verde rozando la pederastia, una de las razones por las que me resulta un personaje tan antipatico y dificil de digerir.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Sí, jeje, y ademas imaginese qué ruina, para ofrecer aperitivo y bebida a todos.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Monsieur Paco, efectivamente a veces parece que los hombres no tienen más que guerras y batallitas en la cabeza. Menos mal que las damas se encargan de suplir tales carencias.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Me desagrada que un Monarca (aquel que debería de servir de ejemplo para su pueblo) rechace el mundo de las letras -o que al menos no disfrute en su compañía, como parece ser el caso. Prefiero mil veces a Luis XIV, pues pese a su caracter disipado gozaba del teatro, las letras y el arte en general.

    ¡Cuánto me gustaría visitar esos salones -cualquiera de ellos Madame- aunque fuera de incógnito y participando un poquito aquí y otro poquito acullá! ¿Cuándo terminarán de inventar la máquina del tiempo para nuestro use y disfrute?

    Bisous mon amie

    ResponderEliminar
  27. Además, madame, Luis XV era infinitamente más disipado de Luis XIV. El rey sol mantenía relaciones digamos sanas con sus amantes, pero Luis XV llegó a ser un viejo verde al que gustaban mucho las niñas.

    Yo hubiera sido feliz abriendo uno de esos salones en París! Madame, seguro que en realidad lo hice :)

    Feliz dia

    bisous

    ResponderEliminar
  28. Había inquietudes intelectuales, ansias de saber y de conversar, de intercambiar puntos de vista, curiosidad por aprender. Es inevitable que esta costumbre desembocara en el pensamiento ilustrado y revolucionario del siglo XVIII.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Madame, qué buena lección, las ideas requieren un caldo de cultivo y qué mejora aliño que una buena dosis de libertad, artisteo, seducción, un poquito de frivolidad y amoríos varios para entretener al personal. La ilustración tomó chocolate en muchos de esos salones.

    Muy buenas tardes, y no pierda usted de vista, Madame, que hay mucho de Salón en su blog.

    ResponderEliminar
  30. Así es, monsieur Cayetano.
    Lastima que esas tertulias esten en decadencia. Ya no hay salones. La gente se divierte de otro modo. Y era tan bonito...

    Feliz tarde

    bisous

    ResponderEliminar
  31. Ay, madame Amaltea, además con chocolate! No me ponga usted los dientes largos.
    Afortunadamente hoy internet nos permite incluso intentar convertir un blog en un remedo de saloncito. Pero ay, no puedo ofrecerles también chocolate, y bien que lo siento!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Es peculiar esta costumbre de los salones. Se mantuvieron mucho tiempo después, imagino que hasta los años veinte y treinta.

    Interesantísimo artículo.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  33. Yo creo que podríamos volver a ponerlos de moda, no le parece?
    La verdad que me gustaría. Solo necesitamos un palacio del tamaño del del príncipe de Conti :)

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Una sociedad es avanzada cuando hombres y mujeres, codo a codo, ocupan las tribunas de la intelectualidad.

    ResponderEliminar
  35. Así es, monsieur. Afortunadamente hubo tiempos y lugares en los que eso fue posible.

    Feliz tarde

    bisous

    ResponderEliminar
  36. Madame, cómo me hubise gustado estar en alguno de esos salones, aunque fuese solo de oyente.
    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  37. Tal vez estuvo usted y ya no lo recuerda porque fue en otra vida :)

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Hola Madame:

    A mi tambien me hubiese gustado estar en uno de esos salones....Sobretodo el de la Poupliniere ;D

    Hablando en serio Interesante relato.

    Tambien creo que Luis XIV fue mejor gobernante...Más ahora que le conozco algo más de cerca.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  39. Que importantes eran y son las mujeres en la sociedad, aunque sea actuando desde un segundo lugar, están siempre y cada día mas en primer lugar, que es su sitio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Bueno, La Orden tendrá que abrir su propio saloncito, jiji.
    En realidad casi puede decirse que tenemos uno en la sala capitular.

    Feliz día, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. En ese caso actuaban no desde un segundo lugar, sino en primerísimo plano. Y había muchas damas que abrían sus salones, por suerte.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. Debía ser difícil por, ejemplo, un lunes, elegir a qué salón ir. Bien por las mujeres, que no dejaban pisar ese terreno, y sabían acoger, animar y producir algún tipo de beneficio a sus contertulios. Un abrazo, madame.

    ResponderEliminar
  43. Buenas, madame, últimamente siempre llego con algo de demora a comentar sus entradas, vaya rábia no disponer de más tiempo para dedicarlo a esto, pero bueno, dicen que es mejor tarde que nunca y siempre me gusta leer su blog...

    Me ha sorprendido que la mayoría de los salones los abriesen mujeres, la verdad, no tenía constancia de ello y ha sido todo un placer aprender tanto de esta entrada.
    Por lo visto en estos salones se daban cita la crème de la crème entre filósofos, políticos, artistas, intelectuales, aristrócatas... Luis XV no sabe lo que se perdía en esas reuniones.

    Un beso, madame, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  44. Hubiera sido una delicia hacer un recorrido por todos ellos. Había donde elegir. Una no podía aburrirse.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. El disfrutaba mucho mas en la casita del parque de los ciervos, y la verdad es que no le alabo el gusto precisamente a Luis XV, madame.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)