sábado, 12 de marzo de 2011

Los Dragones de la Montaña


Estela de Naram-Sin, museo del Louvre

Según la Lista real sumeria, tras la caída de Akkad los reyes trasladaron la Corte a Uruk. Allí se sucedieron cinco reyes durante un periodo de 30 años. Después de eso, hacia el 2200 a. C. la horda qutu (también llamada guti, gutis o gutu) formó una nueva dinastía de 21 reyes. 

Existen muchas preguntas sin respuesta acerca de este pueblo de las montañas, cuestiones sobre su origen geográfico, su etnia y su lengua, y aún se discute el papel que jugaron en la caída del Imperio acadio. Se piensa que podrían ser los ancestros de los actuales kurdos

No existen apenas fuentes coetáneas, por lo que su época es una de las más oscuras de la historia de Mesopotamia. Crónicas posteriores describen a los qutu como hombres feroces, que no conocían el temor de los dioses, y los denominan “dragones de la montaña”. Los sumerios los llamaron “serpientes, escorpiones y parodias de hombres”. 

Aquellos que no forman parte de la Tierra: 
Los qutu, un pueblo sin riendas, 
Con mentes de hombres pero sentimientos perrunos 
Y rasgos de monos. 
Cual pequeñas aves, se abalanzaron sobre la tierra en grandes bandadas… 
Nada escapó a sus garras, 
Nadie escapó. 


Formaban una minoría tribal asentada en los montes Zagros del este del Tigris, vecinos de los lullubi, junto a los cuales, y en unión de umam-manda, hurritas y elamitas, habrían provocado la caída de un Imperio acadio minado por la agitación religiosa y el malestar social. Se supone que sus incursiones se habían iniciado en los últimos años del reinado de Naram-Sin, en respuesta a la violencia y depredación de sus territorios. Las ciudades sumerias aprovecharon la ocasión para independizarse, y la anarquía y los desórdenes dinásticos sacudieron el trono. 

Los mensajeros ya no podían viajar por los caminos, 
El bote del correo ya no podía viajar por el río, 
Los prisioneros se hacían cargo de las guardias, 
Los bandidos llenaban los caminos […] 
Plantaron jardines para su uso en mitad de las ciudades, 
No en las afueras, como era costumbre. 
En los campos no crecía el grano, las aguas no traían peces, 
Los huertos no daban sirope ni vino, 
Las nubes no traían lluvia […] 
Los hombres eran tomados por traidores, 
Los héroes yacían muertos, apilados en montones encima de otros héroes, 
Y la sangre de los traidores manaba encima de la sangre de los hombres honestos. 

Ellos pensaban que la invasión ocurrió porque los dioses estaban enfadados. En la Maldición de Agadé narran cómo Naram-Sin había destruido el gran templo de Enlil en la capital, llevándose todo el oro, la plata y el cobre en sus barcos. Ese acto sacrílego habría sido el causante de la desgracia que venía a abatirlos. Enlil se venga enviando a esas hordas como “retumbante tormenta que subyuga a todo el país, el diluvio creciente al que no es posible enfrentarse… Y así, en las orillas de los canales creció la hierba; en los caminos, creció el luto”. 

Gudea de Lagash

El dominio qutu sobre Akkad y Sumer fue intermitente y más nominal que efectivo, puesto que la mayoría de las ciudades gozaron de total libertad y algunas de ellas alcanzaron entonces su apogeo, como Uruk, Lagash o Ur. Estos lugares se convirtieron en refugio de los sumerios y vivieron nuevos periodos de esplendor. Gudea, patesi de Lagash, creó un imperio comercial que pagaba tributos a los qutu por establecer rutas de caravanas. 

Se produjo un periodo de lucha por la corona; reyes acadios y qutu, junto con usurpadores, se sucedían en el poder sin que ninguno fuera capaz de ejercerlo. El último rey de los qutu, Tiriqan, sólo llegó a reinar 40 días, hasta ser expulsado por un rey de la quinta dinastía de Uruk, llamado Utukhegal (2120 – 2112 a. C.), que se enfrentó a él en batalla obteniendo una aplastante victoria. El dominio qutu, cuyas gentes eran una minoría dentro de la población, quedó seriamente quebrantado y desapareció al poco tiempo. 

Parecía al principio que los invasores no tenían intención de sustituir una cultura por otra, sino que eran simples bárbaros destructores que asolaban todo a su paso. Destruyeron el templo de Ishtar en Assur, el palacio de Naram-Sin en Tell Brak, arrasaron ciudades hasta los cimientos, saquearon el valle del Diyala y ocuparon la capital. Sin embargo, acabaron por adoptar la superior cultura sumero-acadia con sus costumbres, religión y lengua, permitiendo los intercambios comerciales y con ello la recuperación del país. También se sirvieron de la misma estructura administrativa acadia, pero los invasores eran un pueblo de montañeses con poca o ninguna experiencia en la administración de amplios territorios dotados de una administración compleja. La falta de rastros epigráficos y en general culturales de los qutu en Mesopotamia da a entender que su dominio no imprimió huellas importantes. No dejaron inscripciones o tradiciones tras de sí, ni tampoco historias que contar. 

Emplazamiento del palacio de Naram-Sin en Tell Brak

Su dominio se concentraba sobre todo en Mesopotamia central, permaneciendo contiguo a sus tierras de procedencia. Su centro siguió estando en las montañas, y su vencedor, Utukhegal, los acusaba de haberse llevado la realeza de sumer a un país extranjero. 

El periodo que comienza con la caída del Imperio acadio fue el último gran momento de esplendor cultural y político que se había desarrollado en Mesopotamia desde el cuarto milenio. Conocido también como periodo neosumerio, comienza con la expulsión de los qutu y prosigue con la unificación del país de Sumer y Akkad. 



Bibliografía: 
El nacimiento de la civilización – Federico Lara Peinado 
Historia del cercano Oriente – Carlos G. Wagner 
El antiguo oriente: historia, sociedad y economía – Mario Liverano 
Historia del mundo antiguo – S. Wise Bauer

55 comentarios:

  1. Interesante entrada sobre estos "dragones de la montaña". Yo tuve el honor de que fuera el profesor Lara Peinado el que me lo explicara, algo que no se olvida fácilmente.
    Es interesante decir que QUTU significa "el llamado" y es que no se nos puede olvidar que no eran unos simples invasores, realmente llegaron a Mesopotamia llamados por las gentes, que querían desligarse de la dinastía Acadia que Sargón de Akkad, años atrás, había instaurado. Finalmente, podríamos decir que fue peor el remedio que la enfermedad porque, como bien apuntas, en las acciones de los qutu sólo se puede destacar la destrucción, aunque sí es cierto que se produjo un "renacimiento sumerio" con la II Dinastía de Lagash.

    Un saludo y muy buena entrada!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, madame. Efectivamente la dinastía acadia sucumbió a sus problemas internos y malestar social, aunque no se si después se sintieron encantados con el cambio, tal como se nos describen los dragones de la montaña. Yo también creo que fue peor el remedio que la enfermedad.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante crónica de estos tiempos antiquísimos.
    Un ejemplo más de las revoluciones o revueltas en estas zonas donde suele ser peor el remedio que la enfermedad.

    ResponderEliminar
  4. Supongo que aqui podría aplicarse eso de que valía mas lo malo conocido que lo bueno por conocer, a juzgar por cómo tratan a los qutu las crónicas posteriores.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Madame, es una entrada bíblica y como tal, tiene poderosas imágenes que unen fantasía para describir la naturaleza de los qutu y el interés histórico de la invasión. Apocalípticos lo eran un rato largo, casi como somos ahora nosotros.

    Muy buenas tardes.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que leyendo esas descripciones casi parece bonita la desgracia que los abatio, jiji.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante esta entrada, Madame. Para mí sobre todo por que me aporta conocimientos sobre una época bastante oscura.

    Feliz tarde, Madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Magnifica entrada, reconozco que bien poco conocía de este pueblo "los dragones de la montaña" los qutu. Gracias ahora ya se algo mas de la historia de esa región bíblica cruzada por los dos ríos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Ilustrativa entrada que me ha permitido acercarme a los dragones de las montañas. Poco sabía de lo expuesto, solo generalidades.
    Saludos, madame.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias, madame Elysa.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. La verdad que poca documentación hay, de ahí lo complicado del estudio.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Gracias, monsieur Antorelo, me alegra que haya sido de su agrado.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Interesante crónica de las guerras entre pueblos en Mesopotamia, anticipo de muchas otras guerras entre otros muchos pueblos, en la región cuna de nuestra civilización. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  14. Hola Madame

    La descripción que hacen de ellos, infunde terror. No se cómo serían, pero no parecen angelitos.

    Aunque apenas haya documentación, ni quede apenas rastro de ellos, es muy agradable volver la vista al pasado y más a esta época. Lamentablemente, el paso de los milenios no ha hecho que el hombre mejore apenas y sigue metiéndose en todos los conflictos que puede.

    La estela es preciosa.

    Feliz tarde, Madame.

    ResponderEliminar
  15. Mesopotamia era y es una encrucijada de caminos, un lugar de llegada casi obligada por la fertilidad de sus tierras. Por eso fueron muchos los pueblos que por allí pasaron y casi todos tuvieron un rasgo común: la crueldad con los otros pueblos. Quizá quien se llevó la palma en esto de ser sanguinariuos fueron los asirios, aunque los demás, incluyendo estos "gutis", les seguían de cerca.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. La gente siempre peleandose, monsieur. Tal parece que no podemos vivir sin ello. Personalmente lo encuentro deplorable. Es mucho mejor intrigar sutilmente y organizar conjuras :)

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Supongo, madame, que eran los barbaros de aquellos tiempos. Cada epoca tiene unos.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Sí, monsieur Cayetano, parecían los antepasados de los hooligans. Vaya tela.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Hola Madame:

    Me gustan esta historias de civilizaciones antiguas.

    Un nombre rimbombante para lo que eran los qutu.

    Más bien parecían una horda de langostas ;D

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  20. jijiji, así, así debieron de entrar.

    Menos mal que después se civilizaron un poco.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Como dicen en mi pueblo, "créate fama y échate a dormir" (bueno, en mis lares andaluces no dicen "créate", sino "críate", pero vos me entendéis).

    Disfrutado he con este nuevo artículo, Madame :-) os beso cortésmente.

    ResponderEliminar
  22. La entiendo, madame, la entiendo :)

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Buena tarde Madame!

    Interesante la nota, aunque también algo conpleja para mi en estos instantes que el sueño me invadía :)
    Me encanta tmb este blog.

    Que tenga un agradable fin de semana, hay que descansar porque el lunes será agotador :(

    Le mando muchos saludos
    Besos

    Adios.

    ResponderEliminar
  24. Sí, madame, menos mal que mañana podremos dormir hasta tarde :)

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Los famosos "dragones" arrazaban todo a su paso como unico fin ya que despues se le complicaba con la dificil tarea de administrar lo conquistado . Una minoria interesante madame
    Un abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  26. Una entrada muy interesante.
    Me he dado cuenta de lo poquito que se de historia de antes del Imperio Romano...0.0 (Que es lo que aprendes en la escuela).

    Gracias a ti y a este blog me voy actualizando y poniendo al día =).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Venían a ser los hunos de la epoca, monsieur Luther. Imposible librarse de ellos.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Muchas gracias, monsieur Ricky.
    Son epocas oscuras, sin duda, debido a la escasez de documentacion.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Uy Madame, se retrotae usted hasta casi los orígenes de la historia, pues en Sumer, como en Egipto nació la escritura. Y hoy nos habla de uno de los períodos de crisis y revueltas en Mesopotamia, con estos dragones de la montaña que acabaron con la urbanidad sumeria y acadia, hasta la llegada del período neosumerio, encabezado por el rey Gudea (vi una de sus estatuas este verano en el Museo Británico). Recuerdo las clases de D. Francisco Presedo Velo en la Facultad de Sevilla y me trae buenos recuerdos.
    Feliz semana. Bisous.

    ResponderEliminar
  30. Son estos tiempos tan remotos que se pierden en la memoria, lo que nos ha llegado tiene tanto de histórico como de leyenda. Algunos de los acontecimientos realmente ocurridos en aquellos tiempos nos han venido reflejados en la Biblia, como el diluvio universal que realmente fue el poema de gilgamesh una narración de la Mesopotamia de origen sumerio, considerada como la narración escrita más antigua de la historia.

    Su entrada magnífica como siempre Madame.

    ResponderEliminar
  31. Están locos estos gutis, Madame ;-)

    Cuántas cosas se aprenden en su blog, espero que tenga un feliz comienzo de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Es increíble como Mesopotamia (tierra entre ríos) ha sido asolada por las guerras e invasiones desde tiempos inmemoriables, 10,000 ac!!hasta ahra último con la guerra de Irak . Una verdadera pena

    ResponderEliminar
  33. parabéns,gostei muito do seu blog,ja estou te seguindo e sempre estarei por aqui a te visitar e comentar.bom domingo.

    ResponderEliminar
  34. Me paso para saludarte porque hace tiempo no entraba.

    Y como siempre encuentro algo super interesante.

    La historia antigua me fascina, especialmente la de los publos mas antiguos.

    Mesopotamia y sus leyendas son toda una "Leyenda"

    NO se si alguna ves hablas escrito algo del tema: Pero sabes algo de la mitologia de la "Diosa Akasha" no se si es o no una diosa o que era exactamente. A mi que era Diosa. Me parece que pertenece a esos periodos historicos el Mito.

    La usan en tantas peliculas y novelas que uno ya no sabe que es verdad y que es ficción =)


    Saludos

    ResponderEliminar
  35. Que misteriosa civilización, parecen salidos de un cuento de Tolkien o de una película de ficción. Me ha gustado mucho.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  36. Cuando un pueblo destaca por su fiereza los autores de las crónicas no tardan en satanizarlos. Recordad a los hunos (azote de Dios), los persas según Hesíodo, etc.

    ResponderEliminar
  37. Me ha impresionado este relato de una plaga humana lanzándose sobre un reino. Los dioses tomando venganza, el abuso y el luto instalados en ciudades y campos. Ay, ¿no parece que hablemos de estos tiempos, cuando tantas plagas humanas atacan a los pueblos pobres y empobrecen a los ricos? Un abrazo conmovido.

    ResponderEliminar
  38. Monsieur Paco, ya ve lo lejos que viajo en el tiempo. Hasta ahí he llegado, aunque me gusten mas otros siglos :)

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Muchas gracias, monsieur Pedro.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  40. Y seguramente no será la ultima vez, monsieur Drac. Asi somos.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Muchas gracias, madame, y bienvenida.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. Pues no, madame Amatista, lo cierto es que nunca había hecho una entrada sobre Akasha :)

    Muchas gracias por la visita.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Muchas gracias, monsieur Carolus.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Normal que sea así, monsieur David. No me gustaría a mí sufrir las consecuencias de semejantes invasiones.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. Cambian los dioses, madame, pero nunca la gente. Así seguimos siendo, siempre incorregibles.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  46. Estos qutu debían ser unos buenos piezas. Y cometieron un grave error: no dejar testimonio de su propia versión. Así es mucho más fácil ser demonizados.
    Buenas noches, Madame

    ResponderEliminar
  47. RASTROS DE SU PRESENCIA DEJARON...
    MUCHO HE APRENDIDO HOY MADAME, GRACIAS QUERIDA MADAME

    ResponderEliminar
  48. La descripción del mundo sin orden es terrible.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  49. El miedo al otro nos hace decribirle de la peor manera posible. Los bárbaros llamaban los romanos a las gentes de fuera dle imperio. Como ellos los Dragones d ela Montaña representaban al atrasado, al rebelde y al Mal.

    Besitos

    ResponderEliminar
  50. Y así tiene muchos visos de verosimilitud también. Poco dice de un pueblo no dejar ese rastro civilizador.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  51. De su presencia sí, madame, pero unos rastros mas bien de destrucción.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  52. Y se repite una y otra vez, monsieur.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  53. Así es, madame, y por muchas razones.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  54. En realidad, Naram-Sin era un genocida que seguramente andaba tronado de la cabeza (se hizo nombrar dios, como Calígula y se pasó 36 años de guerrita en guerrita). El imperio acadio ya estaba hecho polvo antes de que los gutis lo atacaran. Y a fin de cuentas en cierto modo, ellos se vengaron de las razzias de Naram Sin.
    Por cierto, dos puntualizaciones. De los libros nombradis, el ñunico bueno es el de Liverani. los otros son meros copy-paste sin análisis alguno y con ramalazos machistoides.
    Y Tell Brak no fue destruida por los gutis. Sencillamente nunca fue acabada. La abandonaron antes de terminarla. Es una de las pruebas de que Naram Sin llegaba, mataba a todo quisque, ponlia uan guarnición y luego se largaba y se olvidaba del tema. Fue conquistada y abandonada a los apenas 5 años.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)