martes, 15 de marzo de 2011

Carlos Martel


En el año 714 el mayordomo de palacio, Pipino de Heristal, se estaba muriendo, y había comenzado una terrible disputa para elegir a su sucesor. Pipino trató de asegurar la paz legando el cargo a su hijo Grimoaldo II, pero los nobles del bando contrario asesinaron a Grimoaldo cuando hacía una peregrinación hasta la tumba de San Lamberto en Lieja. 

La guerra civil continuó. Los hijos legítimos de Pipino estaban todos muertos: Drogo de Champaña también había fallecido unos años antes; pero Plectrudes trató de dominar la situación en nombre de sus nietos, aún unos niños, hijos del difunto Grimoaldo y de Teudesinda (o Teudelinda). 

La idea de un gobierno formado por una mujer y unos niños no agradó a los neustrianos, quienes además no deseaban ser gobernados por Austrasia, de modo que se lanzaron a la rebelión. Por supuesto había un rey merovingio, Dagoberto III, que por entonces reinaba sobre ambos territorios, pero en aquel tiempo el rey carecía de importancia, viendo reducido su cargo prácticamente a un mero título honorífico mientras quien gobernaba de hecho era el mayordomo de palacio. 

Francia a la muerte de Pipino de Heristal

Pipino de Heristal también había tenido un hijo ilegítimo que contaba 26 años en el momento de la muerte de su padre. Se llamaba Carlos, y era fruto de sus amores con su concubina Alpaida de Bruyères. El nombre era poco aristocrático: parece que proviene de una antigua palabra teutónica que podría traducirse por “varón” y designaba a la clase inferior de los hombres libres. Sin embargo, este Carlos llegaría a cubrirse de tanta gloria que su nombre se convertiría en uno de los favoritos entre la realeza de toda Europa. Sus descendientes, uno de los cuales fue su nieto Carlomagno, serían conocidos como los carolingios. 

Inmediatamente después de la muerte de Pepino, Plectrudes hizo encarcelar a Carlos en Colonia, comprendiendo que sería un peligro para el gobierno de sus nietos. Pero tras ser ella derrotada por los neustrianos en batalla, Carlos escapó, se puso al mando de las desmoralizadas fuerzas de Austrasia y derrotó a Neustria por dos veces. Luego tomó la ciudad de Colonia, donde se encontraba la viuda de su padre. Allí dispersó a los partidarios de Plectrudes, la obligó a reconocerlo como señor de Austrasia y avanzó sobre Neustria, donde obtuvo un nuevo triunfo. Sus contemporáneos creían que el mismo Dios lo conducía por doquier a la victoria. 

La viuda fallecía en Colonia al año siguiente, y allí fue enterrada. Carlos Martel luchaba por consolidar su gobierno, una lucha que se prolongaría durante más de 10 años. Mientras tanto los musulmanes, que habían invadido la península Ibérica, iban constituyendo una amenaza cada vez más poderosa y se preparaban para adentrarse en el territorio de los francos. 


Al sur de Neustria, entre el Loira y los Pirineos, estaba Aquitania. Clodoveo se la había arrebatado al godo Alarico II más de dos siglos antes, pero el territorio nunca había llegado a formar parte firmemente del reino franco, sino que conservaba cierta independencia bajo su propio linaje de duques y hacía gala de una cultura mucho más romana y civilizada. Allí gobernaba a la sazón un duque llamado Eudes, que había tratado de aprovechar las guerras civiles que siguieron a la muerte de Pipino para consolidar su independencia, y habría tenido éxito de no ser por la amenaza árabe. Eudes se vio obligado entonces a hacer las paces con Carlos Martel y aliarse con él para poder defenderse contra ese peligro. 

En el año 732 los árabes de Abderramán organizaron una fuerza expedicionaria y se dirigieron a Aquitania. Eudes, incapaz de detenerlos, pidió ayuda a Carlos. 

Los árabes confiaban mucho en su caballería, así que Carlos necesitaba tener la suya propia. Para que se adecuase a la forma de combatir de los francos, necesitaba grandes caballos, y formó una caballería pesada, la primera de ese tipo en suelo europeo, de aspecto parecido a lo que llegarían a ser los caballeros medievales en justas y torneos. Distribuyó valiosos patrimonios entre sus guerreros, con los cuales podían conseguir y mantener los caballos y el equipo. Para ello obtuvo dinero de la Iglesia, que durante siglos había ido acumulando tierras y ahora poseía casi un tercio del suelo de los francos. Sin embargo, en siglos posteriores los cronistas eclesiásticos mostraron gran cólera contra él y difundieron la historia de que después de su muerte fue llevado al Infierno por un demonio. 

Batalla de Poitiers por Charles de Steuben

En el 732 la caballería avanzó hacia Poitiers. Las cargas de los árabes se rompieron una y otra vez contra la caballería pesada de los francos. Al caer la noche el invasor optó por la retirada. Carlos Martel había ganado una gran batalla y frenado la expansión árabe por Europa, si bien los musulmanes ocupaban todavía el Rosellón y el Languedoc inferior. De esta época data su sobrenombre de Martel (martillo). Continuaría expulsando a los árabes de Francia en los años siguientes, y volvería a derrotarlos cerca del río Berre y en Narbona. 

La victoria de Poitiers contribuyó a elevar el prestigio de Carlos y lo ayudó en su proyecto de unificar el ámbito franco. Pero reconoció sus límites y continuó siendo siempre el mayordomo de palacio, mientras eran los merovingios quienes reinaban. A Dagoberto III le sucedió su primo Chilperico II, y luego Teuderico IV. En 737 falleció Teuderico y Carlos permitió que el trono permaneciese vacío, pero no trató de ocuparlo él, ni de hacer coronar a su hijo. 

Casó primero con Chrotrud, con quien tuvo tres hijos: Jerome, Carlomán y Pipino. Su segundo matrimonio, con Sunnichila, fue en 725. De ella tendría a Grifón y Chiltrud

Carlos Martel fallecía en Quierzy el 22 de octubre del 741. A petición suya, fue enterrado en la basílica de Saint-Denis. Había dividido el gobierno del Imperio franco entre sus hijos Carlomán y Pipino el Breve. 




Bibliografía: 
La Alta Edad Media – Isaac Asimov 
Carlomagno y el Imperio carolingio - Louis Halphen, María Elena Jorge Margallo

65 comentarios:

  1. Muy interesante la historia de Carlos Martel y el hecho de que a partir de sus glorias su nombre se convirtiese, como biien sabemos, en el preferido por la realeza europea junto al de Felipe y Luis.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Mira por donde me entero del abuelo de Carlomagno y del artífice de la batalla de Poitiers.
    Una historia muy interesante y llena de datos.
    Un besito, madame

    ResponderEliminar
  3. Un personaje fundamental para la historia. Sin él y sin la victoria, decisiva y fulminante, de Poitiers la historia de Francia habría sido muy diferente. Al hablar de los francos, o mejor de los carolingios, es casi obligado referirse a Carlos Martel, a Pipino el Breve y a Carlomagno. Fundamentales.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. La historia de francia solamente, monsieur? O la historia de Europa?

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Cuanta información sobre un personaje del que tan solo conocía el nombre. Realmente alguien importante, la historia de Europa hubiera sido otra sin Carlos Martel.

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Imagine que el resultado hubiera sido diferente en la batalla de Poitiers. A veces un solo factor puede alterar mucho todo.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Antes de nada permítame comentar dos frivolidades, madame: o sea que el nombre de Carlos les parecía poco aristocrático? Claro, acostumbrados a tantos Pipinos, Dragobertos y un largo etcétera no me extraña... y otra cosa: ¡qué curioso que en aquella época el que realmente tuviera poder fuera el "mayordomo", cuando posteriormente este cargo se limitaría a un puesto en el servicio!

    Digno anscendente de Carlomagno este hombre, a quien sus enemigos suponían conducido por el mismo Dios en el campo de batalla. Supongo que su furia sería equiparable a lo que sugiere su apellido en la contienda.

    Bisous Madame

    ResponderEliminar
  8. Me ha llamado tanto la atención lo de su nombre, Madame, que lo consideraran así como de tercera, jiji y lo lejos que llegó llamándose así...que cosas.

    Feliz tarde, Madame

    ResponderEliminar
  9. Hoy nos trae usted, nada más y nada menos, que los orígenes de la monarquía carolingia, en la figura de Carlos Martel, que fue rey de los francos como un bastardo, pero padre de Pipino el Breve y abuelo de Carlomagno, fundador del imperio carolingio, que sustituye a los merovingios. Fue famoso Carlos Martel por frenar a los musulmanes en su expansión transpirenaica en la famosa batalla de Poitiers. Un cordial saludo, madame.

    ResponderEliminar
  10. Estupendo post y aún mejor blog :)

    Te he agregado a mi blog.

    ¡Un saludo!

    http://javicrespo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  11. Madame nos ha traído la historia de un hombre valiente y fiero como su nombre, como bien dice lady akasha es muy curioso que en ese momento fuera Carlos el nombre poco aristocrático cuando se convirtió junto a Luis en los nombres más "reales".

    Por otro lado madame la batalla de (tours) Poitiers es extraordinariamente destacada, no hay que olvidar jamás que ha sido una de las batallas más importantes de la historia europea, si Carlos hubiese perdido frente a Al Gafiki la historia de Europa hubiera sido muy diferente pues si bien no comparto la visión de Gibbon e el sentido de que si Carlos hubiera perdido la civilización europea se hubiera extinguido, si creo que la expansión de los musulmanes hubiera ocupado por lo menos Francia y la historia del mundo habría sido muy diferente, no hay que olvidar que ese fue el primer gran triunfo europeo de las armas francesas y que en muchos aspectos quizás no sea descabellado decir que Carlos Martel salvo en alguna medida la civilización de Europa occidental.

    Le envió un muy caluroso saludo mi querida condesa y quedo a sus pies

    ResponderEliminar
  12. No sabía que de Carlos Martel procedieran los Carolingios y mucho menos que este nombre designara a un personaje de baja extracción social. ¡Cualquiera lo diría después de tantos Carlos sentados en los tronos europeos! Siempre he pensado qué hubiera pasado en Europa si Carlos Martel no hubiera frenado a los musulmanes en Poitiers. ¿Hubieran llegado a dominar Europa?

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. La historia medieval europea es fascinante. Hay que ver la cantidad de intereses en juego, guerras, conflictos, etc. que se desarrollaron. Parece que esa sea la historia de la humanidad... Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  14. Ya ve, madame Akasha, despues todo el mundo pegandose por ser rey y en esa epoca nadie quería serlo en realidad.

    Bueno debía de ser el caballero para que lo llamaran así, en efecto.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Supongo que poco lo sospechaba su padre en el momento en que lo bautizaron, madame. No era muy previsible, no.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Bueno, no fue rey exactamente, pero ni falta que le hizo. Gobernar sí que gobernó.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias, monsieur Lorenzo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias, monsieur, muy amable.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Gibbon se pasó mucho, monsieur, en efecto. Pero si Carlos Martel hubiese perdido esa batalla y los arabes se hubieran asentado en Francia, España hubiera tenido dificil su reconquista, y el camino hasta alemania hubiera estado despejado para los árabes. Hubiera sido un paseo.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Tal vez hubieran sido detenidos posteriormente en otra batalla, pero ya hubiera sido dificil habiendo penetrado tanto en Europa.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Sí, madame, así es. No paraban de cambiar el mapa a golpe de batalla. Era realmente caotico.

    Buenas noches, madame Isabel

    bisous

    ResponderEliminar
  22. Madame, la historia en sus manos es una delicia fácil y apetecible de estudiar.

    ResponderEliminar
  23. Madame,
    apasionante familia esta (mis alumnos la llaman "familia del martillo"), raíces de nuestra Europa actual.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  24. Los reyes holgazanes no dejaron otra opción al mayordomo Carlos, una sangre nueva para una nueva dinastía. Muy buen e interesante artículo. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  25. Importante batalla que frenó el expansionismo musulmán en Europa, donde empieza, "en los Pirineos". De todas formas el Al Andalus español fue apasionante, que si no se hubiese luchado contra el musulmán, hubiermos tenido otro buen montón de "guerras civiles" entre distintos reinos cristianos.

    ResponderEliminar
  26. Con esas ideas tan "preclaras" que he tenido se me ha olvidado despedirme.

    Feliz noche, madame, bisous.

    ResponderEliminar
  27. ME PREGUNTO DONDE QUEDARON OLVIDADOS ESOS NOMBRES, QUE NI EN EL CALENDARIO SALEN...
    SIGO APRENDIENDO MADAME, ABRAZOS

    ResponderEliminar
  28. Madame como siempre es inmenso el placer de leer sus post llenos de datos que refrescan tanto la memoria!
    saludos desde Argentina.

    ResponderEliminar
  29. Una figura fundamental que en los libros de historia no tuvo el reconocimiento merecido
    Evitar la invasion musulmana a Europa fue un hito tan importante y poco valorado .Escuche que los dos ejercitos no se animaban a empezar la batalla madame
    Un abrazo hasta la corte

    ResponderEliminar
  30. Madame:

    Carlos el martillo es quizás junto con Bolivar uno de los personajes históricos que más admiro.

    No le hacía falta la corona. Sabía que era de él ese trono.

    Saludos

    ResponderEliminar
  31. Coincido con Louis y los demás comentaristas. Aunque no tanto como se dice, hay batallas determinantes en la historia del mundo, y si Carlos hubiese perdido en Poitiers las cosas habrían sido muy diferentes. Posiblemente, al final se hubiese producido una "reconquista" tal y como pasó aquí, pero con varios siglos de diferencia.
    Feliz día, Madame

    ResponderEliminar
  32. Muchas gracias, monsieur Francisco.

    Buenos dias

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. No es mala manera de llamarla, no. Expresa mucho más que la palabra carolingios :)

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Muchas gracias, monsieur, me alegra que haya sido de su agrado.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Monsieur Eduardo, eso hace bueno el refran de que el que no se conforma es porque no quiere, jiji. La elección era guerra o guerra, fuera con unos o con otros.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Madame, un alivio que los niños no sigan llamándose Pipino o Plectrudes, aunque el de Carlos caló tan hondo que nunca ha llegado a pasarse de moda.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Muchas gracias, madame Luz

    Feliz dia

    bisous

    ResponderEliminar
  38. Monsieur Luther, no me extraña. Yo tampoco me hubiera animado, jiji. Mejor se hubieran dado la vuelta los arabes antes de empezar.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Monsieur Manuel, no tenía ni idea de su especial admiración por este personaje. Me alegra haber acertado :)

    Feliz dia

    bisous

    ResponderEliminar
  40. Sí, así es, monsieur. Solo que si los arabes hubieran logrado hacerse fuertes en Francia (Neustria, Austrasia y Aquitania, con lo que se adentraban incluso en la actual Alemania), quién hubiera podido ya emprender una reconquista?

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Que sorpresa la mía lo del abuelo de Carlomagno, madame; además, este hecho histórico demuestra que sin esa victoria la historia habría tomado un rumbo siquiera imaginable.
    Una entrada fantástica; como siempre es un placer aprender tanto de historia por su parte.
    Un beso, madame.

    ResponderEliminar
  42. Confieso que yo no sabía que:

    a) Carlos era un hijo ilegítimo.

    b) Que siempre permaneció como mayordomo de palacio.

    c) Que su apodo, Martel, significaba martillo, y que se debía a que supo contener a los musulmanes.

    Madame: muchas gracias por ilustrarme.

    ResponderEliminar
  43. En Poitiers estuvo bien la caballería francesa. Las cosas como son.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  44. Los musulmanes habían atravesado la Península y el reino godo sin demasiadas dificultades, si no llega a ser por Carlos Martell lo mismo en París habrían hablado árabe como ocurrió en casi toda España.

    Fabulosa su entrada Madame. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  45. Al margen de nombres y de otras cuestiones, lo importante fue que Martel cambió el curso de la historia al detener a los árabes. Era el dato más importante que conocía de él, junto al nombre y fecha de la batalla.
    Saludos, madame.

    ResponderEliminar
  46. Escurioso lo de los nombres y sus hazañas memorables,pero a mí lo que en verdad me llamó la atencion es que pudiendo en más de una ocasion apoderarse del trono y tener todo ese poder en sus manos, no obtase por hacerse con la corona, claro que quizá el echo de que el mayordomo tubiese más poder que el rey influiría , más aun así y todo no quiso sentarse en él durante eses dos años bacante cuando ,me figuro, podria haberse echo dueño y señor de ambos puestos, un hombre íntegro.
    Buenas noches, madame.

    ResponderEliminar
  47. Desconocía los detalles de la vida de Carlos Martel... y tras leer la entrada me recuerda mucho a lo que siglos más tarde sería en Al-Andalus Almanzor, solo que Almanzor fracasó en su intento de transferir el poder a sus hijos

    ResponderEliminar
  48. Que tal! espero que estés muy bien..
    después de algunos meses he regresado con un "Tornado"..
    te dejo un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  49. La batalla de Poitiers fue tan decisiva que impidió la expansión del Islam en la Europa central.

    Por cierto en la bibliografía he visto que Isaac Asimov escribió un libro sobre historia medieval, ¿El gran rey de la ciencia ficción escribió eso?

    ResponderEliminar
  50. gracias a usted, monsieur Enrique.

    Bisous

    ResponderEliminar
  51. Estuvo excelente, sí.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  52. Muchas gracias, monsieur Pedro.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  53. Así es, monsieur Antorelo.

    Feliz dia

    bisous

    ResponderEliminar
  54. Pues sí, madame, en aquel tiempo no era muy apetecible ser rey, porque en realidad no significaba nada, y era como renunciar al poder.

    Feliz dia, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  55. Y buena se armó tambien en esta ocasión, porque Carlomán y Pipino se enzarzaron en una seria dsiputa.

    Feliz dia, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  56. A este señor, lo teniamos que estudiar mucho en la facultad porque su nombre esta relacionado a la historia de las instituciones juridicas XD fue mucho mas importante de lo que parece.

    SALUDOS

    ResponderEliminar
  57. Así es, madame. No era un simple martillito, jiji.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  58. que erga no puedo copiar y sale buena informacion '¿

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, pero se trata de que ustedes pongan un poco de trabajo personal en sus tareas escolares. Esto no es para copiar, sino para aprender.

      Eliminar
  59. La Iglesia lo nombró "Defensor de la fe" y "Salvador de la Cristiandad" después dijeron que un demonio se lo había llevado al infierno ¿Qué cosas, no Madame?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se sabe, "mutatis mutandis". Es lo más cómodo.

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)