viernes, 18 de marzo de 2011

Blanca Garcés, biznieta del Cid


Blanca Garcés era hija de García Ramírez, rey de Navarra, y de su primera esposa Margarita de L’ Aigle Rotrou. El monarca había tenido por madre a Cristina, una de las hijas del Cid, lo que convierte a Blanca en biznieta del Campeador. 

Durante el reinado de Alfonso VII el Emperador, rey de Castilla y León, Navarra estaba amenazada por una invasión de los castellanos, pero García se entrevistó con Alfonso y ambos monarcas lograron resolver sus diferencias. En el acuerdo de paz la joven princesa Blanca fue prometida a Sancho, heredero del trono de Castilla. La extrema juventud de los novios, niños de corta edad, hizo que el matrimonio fuera aplazado durante años. Mientras tanto la princesa fue confiada al cuidado de su futuro suegro, para ser educada en su corte. 

En 1144 su padre, viudo a la sazón, para reforzar su alianza con Alfonso se casó con Urraca la Asturiana, hija ilegítima del rey castellano. Pero estos matrimonios no impedían que el pequeño reino de Navarra estuviese amenazado constantemente por sus poderosos vecinos. En 1150 Alfonso entró en una liga con Ramón Berenguer IV para destronar al hijo de García Ramírez, también de nombre Sancho, que acababa de suceder a su padre. En Tudela se llegó a un acuerdo para repartirse Navarra. También se propuso entonces la devolución de Blanca, pero su prometido, que la amaba mucho, se opuso rotundamente a abandonarla. 

Sancho III el Deseado

El 30 de enero de 1151 se llevaba por fin a cabo el matrimonio en Calahorra, y el 24 de febrero del año siguiente Sancho era armado caballero en Valladolid. 

Blanca tuvo dos hijos. El mayor, Alfonso, nació el 11 de noviembre de 1155, destinado a heredar el trono y reinar como Alfonso VIII. Poco después nacía el menor, García, un infante que no lograría sobrevivir. El parto costó la vida a su joven madre. 

Blanca fallecía antes de que su esposo hubiera alcanzado el trono, pues Alfonso VII aún vivía. Sancho III el Deseado sucedía a su padre al año siguiente, aunque no iba a sobrevivirle mucho tiempo: moría el 31 de agosto de 1158. 

Aunque nunca llegó a ser reina efectiva de Castilla, recibió el tratamiento de reina porque a Sancho y a su hermano Fernando les había sido concedido el título de rey en vida de su padre

El cadáver de la reina Blanca Garcés de Pamplona recibió sepultura en el Monasterio de Santa María la Real de Nájera, “grabando en la piedra el vivo dolor que causó en el corazón del rey”, como cuenta Enrique Flórez. 

Monasterio de Santa María la Real, Nájera

De ella se afirma que fue muy hermosa, “y tan blanca que mereció bien el nombre. Su genio era también de gran candor. Las prendas y las costumbres la hacían honra de su sexo. Con ser tan grande el rey, hijo del Emperador, le realzaba el ser marido de tal esposa”. 

Su epitafio dice así:

Aquí yace doña Blanca, Blanca en el nombre, Blanca y hermosa en el cuerpo. Pura y cándida en el espíritu. Agraciada en el rostro. Agradable en la condición. Honra y espejo de las mujeres. Fue su marido don Sancho, hijo del Emperador, y ella digna de tal esposo. Murió al nacer su hijo.

Las nietas de Blanca, hijas de Alfonso VIII, llevaron la estirpe del Cid a la casa real de Portugal y de Aragón. La sangre de Rodrigo Díaz de Vivar se extendió por Europa, y hasta el mismísimo emperador Carlos V reconocía en una real cédula de 1541 ser descendiente del Cid Campeador.

41 comentarios:

  1. Bella Blanca, poema en la historia, trágica en el parto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. O sea que Blanca, la de la tez blanca, era la madre de Alfonso VIII, nada más y nada menos que aquel rey que participó junto a una coalición de reinos en la memorable batalla de las Navas de Tolosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Vida breve y recuerdo poetico, en efecto.

    Feliz fin de semana, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Así es, monsieur. Ella fue la madre de ese rey, al que ya no tuvo tiempo de educar, dado su tragico y prematuro final.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Me emocionan esos amores tan antiguos. Blanca debió ser una criatura excepcional. Lástima que una muerte tan prematura nos privara de una biografía llena de ternura. Un abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  6. Como la estirpe del Cid llegó a tantos sitios, lo mismo yo también soy pariente suyo.
    Me encató su entrada.
    Buen fin de semana, madame.

    ResponderEliminar
  7. Debió de ser muy bella y querida para tener tal epitafio "... Blanca y hermosa en el cuerpo. Pura y cándida en el espíritu. ...)

    Sin duda muy bello e interesante su relato Madame, como siempre un placer pasar por su blog.

    Un saludo :-)

    ResponderEliminar
  8. Muy hermoso el post, Madame. Realmente el epitafio impresiona.

    Buen fin de semana, Madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Es que el Cid no se codeaba con mindundis, no.

    Digo yo, Madame, por otra parte, que llamar "Urraca" a una tierna criatura recién nacida, merece que el Cielo envíe un rayo justiciero sobre el padre, la madre y el cura que la remojó el cogotillo. Qué poca sensibilidad tenía el personal por aquellos lares y épocas.

    En cuanto a doña Blanca, si hubiera nacido en esta época de exaltación de las virtudes playeras, no habría sido tan bella, no porque no lo fuera realmente la mujer, sino porque en estos días y sobre todo en verano, como no tengas el color de una caca al sol (y permitidme la grosera grosería) no eres bella ni por asomo.

    Y como ya he dicho bastantes sinsentidos para una tarde, me voy y os dejo con vuestros amables pensamientos.

    Beso vuestros gentiles pie-ses.

    ResponderEliminar
  10. Hola Madame:

    Espero que todo vaya mejor

    Desconocía la historia de esta dama.
    De hecho desconocía a la dama. Me ha impresionado que si se llegaba colérico a su presencia, se diluía.(la ira me refiero).

    Como siempre damas interesantes Madame.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Como vai você...
    Desejo que estejas bem...
    Cheio de paz...
    Saúde e muita inspiração...

    Na correria do dia – a – dia...
    Eu penso em você...
    Na tua alegria...
    Na tua tristeza...
    Nos seus belos comentários...
    Em poemas meus...

    Lendo você...
    Mato saudades...
    Passo pra te dar bom dia...
    Deixar-te meu abraço...
    Meu carinho...
    E dizer eu adoro você...
    Caso precisares de mim...
    Estou aqui conte comigo...

    (((((* - *)))))

    Obrigado por você existir...
    Tenha um exelente fim de semana com muita paz felicidade e cheio de novidades bjkas.

    ResponderEliminar
  12. Sí que es alto y sereno el epitafio de doña Blanca.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Bonita y triste historia al final. Y lo de que Carlos V barriera para casa afirmando que era descendiente del Cid Campeador me ha descolocado un poquito.
    Un besito afectuoso.

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué maravilloso epitafio para esta dama! ¿Quién iba a dudar de su bondad con semejantes palabras de alago?

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  15. Vaya epitafio; para mí lo quisiera yo.
    Además parece que era bella por dentro y por fuera y amada en extremo, aunque se hubiera concertado su boda.
    MUy interesante entrada.
    Feliz finde. besos

    ResponderEliminar
  16. Hola Madame

    Hay personas que parecen estar destinadas a amarse y a permencer su recuerdo a pesar del tiempo pasado. Una bella historia.

    Feliz tarde, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  17. Desconocía sobre estos enlaces de las hijas de Rodrigo Diaz de Vivar y eso que acabaron sus descendientes emparentando con la realeza.

    Mejor talante hoy ¿no?, feliz fin de semana.
    Bisous.

    ResponderEliminar
  18. Como va Dame? Estupenda entrada la que nos ha escrito esta vez. Por mi parte desconocía totalmente de que esta bella mujer hubiese existido, así que al pasar por aquí he aprendido algo más hoy.
    Lo cierto es que debió ser una dama digna de conocer, y, con seguridad, fácil de conocer; digo, puesto que para que reciba tan hermoso epitafio.
    Un Saludo Dame.
    Espero volver pronto por aquí.
    Uriel

    ResponderEliminar
  19. Maravilloso post no sabía nada de esta historia tan triste !

    ResponderEliminar
  20. Preciosa la historia de esa Dama .

    Hubo muchas ¨Blanca ¨ que fueron reina , pero quizas no tan buena y modosita como esta .

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  21. Lástima que una reina tan virtuosa falleciera tan prematuramente.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
  22. Realmente bella esta mujer y no solo porque así lo rece su epitafio sino por el dolor que su muerte causó en su esposo y por la bella imagen principal que usted misma nos muestra.

    Siempre me ha llamado la atención que en aquellas épocas los futuros esposos se prometieran siendo apenas unos niños y que en muchos casos la educación de la futura esposa corriera a cargo de los suegros.

    Bisous Madame y buen fin de semana para usted.

    ResponderEliminar
  23. Usted perdone, Madame, pero que el retraso no sea impedimento para reconocer públicamente cómo me hace disfrutar con sus ramilletes de historia. Gracias por tan delicada y fina tarea.

    ResponderEliminar
  24. Si la imagen superior es un retrato suyo debió ser realmente muy hermosa y es conmovedor que el rey la amara tanto. Espero que todo vaya mejor, Madame y que regrese usted pronto. Bisous

    ResponderEliminar
  25. El otro día me quedé con la duda de que la foto de Blanca la había visto hace poco, y así es, en el blog de Magnolia, "Mujeres de leyenda", una entrada dedicada a Blanca de Trástamara que no es la misma que tu Blanca de Navarra. Creo que una de las dos os equivocáis en la foto. Te dejo el enlace:

    http://mujeresdeleyenda.blogspot.com/search/label/Reinas%20de%20Navarra

    Feliz tarde. Bisous.

    ResponderEliminar
  26. Querida Madame.
    Siento mi ausencia de tantos días, ando sin tiempo con los preparativos de un proyecto cultural en mi ciudad, en cuanto termine me reincorporo a este mundillo.
    Espero se encuentre bien.
    Besitos, Carmendy

    ResponderEliminar
  27. Me era totalmente desconocida la historia de los descendientes del Cid, incluyendo a esta damisela.
    Y del resto, que fue?

    ResponderEliminar
  28. Un hermosa epitafio para un triste final madame ,desconocia que el cid haya llevado su linaje tan lejos.
    Prometo hurgar en mis antepasados a ver si pertenesco jeje
    Un abrazo hasta la corte y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  29. Lástima que la bella Blanca no pudiese ser reina, al morir antes que su esposo fuese rey. Y que estirpe más egregia, nada más y menos que descemdinte del Cid Campeador y madre del futuro Alfonso VIII de Castilla, el que derrotó a los Almohades. Buen domingo, madame.

    ResponderEliminar
  30. triste historia de amor y dolor...
    saludos querida Madame

    ResponderEliminar
  31. Que guapa, frágil y joven se la ve,no gozó de la fortaleza de su bisabuelo El Cid.
    Es una pena que no pudiese llegar a ser reina, seguro que fue una mujer muy dulce y que gozó del amor de su marido.
    De nuevo por aquí, Madame :D
    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Pobrecilla, madame, tan bella y tan joven... y dejando a un bebé recién nacido huérfano de madre...qué pena.
    Resulta curioso hablar de los "distintos reinos de España", pues hoy a la Península la conocemos como un país unificado. Pero entonces estaban de moda los señores feudales, y habían continuas guerras entre ellos por causa del poder.
    La historia del Cid siempre me ha gustado, y más aún la leyenda que rodea su muerte. Es una de esas historias dignas de ser relatadas por un trovador itinerante.

    Besos

    ResponderEliminar
  33. ¡Qué lastimalode Blanca!Nieta del Cid!!vaya que había linaje y siempre habíacreído que ésos matrimonios arreglados traía muchainfelicidad,pero con esta historiade Sancho y Blanca al parecer no. Medioun poco de pena que no se mencionara algo personal de Blanca, alguna anécdota, me imagino que serían muy machistas en ésaépoca. un gran abrazo

    ResponderEliminar
  34. Pobre Blanca, miestras su hijo venía a la vida ella la perdía, qué trágico resulta tanta contradicción...
    Al leer su entrada me han venido un montón de datos que casi había ya olvidado de cuando tuve que hacer un trabajo para clase contando la vida de la biznieta del Cid, ha sido todo un placer recordar tanto de nuevo en esta fantástica entrada, madame.

    Un beso y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  35. Encantada de conocer a esta mujer adorada por todos por su belleza. Como veo era la madre de Alfonso VIII de Castilla, quien seguro no la olvidó. Su memoria pervive a través de su epitafio.

    Besos

    ResponderEliminar
  36. Bien lejos que llego la estirpe del Cid, el tan cantado caballero.
    Blanca debió ser por lo narrado una mujer digna de ser amada y admirada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Una vida breve y agitada: ojalá al menos pudiera ser feliz en algún momento.
    Saludos, Madame

    ResponderEliminar
  38. En Cuenca el nombre de Alfonso VIII está por todas partes, ya que fue el encargado de su reconquista cuando solo contaba con 16 años, y mire ustéd por donde hoy me entero que era tataranieto del Cid... que cosas... :)

    ResponderEliminar
  39. Hola, precioso blog, íntimas verdades de entradas, si te gusta la palabra en el tiempo, la poesía, te invito al mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos recordados....

    ResponderEliminar
  40. Madame, solo he pasado a dejarle un beso.

    ResponderEliminar
  41. Muchas gracias a todos.

    MONSIEUR VICENTE, OBVIAMENTE EL RETRATO NO ES REAL, POR DIOS!!!
    USTED COMPRENDERÁ QUE NO ES UN RETRATO DEL SIGLO XII. ME TEMO QUE NO HAY RETRATOS DE BLANCA, Y POR ESO OBSERVARÁ USTED QUE NO TIENE PIE DE FOTO AFIRMANDO QUE LO SEA. ES, SIMPLEMENTE, UNA ILUSTRACIÓN. OTRAS VECES PONGO FOTOS DE PELICULAS, CON ACTORES QUE NO SON LOS PERSONAJES REALES TAMPOCO.

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)