miércoles, 30 de marzo de 2011

Africa Romana

Antigua Thubursicu, actual Khemissa

No fueron los romanos los primeros en fundar ciudades en África. La civilización púnica, con capital en Cartago, florecía aún durante el siglo I. San Agustín atestigua que el púnico se hablaba aún corrientemente en Numidia a principios del siglo V, y sobrevivía también la lengua local anterior, el libio, similar al de los actuales bereberes y con un alfabeto afín al que aún utilizan los tuaregs

Sobre este entramado de culturas fue a superponerse, a partir de la conquista en el 146 de la primera provincia de África (coincidente más o menos con Túnez), una importante emigración romana. Hubo, pues, colonias romanas, municipia latinos, ciudades púnicas, aldeas nativas y tribus nómadas. 

El procónsul, con sede en Cartago, tenía el mando de la legión III Augusta. En el año 37 se puso al frente de la misma a un legatus imperial nombrado al efecto, y hacia el 200 la parte occidental de la provincia, donde se encontraba la legión, se convirtió en la provincia imperial de Numidia, bajo el mando del legatus. 

En el año 14 Mauritania era todavía un reino cliente regido por Juba II, que había estado casado con Cleopatra Selene, hija de Marco Antonio y Cleopatra. Juba era un hombre culto que mantenía una corte helenizada en Iol, su capital, a la que rebautizó como Cesarea. Las colonias que Augusto había fundado en Mauritania contribuían también a la difusión de su cultura. 

Juba II

La prosperidad del África romana fue obra en buena parte del ejército, no sólo por la centuriación (división y reparto de la tierra en parcelas rectangulares a lo largo de las vías principales), sino especialmente por la rápida construcción de las vías militares. En relación con este proceso se daba el asentamiento de las tribus nómadas, así como la construcción, tal vez a partir de Adriano, de un sistema defensivo que iba desde Tripolitania hasta el sur de Numidia. 

En el año 17 comenzó una guerra de 7 años llevada a cabo por Tacfarinas, jefe de la tribu de los musulamios. El caudillo, un desertor que había servido en las tropas auxiliares romanas, organizó a su pueblo de nómadas de Numidia en formaciones regulares del tipo romano. Tras varios años de saquear aldeas y sitiar los fuertes aislados del África romana, fue derrotado por Roma, lo que le hizo cambiar de táctica y pasarse a la guerra de guerrillas. 

En el año 22 envió una embajada a Tiberio solicitándole tierras en las que asentar a su gente. El emperador se enfureció ante sus pretensiones. 

—¡Ni siquiera Espartaco se atrevió a enviar mensajeros! —exclamó. 

Ptolomeo de Mauritania

La petición de Tacfarinas fue denegada, y en lugar de la satisfacción que esperaba se encontró con que el emperador enviaba nuevas tropas contra él. Sin embargo, dos años más tarde pudo atacar la ciudad de Thubursicu, en Numidia central, pero fue derrotado posteriormente y resultó muerto con ayuda de las tropas de Ptolomeo, hijo y sucesor de Juba. Esta victoria fue un paso decisivo en el desarrollo de la provincia. 

A principios del siglo II hay inscripciones que señalan los límites entre la tierra de los musulamios y la de sus vecinos. Por entonces la legión había trasladado su campamento a Lambesis, aislando a la díscola tribu al norte de la calzada militar. 

En el 40 Calígula ejecutó a Ptolomeo y se anexionó su reino, no sin enfrentarse a la resistencia armada que encabezaba Edemón, liberto de Ptolomeo. Tras el aplastamiento de la revuelta se dividió a Mauritania en dos provincias: la Cesariense, al este, y la Tingitana. 

Unas cuantas invasiones bárbaras e incidentes internos agitaron África durante el resto del periodo julio-claudio. Luego, mientras una larga lista de emperadores se disputaban el trono entre el 67 y el 80, Clodio Marco, legado de la legión, acuñó moneda por su cuenta, reclutó nuevas tropas e interrumpió el suministro de trigo a Roma, pero pronto fue asesinado. 

Mauritania y Numidia

En el 69 el procurador Luceyo Albino, que gobernaba en Mauritania, amenazó con invadir Hispania en nombre de Otón. Se rumoreaba que se había adornado con las insignias reales adoptando el nombre de Juba, pero también fue asesinado mientras navegaba desde Tingitania a la Cesariense 

Estas agitaciones y otras luchas durante el periodo flavio no impidieron el rápido desarrollo de la urbanización y la romanización, que a partir de entonces se desarrolla a gran velocidad. El factor más importante de la prosperidad africana fue la obra de asentamiento, confinamiento o expulsión de las tribus nómadas, junto con la protección y expansión de la agricultura.



Bibliografía:
El Imperio Romano y sus pueblos limítrofes - Fergus Millar

49 comentarios:

  1. ¿Por qué siempre nos impresiona tan profundamente lo que viene de Roma?. Hasta las cosas, aparentemente, más insignificantes.

    ResponderEliminar
  2. Hola Madame:

    El norte de África ha sido una perla apetecida por muchos. Roma no escapo a su seducción.

    Me llama la atención sobre las vías militares. Como había que aplacar levantamientos y agitaciones, las vías militares ayudaron en parte a la prosperidad de la región.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  3. Interesante post, Madame. He descubierto que la huella de Roma en Africa era más grande que lo que yo conocía.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  4. Norte de África la otra orilla del Mare Nostrum, como no iba a ser importante para Roma, de allí le llegaron peligros pero sobre todo riquezas, como el trigo.
    Tenían que dominarlo y asegurarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante recordar la presencia de Roma en el norte de Africa .
    Me acuerdo haber visto sus huellas en una visita a Tunez .

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  6. El norte de África suele ser un sitio que, casi siempre, olvidamos cuando hablamos del Imperio Romano, sin embargo, es uno de los lugares donde más restos arqueológicos se conservan de esta cultura y que constituyen maravillosas muestras de la arquitectura romana.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Excelente post en este interesante blog en el que siempre se aprende.

    ResponderEliminar
  8. Lo cierto es que Roma dejó huella en Africa y todo el Mediterraneo, sin embargo su legado perdura sobretodo en la cultura Europea.

    Reciba un cordial saludo :-)

    ResponderEliminar
  9. Parece increible que Roma pudiera dominar tantos frentes abiertos y durante tantos años.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  10. Cabe decir que Magreb se lo puso dificil al Imperio: Yugurta, Juba, los Barca...

    ResponderEliminar
  11. Roma era pragmática -por eso fue imperio duradero- Vías militares, vías de circulación y asentamientos donde el comercio de los oriundos se facilitaba, aunque como todo imperio, tuvo que enfrentarse a su declive. Madame, su crónica de hoy viene al pelo para recordarnos que no hay nada nuevo bajo el sol.

    ResponderEliminar
  12. Visitar Leptis Magna... Un gran anhelo que, tal como están las cosas, quién sabe cuándo podré hacer...

    ResponderEliminar
  13. Monsieur, creo que tal vez nos impresiona tanto porque en el fondo seguimos siendo romanos.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Así es. Esas vias fueron más utiles de lo que parecía en un principio. Por ellas entró el progreso.

    Buenas noches, monsieur Manuel.

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Gracias, madame. Realmente la Africa romana es la gran desconocida.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  16. Así es, monsieur. Los romanos sabían muy bien lo que hacían, y qué extraer de cada lugar.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  17. Tunez, los comienzos, madame. Lo más romano de toda Africa.

    Buenas noches, madame Annick.

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Es verdad, madame. Asociamos Roma a Europa, y frecuentemente olvidamos Africa.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias, monsieur Enrique, es usted muy amable.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  20. Y tanto que perdura, monsieur Pedro: somos totalmente romanos. Aun nos identificamos con ellos.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Sí, abarcó mucho, y lo manejó bastante bien durante mucho tiempo.

    Buenas noches, monsieur.

    bisous

    ResponderEliminar
  22. Muchos buenos rivales salieron de allí, en efecto. Hasta un nómada se atrevió a enfrentarlos.

    Buenas noches, monsieur David

    bisous

    ResponderEliminar
  23. Así es, madame Amaltea. Supongo que casi todo lo inventaron los romanos ya :)

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  24. Hombre, monsieur Mannelig, qué es de su vida?
    Milagro que aún le quede a usted un lugar por visitar! Seguro que pronto pondrá solución a eso.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Y sin embargo, fíjese, como pese a la romanización del norte de África, tan sólo quedan, eso sí, algunas importantes ruinas en Marruecos, Túnez…, pero nada de su cultura, a diferencia de los países de la ribera norte del “mare nostrum”. La influencia de una nueva “cultura” a partir del siglo VII fue tan grande que…

    Un saludo. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  26. Sí, ellos salieron poco romanos, monsieur, y no como nosotros.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  27. El norte de Africa tenía ya una larga historia de enfrentamientos con Roma desde tiempos de Cartago, el resto de sus conquistas en Europa eran prácticamente tribus vírgenes, sin apenas relación unas con otras y generalmente muy salvajes.

    Buenas noches. Bisous.

    ResponderEliminar
  28. He tenido la suerte de conocer buena parte de las huellas romanas en el norte de Africa y, como dice dlt, impresiona pensar como el legado latino ha sido borrado casi por completo de su cultura.
    Interesante y muy oportuna entrada, Madame.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  29. Parece que como el resto del Imperio también el norte de África tuvo una cultura romanizada y latina que habría acabado por convertirse en algo similar a la cultura occidental de no mediar las invasiones musulmanas...ya había problemas en Libia en aquello años por cierto.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  30. El Mediterráneo siempre ha sido un lugar interesante, atrayente, estratégico, lugar de encuentro y de conflicto de numerosos pueblos, perla codiciada por todos. Como bien muestra en esta entrada, ya antes de la llegada de los romanos hubo pueblos que pasaron por allí.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Vaya comentario controvertido el de Carolus II. ¿África sería una extensión de Europa de no ser por los musulmanes? Me parece una hipótesis carente de rigor analítico. No obstante, la respeto.

    Gracias por la información de esa parte del Imperio Romano menos conocida, un saludo!

    ResponderEliminar
  32. Los imperios siempre han hecho por extenderse allende sus fronteras: antes por las arma; ahora por el mercado, pero siempre, siempre, por el interés estratégico o por las materias primas. Pero a diferencia de un colonialismo más reciente, Roma expande la cultura aprendida de Atenas, si bien, salvo las ruinas, poco de todo ello queda en el litoral Mediterráneo del norte de África.
    Como siempre, Madame, rendido a sus pies.

    ResponderEliminar
  33. A este Juba ni lo nombraron en la licenciatura!!!

    ResponderEliminar
  34. ¡Cuántas batallas y revueltas para la conquista de unas tierras africanas!
    Pese a que las guerras siempre traen desgracias, las invasiones del imperio romano han dejado un legado y una huella importante en África, sobre todo en la parte Norte.
    Algunas ventajas han sido el desarrollo de la agricultura, el ejército y la prosperidad de algunas regiones, pero por otro lado, uno de los mayores males de esta expansión-invasión romana ha sido la expulsión de las tribus.
    Es curioso que siempre que hablamos del imperio romano dejemos un tanto aparcado la conquista del territorio africano.

    Un beso, madame, un placer aprender tanto de historia con usted.

    ResponderEliminar
  35. Así no es extraño que en el norte de África existan yacimientos tan magníficos y tan bien cuidados como los europeos (algunos). Creo, por lo que me han dicho, que en Marruecos los hay espectsculares. A ver si un día existe la posibilidad de visitarlos por mi parte, jejeje.


    Besos

    ResponderEliminar
  36. Gran texto, y grandes reflexiones sobre una de las fronteras más enigmáticas del Imperio. Algo tienen los limes del Imperio que me emocionan sobremanera... debe ser la distancia, el desconocimiento y la emoción que, como al leer este "post", se descubren costumbres nuevas de las legiones y las gentes que los poblaban!!! Pero tan o más interesante sería saber el como se oscureció la cultura romana en las provincias africanas... teniendo en cuenta... que eran provincias relativamente altamente romanizadas. Incluso llegaron a tener como su representante: Septimio Severo. Así que ahí dejo la pregunta... como sería el Bajo Imperio y la difuminación de la cultura romana en el Norte de África???

    Felicidades por este maravilloso blog!!!

    ResponderEliminar
  37. Leyendo, Madame, vuestros lúcidos textos sobre el afán del hombre por abarcar más y más territorios, se me ocurre que la única diferencia que guardamos con los animales es que ellos marcan sus posesiones como vos ya sabéis.

    Apuesto a que algún emperador, romano o de cualquier otra estirpe, pensó seriamente alguna vez en emular a los chuchos delimitando sus fronteras.

    Perdón por la grosería, Madame, pero realmente me apena esa ansia de poder que siempre ha caracterizado al hombre :-( ¿Para cuándo el próximo salto evolutivo?

    Qui lo sa... Mientras tanto disfrutaremos de vuestros artículos.

    Je vous embrasse, Madame.

    ResponderEliminar
  38. Monsieur Eduardo, en efecto, la zona cartaginesa dio bastantes quebraderos de cabeza a Roma.

    Feliz dia,monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Así es, monsieur Xibeliuss, la romanización no dejó igual huella en todas partes.

    muchas gracias, monsieur.

    feliz dia

    bisous

    ResponderEliminar
  40. Pues no se, monsieur Carolus, no me gusta meterme a vidente y adivinar lo que hubiera sido. Tal vez nada parecido a lo que se pueda suponer, quién sabe. Solo podemos especular.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. En efecto, había muchos motivos para que los romanos codiciaran aquellas tierras, monsieur Cayetano.

    Feliz fin de semana

    bisous

    ResponderEliminar
  42. Por imaginar que no quede, monsieur David. Pero lo cierto es que nunca sabremos ya qué hubiera sido Africa sin esas invasiones.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Muy poco queda, monsieur Francisco. La cultura de Roma no prendió allí.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Pocas veces se tiene en cuenta a Africa, ya ve.

    Feliz dia, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  45. Sí, frecuentemente la romanización se centra exclusivamente en Europa, olvidando injustamente esos territorios.

    Feliz fin de semana, madame Fatima.

    Bisous

    ResponderEliminar
  46. No se encuentran entre mis prioridades, pero también a mí me gustaría visitarlos algún día, madame.

    Feliz fin de semana

    bisous

    ResponderEliminar
  47. Yo creo, monsieur Miquel, que la cuestión es que aún nos identificamos mucho con aquellos viejos romanos. Nos vemos reflejados en ellos como si apenas hubieran pasado dos milenios. Solo cambian las tecnologias :)

    Muchas gracias, monsieur.

    Feliz fin de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  48. Jijiji, madame, me imagino a Nerón delimitando de tal modo sus territorios. Divino.

    los saltos evolutivos van despacito, madame. No se si viviremos para ver el próximo.

    Feliz fin de semana.

    bisous

    ResponderEliminar
  49. El norte de África es un punto estratégico muy apatecido por todas las grandes potencias.
    Excelente entrada.
    Saludos, madame.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)