sábado, 12 de febrero de 2011

Un rebelde egipcio

Gamal Abdel Nasser

Era el 2 de septiembre de 1935. El país estaba ocupado por un ejército extranjero, y en palacio una dinastía que sigue los dictados de Londres es de origen albanés y habla el italiano mejor que el árabe. 

Gamal Abdel Nasser tiene 17 años. Ese día toma la pluma para escribir a un amigo lo que piensa. 

Dios nos ha dicho: es preciso preparar y agrupar contra ellos todas nuestras fuerzas… ¿Dónde están esas fuerzas que hemos de preparar contra ellos? Hoy la situación es crítica. Egipto se encuentra en un callejón sin salida, parece estar agonizando… Hay en el país hombres que tienen dignidad, que no quieren dejarse morir como animales… ¿Dónde está el ardiente nacionalismo de 1919? ¿Dónde están los hombres prestos a sacrificarse por la tierra sagrada de la patria? ¿Dónde está el que pueda reanimar al país para que el egipcio débil y humillado se pueda rebelar, vivir libre e independiente? Mustafá Kemal ha dicho: “¡esto no es vivir, sino vegetar en la desesperación!”. Actualmente, estamos en plena desesperación. Reculamos, amigo, vamos hacia atrás, cincuenta años hacia atrás. Estamos retrocediendo a los tiempos de Cromer. Pero Cromer, en su tiempo, encontró a hombres que plantaron cara… ¿Quién puede plantar cara, quién puede luchar hoy? Se dice que el egipcio es cobarde, que llora al menor golpe. Es preciso un caudillo que le conduzca a la lucha. Y, con éste, Egipto se transformará en un trueno que hará temblar los edificios de la persecución… 

Mustafá Kemal ha dicho: “Aunque mi corazón se desplace de izquierda a derecha, aunque las pirámides se muevan, aunque cambie la corriente del Nilo, yo no cambiaré mis principios”… Hemos dicho muchas veces que iremos a trabajar en común, para despertar a la nación de su sueño, para hacer surgir las fuerzas encerradas en el interior de los individuos. Pero, ¡ay!, hasta aquí nada se ha hecho. 

Querido amigo, te espero en mi casa el 4 de septiembre… Espero que no faltes a esta cita. 

Tito, Indira Gandhi y Nasser

Seis días después de aquella reunión en casa de Gamal se hace una declaración en la Cámara de los Comunes de la que se desprende que Londres se opone al restablecimiento de la constitución egipcia. Al día siguiente todo El Cairo manifiesta su desacuerdo y su inquietud. Grupos de estudiantes menores de 20 años acaban por saltar a la calle. Gamal encabeza una columna. Comienza a organizarse la rebelión al grito de “¡Viva la independencia completa!”. Gamal hace frente a un pelotón de policías británicos. 

Más de 500 estudiantes se manifestaban contra el gobierno… En cuestión de segundos aquella manifestación de muchachos entusiastas y excitados adquirió un carácter cruento. En efecto, al llegar a una gran plaza, una docena de policías con cascos que agitaban con furia sus porras cargó contra los jóvenes. Sorprendidos, nuestra primera idea fui huir a toda prisa. En aquel momento nos dimos cuenta de nuestra fuerza. Éramos 500, ellos sólo 12. Una cólera violenta nos invadió. Nos reagrupamos y cargamos contra los policías, que quedaron desbordados por el número. En un instante fuimos dueños del campo… Aquello no duró mucho. Se presentaron dos automóviles de la policía y nos atacó una oleada de agentes… Aún me veo arrojando desesperadamente una piedra. Pero al momento siguiente un policía me asestó un violento golpe con la porra. Me golpeó de nuevo mientras yo caía. La sangre me arroyaba por las mejillas. Me detuvieron y me enviaron a la cárcel con varios otros estudiantes que no pudieron escapar con la suficiente velocidad… 

Entré en la cárcel como un joven exaltado y salí de ella convertido en rebelde decidido. Pasó bastante tiempo antes de que mis pensamientos y creencias se ordenasen o mis planes se realizaran. Pero dos días después de mi salida de la cárcel estaba convencido de que no volvería a descansar hasta que mi país disfrutara de libertad… No podía saber entonces que yo sería uno de los que iban a dársela.



44 comentarios:

  1. Cualquier otro joven egipcio estos días a podido estar escribiendo esas mismas palabras o pensándolas, ¿en que momento perdió Nasser, ese idealismo?, está visto el poder corrompe.

    Feliz fin de semana.
    Bisous.

    ResponderEliminar
  2. Exactamente, monsieur, es lo que me inspiró esta entrada: pensar en que algún joven estudiante estaría en esas manifestaciones pensando cosas parecidas. Y tal vez llegue a ser uno de los que tome el relevo en su día. Y dentro de unas décadas... todo vuelta a empezar.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. No sabemos qué dirección seguirá Egipto,ojalá sea un camino pacífico hacia un sociedad más libre e igualitaria. La lección más importante es que existe internet y que ahora las revoluciones se gestan desde esta ventanita donde millones de personas estamos en contacto.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  4. Muy oportuno el personaje de hoy, Madame, para el presente actualísimo de Egipto, del mundo árabe y de todo el universo.

    ResponderEliminar
  5. Mi querida Dama, paso a deciros, que hoy sois mi blog recomendado.
    Podéis verlo en
    http://laporteriadenela.blogspot.com/2011/02/elton-john-el-mas-previsor-del-mundo.html
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  6. Si bien logró eliminar la influencia inglesa, en un mundo polarizado se dejo caer del lado soviético; y aunque fuera admirador del turco Ataturk, queda claro que no logró imponer las reformas que aquél en menos tiempo convirtieron Turquía en una nación moderna. Usted, que es mujer comprenderá mejor que nadie, como en la Turquía en los años treinta se dio el voto a la mujer, casí como en los países europeos, imponiendo el laicismo en un país, no aconfesional, sino confesional en extremo, califato incluido. En fin la Turquía de Kemal, dejó de pensar en los demás para ocuparse de sí misma. El Egipto de Nasser siguió pensando en el mundo árabe e Israel. Pero esto es sólo una opinión rápida venida a la mente al leer su artículo de hoy, muy apropiado por la actualidad. Sobre estos asuntos se podría empezar a hablar y no terminar nunca. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  7. Una reseña muy oportuna, Madame, para lo que está ocurriendo estos día en los que Egipto está en el punto de mira del mundo.

    Buena noche

    ResponderEliminar
  8. Sí, madame, ahora se arma una revolución en un minuto. Pero nunca sabemos por qué caminos puede llevar. Le deseo suerte a Egipto.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Así es, monsieur, viendo las noticias el tema está siempre presente, así que era practicamente imposible no irnos a Egipto con alguna entrada.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Madame Nela, muchísimas gracias.
    Es usted muy amable conmigo y con este espacio.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  11. No, no fue Ataturk, no, y me temo que ahora tampoco hay otro Ataturk aguardando para conducir a Egipto igual que Turquía en su día. Esas cosas no se improvisan.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias, madame Elysa

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  13. Un oportunísimo recordatorio. Besos, querida dame.

    ResponderEliminar
  14. Gracias, madame Isabel.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Madame:
    Ojala que la Nación Egipcia tenga vientos de cambios favorables al fin. Es mi deseo que almas más justas lleguen al gobierno y que ese pueblo tenga una oportunidad.
    Que así sea... y a usted la felicito es un post muy actual y he disfutado mucho con él.

    ResponderEliminar
  16. Y sin embargo, es una entrada hermosa en su paradoja.

    ResponderEliminar
  17. Madame,
    está usted al pie del cañón histórico de estos días memorables.

    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  18. Bien traído el tema, Madame.
    Resulta angustioso ver que la historia se repite, una y otra vez.
    Por muy globalizado que esté el mundo, por muchos observadores internacionales que estén pendientes, al final los problemas siempre son los mismos.
    Siguen existiendo dictaduras, revueltas, protestas en la calle, injusticias, pueblos sometidos, guerras...
    Unas veces les toca a unos y otras veces a otros, pero todo se repite.

    Espero que en Egipto se resuelva la cosa de la mejor manera posible. Ojalá termine todo en el desarrollo de una democracia, que permita que esas personas que están ahora en la calle, puedan vivir en libertad, eligiendo a quién quieren tener llevando el timón.

    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  19. Ojala,madama, aunque las improvisaciones no suelen salir bien. Esperemos que encuentren el camino.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Sí, estamos llegando a la cúspide. Luego vendrá la bajada. Siempre es así.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. gracias,madame Negrevernis

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Ojala, monsieur, las cosas pudieran suceder tan facilmente. Espero que acabe por ser así, y que el siguiente sea mejor.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. El Rais le echó tres pares de narices cuando nacionalizó el canal de Suez en plena guerra fría. Lo que no sé es si un nuevo Nasser andará ahora detrás de la rebelión egipcia. Ya veremos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Una entrada de gran actualidad e interés, deseo que Egipto tenga lideres y jovenes que, como Gamal, sepan reconducir el pais hacia una democracia pacífica.
    Tiene un premio en mi blog.
    Feliz dia y bisous.

    ResponderEliminar
  25. Me parece muy oportuna esta entrada dado los acontecimientos que están sucediendo ahora en Egipto.
    Yo, desde mi humilde y modesta opinión, sólo espero que el cambio que se está produciendo en la actualidad sea por vías de manifestación pacifista.
    Este suceso que nos trae, madame, me recuerda que es preciso conocer la historia para no cometer los mismos errores de nuevo.

    Un beso, madame, feliz Domingo.

    ResponderEliminar
  26. Esperemos que el nuevo Nasser sea realmente nuevo y no más de lo de siempre.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Muchas gracias, madame Wendy, ya he pasado.

    Usted me dirá qué es lo que debo subir.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Ojala, madame, se alcance mediante la paz. Pero es tan facil volver a equivocarse, olvidar el pasado y cometer los mismos errores...

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Es un ejemplo de buena semilla, siempre germina, siempre da frutos.
    APLAUDO ESTE ESCRITO QUERIDA MADAME.

    ResponderEliminar
  30. Por desgracia, aunque algunos se salvan, el olor del dinero se lleva el idealismo por delante.
    Magnifico post
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  31. Pero a veces los frutos se amargan, madame. Ojala esta vez no sea así.

    Muchas gracias y feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Así es, madame. Al final el unico ideal pasa a ser perpetuarse en el poder.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. No esperaba esta entrada, Madame, aunque concuerdo en que a menudo el poder acaba corrompiendo al idealismo.

    Estos días he visto todo lo que ha ido sucediendo en Egipto y no puedo menos que menear la cabeza con disgusto... ¿será posible en algún momento alcanzar el entendimiento? ¿O los líderes que empiezan con fuerza y ensalzando sus valores acaban sucumbiendo ante la perversión que impica el poder?

    Bisous querida, muy buen post y de extrema actualidad.

    ResponderEliminar
  34. Pues sí, madame, los mejores ideales se acaban corrompiendo con el poder, y por eso ya no suelo tener nunca esperanzas. Después de estudiar la historia es muy dificil.

    Muchas gracias, madame, feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Hola Madame

    Fantástica entrada, que nos lleva directamente al Egipto actual. Ojalá toda la situación se revuelva de la mejor manera posible, con el menor número de bajas y daños.

    Feliz tarde, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  36. Madame:

    Los tiempos que corren en Egipto en estos días, tienen cierta similitudes con los de aquellos años.

    Tengo envidia de estos movimientos que ocurren en el Magreb y en el mundo árabe en general...Sabe por donde camino.

    Saludos

    ResponderEliminar
  37. Ojala, madame. Las cosas parece que marchan por buen camino en ese sentido, afortunadamente.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Muchas similitudes, monsieur. Por eso me inspiró esta entrada.

    Pero yo no tendría tan claro que les vaya a salir bien a largo plazo. Ojala me equivoque.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Muy oportuna e interesante su entrada. Ojalá que el pueblo egipcio encuentre el camino que lo lleve a la paz, la justicia y la prosperidad.
    Buenas noches, madame

    ResponderEliminar
  40. Ojala, monsieur. De momento no he visto grandes señales, pero quién sabe.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Cierto algún joven estara en el Cairo en las manifestaciones pensando lo mismo y quizás sea luego uno de los dirigentes que se acomodaran en el sistema y a vivir, pero siempre es así, a tirones se avanza y se consiguen nuevos logros para todos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Sí, ahí está el problema, que siempre es lo mismo, y debería ser diferente alguna vez, monsieur.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Me quedo con lo expuesto en los primeros comentarios: ¿Cuántos idealistas de corazón han acabado convertidos en tiranos? Ojalá de verdad los tiempos estén cambiando de verdad. Les deseo mucha suerte... y que las decepciones - que las habrá - no sean muy grandes.
    Saludos, Madame

    ResponderEliminar
  44. Nasser, Dubcek, Tito... Grandes líderes a los que la ola neocon ha enterrado y esparcido sus cenizas allende los mares.

    Solo la gente culta puede presumir de aprender lo que ellos nos enseñaron. Y gracias a gente como usía nosotros los internautas podemos continuar aprendiendo.

    Merci

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)