lunes, 14 de febrero de 2011

Las tribus celtas


Los primitivos celtas vivían en tribus pequeñas compuestas por varios clanes y familias unidas en las que generalmente los hijos eran criados por dos o tres matronas. Con el tiempo se fueron haciendo más grandes, dando paso a la convivencia de diferentes clanes que no pertenecían a una misma rama familiar. Pero las tribus más grandes no solían tener más de 300 miembros. 

Cuando la tribu se establecía en un lugar en el que tenían intención de permanecer por un tiempo, ponían demarcas o límites: fosos, muros o vallados. Los celtas galos llegaron incluso a montar aduanas para cobrar peajes a los viajeros. 

Además de las familias o clanes, las tribus más importantes contaban con un grupo de esclavos o gente de la considerada “sin posición”, por haber cometido un delito que conllevaba la pérdida de sus derechos. Se les permitía seguir viviendo allí, aunque en una cabaña peor y siempre en condición de siervo. El castigo que se les imponía no les prohibía, sin embargo, formar su propia familia. 


Entre los irlandeses, galos y galeses, muchos de los esclavos eran adoptados por las familias. Esto se traducía a la postre en una adquisición por parte del esclavo de los mismos derechos que tenían los adoptantes, lo cual era la razón de que su fidelidad a la tribu superase en ocasiones a la de los propios celtas. 

En la mayoría de las tribus ocupaban un lugar predominante los druidas, los poetas y los bardos. Solían pertenecer a alguna de las familias, pero podían disponer de su propia vivienda. Sin embargo, si se daba el caso de que habían sido invitados a vivir allí, se les trataba de modo muy especial: no participaban en los trabajos colectivos como laboreo de los campos, cuidado del ganado o limpieza y reparación de las viviendas. Además, contaban con sus propios servidores, mantenidos por la comunidad. Eran unas prestaciones que a nadie se le hubiera ocurrido considerar injustas; aceptaban el precio porque la tribu los necesitaba para su propia supervivencia. De hecho las que podían contar con ellos de modo permanente se consideraban afortunadas. No era algo al alcance de todas, y las más pequeñas tenían que conformarse con su presencia solo uno o dos días por semana, con ocasión de alguna ceremonia religiosa. 

Un grupo de tribus solía agruparse alrededor de un noble o de un rey. Estos se acompañaban de numerosos servidores, entre los cuales destacaban los portaescudos y los portalanzas. 


Los primeros griegos y los romanos que tomaron contacto con los celtas no tuvieron muy buena impresión acerca de las costumbres imperantes en el seno de estas tribus. Las tacharon de indignantes, propia de una colmena en la que “domina la promiscuidad más absoluta, no se respetan los modales y la moral, y los hombres, todos ellos gigantescos y de una piel blanquísima aunque estén sucios, te observan con unos ojos llenos de crueldad. Como la mayoría llevan barbas y largos bigotes, al comer les queda en ellos restos de alimentos, que al levantarse de la mesa recogen con su lengua igual que si el pelo les sirviera de colador”. 

Una de las costumbres seguramente más conocida fue su inmoderada afición a la comida y la bebida. Un gobernante podía organizar banquetes que duraban varios días. Los platos que se servían eran innumerables: cerdo cocido, buey, vaca, venados, truchas u otro pescado fluvial, además de miel, queso, requesón, mantequilla, leche, hidromiel, vino y cerveza. Lo usual era que todos los invitados se sentaran en círculo sobre pieles de animales extendidas en el suelo. El lugar de honor lo ocupaba el invitado más ilustre, a cuyo lado se colocaba el anfitrión; luego, junto a estos se iban acomodando todos los participantes, pero respetando las jerarquías, de tal manera que el más alejado de la cabecera fuese el de menor categoría. Utilizaban el puñal para cortar la carne, aunque lo más normal era comer con los dedos. Los servidores permanecían de pie e iban atendiendo las peticiones mientras los bardos "tañían las liras y entonaban canciones sobre tragedias amorosas y héroes muertos en terribles batallas". 

Diodoro dejó escrito lo siguiente: 

“Con frecuencia uno de los asistentes a estos banquetes tribales alzaba la mano cuando el bardo había concluido una canción. Entonces todos permanecían en silencio, porque sabían que iba a empezar el momento tan esperado de las disputas verbales. Casi siempre daban comienzo con la exageración de los méritos personales a costa de poner en duda los de algunos de los asistentes. Esto terminaba por provocar un enfrentamiento muy duro que, al llegar a las manos, imponía una especie de tregua. Los espectadores se olvidaban, por el momento, del banquete para prestar toda su atención a la pelea. Luego los rivales se enfrentaban en un duelo que podía suponer la muerte de uno de ellos, unido a las graves heridas que sufría el otro. Todo esto formaba parte de la fiesta. Por la noche, después de que los servidores se hubieran llevado el cadáver, los comensales se echaban a dormir sobre las pieles que les habían servido anteriormente de asientos…” 




Bibliografía: 
El enigma de los celtas – Manuel Yáñez Solana
 

43 comentarios:

  1. Madame, puedo comprender que dieran importancia a los druidas, pero me llama poderosamente la atención que considerasen esenciales para la supervivencia de la tribu a poetas y bardos.
    También me surge una pregunta. Ha explicado usted que los que cometían algún delito perdían buena parte de sus derechos y pasaban a ser siervos, aunque los que eran adoptados por alguna familia podían obtener el mismo rango de la familia que los acogía.
    Pero, ¿y los que eran hijos de esos siervos?. ¿Tenían la oportunidad de vivir en plenitud de derechos, o heredaban la condición de sus padres?
    Ruego disculpe mi curiosidad.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  2. Me llama la atención que ha pesar de su fama de brutos o bárbaros, tuvieran estima por los druidas, poetas y bardos.
    Nuevos conocimientos que he adquirido hoy, gracias a usted Madame
    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Los hijos de los siervos eran siervos también, monsieur, en efecto. Razón de más para pensarselo dos veces antes de portarse mal.

    Buenas noches,monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  4. Eso sí, no renunciaban a sus bardos. Una cosa no estaba reñida con la otra para ellos.

    Buenas noches, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  5. Eso sí que es pasar de las palabras a los hechos. No se si me gustaria estar en ágape así. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Las guerras entre esta tríbus debían estar a la orden del día, definitivamente que buena labor hizo Roma, a pesar de su crueldad en muchos casos.
    Buenas noches, bisous.

    ResponderEliminar
  7. Hola Madame

    Es cierto que los romanos los consideraban bárbaros. Hace unos días vi un documental sobre las costumbres de las tribus celtas y algunas a ponían los pelos de punto, aunque claro, para nosotros.

    Tan bárbaros no serían cuando apreciaban a los bardos, al menos mostraban cierta sensibilidad. Curiosa también la costumbre de adoptar a los esclavos.

    Una entrada muy instructiva e interesante. Es cierto, que a la cama no te irás sin saber algo más. :D.

    Feliz día, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  8. Buen día, querida madame =)!
    Muchas gracias por la recomendación, acabo de hechar un vistazo, y la verdad que promete mucho!
    Los celtas, cómo los amo! (qué no me gusta a mí, no?; pereciera que todo me gusta =). Pero es verdad, todo lo que sea inglés (aunque los celtas no solo sean ingleses, hasta en España vivieron estos salvajes celtíberos) me encanta mas que ninguna otra cultura.
    Cómo no iban a ser tratados así los Druidas, los poetas -como les dices tú, pero sé que tenían otro nombre que ahora no recuerdo (empezaba con "F")-, y los Bardos, pero sobre todo los primeros, si consideraban que ellos tenían comunicación directa con el "Más allá", con los dioses y que, además, sabían cuando atacar o no, y cuando cosechar o no, entre otras cosas. Después de la realeza, o a la misma altura estaba los Druidas.
    No sé si alguna vez habrás hablado sobre Cuchulainn; adoro a este héroe celta. Y sus mujeres, me encantan, para nada a un segundo plano, como en otras culturas (para no decir todas o casi todas); el papel importante que se les daba, todas un igual al hombre.
    Bueno, se suponía que estaba apurada hoy, pero los dedos siguen tecleando solos.
    Entrada increíble para mí, y a pesar de haber leído tanto sobre ellos, siempre me sorprendes y aprendo un poco más con vos, como siempre, madame.
    Besos enormes!

    ResponderEliminar
  9. Me olvidaba: Cuán parecidos eran los celtas de los griegos, seguramente sin saberlo, y por eso es que los primeros fueron tan criticados.
    Morir en combate: lo más deseado por Aquiles y por Cuchulainn.
    Aedos y Bardos: cantaban a sus héroes en banquetes, fiestas, etc.
    Y así educaban a sus jóvenes guerreros. La base de su cultura: el mito, las sagas educadoras.
    [listo, me fui =)]

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que es como para declinar la invitación, no monsieur?
    jiji, pero supongo que también les sentaría muy mal el rechazo.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Lo que mas les costaba era unirse, en efecto. Por eso tuvo gran mérito Vercingetorix. Consiguió lo que parecía imposible.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Nada es completamente blanco ni negro. Podían resultar crueles y barbaros a nuestros ojos en algunos aspectos, y sin embargo en otro mostraban sensibilidad y hasta un cierto grado de refinamiento. Y por lo que respecta a las mujeres, cuánto más me hubiera gustado ser celta que griega!

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Sí, los celtas habitaron una buena parte de Europa. También en Francia: los galos eran celtas. Tienen algo de misterioso y atrayente para nosotros.

    No, aun no he escrito ninguna entrada sobre Cuchulainn, aunque no lo descarto para un futuro. Alguna vez me lo he planteado.

    Interesante el paralelismo que usted establece con los griegos, madame. Curiosamente tenían todo eso en común, a pesar de que el refinamiento griego esté considerado como la antítesis de los celtas.

    me alegra ver que le ha gustado el blog de Caroline :)

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Según iba leyendo y viendo las chozas del poblado, se me venían a la mente imágenes de los personajes de Astérix, ruidosos, peleones, comilones y bebedores, con esos grandes bigotazos lacios y jurando por Tutatis. Lo único que distorsiona es el trato de favor que se daba a los bardos. En el cómic, Asurancetúrix acaba siempre amordazado y atado a un árbol para que no cante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Teniendo en cuenta el refinamiento de los queridos griegos y romanos (a menudo también traducido en un cierto amaneramiento) no es de extrañar que los consideraran bárbaros, sucios y brutos. No hay que olvidar que era una tribu de guerreros, gente simple que vivía en pos de la naturaleza y que se regía por sus cultos paganos.

    Aparte se dice que eran unos guerreros muy fieros, a menudo despiadados y con un gran espíritu combatiente. He leído mucho acerca de los celtas, sobre todo de los Galaici, que son los que me atañen, y se dice que cuando daban muerte a un enemigo solían arrancarle el corazón con sus propias manos, consiguiendo así que su espíritu no alcanzara la paz tras la muerte ni pudiera ser libre. Creían mucho en la fuerza yacente en el espíritu, aún cuando el cuerpo permaneciera muerto. También se dice que bebían de las calaveras desecadas de los enemigos en los banquetes rituales.

    De todos modos y sea lo que fuere es esta una tribu en posesión de una cultura y una historia que siempre me ha interesado mucho, por ello mi agradecimiento hacia usted por ilustrarnos de forma tan amable.

    Gros Bisous, Madame

    ResponderEliminar
  16. :D

    Pobre Asurancenturix , debió vivir en una tribu como las demás que fuera más considerada con poetas y bardos (es de mis favoritos, Madame)
    y lo de pelearse en medio de los banquetes tiene su sentido, según comían algo de ejercicio tenían que hacer.

    Me gustan mucho los celtas :) sobre todo por la mitología. Preciosa entrada, Madame. Bisous

    ResponderEliminar
  17. Ay, monsieur Cayetano, ese comic es delicioso. Soy fan de Asterix absolutamente. No podría decir con qué personaje quedarme.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Ay, si es verdad que madame Akasha es una dama celtiña, jiji. Todo esto le toca muy de cerca.
    A mi también me resulta una civilización fascinante, llena de misterio y con una espiritualidad muy profunda, como usted resalta. Sería quedarse muy en la superficie considerarlos solamente unos barbaros.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. jiji, madame, veo que usted también pertenece al club de fans de Asterix.
    A mi tambien me encantan. El mundo de los celtas ejerce una gran atracción y fascinación sobre mí.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. La expansión de las tribus celtas tenía casi la extensión de la actual Unión Europea - en su máxima época de dominio-así que a la fuerza debieron contagiar sus costumbres; aunque fuera un pueblo rústico y belicoso, es admirable cómo supieron integrar a los siervos. Según la crónica de Diodoro, ahora sabemos donde nació la bronca tabernaria.
    Buenas tardes y un abrazo celta (refinado)

    ResponderEliminar
  21. Me resulta chocante que pasasen inmediatamente del recitado de un poema a un combate a muerte y después se echaran tranquilamente a dormir.
    Me supo a poco su entrada.
    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  22. Hola Madame:
    Vengo tarde, muy tarde....
    La cultura celta me gusta mucho. No solo por estar ligados a las islas brita´nicas sino además mi mitad gallega, siente especial atracción.

    El castro celta de Santa Tecla en A garda, es uno de mis sitios preferidos para visitar. Pero, Stonehenge y la práctica totalidad de Gales... Mejor no sigo que me alargo.
    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  23. jijiji, pues ciertamente este podría ser el origen de la bronca tabernaria, mire por donde.
    La verdad es que a mí se me indigestaría el banquete pensando en lo que venía despues. No sé cómo podían tener tal apetito en esas circunstancias.

    Feliz tarde, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  24. Ya ve. Sin duda su concepto de la muerte era diferente al nuestro. No les costaba tanto desprenderse de la vida.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Ciertamente los celtas extendieron su influencia por buena parte de Europa. Son muchos los paises que pueden reclamar un pasado celta.
    A mí también me fascina visitar los viejos castros :)

    Feliz tarde, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  26. Me ha recordado a Astérix y los locos galos, jjeje como a Cayetano. Qué le vamos a hacer, madame, a veces resurgen en mi mente los cómics que leía de pequeñita.

    Besos

    ResponderEliminar
  27. Interesante entrada, me ha sorprendido lo de los esclavos, cosa que no sabía, ya que sí conocía datos sobre los bardos y druidas. Que eran crueles?, bueno , hay que tener en cuenta las circunstancias y época en que vivieron,leyendo sobre su ferocidad guerrera me vino a la mente la que tambien practicaban los espartanos, llegando incluso a sacrificar a los recien nacidos considerados no aptos para su pueblo, amén otras leyes y costumbres que practicaban. Tambien hay que considerar que Roma no estaría por la labor de echar flores a los que ella pretendía dominar y que tanto trabajo les dio, por otra parte, su respeto a ceremonias de religión? y los poetas y músicos demuestra que no eran solo musculo y brutalidad, algo bueno tambien tendrian .
    gracias por su amena entrada, madame, buenas noches.

    ResponderEliminar
  28. Vaya!! me ha parecido interesantísima esta entrada, lo de los bardos y poetas lo comprendo ya que al ser una comunidad casi en estado salvaje toda representación del alma, tenía que ser una señal divina; esa es la magia de los artistas que pueden comunicar y unir almas con sólo frases y notas musicales cargadas de sentimientos.

    ResponderEliminar
  29. Me encantan, madame, las chozas circulares de los celtas. En España también se establecieron en el noroeste peninsular, dando lugar a la cultura castreña. A pesar de estar más atrasados que los íberos, siempre ha sido un pueblo que me ha interesado mucho. Y de los druidas, que me dice usted, que pueblo tan misterioso. Feliz noche, madame.

    ResponderEliminar
  30. Habría que preguntarse la opinión que los celtas tenían de los romanos y los griegos.

    "Ils sont fous ces romains!" ;-)

    Bisous, Madame.

    ResponderEliminar
  31. amaban la comida, la bebida, la música, y la"familia", eran organizados, que mas se puede pedir?,
    me gustó este escrito, saludos Madame

    ResponderEliminar
  32. Menudos festines se daban, creo que no me hago a la idea de contemplar tanta comida junta; yo normalmente cuando veo en mi mesa más de dos platos ya parece que tengo el estómago lleno y sin probar bocado.
    Respecto a los druidas, me parece muy fiel la descripción que da de ellos y la importancia que tenían entre las tribus celtas, hace ya tiempo hice un trabajo sobre algunas de sus ceremonias y ritos y me sorprendí a mí misma por su carácter religioso.
    Un beso, madame, y enhorabuena por esta entrada tan interesante.

    ResponderEliminar
  33. Me sorprende, madame, ver lo organizados que estaban. Y me sorprende también que los romanos y los griegos les tacharan de "promiscuos", ya que como bien sabemos estas culturas de castidad no es que supieran mucho.
    No sabía que hubieran habitado un territorio tan extenso en Europa; qué pena que España no se encuentre entre los países totalmente colonizados por ellos.
    La cultura celta me fascina (excepto lo de la brujería), y me encanta su música.

    Besos.

    ResponderEliminar
  34. Madame Carmen, jeje, yo los leo también de grandecita. Soy una apasionada de Asterix, entre otros comics.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Claro, la visión de los romanos era despectiva y prejuiciosa. No obstante algunas costumbres celtas sí que eran terribles, lo que puesto en la balanza no logra quitarles su encanto.

    feliz tarde,madame Anne Marie

    bisous

    ResponderEliminar
  36. Sí, creo que lo interpreta usted correctamente, monsieur Drac. Para ellos estaban conectados con lo divino, y de ahí su intervencion siempre en las ceremonias religiosas. Eran como la conexión con el más allá.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Sí, monsieur Paco, para mí son infinitamente más interesantes que los iberos. Me gusta recorrer también la huella celta en España, y visitar castros.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. jejeje, cierto, bien lo decían los galos de Asterix. Claro, para ellos habrían de ser igual de incomprensibles las costumbres romanas.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Bueno, alguna cosilla más sí que se podría haber pedido, como por ejemplo que no se mataran después de los banquetes, jiji. Siempre se puede pedir algo más, pero yo creo que no estaban tan mal :)

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. A mí me ocurre lo mismo cuando veo varios platos juntos, madame.
    Supongo que en un festín celta me empacharía invariablemente, jiji.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Madame, españa lo fue en buena parte,y perdura la huella, pero el pais tuvo la suerte y la riqueza de ser colonizada igualmente por otros pueblos prosperos y cultos e ir recogiendo lo mejor de las civilizaciones mediterraneas, mientras a otros les tocaban solo los más barbaros.

    Imaginese cómo serían de promiscuos para que a los romanos se lo parecieran!

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. jeje, vaya con los celtas, Madame, que sepa que en muchos aspectos me siguen recordando a la vida en los pequeños pueblos... a ver, vivían en grupos pequeños, no más de 300, dice, ya son 286 más que en Foldada, por ejemplo, jeje. Y en cuanto a los banquetes de varios días, igualitico que la matanza del cerdo, que sigue siendo una gran fiesta en muchos pueblos, con disputas verbales incluidas y todo, aunque eso sí, sin llegar nunca a las manos. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  43. Es verdad, madame, la tribu de Foldada es aún mas chiquita :)

    Pero algo hemos avanzado: al menos ahora no solemos pelearnos despues de los banquetes. Aunque algunos cuando llevan unas copitas de más también lo hacen, sí.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)