miércoles, 16 de febrero de 2011

La Corte de Francisco I

Margarita de Angulema

Francisco I había sido educado por su madre, Luisa de Saboya, que quedó viuda muy joven de Carlos de Valois, conde de Angulema. En los largos años de retiro voluntario dio a sus hijos Francisco y Margarita una esmerada educación clásica. Hizo venir de Italia las obras de Boccaccio y de Petrarca, así como La Divina Comedia y otros códices que todavía se conservan en la Biblioteca Nacional de París. Los niños aprendieron en griego y el latín, y Margarita, futura autora del Heptamerón, se convirtió en aquella perla de la Corte apodada “la Margarita de las Margaritas”

Francisco I se rodeó durante su reinado de consejeros inteligentes, amigos ingeniosos y mujeres hermosas. Compró numerosas obras de pintores italianos, la más famosa de las cuales fue sin duda la Gioconda. Protegió a Cellini, que decoró sus palacios e hizo hermosos objetos para él. También fue un gran protector de las letras cuando las luchas políticas y religiosas se hicieron violentas. Hombre refinado, había acogido ya con grandes honores a literatos y personas doctas de otros países. 

Francisco I visitando a Cellini

Sus pasiones vehementes y sus debilidades más de una vez hicieron temblar a su madre, que lo veía despreciar consejos pacatos y severos. Las crónicas divulgan revelaciones escandalosas sobre él, muchas de las cuales son falsedades. De Francisco se ha dicho que tuvo una amante con tan solo 10 años, que las relaciones con su hermana eran incestuosas o que construyó Chambord para estar más cerca de una de sus amantes. Exageraciones y falsedades aparte, lo cierto es que nos quedan documentos que reflejan claramente cómo pagaba a mujeres por sus servicios: 

“Francisco, por la gracia de Dios, a nuestro amado y fiel consejero y tesorero de gastos personales Messer Jean Duval salud y afecto. Queremos y os mandamos que de nuestra cuenta particular, entreguéis en contante la suma de 45 libras tornesas a Cécile de Viefville, dama des filles de joie, allegada a nuestra corte, cantidad de que hacemos don para ella y las otras damas y pupilas de su casa, para repartirse en buen acuerdo.” 

Estas filles de joie suivant la cour recibían del rey un regalo de 20 escudos por Año Nuevo. Desde luego, es claro que Francisco fue un disoluto, lo cual fue la razón de que contrajera la sífilis en su juventud. 

Hoy puede maravillarnos el hecho de que, mientras Europa entera acusaba de herejía a Erasmo y la misma Universidad de París decretaba que fuesen quemados sus escritos juntamente con los de Lutero, Francisco I se opuso, aunque no se oponía igualmente a las hogueras dispuestas para quemar a los herejes. En todas las plazas podía contemplarse un tabernáculo con un reclinatorio para el rey y, no lejos, un montón de leña para quemar a un hereje. A pesar de ello, en el interior de palacio se recitaban y escribían versos gentiles, poesías de amor, sátiras graciosas y llenas de ingenio, y florecían las más bellas inteligencias artísticas de la época. A la mesa del rey se discutía toda la clase de asuntos, desde la guerra a la pintura, y sobre todo ello opinaba con inteligencia Francisco. 

Francisco y Margarita

Su corte fue un pequeño mundo donde se desenvolvían embajadores, poetas, literatos, hombres de ciencia, y donde damas y caballeros se entregaban con desenfreno al placer. Ana de Bretaña, esposa de Luis XII, para aliviar a las familias nobles arruinadas, llamó a su corte a muchas hijas de grandes señores, y Francisco I, por iniciativa propia, aumentó esta legión femenina. Una vez dijo que una Corte sin mujeres era como una primavera sin rosas. La presencia de tanta mujer joven, en su mayoría bellas, cultas y elegantes, convirtió a la Corte en un lugar de placeres y diversiones donde aun los más valerosos capitanes experimentaron la atracción por el lujo, los bailes, los torneos, la caza y las espléndidas fiestas. Todo era grandioso, todo inducía al perfeccionamiento de lo bello. 

Políticamente su reinado no obtuvo el mismo éxito. Con frecuencia ejercía el poder de modo irresponsable, y malgastaba el dinero en ostentaciones innecesarias. Además, los cargos se distribuían con frecuencia según el capricho de alguna mujer hermosa, y no con arreglo a los méritos. 

Francisco I fue el prototipo de caballero renacentista, vigoroso, sensual, generoso y cultivado. Su corte, centro de las ideas, de la moda y del arte, era muy itinerante. Cada vez que se trasladaba desde París a uno de sus palacios a orillas del río Loira se necesitaban 12.000 caballos para transportar el equipaje, tiendas, tapices, vajillas de oro y plata y todos los enseres que el rey poseía. Estaba obsesionado con la construcción de estos palacios. En 1519 ordenó erigir Chambord, y este château se convirtió en la pasión de su vida. Incluso cuando el Tesoro estaba vacío y no tenía dinero para pagar el rescate de sus dos hijos, prisioneros en España, o cuando se vio obligado a recurrir al dinero de las iglesias o a fundir la plata de sus súbditos, las obras en Chambord continuaron adelante. 

Chambord

La Corte era muy numerosa. Comprendía 540 oficiales, más del doble de los inscritos en la nómina de Luis XI en 1480. Incluía un confesor, limosneros, capellanes, médicos, cirujanos, barberos, valets, panetiers, pajes, secretarios, un bibliotecario, músicos, coperos, tapiceros y lavanderas. Más adelante llegó a comprender 622 miembros. La ley y el orden en la Corte eran mantenidos por el prévôt de l’hôtel y 30 arqueros. El preboste podía castigar crímenes cometidos en cualquiera de las residencias reales o bien en un radio de cinco millas en torno a la persona del rey. Este funcionario también tenía a su cargo la misión de asegurar las provisiones durante los desplazamientos de la Corte y vigilar que los comerciantes no cobraran de más por las vituallas. 

Al frente de toda la Casa del rey se situaba el Grand Maître, un importante ministro de la Corona. Uno de sus deberes era introducir a los embajadores extranjeros en presencia del rey. Otros cargos importantes eran el Grand Veneur y el Grand Fauconnier, que organizaban la caza, y el Grand Écuyer o caballerizo mayor, a cargo de los establos y que era a la vez quien portaba la espada del rey en las ceremonias. 

El día comenzaba con el lever del rey en presencia de los principales cortesanos y huéspedes distinguidos. Luego se reunía con el Consejo y despachaba sus asuntos. Seguía una misa hacia las 10, y después el almuerzo, durante el cual a veces le leían en voz alta. A continuación recibía a los embajadores. Las tardes solía dedicarlas a la caza o a otros pasatiempos al aire libre. Cenaba con su familia y a veces ofrecía alguna celebración, como un baile o una mascarada. Él pensaba que era necesario dar un baile al menos dos veces por semana para vivir en paz con sus súbditos. 


Excepto cuando un brote de plaga lo obligó a permanecer encerrado en sus aposentos, el rey era muy accesible. Todo aquel que acudiera decentemente vestido o pudiera demostrar su relación con alguna de las personas del entorno del rey, era admitido a su presencia, a veces con funestas consecuencias. En noviembre de 1530 Francisco se quejó de que habían robado algunos objetos de la capilla, además de ropa suya y de otros cortesanos. En el futuro esos robos iban a ser castigados con pena de muerte, independientemente del valor de lo robado. 



Bibliografía: 
Francis I – R. J. Knecht 
Northern European Renaissance – Marilyn Chase 
Catalina de Médicis – Ana Franchi 
Art in World History – Mary Hollingsworth

40 comentarios:

  1. Es verdad madame que en política el reinado del rey Francisco fue en muchos aspectos desastroso pues como usted ha dicho brillantemente los impulsos sensuales, las decisiones alocadas y los dispendios del rey hicieron que Francia tuviese que tragar mas de una humillación a manos del hombre del destino cruzado de Francisco, el emperador rey Carlos V, un estadista mucho mas frio y templado que el apasionado rey galo.
    Sin embargo madame, mas que Carlos VIII o Louis XII fue Francisco el gran protector de las artes, no por nada se le conoce como “le Père et Restaurateur des Lettres”, su corte en aspectos culturales fue absolutamente gloriosa, la combinación de hombres gallados, apasionados, renacentistas y sobretodo ustedes madame, las mujeres que son la luz del mundo y la gloria y la felicidad de nosotros los hombres, en la corte del rey galo no solo eran hermosas o sensuales, eran cultas, encantadoras, el ejemplo perfecto seria la hermana del rey, la minerva francesa, hermosa, cultísima, vibrante, en estos aspectos la corte de Francisco perfilaba ya la gloriosa corte de Louis XIV.
    En la corte en lo personal prefiero aquella corte renacentista, la imagino mas romántica en los hermosos castillo del Loira, un poco mas relajada también que la corte barroca del rey sol, a pesar de todos sus fracasos y de su moral relajada creo que el rey Francisco le dejo a Francia un legado insuperable, el inicio de la preponderancia de Francia en las artes

    Este artículo es impresionante madame pues como siempre leerla es un deleite
    Quedo a sus pies madame

    ResponderEliminar
  2. Pelillos a la mar en lo que repecta a sus decisiones políticas y gobierno poco riguroso, nos quedamos con las obras legadas gracias a su patrocinio. El esplendor de un chateau Chambord, las creaciones bajo su protección merece nuestra indulgencia.Sabemos que necesitamos un poco de frivolidad para disfrutar en este mundo y Francisco fue un mariposón alegre y culto, un tipo que nos cae bien.
    Unos abrazos y mucho agradecimiento por estas crónicas históricas tan bien hilvanadas.

    ResponderEliminar
  3. Sí, monsieur, su gobierno fue desastroso, para qué vamos a decir otra cosa. Culturalmente fue una epoca brillante, en efecto, y sin embargo no logro sentirme cómoda en su corte. No me gusta, y en verdad yo no lo encuentro romántico. Le confieso que no siento la menor simpatía por Francisco.
    Eso si, es mi siglo favorito, pero me quedo con la segunda mitad, con la regencia de Catalina y el reinado de sus hijos. Tiempos revueltos y apasionantes. Ahí sí me encuentro a mis anchas. No tiene el menor sentido que sea así, supongo, y sin embargo lo es.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Sería con lo único suyo que podríamos quedarnos, madame. El resto fue un desastre.
    Me encanta eso del mariposón alegre y culto, y convengo en que es un personaje que suele caer bien. Sin embargo, entre él y yo no hay buen feeling. No, no goza de mis simpatías, como le explicaba a monsieur. Una tiene sus manías con los personajes, jiji.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Tambien en eso estamos de acuerdo madame, si yo pudiese vivir en una epoca de la historia de Francia qusiera antes que nada vivir en la regencia de Catalina y sus hijos, una de las epocas mas apasionantes de la historia de Francia, en lo bueno y en lo malo.

    Por otro lado madame me ha llamado la atención lo del incesto que se me hace increible, puedo entender las acusacion es en torno a los Borgia, pero en torno a Margarita se me hace increible, pero en fin, ya se sabe que todo es bueno para difamar, o usted que opina madame

    Quedo madame a sus pies

    ResponderEliminar
  6. Es evidente que en lo cultural fue una época de esplendor. Realmente leyendo su post, Madame se ve así. Aunque por lo visto todo no puede ser completamente perfecto, los asuntos de Estado parece que no eran la prioridad de Francisco I.

    Buenas noches, Madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Yo lo descartaría, monsieur. Parece que hasta el siglo XVIII no se comenzó a hablar del asunto del incesto. Un poco tardío, no cree? Todo conduce a que fue pura invención. No es que cueste creer nada de Francisco, pero sí de Margarita.

    Monsieur, qué epoca la de Margot, Henri, Guise, Charles IX y tantos personajes fascinantes y acontecimientos apasionantes.

    Viendo su foto de perfil, era evidente que compartiría usted mi pasión por esa epoca, sin duda mi favorita :)

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Lamentablemente nunca lo fueron, madame. Sus hijos tampoco lo fueron para él. Lo primero era sus placeres. Francia tuvo suerte con que le gustara el arte, de lo contrario, ni eso tendrían que agradecerle.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Era difícil, en esos años, brillar en lo político y militar frente a un Cesar como Carlos. Mucho más fácil tener seiscientos oficiales cortesanos y ser un mecenas. Viva el deficit público, entonces, no ahora, claro. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  10. Tampoco creo que fuera tan dificil intentarlo siquiera, monsieur, en vez de divertirse tanto. La situación requería un poco más de trabajo y un poco menos de juerga. No era muy bonito ese deporte de pasearse por París con sus amigos arrojando a la pobre gente huevos y piedras. Nunca lo es, pero mucho menos cuando quien lo hace es el rey, el que justamente debería velar por esas personas a las que agrede por divertirse.
    No, no me resulta simpatico François.

    Pero si a pesar de todo conservó su reino, imagine lo que pudo conseguir de haber trabajado como otros hacían.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Da que pensar un hombre que antepone su diversión a la libertad de sus hijos cuando estos están además en poder de su mayor enemigo...

    Bisous Madame

    ResponderEliminar
  12. Sí, da mucho que pensar y nada bueno, madame. Sentimientos no es que tuviera muchos. Ni profundidad, ni madurez, ni tantas cosas que le hubieran venido bastante bien.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Madame:

    creo que en verdad el reinado del Rey Francisco fue un poco desastrozo, y solo por derroches inecesarios, pero por una parte creo que tomo una buena decision al rodearse de buenos consejeros, artistas y demas personas, asi como hacerse de tan valiosas pinturas como la "Mona Lisa", como principal ejemplo....

    Adoro la construccion que mando hacer, Chambord....

    Ahora entiendo como el celebre Thomas Bolena, padre de Maria y Ana Bolena, debuto con gran triunfo en la corte francesa, asi como sus hijas...


    Me despido Madame... Hasta pronto...

    ResponderEliminar
  14. Grandes reyes ostentaban coronas en aquella época: Carlos V, Francisco I y Enrique VIII.

    Francisco primero, fue junto a Carlos V, el mayor prototipo de rey renacentista, amantes de las artes, las letras y las mujeres. Dos vidas paralelas.

    Que precoz! con 10 años y ya tenía una amante.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Dicen que el pasado es la escuela donde aprender para no cometer los mismos errores en el presente. Sus escritos, Mademe, son como un espejo retrovisor, un ejercicio docente en el que ver nuestra deriva.

    ResponderEliminar
  16. jejejeje "Una vez dijo que una Corte sin mujeres era como una primavera sin rosas" Y si hacia falta un braserillo, pues siempre habría cerca un hereje o unos libros que quemar...
    Feliz día, Madame

    ResponderEliminar
  17. Pues hoy he descubierto cosas y aspectos de Francisco I que me hacen elevar algo su estimación por él, pues siempre me cayó mal, tal vez por su odio y enemistad con Carlos V y con España. Por ejemplo, fue mecenas de artistas y adquirió una buena colección de obras de arte, base del futuro Louvre y se opuso a la quema de libros de Erasmo. No está mal, madame, no está mal. Feliz día.

    ResponderEliminar
  18. Monsieur Hugo, yo no creo que su gobierno solo fuera desastroso por los derroches, sino porque gobernaba poco y no le interesaban mucho sus subditos.

    Feliz día, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  19. Monsieur Carolus, para mí Francisco era precisamente la antítesis de Carlos en casi todo. Dos filosofías opuestas.

    Lo de tener una amante a los 10 años fue una de tantas tonterías como dijeron de él.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Cuándo será verdad que la historia sirva al fin para eso, monsieur Francisco?

    Feliz dia

    bisous

    ResponderEliminar
  21. Monsieur Xibeliuss,

    me temo que no lo ha entendido: lo curioso, la paradoja, es que siempre estaba dispuesto a quemar personas, PERO NUNCA QUEMABA LIBROS.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Monsieur Paco,

    á mí el odio y enemistad de francisco I con España me trae completamente al fresco, y sin embargo a mí también me cae mal. Mal no, fatal. Lo único bueno que se puede decir de él es que tenía buen gusto.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. No podía ser diferente. Una corte francesa se caracterizaba siempre por el lujo, las fiestas, el derroche y otro tipo de "diversiones".
    Aunque no siento mucha simpatía por los hombres promiscuos, Francisco I fue un impulsor de las artes en Francia, y eso es de agradecer. Era uno de los grandes, aparte de su rival el emperador español Carlos I y el rey Henry VIII de Inglaterra.

    Buena crónica.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Asi que no siente usted simpatía por los hombres promiscuos? jiji, la comprendo, madame, aunque lo cierto es que la especie abunda!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. En un vieje hacia París, tuve la suerte de visitar en persona el castillo de Chambord. Parece de juguete o de cuento. Uno de los más bonitos de la región del Loira.
    Y el amigo Francisco, ¿qué decir de él? Otro personaje cuya vocación estaba más cerca de las tertulias, de la caza, de la buena mesa, de las mujeres... que del arte de gobernar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Oui, mucho más cerca, monsieur. Repartía muy mal su tiempo entre ambas cosas.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Un príncipe de su época, culto, refinado, amante del lujo y de la smujeres, mecenas, constructor de palacios y guerrero. No debió de hacerle mucha gracia que el emperador Carlos V le apresara en la batalla de Pavía. La reclusión debió de ser muy humillante para él.

    Besos

    ResponderEliminar
  28. Bien, y con justicia, podemos decir que hemos aprendido sobre Francisco I.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  29. Pese al gobierno desastroso y al carácter disoluto y derrochador del monarca no puedo obviar que existe una parcela de su Corte la cual adoro, pues teniendo en cuenta que durante su reinado el caballero creó un pequeño mundo privado en torno suyo plagado de poetas, literatos y hombres doctos (cículo donde debía ser un placer desenvolverse)que abrió las puertas de su residencia y su reino a las artes y que ofrecía al menos dos bailes por semana (la perdición de esta dama: bailar).

    Asímismo me encuentro con que el pensamiento romántico y sensible tan carácterístico de mi época choca de frente con el muro de libertinaje y desenfreno que a su vez Francisco cultivó en la Corte. ¿Qué pretendía, crear un harén en Francia?

    Admiro su espíritu renacentista, con lo que ello conlleva, pero repelo su afán materialista y superficial, y que antepusiera la pasión de su vida (realmente fastuosa, cierto) al rescate de sus hijos o a la precariedad económica vivida en ciertos momentos me parece terriblemente frívolo, incluso para un monarca de su condición.

    Bisous Madame, esta entrada me ha absorbido.

    ResponderEliminar
  30. Hola Madame:
    No fue gran gobernante, pero si mecenas de las artes.

    A pesar de todo fue un reinado interesante.

    Me llama la atención la cantidad de personas que tenía que movilizar cada vez que la corte iba al Loira...12000 personas...Un ejercito sin más.

    Saludos Madame.

    ResponderEliminar
  31. No, no creo que le hiciera mucha gracia ser apresado, no. Aunque pronto supo librarse y dejar el marrón a sus pobres niños.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Divertida sí que debía de ser su corte, no cabe duda.
    Y en efecto, madame, ya lo creo que pretendía crear una especie de harén, jijiji, y todo enterito para él, desde luego. Claro que en eso no fue el único, ejem ejem. En la otra corte vamos bien servidos, jiji.
    Es cierto, madame, era excesivamente frívolo, y creo que es lo que menos me gusta de él. Y lo digo yo, jeje, que no podría renunciar a un poco de frivolidad en mi vida, pero detesto tales extremos.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  33. Sí, el reinado y la epoca fue interesante. No hay que olvidar que coincidió con Enrique VIII. Un siglo fascinante, monsieur Manuel.

    buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  34. Coincidió con Enrique VIII y con Carlos V, vaya grandeza la de esos tres.

    Y cuando Enrique y Francisco se fueron, Carlos se aburrió y fue a Yuste.

    Una amante a los 10? wow, se parece a la historia de Lord Byron, que empezó a los 9, jajaja.

    Un beso Madame

    ResponderEliminar
  35. Ya se sabe "Difama que algo queda" y eso es lo que hicieron con él.
    Magnifico post
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  36. jijiji, buscaba yo el motivo de la retirada del emperador. Claro, eso fue: se aburrió sin Francisco.

    Monsieur, no se preocupe por lo de los 10 años: aun en el supuesto de que hubiera sido cierto, pronto lo alcanzará usted. No importa quién haya salido primero.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. La verdad, madame, es que él se lo puso a huevo. En algunos aspectos, aún dijeron poco, aunque en otros se excedieran.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. MESECITO INFORMACION SOBRE EL REINADO DE FRANSICO I DE FRANCIA y SUS RELACIONES CON EL IMPERIO OTOMAMO O TURCO.

    MUCHAS GRACIAS,
    Marcos

    ResponderEliminar
  39. Monsieur Marcos, me temo que aún no hemos escrito nada sobre ese tema. Lamento no poder ayudarle.

    Muchas gracias por la visita y feliz fin de semana

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)