domingo, 20 de febrero de 2011

Francisco II y María Estuardo

Francisco II y María Estuardo

Como si de una extraña maldición se tratara, las dinastías que han reinado en Francia desde los Capeto terminaron con el reinado de tres hermanos. Sucedió así con los tres hijos de Felipe IV, los últimos Capeto; del mismo modo los tres últimos Valois fueron hermanos, e igual ocurrió con los Borbones. 

Entre los Valois, el primero de estos tres hermanos que pusieron fin a la dinastía fue Francisco II, hijo de Enrique II y Catalina de Médicis. Había nacido en Fontainebleau el 19 de enero de 1544 y falleció el 5 de diciembre 1560, tras un reinado de poco más de un año. Fue consagrado en Reims el 21 de septiembre de 1559 por el cardenal de Lorena. La Corte estaba entonces en el hermoso valle del Loira, puesto que los lugares favoritos del nuevo rey eran la villa de Orleáns y el castillo de Blois. 

El 24 de abril de 1558 se casó con María Estuardo, reina de Escocia, en la catedral de Notre-Dame. La escocesa, prometida desde niña a Francisco, se educó en la Corte de Francia, por lo que ambos habían crecido juntos y reinaba el buen entendimiento entre ellos pese a ser muy diferentes. Su matrimonio duró apenas año y medio, pero fue “apasionado y, al parecer, extenuante para un hombre tan frágil”. Extenuante, aunque no sé sabe con qué resultados, pues aún se discute si pudo o no ser consumado alguna vez. 


Francisco no se interesaba por el estudio. Incluso se dijo que no tenía aptitud para el aprendizaje. En cambio, se entusiasmaba con la caza y la cetrería. María, por el contrario, disfrutaba con el estudio y le gustaba especialmente escribir poesía, además de la música. También diferían ambos esposos en cuanto a su físico: él frágil, de escasa estatura, mientras que ella era una joven alta y célebre por su belleza. En su adolescencia su hermosura era tal que según Brantôme “era tan bella que bien valía un reino”. Pero igual de bien se conocían algunos rasgos no tan bellos de su personalidad: su carácter irritable e infantil y su perpetua ansiedad.  

Gracias a ella, la familia Guisa, parientes de su madre, acaparaba todo el poder: Francisco de Lorena dirige los ejércitos, y el cardenal de Lorena se ocupa de las finanzas. Esto provocaba los celos de los príncipes de la sangre, Antonio y Luis de Borbón. Ellos estimaban que su posición en la Corte como consejeros les venía dada como descendientes de San Luis y herederos del trono de Francia en caso de desaparición de la rama reinante, mientras que los Guisa no eran a sus ojos sino extranjeros ambiciosos y advenedizos. 

El reinado de Francisco II estuvo marcado por los conflictos religiosos. Los Guisa, al frente del país, pertenecían al partido católico y negaban cualquier concesión a los protestantes, liderados por Antonio y por su hermano Luis de Borbón, Príncipe de Condé. 


La situación llegó al punto de organizarse un complot para secuestrar al rey, a fin de sustraerlo a la influencia de los Guisa y colocar a Condé en el poder. Una de las primeras exigencias sería la del reconocimiento del culto reformado. Este complot fue conocido como la Conjura de Amboise. El plan fracasó porque la Corte, advertida a tiempo por un traidor, logra trasladarse de Blois a Amboise, donde se refugian en el castillo, mucho más seguro. 

El débil Francisco amó profundamente a su esposa. Ella tenía 14 años y él 15 cuando se casaron. El joven, que no brillaba por su inteligencia, tampoco era un adonis. Un cronista lo describe como “pálido y siempre algo hinchado, con la boca permanentemente abierta, con un aliento insoportable… posiblemente debido a una hipertrofia de las amígdalas, hablaba de una manera sorda y espesa”. 

Murió de una encefalitis, previo absceso en el oído, al parecer de origen tuberculoso. Su muerte fue terrible, una agonía en la que no faltó una trepanación de cráneo realizada por el célebre Ambroise Paré. Sus aullidos de dolor estremecían los muros del castillo de Orleáns. Sobre la causa de su fallecimiento circularon todo tipo de rumores, pero no se puede aceptar hoy día que fuera envenenado por los hugonotes, descontentos de los progresos que hacían los Guisa en la Corte gracias a las intrigas de María Estuardo. 


Francisco no logró descendencia, por lo que fue sucedido por su hermano, que reinó como Carlos IX. Horas antes de morir entregó solemnemente el sello real a su madre en presencia del cardenal de Guisa, su tío político, pues era hermano de la madre de María Estuardo. Con ello dejaba la regencia en manos de Catalina de Médicis, ya que Carlos sólo contaba 10 años 

María Estuardo quedaba viuda con 16. Su destino sería regresar a Escocia, puesto que estorbaba en la Corte.

48 comentarios:

  1. Que vidas tan tristes, con esas infancias echadas a perder, por razones de estado.
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  2. En el fondo eran unas criaturas. Tiempos aquellos en que se nombraban reyes a niños que deberían estar estudiando o jugando al balón. Casados tan jóvenes, aunque digan las crónicas que se amaban, no era una edad para estar seguro de lo que uno quiere. En fin, otra época con otras mentalidades y el mantenimiento de la institución monárquica exigía con frecuencia el sacrificio personal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Pobre Francisco... se le ve muy inocente en los retratos.
    Feliz domingo, Madame

    ResponderEliminar
  4. La utilización de las mujeres para medrar las familias... Si las fotos son de Francisco II, no me parece tan feo, pobre niño. Interesantísima historia. Besitos, madame.

    ResponderEliminar
  5. Hombre, la de estos dos muy triste no me pareció su infancia, no.
    Lo tragico fue morir tan joven, el pobre.

    Feliz tarde,madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Bueno, es que en realidad hasta el otro día los matrimonios solían concertarlos los padres, dentro y fuera de la monarquía. Asi era también en mi familia, aún en tiempos de mi tatarabuela.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Si, monsieur, el pobre no tuvo tiempo a dejar de serlo.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Casi todos los hermanos eran guapos, madame. Y todos se parecían muchísimo, tanto que a veces se confunde algún que otro retrato.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Cuantas desdichas cometidas con seres que no dejaban de ser solo niños , peones utilizados para los fines e intereses de otros ambiciosos personajes, sería lo habitual en eses tiempos, pero no deja de causar pavor tener que vivir ese tipo de vida...
    Feliz tarde,madame

    ResponderEliminar
  10. La casualidad que usted cita en el inicio de su relato, Madame, es de las que sustentan la leyenda del gafe.El chiquillo Francisco II tuvo esa condición, fue el gafe 1ª de la dinastía y parece que hubo contagio en Maria Estuardo.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  11. Pues no sé, estos sí tuvieron infancia. Se lo pasaron en grande hasta los quince años, la verdad, madame. Él se pasaba el tiempo con sus juegos y sus cacerías y encima le presentan a una novia que le gustaba una barbaridad. Y ella sí que estudiaba, pero porque le encantaba estudiar. Tenía todo el tiempo del mundo para la música y la poesía.
    Lo que pasa que a él se le acabó pronto la fiesta porque se murió.


    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Ay madame, es verdad que ella no terminó mejor, no.
    Claro que con la cantidad de errores que cometió ella sola, yo no le echaría la culpa al gafe del primer marido, jiji.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Me ha dado algo de pena esta historia Madame.

    Muy niños los dos, que solo eran movidos por motivos políticos...

    Me vienen a la mente mis hijos y no por que tengan una situación similar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Sí, pero en este caso acertaron.
    Ellos fueron muy felices, no veo el drama. Drama era nacer campesino en esa época. Esos sí que no tenían infancia ni vida.
    El drama para él fue morirse, y para ella tener que abandonar Francia. Eso le costó muchas lágrimas.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. me debe creer Madame, que no me habia percatado que los ultimos reyes de dinastia Capeto, Valois, y Borbon eran hermanos, bueno si sabia que eran hermanos, pero no prestaba mucha atencion a eso....

    Muy interesante relato Madame.. me despido...

    ResponderEliminar
  16. Pobrecillos los dos, tan niños y tan llenos de responsabilidades y blanco de todas las críticas y envidias y encima Francisco II que parecía no muy hermoso por como nos lo describe, pero al menos tenía una hermosa mujer.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Sí, y no me diga que no es curioso, monsieur Hugo. Como casualidad es extraordinaria, desde luego.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Bueno, no sé si los envidiaban y criticaban mucho, y de las responsabilidades sabían librarse muy bien.
    En cuanto a Francisco, parece que era canijillo y enclenque, pero si se parecía a Carlos y a Enrique debía de tener un rostro agraciado.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Qué terrible final para alguien tan joven, fíjese usted que una simple otitis hoy en día se curaría con unos simples antibióticos y por entonces se llegó hasta la trepanación :-(
    Triste final y triste vida, no llegó nunca a ser niño.

    Un abrazo Madame.

    ResponderEliminar
  20. Al revés, más bien no dejó nunca de serlo, porque a nadie le interesaba que madurara y asumiera unas responsabilidades y un poder que querían para sí.
    Les venía mejor que siguiera jugando con sus juguetes y con su encantadora esposa.

    Buenas noches, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  21. Qué manera de morir y tan joven. Es evidente que detrás de estos niños reyes serían los adultos los que manejaban los hilos del poder.

    Bisous, Madame

    ResponderEliminar
  22. Sí, Guisas y Borbones peleándose por el poder, madame. Y me temo que la cosa era mas o menos como en Highlander: "solo puede quedar uno".

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Madame que muerte tan horrorosa y tan dolorosa tuvo que sufrir.

    Muchos Besos :)

    ResponderEliminar
  24. Sí, pobrecillo, y sin anestesia, madame. Menuda agonía debió de padecer.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. En los retratos parece un niño, bueno, realmente lo era pero más pequeño de los quince años. Que terrible agonía y pobre viuda de vuelta a la bárbara Escocia con lo bien que se lo estaba pasando....

    Bisous, Madame

    ResponderEliminar
  26. Sí, porque en la primera foto ya los tenía, dado que aparece con su coronita. Parecía más niño, sí.

    Bueno, ella después se las arregló para pasarlo bien allí tambien. Demasiado bien en realidad.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Estos últimos Capetos no tuvieron suerte con su salud, casi todos tuberculosos bien jovencitos, fueron el fin de su rama dinastica.
    No sería este caso el único que se iba a dar en la historia de las monarquías, como bien sabemos. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  28. Las vidas de los infantes no siempre fueron vidas agradables para ellos. Dirigidas, manipuladas y siempre pendiente de intereses y conveniencias de estado , estos siempre han sido juguetes de los acontecimientos .
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Qué gran vuelco hubiese dado la historia que conocemos con el nacimiento de algún hijo de María y Francisco, en el caso de haberse producido la consumación. Veo una lucha entre Catalina de Médicis y María por hacerse con el control del pequeño rey. Debió durar más años ese matrimonio ...

    Un abrazo madame, feliz semana

    ResponderEliminar
  30. Sí, en el siglo XIX había llegado ya a ser dramático. Menos mal que todo es ya solo un mal recuerdo.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Sí, pero no sé si se lo tomaban muy mal y se sentían frustrados por ello. Creo que no.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Sí, y que hubiese sido varón y que no hubiese muerto en la infancia, o sin descendencia a su vez.
    Hubiera sido ciertamente interesante ver esa pugna, con una María Estuardo con unos años más frente a Catalina de Médicis.

    buenas noches, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  33. Madame,
    estos niños no tenían infancia, dejaban de ser pequeños a la edad de los niños romanos antiguos, me temo... Sigo lamentándome de aquellas adolescentes mujeres, casadas por amor político...

    Interesante apunte el de los últimos hermanos como final de dinastías. Qué casualidad.

    Feliz noche, feliz día.

    ResponderEliminar
  34. Efectivamente madame pareciera que una maldición ronda en la dinastía de los Capeto en torno a los hermanos pues como bien ha dicho usted es casi inexplicable la sucesión de hechos que rodearon el fin de las ramas de la dinastía, nada ni nadie podría haber pensado que los tres hijos de Felipe IV serian incapaces de tener descendencia mas allá del pequeño y trágico Juan I y en especial los Valois que entre los cuatro hermanos solo fueron capaces de tener un solo niño ilegitimo en la persona del duque de Angouleme.
    En lo personal creo madame que la tragedia de Francisco II fue su debilidad física, de haber sido mas fuerte y sano como su hermano menor Enrique no creo que hubiese tenido problemas en embarazar a la joven Stuart, sin embargo madame me ha llamado la atención el hecho de que su matrimonio fuera “apasionado y, al parecer, extenuante para un hombre tan frágil” puesto que tenia entendido que su misma fragilidad no le había permitido gran actividad con ella, pero esto lo contradice y es entendible dado que si bien era frágil no creo que hubiese impedimento para tener intimidad con Marie.

    Así mismo por motivo de los Guise se estaba ya iniciando los primeros rayos de las terribles guerras de religión en Amboise.
    De nuevo madame me parece que la tragedia de Francisco fue su debilidad física que le impidió tener una salud y una vida prospera al lado de su encantadora consorte

    Que apasionante es este periodo madame en verdad es una delicia leer sobre los últimos valois

    ResponderEliminar
  35. Madame, a principios del siglo XX las adolescentes, aristocratas o plebeyas, se casaban aun según matrimonios concertados por sus familias, por motivos de conveniencia.

    Ya ve qué casualidad,siempre con los tres hermanos el fin de la dinastia.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Monsieur, es evidente que Francisco adoraba a su esposa, por lo cual hacía lo que podía, pero su fragilidad no le permitió gran actividad. Lo mismo con lo que otro no hubiera tenido ni para empezar, resultaba "extenuante en exceso" para él. Quiere decirse que no le convino a su salud tal ajetreo, pero, por lo demás, incluso se discute que haya sido capaz de consumar su matrimonio siquiera.

    No deja de ser curioso que ni Enrique, ni Margot ni Alençon tuvieran hijos, y que Francisco probablemente fuera impotente, con lo cual tampoco hubiera podido. Es un porcentaje muy alto entre los hermanos. La única en tener varones legítimos fue Claudia.

    Y curiosamente también me fascina el periodo de los ultimos Capeto :)

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Siempre me he preguntado la causa del miedo a los envenenamientos en los siglos XVI y XVII. Es un temor muy propio de esos tiempos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  38. La causa, monsieur, es que los había, y muchos. En el siglo XVII el asunto había llegado a írseles de las manos.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Un niño poco afortunado, rey infeliz y con una muerte dura y terrible. La reina María Estuardo no tendría mejor suerte.

    Por cierto, madame, no me habí dado cuenta de que las tres casas reinantes de Francia terminaron con el reinado de tres hermanos... Curioso.

    Besos

    ResponderEliminar
  40. Vaya joyita, Francisco, Madame, no le falta de nada, eh??? ni la halitosis... ainss, aún así "todo roto tiene su descosido" y ahí estaba María. Aunque, al parecer, tampoco hubieron de aguantarse mucho...Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  41. Entre la mala salud y la muerte prematura apenas le dio tiempo a disfrutar, madame.

    pero ya ve qué curioso que tengan que ser siempre 3 hermanos los que terminen las dinastías.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  42. jijijii, lo de la halitosis parece lo más dificil de perdonar, verdad madame?

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. La infancia perdida no la recuperan jamás, es verdad, pero la razón de estado... En fin, es el precio de la realeza. Un cordial saludo, bisous.

    ResponderEliminar
  44. Así es, no todo han de ser privilegios, monsieur.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. Hola madame.. Pues yo creo que a pesar de que a la mayoría le parece triste la historia yo creo que el rey Francisco fue muy valiente, pues a pesar de los miedos que le sembraba su madre, con historias sobre torturas y asesinatos horribles, el tubo el valor de llevar a cabo su papel como rey y en algunas ocasiones enfrentar a su madre pese a el miedo que le tenía. Su mayor temor era al dolor físico, y sin embargo tubo una muerte dolorosa, pero a su lado siempre tuvo a Mari que lo amaba y cuidaba de él, y aunque vivió pocos años, su infancia no fue triste, pues fue un niño que tubo cuanto quiso, sus problema fue llevar una corona sobre la cual muchos querían gobernar, el hubiera preferido renunciar a la corona y escapar con María a algún castillo en Orleans, pero enfrento su obligación como rey .

    ResponderEliminar
  46. Ya salio la serie en netflix que habla de este rey y su reina Busca la como (the reign) el reino. La recomiendo

    ResponderEliminar
  47. Esa serie es entretenida, pero sin mucho -por no decir, ningún- valor histórico.

    ResponderEliminar
  48. ME GUSTO THE REIGN HE LEIDO TODA BIOGRAFIA DE CADA UNO SE ASEMEJA BASTANTE DESPUES ESTA LA FICCION GRACIAS YA LEI TODOS LOS FINALES PUES SOY MUY IMPACIENTE

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)