domingo, 6 de febrero de 2011

El primer Capeto


Hugo Capeto era el más poderoso de los señores del norte de Francia, hijo de Hugo el Grande, conde de París, y de Hedwige de Sajonia. Capeto no era un apellido, sino un apodo derivado de la capa que acostumbraba a usar cuando desempeñaba ciertas funciones como abad laico de Saint-Denis. Pero al igual que ocurriera con el apodo Plantagenet, acabó convirtiéndose en apellido, y sus descendientes forman la dinastía conocida como Capeto. 

Su familia se había distinguido en la defensa de París contra los normandos. Hugo, duque de Île-de-France, poseía tierras alrededor de París, y también en otros lugares. Eran zonas pobladas y ricas, lo que lo convertía en un señor lo bastante poderoso como para haber podido arrebatar el trono a los carolingios. Su abuelo Roberto había hecho el intento, gobernando con el nombre de Roberto I durante un año, pero su gobierno fue desafortunado y no obtuvo la aceptación de los otros señores. 

A la muerte de su padre en el 956, Hugo fue puesto bajo la tutela de su tío Bruno, arzobispo de Colonia. Cuatro años más tarde recibe su título de duque a cambio de prestar juramento de fidelidad al rey carolingio Lotario

En el año 968 contrajo matrimonio con Adelaida de Aquitania, mujer inteligente y diplomática que siempre le dio buenos consejos. Con ella tuvo tres hijas y un hijo: Gisela, Edwige, Roberto y Adelaida. 


Hugo aguardaba su momento. La jugada más astuta que hizo fue aliarse con Adalberto, arzobispo de Reims y el más alto prelado de Francia. Juntos trabajaron para crear un partido que les fuera favorable. Cuando Luis el Holgazán falleció sin dejar hijos, se presentó la oportunidad. 

Luis tenía un tío: Carlos de Lorena. Éste proclamó entonces que el trono era suyo por derecho como descendiente de Carlomagno. Pero era Adalberto quien debía coronarlo, y si se negaba a hacerlo no podría convertirse en rey, a menos que lograse reunir un ejército lo bastante grande como para imponer su voluntad a la Iglesia. 

Carlos estaba dispuesto a hacerlo, pero necesitaba tiempo. Mientras buscaba afanosamente los medios para apoderarse del trono, Adalberto declaró que los señores de Francia tenían derecho a elegir a quien deseasen como rey, fuese o no un carolingio. Luego hizo una infatigable campaña a favor de Hugo. En esto recibió gran ayuda de su secretario, Gerberto, quien preparó los argumentos eruditos necesarios. 

Los señores se reunieron a mediados del verano de 987. No les llevó mucho tiempo tomar una decisión que les hizo elegir unánimemente a Hugo Capeto. Lo hicieron por propio interés, puesto que, para asegurarse su voto, Hugo cedió la mayoría de sus tierras a los electores. Sin embargo, ninguno de ellos estaba dispuesto a ceder a cambio la más mínima parte de su poder, y no tenían intención de dejarle apenas más que el título de rey. 


Mientras tanto Carlos de Lorena reunía un ejército, se apoderaba de las ciudades de Laon y Reims y llegaba hasta la frontera de los territorios de Hugo. La gente comenzó a pasarse a su bando, y el rey quedó en una posición bastante delicada. 

Hugo hubo de recurrir al clero. Persuadió al arzobispo de Laon para que organizase una conspiración contra Carlos. Así se hizo, con el resultado de que atraparon al carolingio en su lecho y lo entregaron al rey. Carlos falleció en prisión en Orleáns en el año 992. 

Según el sistema feudal, Hugo tenía derecho a ser juez en las disputas entre sus vasallos, para impedir la guerra. Pero ellos desdeñaban su juicio, y en ocasiones el rey no tenía otro remedio que romper la imparcialidad y ponerse del lado de uno de ellos, estallada la contienda. Le exasperaba tener que combatir contra sus propios vasallos, cuando en teoría estaban sometidos a él. Se cuenta que una vez le gritó al conde de Angulema, a quien se enfrentó en el campo de batalla: 

—¿Quién os hizo conde a vos? 

No silenció con ello al conde, sino que éste le respondió altaneramente: 

—El mismo derecho que os hizo rey a vos. 

Y, en efecto, tal era el punto débil de Hugo: había sido elegido; no había heredado su título. Por tanto, no era él quien había hecho condes, sino que eran los condes quienes lo habían hecho rey a él. Era preciso que no ocurriera lo mismo con su hijo. Deseaba fundar una dinastía de reyes que no tuvieran que ser elegidos. Pensaba que si la muerte de cada rey era seguida por una elección, los anales del país estarían llenos de guerras civiles. 


La solución que halló fue hacer coronar a su hijo Roberto mientras él aún vivía. Roberto II el Piadoso fue consagrado en una ceremonia religiosa en presencia de los señores del reino, quienes le prestaron juramento solemne de fidelidad. 

Los Capeto mantuvieron esta costumbre de coronar al hijo en vida. Todos ellos siguieron la cautelosa política de Hugo de trabajar en colaboración con el clero. Hasta un señor hostil debía tener mucho cuidado para atacar a alguien de quien se proclamaba que tenía a Dios de su parte, porque, aunque el vasallo en cuestión fuera insensible a tales consideraciones, sus soldados podrían no serlo. 

Hugo Capeto dio origen a una larga dinastía de reyes. Durante ocho siglos, de 987 a 1792, Francia fue gobernada sin interrupción por su linaje, que incluyó 32 reyes. Otros tres reinaron entre 1815 y 1848. La dinastía cambió de nombre dos veces, pero todos los que se sentaron en el trono de Francia, fueran Valois o Borbones, eran ramas del tronco de Hugo Capeto. 



Bibliografía: 
La formación de Francia – Isaac Asimov

41 comentarios:

  1. Situación bien delicada la de Hugo con los condes. Aunque rey, estaba en deuda con ellos; sin embargo resolvió el asunto con astucia y con la ayuda de la Iglesia, que en aquellos tiempos era todo un valor, bueno y después, durante muchos siglos, también. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  2. Y pensar que así eligieron a quienes los gobernarían por 800 años... las mayores decisiones de la historia se hicieron así, sin pensar en el porvenir.

    Un beso Madame

    ResponderEliminar
  3. Mantener una dinastía durante tantos siglos requiere gran habilidad política. Madame, su post de hoy nos enseña que el éxito de los Capetos fue crear un sistema sucesorio y una alianza con el clero. A ellos les fue muy bien porque ochosiglos nos es moco de pavo.

    Buenas noches y bisous.

    ResponderEliminar
  4. La inteligencia y la mano izquierda de algunos gobernantes, junto a las ayudas de la clase poderosa, incluida la iglesia de aquellos tiempos, hacen que dinastías se conozcan por la cantidad de años gobernando.
    Besos madame. Interesante post.

    ResponderEliminar
  5. Madame le parecerá una tonteria pero me he quedado alucinada con la cara de mala leche con la que aparece en el primer retrato.

    Muchos Besos :)

    ResponderEliminar
  6. Acertada decisión la de coronar al hijo en vida aunque en otras circunstancias también hubiera dado problemas aunque no sean el caso de este (príncipes demasiados ambiciosos, falta de heredero masculino...).

    Buenas noches, bisous.

    ResponderEliminar
  7. Madame,
    interesante personaje. No recordaba su conexión con Borbones y otras ramas francesas. Tal vez usted podría ilustrarnos con un breve apartado genealógico...

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  8. DISCULPENME TODOS, PORQUE VOY CON RETRASO VISITANDO SUS CHATEAUX DESPUES DE MI AUSENCIA DEL FIN DE SEMANA.

    MONSIEUR DLT:

    ASÍ ES, SABÍA BIEN A QUÉ ARBOL ARRIMARSE.

    MONSIEUR DON MATU:

    YO CREO QUE SI LO LLEGAN A SABER, NO ADMITEN EL SOBORNO!

    MADAME AMALTEA:

    GRAN HABILIDAD, EN EFECTO. HUBO GRANDES FIGURAS ENTRE LOS CAPETO. PERO TAMBIÉN TUVIERON LA SUERTE DE PODER DEJAR SIEMPRE DESCENDENCIA.

    MADAME CANDI:

    SE REQUIERE UN CONJUNTO DE FACTORES, DESDE LUEGO, Y MANEJARLOS TODOS MUY BIEN, PORQUE HASTA QUE TERMINÓ DE FORMARSE FRANCIA SE PASÓ POR ETAPAS MUY DELICADAS EN LAS QUE FACILMENTE PUDIERON HABER PERDIDO LA CORONA.

    MADAME GEMA:

    NO SE PREOCUPE, EL RETRATO NO ES REALISTA: FUE PINTADO EN EL SIGLO XIX.

    MONSIEUR JOSE EDUARDO:

    ESO AYUDÓ, EN EFECTO, AUNQUE NO SUPUSIERA UNA GARANTÍA TOTAL.

    MADAME NEGREVERNIS:

    SON TODOS LO MISMO, LO QUE PASA QUE DESPUÉS DE REINAR LOS TRES HIJOS DE FELIPE IV Y MORIR SIN DESCENDENCIA MASCULINA, LA CORONA PASÓ A UN PRIMO, TAN CAPETO COMO ELLOS, PERO QUE AL ROMPERSE LA LINEA DIRECTA CAMBIÓ EL NOMBRE DE LA DINASTÍA POR VALOIS. Y LUEGO, AL MORIR LOS HIJOS DE CATALINA DE MÉDICIS SIN HEREDERO VARÓN, PASÓ AL PARIENTE MÁS PROXIMO QUE FUE ENRIQUE DE BORBÓN, DESCENDIENTE DE SAN LUIS POR LINEA DIRECTA MASCULINA, Y POR TANTO TAMBIÉN UN CAPETO.

    BUENAS NOCHES A TODOS

    BISOUS

    ResponderEliminar
  9. Lo mas acertado que hizo Hugo despues de ser Rey, fue coronar a su hijo en vida, para asi ya nadie podria apoderarce del trono que seria de los capetos por mas de 800 años

    Feliz inicio de semana Madame.. un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Que fino estuvo el rey haciendo coronar a su hijo en vida y buscando el amparo de la Iglesia. Feliz noche, Madame. Bisous

    ResponderEliminar
  11. Sí, fue astuto. Encontró un buen resorte ahí, monsieur Hugo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Madame Alma, disculpeme que haya tenido que subir su capítulo con más de media hora de retraso, pero tenía una pequeña emergencia aquí en casa.
    Por suerte ya está resuelto, y por fin ya esta su capitulo en la sala.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Acertada fue la decisión de este Capeto al coronar a su hijo en vida, consiguió que durante cientos de años su estirpe se mantuviera en el poder.

    Estupenda entrada, Madame.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. O sea ¿que el Juanca es algo Capeto también? Anda! :-)

    Sabía que había misioneros laicos, pero o "abades". Cuánto aprendo con vos, Madame, dicho sea sin el menor atisbo de ironía, de corazón.

    Bisous, señora.

    ResponderEliminar
  15. "Pero no abades" quise decir. Este teclado plano del portátil es una pesadilla, parece que anda una aplastando pulgas...

    ResponderEliminar
  16. Interesante la historia del fundador de la dinastía de los Luises, el que consiguió empezar a divinizar el poder de los Reyes del Regnum Francorum.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Así que este fue el origen de la larga dinastía de los Capetos. Nunca imaginé que el nombre viviera de ahí. Sumamente curioso. Nunca te acostarás sin saber una cosa más.
    Feliz semana, madame.

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias,madame Elysa

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Madame Ana, en el caso de Juanca se rompió la línea directa masculina con Isabel II, pero sí, también es algo capeto :)

    Madame, incluso cardenales laicos: Mazarino fue uno de ellos. Nunca hizo votos sacerdotales.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Sí, monsieur, buena la hizo. No sé si imaginaba la que iba a armar.

    Feliz comienzo de semana

    bisous

    ResponderEliminar
  21. Sí, fue algo parecido a lo de los Plantagenet: un simple apodo que se convirtió en apellido y dio nombre a una dinastía.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Dado que todo proviene de un apodo debo decir que todavía fue afortunado el rey Hugo, pues otro hubo en la historia con peores motes (recordemos a aquellos "Jorobado" y "Breve" que tanto llamaron mi atención.)

    Cabal idea la de coronar a los sucesores en vida, para evitarse males mayores y sabia decisión también la de aliarse con el clero. La Iglesia siempre ha sido fuente de poder.

    Una dinastía que reinó durante muchos siglos, sin duda, y además sin interrupción. No creo que existieran muchas sagas con semejante privilegio.

    Bisous Madame

    ResponderEliminar
  23. jijiji, es verdad, madame. Los hubo con peor suerte en cuanto a los motes.

    Y también tuvieron suerte con eso de tener siempre herederos varones. Con la cantidad de gente que moría en la infancia, no era tan fácil conseguir heredero varón durante tantos siglos.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Madame, qué interesante el dato que aporta usted al final, si Hugo Capeto hubiea sabido posteriormente por cuantas casas reales pasarían sus descendientes se hubiera quedado sin duda sorprendido.

    Felicidades por su magnífica y documentada entrada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Hola Madame:

    Comparto la opinión de Pedro. Hugo Capeto se hubiese sorprendido de su influencia...

    800 años y por lo visto hubiesen seguido sumando...

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  26. Hola Madame

    La búsqueda de aliados para gobernar o mantenerse en el poder es una tarea muy complicada. La fórmula de Hugo de coronar en vida a su hijo le funcionó.

    Desconocía que Mazarino fuera también un capeto. Todo lo que aprendo leyéndoos. Es una maravilla.

    Feliz tarde, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  27. Madame, gracias a esta magnífica entrada hoy sé algo más de este personaje.
    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  28. Sí, ni él mismo debió de calcular que su dinastía duraría tanto, monsieur.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Y tanto, porque mire que Luis XVI tenía la sucesion bien asegurada con su hijo y sus hermanos.

    Buenas noches, monsieur Manuel

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. No, madame, me temo que no me he explicado bien:

    Me refería a que Mazarino también era laico, aunque cardenal. No a que fuera un Capeto, sino un cadenal laico.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Muchas gracias, monsieur Antorelo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Efectivamente Hugo Capeto se salío con la suya en el tema de asegurar la corona en las sienes de miembros de su dinastía. En Francia ya no hay descendientes suyos, pero en España sí, claro. Ni la revolución francesa acabó con la dinastía, pues simepre se olvida a Luis XVIII y a Carlos X.

    Besitos

    ResponderEliminar
  33. El origen de la gran Monarquía de Francia. Espléndida entrada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  34. Y a Luis Felipe de Orleans, madame. Los Orleans también son Capeto.

    Por eso decimos que otros 3 reinaron entre 1815 y 1848: Luis XVIII, Carlos X y el Orleáns.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Y de la actual de España también en realidad, monsieur. Están por todas partes.

    gracias, monsieur, buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. No tenía ni idea de que Capeto no fuera un apellido, aunque siempre me ha interesado saber dónde tiene su origen lo de identificar a las familias por los apellidos; a veces he investigado un poquillo en el mundo de la heráldica para ver los blasones o escudos de armas de muchos apellidos de linajes sobre todo hispanos.
    Me he quedado sorprendida por la dinastía de reyes que sucedió a Hugo Capeto, ocho siglos nada menos...
    Un beso, madame, gracias por todas las lecciones de historia que estoy recibiendo, nunca antes me había interesado tanto por ella hasta conocer este blog tan completo.

    ResponderEliminar
  37. Pues esperemos que siga encontrandolo de su interes, madame.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Siempre tuve admiración por Hugo Capeto, pues fue el iniciador de la monarquia feudal francesa, tras la creación del reino franco de Carlomagno; y me lo ha demostrado en como resuelve el asunto de los condes. Feliz tarde, madame. Bisous.

    ResponderEliminar
  39. Desde luego no era cosa sencilla ser rey en ese tiempo... El Capeto supo jugar sus bazas y está visto que le salió bien.
    Saludos, Madame

    ResponderEliminar
  40. Fue un hombre capaz y tuvo la suerte de tener digna continuación, de modo que su obra no se perdió.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. No era sencillo, no. A su abuelo no le había salido bien la jugada, pero supongo que aquella frustrada experiencia le vino bien a él y algo aprendió.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)